Nos va ga­nan­do la de­lin­cuen­cia

Ellas (Chile) - - Salud - Por: María An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo

Ni con to­da la pre­ven­ción que di­ce la teo­ría, ni con to­das las me­di­das de se­gu­ri­dad que adop­tes, ni con to­do el en­re­ja­do, ni con me­dia do­ce­na de pe­rros, ni con la car­te­ra bien to­ma­da, ni con ar­mas en la ca­sa, ni con cla­ses de de­fen­sa per­so­nal, na­da te sal­va­rá de ser víc­ti­ma de un asalto, de un ro­bo, de vio­len­cia de jó­ve­nes des­qui­cia­dos por la dro­ga, de de­lin­cuen­tes que vie­nen de la uni­ver­si­dad de la de­lin­cuen­cia, la cár­cel, don­de nun­ca ha­brá reha­bi­li­ta­ción po­si­ble pa­ra na­die, don­de vi­ven co­mo en co­rra­les de ani­ma­les, sin res­pon­sa­bi­li­dad al­gu­na, sin apor­tar a la sociedad na­da bueno, có­mo zán­ga­nos, con co­mi­da, te­cho, vi­cios, transac­cio­nes ne­gras, en me­dio de la su­cie­dad, apren­dien­do la es­pe­cia­li­za­ción de de­lin­quir.

Ex­per­tos y ti­tu­la­dos en “por­to­na­zos”, ro­bos en ca­sa ha­bi­ta­da, ro­bo con vio­len­cia, hur­tos, vio­la­cio­nes, ro­bo por sor­pre­sa, ro­bo hor­mi­ga. Es­pe­cia­lis­tas en ro­bos de vehícu­los, me­che­ros, asalto a mano ar­ma­da, ro­bo con ho­mi­ci­dio, si­ca­rios y los de­lin­cuen­tes de cue­llo y cor­ba­ta don­de es­tán las es­ta­fas, las eva­sio­nes tri­bu­ta­rias, los en­ga­ños a los an­cia­nos pa­ra que­dar­se con las pro­pie­da­des, las he­ren­cias… Re­co­no­ci­dos en el mun­do en­te­ro co­mo “Los Chi­le­ni­tos”, fres­cos, vi­vos, la­dro­nes, es­ta­fa­do­res, ven­de­do­res de po­ma­da, char­la­ta­nes.

¡Ho­rror! Ayer en el me­tro de San­tia­go me ti­ran la car­te­ra que lle­va­ba muy afir­ma­da, ha­cia ade­lan­te, la cor­ta­ron y no al­can­za­ron a lle­vár­se­la, el mie­do se apo­de­ró de mí y qui­se ve­nir­me a mi ciu­dad. Lle­go al cam­po, me en­cie­rro y le cuen­to a un ve­cino, quién me di­ce que ha­ce una se­ma­na en­con­tró de­lin­cuen­tes en su ca­mio­ne­ta, y al gri­tar­les que se fue­ran, ¡no se mo­vie­ron! Lle­gó ca­ra­bi­ne­ros, los en­con­tra­ron en la otra par­ce­la. Nos jun­ta­mos los ve­ci­nos a con­ver­sar del te­ma y ca­da uno de no­so­tros ha­bía si­do vio­len­ta­do por al­guno de es­tos es­pe­cia­lis­tas: a la sa­li­da del ban­co, en su ca­sa, en el au­to, en el pa­ra­de­ro, en San­tia­go, en Tal­ca, en Cu­ri­có, en el cam­po, en la pla­ya, en la cor­di­lle­ra. Co­mo que lo es­ta­mos nor­ma­li­zan­do, co­mo que na­die cuen­ta, ya na­da asom­bra… Nos es­ta­mos en­ce­rran­do ca­da día más, el te­ma era qué em­pre­sa de se­gu­ri­dad ofre­ce más com­bos, con tim­bres de emer­gen­cias, con con­tac­to di­rec­to a ca­ra­bi­ne­ros, con mu­chos fo­cos, mu­chas cá­ma­ras. La de­lin­cuen­cia nos es­tá ga­nan­do la pe­lea, nos es­tá ga­nan­do te­rreno, nos es­tá ha­cien­do un país pe­li­gro­so. To­dos so­mos víc­ti­mas, no se tra­ta de ser dis­traí­dos, ni frá­gi­les, ni dé­bi­les, ni ser más ri­co o más po­bre, ellos quie­ren adre­na­li­na, ni si­quie­ra tie­nen cla­ro que ro­bar. To­do y na­da les sir­ve, ce­lu­la­res, compu­tado­res, pla­ta en efec­ti­vo, jo­yas de fan­ta­sía, oro, pla­ta, ro­pa y dan vuel­ta la la­va­do­ra, el horno de la co­ci­na, los col­cho­nes, to­dos los ca­jo­nes. Nin­gu­na pre­ven­ción es su­fi­cien­te hoy, creer que no te va a ocu­rrir a ti, es no te­ner idea có­mo es­ta­mos. “Nos tie­nen aco­rra­la­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.