Ha­cen fal­ta los re­co­no­ci­mien­tos

Ellas (Chile) - - Reportaje - Por: Ma­ría Angélica Re­yes Bra­vo

¿A quién no le gus­tan los Re­co­no­ci­mien­tos?, evi­den­te que es un gran ele­men­to mo­ti­va­dor y no pa­sa por in­se­gu­ri­da­des, sino por una ne­ce­si­dad de va­lo­ra­ción, ¡có­mo no sen­tir­se bien cuan­do te di­cen que lo hi­cis­te bien o cuan­do te agra­de­cen un ac­tuar?... Es tiem­po de que el re­co­no­ci­mien­to se ha­ga pre­sen­te en­tre no­so­tros, re­co­no­cer la tra­yec­to­ria, la ama­bi­li­dad, los años de ser­vi­cios, el es­fuer­zo, so­bre to­do el es­fuer­zo, no so­lo las medallas pa­ra el ga­na­dor, creo que de­be­mos re­co­no­cer la par­ti­ci­pa­ción, la cons­tan­cia, per­se­ve­ran­cia, ha­cen fal­ta las pa­la­bras de es­tí­mu­los, de com­pren­sión, he vis­to mu­chos llan­tos, mu­chas de­pre­sio­nes de­bi­do a la fal­ta de re­co­no­ci­mien­to, esa an­gus­tia que traes des­de el ni­do, to­do vie­ne del ni­do, pe­ro ¡Ojo!, la so­bre­va­lo­ra­ción y la so­bre apro­ba­ción des­de pe­que­ños tam­bién ha­ce da­ño al equi­li­brio emo­cio­nal…Ni tan­to, ni tam­po­co. Ayer pre­sen­cié el si­guien­te cua­dro: Un jo­ven que cur­sa­ba 1ro. Me­dio, le cuen­ta a su ma­dre que fue des­ta­ca­do por el pro­fe­sor por ha­ber ob­te­ni­do en len­gua­je la más al­ta ca­li­fi­ca­ción. Su ma­dre le res­pon­de “Es tu obli­ga­ción, es tu de­ber”. El ni­ño se en­ce­rró en su pie­za y no qui­so co­mer, ese es el error que co­me­te­mos a dia­rio los adul­tos, eso de­ri­va a que to­do es­fuer­zo se em­pa­ñe con una fal­ta de re­co­no­ci­mien­to de quie­nes nos im­por­tan, nues­tro en­torno. Que ba­ra­to es de­cir: ¡Qué bien!, ¡ese es un re­co­no­ci­mien­to a tu es­fuer­zo!, que ba­ra­to sa­le mo­ti­var a sub­al­ter­nos, a com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, de uni­ver­si­dad, mu­chas di­ná­mi­cas gru­pa­les de mo­ti­va­ción se ba­san en ala­bar y re­co­no­cer lo po­si­ti­vo del otro, RE­CO­NO­CI­MIEN­TO, eso que­da gra­ba­do y la ac­ti­tud cam­bia. Te­ne­mos a la mano la he­rra­mien­ta más efec­ti­va pa­ra mo­ti­var a nues­tro en­torno, to­dos so­mos dig­nos de ser que­ri­dos y va­lo­ra­dos aun­que los re­sul­ta­dos no sean de “ga­na­dor”, to­dos te­ne­mos la ne­ce­si­dad de ser re­co­no­ci­dos, es vi­tal pa­ra el ob­je­ti­vo del hom­bre “Ser fe­liz, vi­vir bien o bien vi­vir”, es un sa­lu­do a la per­so­na, es un lo­gro de res­pe­to an­te los de­más, eso aun­que nos cues­te creer­lo, nos da se­gu­ri­dad, sin em­bar­go el NO RE­CO­NO­CI­MIEN­TO, te va car­co­mien­do el va­lor de sí mis­mo, te vas in­te­rro­gan­do y sin­tien­do in­fe­rior e in­se­gu­ro.

No es lo mis­mo per­se­guir un re­co­no­ci­mien­to có­mo un ob­je­ti­vo de vi­da pa­ra ga­nar sta­tus y fa­ma por so­bre otros, da­ñan­do a otros, que bue­na fa­ma, buen sta­tus, bue­na repu­tación y ma­ne­jar ese re­co­no­ci­mien­to con hu­mil­dad. Di­fí­cil man­te­ner­se en la lí­nea éti­ca y jus­ta de ese Re­co­no­ci­mien­to al VA­LOR.

Siem­pre que que­ra­mos un Re­co­no­ci­mien­to, de­be­mos sa­ber dis­tin­guir si es por ego­cen­tris­mo, por esa sa­tis­fac­ción ex­ce­si­va y hu­mi­llan­te pa­ra otros, o por nues­tra au­to­es­ti­ma e in­se­gu­ri­dad.

No de­be­mos ol­vi­dar que “EL RE­CO­NO­CI­MIEN­TO afec­ta la au­to­es­ti­ma y la au­to­es­ti­ma afec­ta el desem­pe­ño en to­do ám­bi­to”. “Re­co­no­cer a una per­so­na es con­si­de­rar­la, es ver­la y es­cu­char­la, es acep­tar su de­re­cho a “SER” y “ES­TAR”, no só­lo a “HA­CER”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.