¿Qué son los pro­bió­ti­cos y có­mo be­ne­fi­cian a nues­tra sa­lud?

És­tos son fun­da­men­ta­les pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to de nues­tro or­ga­nis­mo y se ha­cen im­pres­cin­di­bles en nues­tra die­ta por di­ver­sos mo­ti­vos

Ellas (Chile) - - Salud - Fuen­te: En­fe­me­nino.

Se­gu­ra­men­te has es­cu­cha­do al­gu­na vez lo im­por­tan­te que es man­te­ner la flo­ra in­tes­ti­nal sa­lu­da­ble ya que re­per­cu­te, en ge­ne­ral, a nues­tra sa­lud. Los pro­bió­ti­cos son mi­cro­or­ga­nis­mos vi­vos que ad­mi­nis­tra­dos en can­ti­da­des ade­cua­das be­ne­fi­cian la sa­lud del que los to­ma, se­gún afir­ma la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud -OMS- y la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción -FAO-.

En de­fi­ni­ti­va, son bac­te­rias vi­vas y le­va­du­ras que re­si­den en nues­tro cuer­po y ayu­dan a man­te­ner una mi­cro­bió­ti­ca sa­lu­da­ble.

BE­NE­FI­CIOS DE LOS PRO­BIÓ­TI­COS

La flo­ra in­tes­ti­nal es­tá com­pues­ta por mi­cro­bios y bac­te­rias que vi­ven en nues­tro in­tes­tino, lo que co­no­ce­mos co­mo mi­cro­bió­ti­ca, que cum­ple una se­rie de la­bo­res muy di­ver­sas: Ayu­da al desa­rro­llo del sis­te­ma gas­tro­in­tes­ti­nal cuan­do so­mos be­bés, ob­tie­nen la ener­gía de los nu­trien­tes ya que son ca­pa­ces de fer­men­tar los car­bohi­dra­tos in­di­ge­ri­bles, pro­mue­ven la ab­sor­ción de los mo­no­sa­cá­ri­dos y el pos­te­rior al­ma­ce­na­mien­to ener­gé­ti­co, man­te­ni­mien­to

del PH de la piel y el co­lon, au­men­ta la ve­lo­ci­dad del trán­si­to in­tes­ti­nal, pro­te­ge el desa­rro­llo de la dia­be­tes ti­po I, me­jo­ra la ab­sor­ción de agua y mi­ne­ra­les en el co­lon, pre­vie­ne las ca­ries, pre­vie­ne las reac­cio­nes alér­gi­cas, re­du­cen los ni­ve­les de co­les­te­rol LDL y tri­gli­cé­ri­dos, en­tre otros. Asi­mis­mo, los pro­bió­ti­cos tam­bién ac­túan co­mo fac­to­res que me­jo­ran la fun­ción del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co es­ti­mu­lan­do la se­cre­ción de IgA y de las cé­lu­las T re­gu­la­do­ras, sin­te­ti­zan­do en­zi­mas que des­tru­yen las bac­te­rias. Ade­más, los pro­bió­ti­cos tam­bién nos ayu­dan a: Re­du­cir los efec­tos ne­ga­ti­vos de los an­ti­bió­ti­cos, pre­vie­nen el ec­ze­ma en los jó­ve­nes, fa­ci­li­tan la ca­pa­ci­dad pa­ra di­ge­rir los ali­men­tos, son bue­nos pa­ra me­jo­rar las in­fec­cio­nes vi­ra­les res­pi­ra­to­rias, au­men­tan la ca­pa­ci­dad de ab­sor­ber el cal­cio y ma­yor ca­pa­ci­dad pa­ra di­ri­gir los ali­men­tos en ge­ne­ral. En­tre otros be­ne­fi­cios que apor­tan los pro­bió­ti­cos, po­de­mos de­cir que fa­vo­re­cen la pér­di­da de pe­so. Es­to es así por­que los ex­per­tos des­cu­brie­ron que las per­so­nas obe­sas po­seen una flo­ra in­tes­ti­nal me­nos va­ria­da y los pro­ce­sos me­ta­bó­li­cos son anor­ma­les. Es­tos, in­hi­ben la ab­sor­ción de gra­sa al au­men­tar la que ex­pul­san con las he­ces y sa­cian más.

ALI­MEN­TOS QUE CON­TIE­NEN PRO­BIÓ­TI­COS

Los su­ple­men­tos son la for­ma más có­mo­da y prác­ti­ca de con­su­mir pro­bió­ti­cos, pe­ro exis­ten al­gu­nos ali­men­tos que tam­bién los con­tie­nen y que se re­co­mien­dan te­ner­los pre­sen­tes siem­pre en nues­tra ali­men­ta­ción: Ké­fir, yo­gur na­tu­ral, pan de ma­sa ma­dre, pe­pi­ni­llos, tem­peh (pro­duc­to ali­men­ti­cio pro­ce­den­te de la fer­men­ta­ción de la so­ja que se pre­sen­ta en for­ma de pas­tel), mi­so (con­di­men­to con­sis­ten­te en una pas­ta aro­ma­ti­zan­te, he­cha con se­mi­llas de so­ja y/o ce­rea­les y sal ma­ri­na fer­men­ta­da con el hon­go ko­ji) y chu­krut. Los ali­men­tos pro­bió­ti­cos no po­de­mos ge­ne­ra­li­zar­los ya que, den­tro del mis­mo gé­ne­ro, la es­pe­cie y las ce­pas pue­den te­ner dis­tin­ta ca­pa­ci­dad pro­bió­ti­ca y dis­tin­tas fun­cio­nes. Los es­tu­dios apun­tan que los be­ne­fi­cios de los ali­men­tos que con­tie­nen pro­bió­ti­cos in­ter­fie­ren en una me­jo­ra de la sa­lud in­tes­ti­nal y la fun­ción in­mu­ni­ta­ria. Tam­bién se co­no­cen por ser be­ne­fi­cio­sos por com­ba­tir las dia­rreas en ni­ños y en adul­tos y otros tras­tor­nos co­mo en­fer­me­da­des in­fla­ma­to­rias del in­tes­tino. Asi­mis­mo, tam­bién hay es­tu­dios que de­mues­tran que las le­ches fer­men­ta­das me­jo­ran la in­to­le­ran­cia a la lac­to­sa e in­clu­so se po­dría ha­ber ha­bla­do de la pre­ven­ción del cán­cer de co­lon ya que la flo­ra in­tes­ti­nal in­ter­vie­ne en es­ta pa­to­lo­gía. En ani­ma­les si se ha lle­ga­do de­mos­trar que el con­su­mo de pro­bió­ti­cos pue­de re­du­cir el ries­go de cán­cer de co­lon, pe­ro no ha si­do com­pro­ba­do en se­res hu­ma­nos. En el ca­so de los yo­gu­res, no to­dos tie­nen por qué lle­var pro­bió­ti­cos. Aque­llos que se han so­me­ti­do a un pro­ce­so de pas­teu­ri­za­ción no con­tie­nen es­tos mi­cro­or­ga­nis­mos vi­vos por­que se des­tru­yen du­ran­te el pro­ce­so in­dus­trial. ¿Cuál se­ría la do­sis per­fec­ta pa­ra in­ge­rir es­te ali­men­to? Mu­chos ex­per­tos di­cen que unos ocho yo­gu­res se­ma­na­les se­rían su­fi­cien­tes, aun­que no exis­te ni una can­ti­dad mí­ni­ma acon­se­ja­da ni en qué ali­men­tos de­be­mos con­su­mir­los, de for­ma es­ti­pu­la­da.

¿EN QUÉ SE DI­FE­REN­CIAN LOS PRO­BIÓ­TI­COS DE LOS PREBIÓTICOS?

Los prebióticos son un ti­po de hi­dra­tos de car­bono que es­ti­mu­lan el cre­ci­mien­to de los pro­bió­ti­cos. És­tos se en­cuen­tran en ve­ge­ta­les co­mo el pue­rro, la ce­bo­lla, el ajo, la al­ca­cho­fa, el to­ma­te, el plá­tano… aun­que tam­bién pue­den co­mer­se co­mo com­ple­men­tos die­té­ti­cos. Su fun­ción es la de es­ti­mu­lar el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio fa­vo­re­cien­do así el desa­rro­llo de las bac­te­rias de la flo­ra in­tes­ti­nal e im­pe­dir que apa­rez­can bac­te­rias pa­tó­ge­nas. Ayu­dan, ade­más, a ab­sor­ber al­gu­nos mi­ne­ra­les co­mo el cal­cio o el mag­ne­sio. Asi­mis­mo, nos ayu­dan a re­du­cir los ga­ses y fa­vo­re­cer el equi­li­brio in­tes­ti­nal y com­ba­ten el es­tre­ñi­mien­to y las in­fla­ma­cio­nes in­tes­ti­na­les.

Al fin y al ca­bo, los pro­bió­ti­cos per­mi­ten es­ti­mu­lar los ju­gos di­ges­ti­vos y las en­zi­mas na­tu­ra­les pa­ra con­se­guir una di­ges­tión co­rrec­ta y al mis­mo tiem­po im­pe­dir que los mi­cro­or­ga­nis­mos pa­tó­ge­nos y bac­te­rias ma­lig­nas crez­can y se desa­rro­llen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.