¿Por qué su­fri­mos de an­sie­dad los chi­le­nos?

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), más de un mi­llón de chi­le­nos su­fre an­sie­dad y 850 mil tie­nen de­pre­sión

Ellas (Chile) - - Salud -

An­te to­do, lo pri­me­ro se­rá com­pren­der qué es la an­sie­dad, por qué se pro­du­ce y a quié­nes afec­ta fun­da­men­tal­men­te. Se­gún los ex­per­tos, se tra­ta de una emo­ción nor­mal que se ex­pe­ri­men­ta fren­te a la per­cep­ción de una ame­na­za y pue­de afec­tar a cual­quier ser hu­mano. Su pre­sen­cia tie­ne una con­no­ta­ción po­si­ti­va pues­to que nos obli­ga a reac­cio­nar y te­ner una con­duc­ta adap­ta­ti­va rá­pi­da.

Nor­mal­men­te la an­sie­dad des­apa­re­ce tan pron­to se re­suel­ve la si­tua­ción que la ga­ti­lla. Sin em­bar­go, hay ve­ces en los que la an­sie­dad per­ma­ne­ce y es lo que en Psi­quia­tría lla­man “an­sie­dad anor­mal o pa­to­ló­gi­ca”. En es­te ca­so se ex­pe­ri­men­ta co­mo un sín­to­ma psí­qui­co per­tur­ba­dor y carente de to­da le­gi­ti­mi­dad.

Se­gún ex­pli­ca el psi­quia­tra, Ro­ber­to Amon, “los cua­dros de an­sie­dad que per­ma­ne­cen en el tiem­po son los que afec­tan el dia­rio vi­vir de las per­so­nas y son los que de­be­mos tra­tar con el fin de de­vol­ver el equi­li­bro a la vi­da de los pa­cien­tes. En nues­tro país más de un mi­llón de chi­le­nos su­fren es­te ti­po de pa­to­lo­gía. Afor­tu­na­da­men­te, hay tra­ta­mien­tos efi­ca­ces con an­ti­de­pre­si­vos con pro­pie­da­des an­ti­an­sio­sas y an­sio­lí­ti­cas”.

TI­POS DE AN­SIE­DAD

Hay dis­tin­tos tras­tor­nos de an­sie­dad: de pá­ni­co, de an­sie­dad ge­ne­ra­li­za­da, de an­sie­dad so­cial y fo­bia es­pe­cí­fi­ca. En el ca­so de las cri­sis de pá­ni­co, es­tas se pro­du­cen en for­ma es­pon­tá­nea y no por una ra­zón es­pe­cí­fi­ca, al­can­zan su máxima ex­pre­sión en po­cos mi­nu­tos. En es­tos pa­cien­tes siem­pre es­ta­rá el te­mor de su­frir nue­vas cri­sis. En el tras­torno de an­sie­dad ge­ne­ra­li­za­da la per­so­na ex­pe­ri­men­ta preo­cu­pa­cio­nes di­fí­ci­les de con­tro­lar. Siem­pre se re­la­cio­nan con te­mas per­so­na­les. El tras­torno de la an­sie­dad so­cial, el más fre­cuen­te en­tre los chi­le­nos, se pro­du­ce, an­te si­tua­cio­nes so­cia­les, en es­pe­cial, cuan­do se es­tá fren­te a per­so­nas des­co­no­ci­das o de au­to­ri­dad. En el ca­so de la fo­bia es­pe­cí­fi­ca, las per­so­nas ex­pe­ri­men­tan un mie­do ex­tre­mo e irra­cio­nal en res­pues­ta a al­go pun­tual co­mo vo­lar, las al­tu­ras, las ara­ñas, etc. Se le con­si­de­ra un pro­ble­ma cuan­do im­pi­de una vi­da nor­mal.

CON­SE­JOS

El doc­tor Amon en­tre­gó sie­te con­se­jos pa­ra en­fren­tar la an­sie­dad y el es­trés: Tó­me­se en­tre 15 a 20 mi­nu­tos pa­ra es­tar tran­qui­lo, res­pi­rar pro­fun­do y pen­sar en una si­tua­ción pla­cen­te­ra; apren­der a acep­tar las co­sas que no pue­den cam­biar. Fo­ca­li­zar la aten­ción en los po­si­ti­vo; es muy im­por­tan­te rea­li­zar ac­ti­vi­dad fí­si­ca, por lo me­nos, tres ve­ces por se­ma­na; lle­var una die­ta ba­lan­cea­da. Es vi­tal li­mi­tar el consumo de ca­feí­na, al­cohol y ta­ba­co por­que fa­vo­re­ce la an­sie­dad y afec­ta la ca­li­dad del sue­ño; or­ga­ni­ce ade­cua­da­men­te su tiem­po y ho­ra­rios. Apren­da a de­cir que no; sea to­le­ran­te y fle­xi­ble; y son­ría, una do­sis re­gu­lar de en­tu­sias­mo y hu­mor es un po­de­ro­so an­tí­do­to con­tra el es­trés.

Las cri­sis de pá­ni­co se pro­du­cen en for­ma es­pon­tá­nea y no por una ra­zón es­pe­cí­fi­ca, y al­can­zan su máxima ex­pre­sión en po­cos mi­nu­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.