Có­mo en­fo­car nue­vas me­tas en lo que que­da del año

Ellas (Chile) - - Portada -

La psi­có­lo­ga y crea­do­ra del Sis­te­ma de Sa­na­ción Ala­ma, Va­le­ria Man­da­ko­vic, en­tre­ga las re­co­men­da­cio­nes pa­ra sa­lir del le­tar­go del in­vierno y rea­li­zar un cam­bio en tu vi­da. ¿Có­mo lo­grar­lo? De­jar atrás el re­co­gi­mien­to in­terno y dar la bien­ve­ni­da al re­na­cer es par­te del pro­ce­so, pa­ra dar­le la bien­ve­ni­da a nue­vas ex­pe­rien­cias y emo­cio­nes.

Lle­gó la pri­ma­ve­ra y pa­ra mu­chos con es­ta es­ta­ción, el re­na­cer per­so­nal. Tras me­ses de frío y de po­ca luz, las per­so­nas bus­can flo­re­cer y rea­li­zar cam­bios en su vi­da, re­no­van­do la ener­gía y fi­jan­do nue­vas me­tas que los lle­va­rán a con­se­guir sus ob­je­ti­vos.

“Mu­chos son los que se sien­ten más mo­ti­va­dos a sa­lir, co­no­cer nue­vas per­so­nas y, por qué no, con más ga­nas de vol­ver a em­pa­re­jar­se. Pe­ro tam­bién quie­ren un nue­vo tra­ba­jo, cam­bios de ca­sa y en ge­ne­rar la re­no­va­ción en su vi­da. Atrás van que­dan­do entonces los pro­ce­sos de re­co­gi­mien­to in­terno -re­la­cio­na­dos con el oto­ño e in­vierno- dan­do la bien­ve­ni­da al re­na­ci­mien­to y cre­ci­mien­to que nos trae la pri­ma­ve­ra y el ve­rano”, ex­pli­ca Va­le­ria Man­da­ko­vic, psi­có­lo­ga y crea­do­ra del Sis­te­ma de Sa­na­ción Ala­ma.

En es­te sen­ti­do, los días más so­lea­dos pa­ra mu­chas per­so­nas sig­ni­fi­ca un “re­na­cer, flo­re­cer, trans­mu­tar do­lo­res emo­cio­na­les del pa­sa­do y dar­le la bien­ve­ni­da a nue­vas ex­pe­rien­cias y re­la­cio­nes”, ex­pli­ca Man­da­ko­vic.

La te­ra­peu­ta acon­se­ja, que los cam­bios de­ben rea­li­zar­se de a uno o dos, y en­fo­car nues­tras ener­gías en ello, pa­ra po­der co-crear la reali­dad que que­re­mos pa­ra nues­tra vi­da. Las pa­la­bras crean pen­sa­mien­tos y reali­da­des y, por tan­to, a tra­vés de ellas po­de­mos crear reali­da­des be­ne­fi­cio­sas o no­ci­vas pa­ra no­so­tros. Si con­si­de­ras que al­go es ver­dad, el Uni­ver­so te trae­rá ex­pe­rien­cias que con­fir­men tu reali­dad, pues vi­ves ex­pe­rien­cias que ya tie­nes pro­gra­ma­das. Es así co­mo; si yo pien­so que mi tra­ba­jo es un lu­gar ho­rri­ble, que me ex­plo­tan, que me tra­tan mal y que ten­go ma­la suer­te, el Uni­ver­so, obe­dien­te­men­te trae­rá pa­ra mí ex­pe­rien­cias que va­li­den ese pen­sa­mien­to (que sin­to­ni­za a su vez con un sen­ti­mien­to de ma­les­tar) una y otra vez.

La re­co­men­da­ción es ele­gir uno o dos cam­bios y cen­trar­se en ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.