Seis ac­ti­vi­da­des pa­ra com­ba­tir el es­trés en el em­ba­ra­zo

Ellas (Chile) - - Salud -

El es­trés es un es­ta­do al­te­ra­do en el or­ga­nis­mo oca­sio­na­do por ten­sio­nes fí­si­cas o emo­cio­na­les que pue­de lle­gar a con­ver­tir­se en una pa­to­lo­gía. En mu­je­res em­ba­ra­za­das es de­tec­ta­ble a tra­vés de la iden­ti­fi­ca­ción de sín­to­mas co­mo fal­ta de ape­ti­to, pen­sa­mien­tos de sui­ci­dio, fal­ta de aten­ción y con­cen­tra­ción, en­tre mu­chos otros. To­das sue­ñan con po­der dis­fru­tar a ple­ni­tud los nue­ve me­ses de em­ba­ra­zo: Re­ci­bir mu­chos con­sen­ti­mien­tos y aten­cio­nes, sa­lir a pa­sear o cu­brir al­gún an­to­jo, la emo­ción de las com­pras y de pre­pa­rar to­do pa­ra la lle­ga­da del be­bé…. ¡Sim­ple­men­te es má­gi­co! Pe­ro a ve­ces, sur­gen even­tos ines­pe­ra­dos que inevi­ta­ble­men­te nos po­nen en si­tua­ción de es­trés por lar­go tiem­po y ese dis­fru­te la­men­ta­ble­men­te pa­sa a se­gun­do plano. Mien­tras tan­to, el con­se­jo de pa­ra vi­vir el mo­men­to (e in­clu­so llo­rar­lo si es ne­ce­sa­rio pues así to­ca a ve­ces) es tra­tar de com­pen­sar­lo con al­gu­nas de las si­guien­tes ac­ti­vi­da­des pa­ra evi­tar el es­trés en el em­ba­ra­zo: 1. DESCANSA: Ca­da vez que pue­das, to­ma unos mi­nu­tos pa­ra re­po­sar; tu cuer­po y tu be­bé lo ne­ce­si­tan. No im­por­ta si no lo­gras ha­cer una sies­ta, esos mi­nu­tos de cal­ma les ha­rán mu­cho bien a am­bos. 2. DESAHÓGATE:

No te­mas en ex­pre­sar tus sen­ti­mien­tos y pen­sa­mien­tos y tam­po­co in­ten­tes ser una he­roí­na que re­suel­va to­do so­la. Cual­quier ti­po de ayu­da (bien sea emo­cio­nal o a ni­vel lo­gís­ti­co) ser­vi­rá de mu­cha ayu­da. 3. A RELAJARSE:

Es­te pue­de ser qui­zá el mo­men­to ideal pa­ra pro­bar téc­ni­cas de re­la­ja­ción co­mo el yo­ga pa­ra em­ba­ra­za­das, ma­sa­jes re­la­jan­tes (pre­via apro­ba­ción de tu obs­te­tra), me­di­ta­ción Y re­fle­xo­lo­gía oa­qua­joy (na­ta­ción pa­ra ma­dres ges­tan­tes). 4. PREPARA TO­DO PA­RA TU BEBE: Es­to es al­go que pue­de to­mar tiem­po y que im­pli­ca mu­cha emo­ción e ilu­sión (los enemi­gos per­fec­tos del es­trés o la tris­te­za). Tra­ta de en­fo­car­te en la lle­ga­da de tu be­bé al mun­do, la de­co­ra­ción de su cuar­to, el cur­so pre­na­tal, la­var su ro­pi­ta, or­ga­ni­zar tu baby sho­wer qui­zá… ¡Te pro­me­to que se­rá te­ra­péu­ti­co! 5. CONSIÉNTETE: ¡Des­pe­jar la men­te ayu­da! Así que da­te el per­mi­so y el gus­to de te­ner al­gu­nas sa­li­das di­ver­ti­das co­mo un al­muer­zo en­tre ami­gas pa­ra po­ner­se al día, ir al ci­ne o al tea­tro, ha­cer­te un nue­vo cor­te de ca­be­llo, etc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.