Karl La­ger­feld, en el trono de la mo­da

Fue su vi­sión ro­má­ni­ca y su ob­se­sión por el fu­tu­ro de la mo­da lo que hi­zo que el im­pe­rio Cha­nel sea lo que es aho­ra

Ellas (Chile) - - Portada -

Im­ba­ti­ble a sus 85 años, Karl La­ger­feld, des­de su trono de París, si­gue rei­nan­do en el uni­ver­so de la mo­da, crean­do sue­ños y vis­tien­do a mu­je­res po­de­ro­sas de to­dos los círcu­los so­cia­les. Es uno de los ma­yo­res con­ver­sa­do­res de Eu­ro­pa oc­ci­den­tal, ha­bla cua­tro idio­mas y es un icono re­co­no­ci­ble al ins­tan­te por su ima­gen: ga­fas os­cu­ras, ca­mi­sas blan­cas de cue­llos al­tos y guan­tes de mo­to­ris­ta. Si em­bar­go, fue su vi­sión ro­má­ni­ca y su ob­se­sión por el fu­tu­ro de la mo­da lo que hi­zo que el im­pe­rio Cha­nel sea lo que es aho­ra.

UN IM­PE­RIO CON RE­FE­REN­TE DE CHA­NEL

La em­pre­sa que, tras la muer­te de Ga­brie­lle Co­co Cha­nel, so­lo ven­día per­fu­mes y tra­jes de tweed, ac­tual­men­te es­tá re­va­lo­ri­za­da en ocho mil mi­llo­nes de dó­la­res, una ra­zón de pe­so su­fi­cien­te pa­ra que el ale­mán se ha­ya ga­na­do el mo­te de “El kái­ser de la mo­da”.

A sus 85 años si­gue crean­do sue­ños que se pue­den com­prar por mi­les de dó­la­res, mien­tas su im­pe­rio con­ti­núa cre­cien­do y mar­can­do ten­den­cia por to­do el mun­do a tra­vés de las do­ce co­lec­cio­nes que pre­sen­ta al año, tan­to de prêt-a-por­ter, co­mo la de al­ta cos­tu­ra: ocho pa­ra Cha­nel, dos pa­ra Fen­di y otras dos pa­ra su mar­ca ho­mó­ni­ma.

Son 35 años los que el di­se­ña­dor lle­va al fren­te de la fir­ma y ha lo­gra­do con­ser­var el le­ga­do por en­ci­ma de mo­das y ten­den­cias, adap­tan­do el eterno es­ti­lo “chez” Cha­nel al sen­tir de ca­da mo­men­to y apor­tan­do la con­ti­nui­dad que es­ta fir­ma me­re­ce.

Co­mo cual­quier di­se­ña­dor, el ale­mán ha ele­gi­do, a lo lar­go de su ex­ten­sa tra­yec­to­ria, al­gu­nas mu­je­res que han ter­mi­na­do con­vir­tién­do­se en sus mu­sas, des­de la dul­ce fran­ce­sa Va­nes­sa Pa­ra­dis a la ca­ma­leó­ni­ca y re­bel­de Kris­ten Ste­wart.

MU­SAS ICÓ­NI­CAS

A prin­ci­pios de los 90, la mo­de­lo Lin­da Evan­ge­lis­ta for­ma­ba par­te del gru­po ex­clu­si­vo de las su­per­mo­de­los y fue su ver­sa­ti­li­dad de en­ton­ces la que ins­pi­ró y con­quis­tó a La­ger­feld, quien la con­vir­tió en la es­tre­lla de la ma­yo­ría de sus des­fi­les. La lle­ga­da del hu­ra­cán Clau­dia Schif­fer rom­pió los es­que­mas del di­se­ña­dor, ya que des­pués de Inés de la Fres­san­ge, la ale­ma­na apor­tó un ai­re fres­co a la fir­ma con su me­le­na ru­bia y su ima­gen exu­be­ran­te, al­go que la ha con­ver­ti­do en una de las mo­de­los más sig­ni­fi­ca­ti­vas pa­ra es­te di­se­ña­dor y em­pre­sa­rio. La relación en­tre el kái­ser de la mo­da y la ac­triz Kri­sen McMe­namy es una de las más con­so­li­da­das. Se con­vir­tió en ima­gen de Cha­nel en 1992 y el día de su bo­da fue acom­pa­ña­da al al­tar por el pro­pio mo­dis­ta, de­mos­tran­do que su víncu­lo no so­lo era una cues­tión de pa­sa­re­la. En 2011, la ve­te­ra­na re­apa­re­ció so­bre las ta­blas ves­ti­da, co­mo no po­día ser de otra for­ma, de Cha­nel. Aun­que el tí­tu­lo de mi­sa uni­ver­sal pa­ra el ale­mán se lo lle­va Ka­te Moss, ca­paz de ins­pi­rar a cual­quie­ra con un mo­vi­mien­to de pier­nas. La mo­de­lo ha po­sa­do in­fi­ni­dad de ve­ces de­lan­te del ob­je­ti­co del di­se­ña­dor, mos­tran­do la fa­ce­ta más re­bel­de de es­ta ca­sa fran­ce­sa. Va­nes­sa Pa­ra­dis y La­ger­feld se co­no­cie­ron a prin­ci­pios de los 90 en el es­tu­dio Cha­nel. Des­de en­ton­ces la ar­tis­ta se ha con­ver­ti­do en una de las em­ba­ja­do­ras de la “Mai­son” más ve­te­ra­nas y lon­ge­vas. La ac­triz an­dró­gi­na, Til­da Swin­ton, con una per­so­na­li­dad crea­ti­va y úni­ca ha si­do una fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra el di­rec­tor crea­ti­vo des­de que se co­no­cie­ron.

Mé­tiers d’Art ha si­do una de las co­lec­cio­nes más des­ta­ca­das de la fir­ma y el he­cho de que fue­se Swin­ton quien la pro­ta­go­ni­za­se tu­vo mu­cho que ver.

Una de las in­cor­po­ra­cio­nes más re­cien­tes al gru­po de mu­sas de Karl La­ger­feld es la ac­triz Bla­ke Li­vely, ya que su es­ti­lo úni­co, su de­li­ca­da fi­gu­ra y su per­so­na­li­dad, han si­do ra­zo­nes de pe­so su­fi­cien­tes pa­ra for­mar par­te de ese club tan se­lec­to.

En 2014, el di­se­ña­dor sin­tió un fle­cha­zo de amor a pri­me­ra vis­ta con Kris­ten Ste­wart, ya que con­si­de­ró que ha­bía mu­cho ma­te­rial que ex­plo­tar en la jo­ven ac­triz, de­bi­do a su ima­gen ca­ma­leó­ni­ca y su per­so­na­li­dad re­bel­de. Kei­ra Knightley se ha con­ver­ti­do en otra de las mu­je­res que ins­pi­ra­ron al crea­dor, pues­to que ha pro­ta­go­ni­za­do va­rias cam­pa­ñas y ade­más fue ima­gen de su per­fu­me Co­co Ma­de­moi­se­lle.

Ha­ce ape­nas unos me­ses, se in­cor­po­ra­ba al club Ken­dal Jen­ner, una de las mo­de­los más co­ti­za­das del mo­men­to, quien se en­car­ga­do de abrir y ce­rrar sus des­fi­les. To­do un pri­vi­le­gio re­ser­va­do a los ojos de­re­chos del di­se­ña­dor.

Aun­que ac­tual­men­te Ca­ra De­le­vin­ge es­té re­ti­ra­da de su ca­rre­ra co­mo mo­de­lo, La­ger­feld ha con­ta­do con ella pa­ra va­rias cam­pa­ñas, don­de la bri­tá­ni­ca ha ju­ga­do un pa­pel muy im­por­tan­te. Aho­ra, la ac­triz no fal­ta a nin­gún des­fi­le de es­ta fir­ma, pe­ro des­de una po­si­ción di­fe­ren­te, aun­que su apo­yo al maes­tro si­gue sien­do mis­mo.

Pe­ro no so­lo de mu­je­res se nu­tre La­ger­feld, y un cla­ro ejem­plo es Bap­tis­te Gia­bi­co­ni, quien con tan so­lo 19 años en­tró a for­mar par­te del im­pe­rio Cha­nel y, des­de en­ton­ces, se ha con­ver­ti­do en com­pa­ñía in­se­pa­ra­ble del di­se­ña­dor den­tro y fue­ra de las pa­sa­re­las.

EL KÁI­SER DE LA MO­DA SI­GUE VIS­TIEN­DO SUE­ÑOS

La úl­ti­ma, pe­ro no me­nos im­por­tan­te, in­cor­po­ra­ción es la ac­triz Pe­né­lo­pe Cruz, quien se ha en­car­ga­do de am­pliar la lis­ta de em­ba­ja­do­ras de la “Mai­son” fran­ce­sa, con­vir­tién­do­se en la pri­me­ra es­pa­ño­la que lo­gra ser ima­gen de la fir­ma. Pro­ta­go­ni­za­rá la pró­xi­ma cam­pa­ña de la co­lec­ción Cru­ce­ro 2018 – 2019 con unas fotos to­ma­das por el pro­pio di­rec­tor crea­ti­vo de la mar­ca. Ade­más de sus inigua­la­bles di­se­ños, Cha­nel es un re­fe­ren­te por su fiel y clá­si­ca fra­gan­cia, Cha­nel N°5, un per­fu­me que trans­mi­te ele­gan­cia, so­fis­ti­ca­ción y pres­ti­gio. Cam­pa­ña tras cam­pa­ña las mu­je­res de por­ta­da van cam­bian­do, apor­tan­do así una sen­sa­ción de di­na­mis­mo y re­no­va­ción.

A prin­ci­pios de es­te año, el di­se­ña­dor de­ci­dió uni­fi­car y fu­sio­nar sus dos mar­cas de mo­da: La­ger­feld y Karl La­ger­feld, quien, apro­ve­chan­do es­ta nue­va eta­pa, lan­zó a los po­cos me­ses su pri­me­ra co­lec­ción de ma­qui­lla­je, una edi­ción li­mi­ta­da que fue ela­bo­ra­da en co­la­bo­ra­ción con el gru­po aus­tra­liano de cos­mé­ti­ca Mo­de­lCo.

La lí­nea, que se co­mer­cia­li­zó a tra­vés de la pla­ta­for­ma “ecom­mer­ce” de la mar­ca, in­cluía cin­cuen­ta ar­tícu­los de cos­mé­ti­ca en­tre los que se en­con­tra­ban pin­ta­la­bios, bro­chas de ma­qui­lla­je y con­torno de ojos.

Aun­que pa­ra es­te di­se­ña­dor po­li­fa­cé­ti­co la mo­da es su gran amor, no es su úni­co tra­ba­jo, ya que ha­ce fo­to­gra­fías que apa­re­cen con fre­cuen­cia en re­vis­tas de mo­da, en los “press-kiss” de la mar­ca e in­clu­so en la pu­bli­ci­dad de fra­gan­cias, ade­más de edi­tar li­bros.

Ha­ce más de 100 años Ga­brie­lle Cha­nel trans­for­mó los “cor­sets” en pren­das más li­ge­ras, hoy Karl La­ger­feld va de lo clá­si­co al hip-hop enamo­ran­do a mu­je­res de cual­quier es­ti­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.