¿Có­mo do­mi­nar el con­tou­ring?

Aquí al­gu­nos tru­cos con los que do­mi­na­rás es­ta téc­ni­ca de ma­qui­lla­je y con­se­gui­rás real­zar las fac­cio­nes de tu ros­tro

Ellas (Chile) - - Portada -

Aun­que la téc­ni­ca de ma­qui­lla­je del con­tou­ring se po­pu­la­ri­zó gra­cias a la apa­ri­ción de nue­vos pro­duc­tos ha­ce ya unos años, y lo cier­to es que no to­do el mun­do la do­mi­na.

Co­mo to­da téc­ni­ca, el con­tou­ring re­quie­re prác­ti­ca, pe­ro tam­bién exis­ten di­fe­ren­tes tru­cos que pue­den sim­pli­fi­car mu­cho el pro­ce­so y que el re­sul­ta­do sea óp­ti­mo.

¿QUÉ ES EL CON­TOU­RING?

El con­tou­ring es una téc­ni­ca de ma­qui­lla­je que com­bi­na los to­nos os­cu­ros y los cla­ros pa­ra des­ta­car, afi­nar o di­si­mu­lar las fac­cio­nes del ros­tro. De es­ta for­ma es po­si­ble real­zar la be­lle­za na­tu­ral me­dian­te el uso de la ilu­mi­na­ción y las som­bras. Aun­que, co­mo ya he­mos di­cho, se po­pu­la­ri­zó ha­ce unos años, es­ta téc­ni­ca ya exis­tía. Des­de ha­ce dé­ca­das, apro­xi­ma­da­men­te des­de los años 60, los ma­qui­lla­do­res em­pe­za­ron a mar­car los án­gu­los fa­cia­les pa­ra dar más fuer­za al ros­tro.

Por su­pues­to, la téc­ni­ca ha evo­lu­cio­na­do mu­cho has­ta aho­ra y, gra­cias a la co­mer­cia­li­za­ción de pro­duc­tos pa­ra su prác­ti­ca, ya no so­lo la lle­van a ca­bo los pro­fe­sio­na­les.

TRU­COS PA­RA CON­SE­GUIR UN CON­TOU­RING PER­FEC­TO

Exis­ten di­fe­ren­tes tips que pue­den ayu­dar­te a con­tor­near tu ros­tro con éxi­to. Eli­ge pro­duc­tos de ma­qui­lla­je es­pe­cí­fi­cos pa­ra con­tou­ring: pue­de pa­re­cer ob­vio, pe­ro mu­chos de los erro­res al con­tor­near el ros­tro se pro­du­cen por uti­li­zar pro­duc­tos que no son ade­cua­dos co­mo, por ejem­plo, los pol­vos de sol. Ca­da vez hay más op­cio­nes, así que no ten­drás pro­ble­ma en en­con­trar el ma­qui­lla­je de con­tour per­fec­to pa­ra ti.

Haz­lo siem­pre con luz fron­tal: es im­por­tan­te que al con­tor­near tu ros­tro no ha­ya som­bras en él, ya que pue­den in­ter­fe­rir ne­ga­ti­va­men­te en el re­sul­ta­do.

En el con­tou­ring el or­den de los fac­to­res sí al­te­ra el pro­duc­to: pri­me­ro apli­ca el ilu­mi­na­dor y des­pués el tono más os­cu­ro. Cor­tar ti­ras fi­nas de ce­lo y uti­li­zar­las co­mo guía en las zo­nas que va­yas a con­tor­near pue­de ser de gran ayu­da pa­ra que de­fi­nas bien el tra­zo. Es­te tru­co es es­pe­cial­men­te útil pa­ra prin­ci­pian­tes.

Si no te con­ven­ce el ce­lo, uti­li­za el man­go de una cu­cha­ra y de es­ta ma­ne­ra con­se­gui­rás que las lí­neas sean rec­tas y de­fi­ni­das.

CON­TOU­RING SE­GÚN LA FOR­MA DEL ROS­TRO

Apar­te de los con­se­jos o tru­cos ge­né­ri­cos, tam­bién hay pau­tas es­pe­cí­fi­cas pa­ra ca­da ti­po de ros­tro que ayu­da­rán a que el re­sul­ta­do sea mu­cho más fa­vo­re­ce­dor. Se tra­ta de real­zar los ras­gos, por lo que es cla­ve que se ten­ga en cuen­ta las ca­rac­te­rís­ti­cas de las mis­mas.

-Ros­tro alar­ga­do: Pa­ra acor­tar vi­sual­men­te el ros­tro hay que apli­car el pol­vo os­cu­ro en el na­ci­mien­to del pe­lo y la mi­tad in­fe­rior de la bar­bi­lla. Des­pués se mar­ca­rá el pó­mu­lo en ho­ri­zon­tal des­de la mi­tad de la me­ji­lla has­ta las ore­jas e ilu­mi­na la par­te al­ta del pó­mu­lo en pa­ra­le­lo. Por úl­ti­mo, ilu­mi­na el en­tre­ce­jo. -Ros­tro cua­dra­do: En es­te ca­so se tra­ta de sua­vi­zar las fac­cio­nes. Pa­ra ello hay que apli­car el con­torno en am­bos la­dos de la fren­te ha­cia las sie­nes e ilu­mi­nar el cen­tro de la mis­ma. Tam­bién apli­ca pol­vo os­cu­ro en el hue­so de la man­dí­bu­la e ilu­mi­na­dor en la par­te al­ta del pó­mu­lo. -Ros­tro re­don­do: Pa­ra afi­nar las fac­cio­nes hay que apli­car pol­vo os­cu­ro so­bre las sie­nes y en la mi­tad de las me­ji­llas ha­cia las sie­nes de for­ma as­cen­den­te. Por otro la­do, ilu­mi­na­re­mos la par­te al­ta del pó­mu­lo en pa­ra­le­lo a la par­te os­cu­ra y ha­re­mos un tra­zo ver­ti­cal en me­dio de la na­riz pa­ra alar­gar­la.

CON­TOU­RING PA­SO A PA­SO

Aho­ra que ya co­no­ces los tru­cos que te ayu­da­rán a con­se­guir un con­tou­ring ideal, re­pa­sa­mos to­dos los pa­sos de apli­ca­ción de es­ta téc­ni­ca de ma­qui­lla­je pa­ra que el re­sul­ta­do sea ideal.

1- Iden­ti­fi­ca tu ti­po de ros­tro: Alar­ga­do, cua­dra­do o re­don­do.

2- Uni­fi­ca tu ros­tro con tu ba­se de ma­qui­lla­je ha­bi­tual y el co­rrec­tor en las zo­nas en las que sea ne­ce­sa­rio.

3- Ilu­mi­na las zo­nas que quie­ras des­ta­car de tu ros­tro. Lo más re­co­men­da­ble es apli­car­lo en las zo­nas al­tas del ros­tro co­mo el hue­so del pó­mu­lo, el hue­so de la ce­ja, la fren­te, la bar­bi­lla, el ta­bi­que de la na­riz o el ar­co de cu­pi­do. No obs­tan­te, de­bes te­ner en cuen­ta siem­pre las ca­rac­te­rís­ti­cas de tu ros­tro y lo que quie­ras des­ta­car. Si, por ejem­plo, tie­nes la na­riz pro­mi­nen­te, no la ilu­mi­nes.

4. Apli­ca el tono os­cu­ro en las sie­nes, de­ba­jo de los pó­mu­los y en el hue­so de la man­dí­bu­la pa­ra afi­nar el ros­tro.

5. Di­fu­mi­na cui­da­do­sa­men­te los tra­zos pa­ra que el efec­to sea na­tu­ral. Pue­des ha­cer­lo a to­que­ci­tos con una es­pon­ja o con una bro­cha.

Al tra­tar­se de un ma­qui­lla­je ela­bo­ra­do la re­co­men­da­ción es que lo apli­ques en oca­sio­nes es­pe­cia­les y no tan­to a dia­rio, ya que re­quie­re tiem­po y bas­tan­te can­ti­dad de pro­duc­to. Ade­más, de es­te mo­do cuan­do ten­gas un even­to o una ci­ta im­por­tan­te, no­ta­rás la di­fe­ren­cia res­pec­to a tu ma­qui­lla­je ha­bi­tual.

El con­tour­nig re­sal­ta los ras­gos, por lo que es cla­ve que se ten­ga en cuen­ta las ca­rac­te­rís­ti­cas de és­tos.

Es­ta téc­ni­ca de ma­qui­lla­je se de­be apli­car con luz fron­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.