Cui­da­dos pa­ra me­jo­rar la sa­lud se­xual fe­me­ni­na

El es­trés, la ma­la ali­men­ta­ción y los há­bi­tos po­co sa­lu­da­bles pue­den pa­sar fac­tu­ra a la sa­lud se­xual. Por eso, lle­var a ca­bo al­gu­nos cui­da­dos ca­da día ayu­da­rá a que las re­la­cio­nes ín­ti­mas sean más có­mo­das y pla­cen­te­ras

Ellas (Chile) - - Portada -

La se­xua­li­dad es un as­pec­to im­por­tan­te de ca­ra a te­ner una bue­na ca­li­dad de vi­da. Sin em­bar­go, en oca­sio­nes, fac­to­res co­mo la pri­sa o la ru­ti­na im­pi­den pres­tar a es­te as­pec­to de la sa­lud la aten­ción que me­re­ce.

Pe­ro, con un po­co de tiem­po de­di­ca­do ca­da día al pro­pio cui­da­do y po­nien­do en prác­ti­ca las re­co­men­da­cio­nes de los ex­per­tos, es po­si­ble au­men­tar la li­bi­do y mi­ti­gar cier­tas mo­les­tias que di­fi­cul­tan a al­gu­nas mu­je­res el desa­rro­llo de una vi­da se­xual sa­tis­fac­to­ria. “No exis­te nin­gún ali­men­to que por sí mis­mo pro­duz­ca un in­cre­men­to en el de­seo se­xual ni de hom­bres ni de mu­je­res. No, por lo me­nos que es­té de­mos­tra­do con evi­den­cia cien­tí­fi­ca”, acla­ra el se­xó­lo­go Vi­cen­te Briet.

“Las per­so­nas es­tre­sa­das se sien­ten de­ma­sia­do ocu­pa­das co­mo pa­ra te­ner se­xo. Ade­más, el es­trés au­men­ta la can­ti­dad de hor­mo­na cor­ti­sol en el or­ga­nis­mo, lo que ba­ja la pro­duc­ción de tes­tos­te­ro­na”, des­cri­be el ex­per­to. HI­GIE­NE ÍN­TI­MA Y ALI­MEN­TA­CIÓN De igual mo­do, in­di­can que la sa­lud se­xual es­tá es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­da con la hi­gie­ne ín­ti­ma. Ex­per­tos acon­se­jan em­plear un ja­bón lí­qui­do o una es­pu­ma con pH adap­ta­do y sin pa­ra­be­nos.

Por su par­te, los ex­per­tos sub­ra­yan la im­por­tan­cia de no uti­li­zar una es­pon­ja ni na­da si­mi­lar pa­ra lim­piar la zo­na ge­ni­tal “por­que pue­de re­sul­tar un nido de gér­me­nes”.

Los pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­dos en sa­lud fe­me­ni­na afir­man que se de­ben uti­li­zar los de­dos y “pa­sar­los con sua­vi­dad por los plie­gues de los la­bios ma­yo­res y me­no­res y al­re­de­dor del clí­to­ris”. Des­pués del la­va­do, acon­se­jan se­car la zo­na ín­ti­ma cui­da­do­sa­men­te con toa­llas de al­go­dón se­cas y lim­pias. “Es­te pro­ce­di­mien­to es fun­da­men­tal pa­ra no au­men­tar la pro­li­fe­ra­ción bac­te­ria­na, fún­gi­ca y vi­ral”, des­ta­can.

En lo re­la­ti­vo a la ro­pa in­te­rior, los es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan que sea de al­go­dón, cam­biar­la siem­pre que es­té hú­me­da y evitar las pren­das ex­ce­si­va­men­te ajus­ta­das pues fa­vo­re­cen la su­do­ra­ción de la zo­na ín­ti­ma, lo que pue­de lle­gar a pro­du­cir al­te­ra­cio­nes de la mi­cro­bio­ta vaginal.

Otro de sus con­se­jos es cui­dar la ali­men­ta­ción. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) de­ta­lla que pa­ra te­ner una ali­men­ta­ción sa­na es pre­ci­so co­mer fru­tas, ver­du­ras, hor­ta­li­zas, le­gum­bres, fru­tos se­cos y ce­rea­les in­te­gra­les. Asi­mis­mo, hay que to­mar me­nos de cin­co gra­mos de sal al día; li­mi­tar el con­su­mo de azú­ca­res a me­nos del 10% de la in­ges­ta ca­ló­ri­ca to­tal; la in­ges­ta de gra­sa al 30% de las ca­lo­rías dia­rias y op­tar por gra­sas no sa­tu­ra­das. “Así, una die­ta ba­ja en pro­teí­nas dis­mi­nu­ye los ni­ve­les de tes­tos­te­ro­na, me­dia­dor cla­ve en el de­seo se­xual fe­me­nino. Es­to pro­vo­ca dis­mi­nu­ción de la li­bi­do y se­que­dad vaginal, lo que ha­ce que las re­la­cio­nes se­xua­les sean do­lo­ro­sas”, pun­tua­li­zan. Ade­más, in­di­can que la au­sen­cia de vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les cau­sa can­san­cio y fa­ti­ga.

Es ha­bi­tual que, cuan­do re­la­cio­na­mos die­ta y se­xua­li­dad pen­se­mos en los de­no­mi­na­dos ali­men­tos afro­di­sia­cos. En es­te sen­ti­do, Vi­cen­te Briet, afir­ma que “no exis­te nin­gún ali­men­to que por sí mis­mo pro­duz­ca un in­cre­men­to en el de­seo se­xual ni de hom­bres ni de mu­je­res. No, por lo me­nos que es­té de­mos­tra­do con evi­den­cia cien­tí­fi­ca”, acla­ra. ES­TRÉS, DOPAMINA Y

SE­RO­TO­NI­NA

El se­xó­lo­go ex­pli­ca que, an­te un es­tí­mu­lo ex­ci­tan­te, nues­tro ce­re­bro en­vía se­ña­les ha­cia la re­gión pél­vi­ca, lo que pro­vo­ca la di­la­ta­ción de va­sos san­guí­neos en di­cha zo­na.

Es­ta di­la­ta­ción es la prin­ci­pal res­pon­sa­ble de la erec­ción en los hom­bres, pe­ro tam­bién en las mu­je­res, pues­to que exis­ten te­ji­dos eréc­ti­les en el clí­to­ris y en la re­gión al­re­de­dor de la va­gi­na. Asi­mis­mo, en el ce­re­bro se li­be­ran, des­de el nú­cleo ac­cum­bens, neurotransmisores re­la­cio­na­dos con el sen­ti­do del pla­cer, en­tre ellos, la dopamina y la se­ro­to­ni­na. “En res­pues­ta a es­ta vía de ac­ti­va­ción neu­ro­nal del pla­cer, po­de­mos en­con­trar una su­pues­ta efec­ti­vi­dad de los ali­men­tos co­mo afro­di­sia­cos, pues­to que mu­chos de los de­no­mi­na­dos así con­tie­nen nu­trien­tes que po­drían par­ti­ci­par en el fa­vo­re­ci­mien­to del au­men­to de flu­jo san­guí­neo en las re­gio­nes con ca­pa­ci­dad eréc­til, o bien en la re­gu­la­ción de los neurotransmisores y hor­mo­nas re­la­cio­na­dos con el pla­cer, el ape­ti­to y la re­pro­duc­ción se­xual. Sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio in­di­car que di­chas sus­tan­cias de­be­rían in­ge­rir­se en can­ti­da­des bas­tan­te más ele­va­das que las que se con­su­men ha­bi­tual­men­te pa­ra des­en­ca­de­nar di­chos efec­tos”, ase­gu­ra.

Ade­más de se­guir una die­ta sa­na y equi­li­bra­da, hay otros há­bi­tos sa­lu­da­bles que tam­bién tie­nen efec­tos po­si­ti­vos so­bre la sa­lud se­xual. Uno de ellos es el ejer­ci­cio fí­si­co.

En es­te sen­ti­do, es­pe­cia­lis­tas se­ña­lan que el de­por­te me­jo­ra la ca­pa­ci­dad fí­si­ca y, ade­más, en­tre otros as­pec­tos, ha­ce mu­cho bien al sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar, lo que ha­ce au­men­tar el flu­jo san­guí­neo en el clí­to­ris, for­ta­le­ce el sue­lo pélvico y ayu­da a re­la­jar­se. “Re­la­jar­se es, de he­cho, muy im­por­tan­te en lo re­la­ti­vo a la vi­da se­xual, pues el es­trés es uno de los prin­ci­pa­les in­hi­bi­do­res del de­seo. Las per­so­nas es­tre­sa­das se sien­ten de­ma­sia­do ocu­pa­das co­mo pa­ra te­ner se­xo. Ade­más, au­men­ta la can­ti­dad de hor­mo­na cor­ti­sol en el or­ga­nis­mo, lo que ba­ja la pro­duc­ción de tes­tos­te­ro­na”, des­cri­be el se­xó­lo­go Vi­cen­te Briet. De igual mo­do, la fal­ta de tiem­po li­ga­da al es­ti­lo de vi­da ac­tual ha­ce que se ten­ga la sen­sa­ción de vi­vir al lí­mi­te. “En es­ta si­tua­ción, el or­ga­nis­mo em­pie­za a pro­du­cir cor­ti­sol, la lla­ma­da hor­mo­na del es­trés, que dis­mi­nu­ye los ni­ve­les de tes­tos­te­ro­na, lo que cau­sa inape­ten­cia se­xual”, in­di­ca Briet. En es­te sen­ti­do, acon­se­jan en­con­trar tiem­po li­bre y de­di­car­lo al bie­nes­tar pro­pio lo que, se­gún in­di­can, “tam­bién re­for­za­rá la au­to­es­ti­ma”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.