Mu­je­res y tras­torno de an­sie­dad

Ellas (Chile) - - Psicología -

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, al me­nos 264 mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do pa­de­cen tras­tor­nos de an­sie­dad (TA), un in­cre­men­to de 15% los úl­ti­mos 10 años. En Es­ta­dos Uni­dos, es­tos tras­tor­nos son los más fre­cuen­tes en sa­lud men­tal y se pre­vé que cer­ca de 25% de la po­bla­ción ex­pe­ri­men­ta­rá al­gún ti­po de sin­to­ma­to­lo­gía aso­cia­da a es­ta en­fer­me­dad, con­si­de­ra­do co­mo la ver­da­de­ra epi­de­mia si­len­cio­sa del si­glo XXI.

Los TA son las al­te­ra­cio­nes psi­quiá­tri­cas más co­mu­nes que afec­tan a las mu­je­res du­ran­te su edad fér­til y en el pe­río­do cir­cun­dan­te al par­to, es un mo­men­to par­ti­cu­lar­men­te es­tre­san­te que ha­ce au­men­tar el ries­go de que al­gu­nas desa­rro­llen o ten­gan una exa­cer­ba­ción de sín­to­mas y tras­tor­nos pre­exis­ten­tes de an­sie­dad.

Con fre­cuen­cia, la an­sie­dad acom­pa­ña a los sín­to­mas de la de­pre­sión, y mu­chas ve­ces los sín­to­mas de an­sie­dad es el mo­ti­vo prin­ci­pal de con­sul­ta en ges­tan­tes y puér­pe­ras. A su vez, los sín­to­mas de an­sie­dad du­ran­te el em­ba­ra­zo son uno de los fac­to­res de ries­go, más fuer­te­men­te aso­cia­dos pa­ra la de­pre­sión pos­par­to, un tras­torno mo­de­ra­do o se­ve­ro que, por lo ge­ne­ral, em­pie­za cer­ca de los tres me­ses pos­te­rio­res al na­ci­mien­to, pe­ro en la prác­ti­ca clí­ni­ca, pue­de te­ner su ini­cio du­ran­te un lap­so más ex­ten­so que com­pren­de des­de la ges­ta­ción has­ta un año post par­to.

MATERINIDAD

Es nor­mal que las mu­je­res ges­tan­tes o aque­llas que ex­pe­ri­men­tan por pri­me­ra vez la maternidad de­cla­ren sín­to­mas de an­sie­dad. Has­ta dos ter­cios de las mu­je­res ex­pe­ri­men­tan preo­cu­pa­cio­nes, que co­mún­men­te con­sis­ten en mie­do a: te­ner una cria­tu­ra con mal­for­ma­cio­nes, complicaciones du­ran­te la ges­ta­ción o du­ran­te el par­to, no te­ner ha­bi­li­da­des o des­tre­zas pa­ra la crian­za, in­ca­pa­ci­dad pa­ra ama­man­tar, trans­for­ma­cio­nes en la re­la­ción de pa­re­ja y en la es­truc­tu­ra fa­mi­liar, pro­ble­mas eco­nó­mi­cos. No obs­tan­te, só­lo cuan­do las preo­cu­pa­cio­nes y los sín­to­mas de an­sie­dad in­ter­fie­ren con el día a día y cau­san an­gus­tia sig­ni­fi­ca­ti­va es que se con­si­de­ran anor­ma­les y pue­den ser par­te de un TA.

Se plan­tea que los sín­to­mas de an­sie­dad se co­rre­la­cio­nan con los va­ria­dos cam­bios bio­ló­gi­cos que ocu­rren en las mu­je­res du­ran­te la ges­ta­ción, in­clu­yen­do ele­va­cio­nes de la fre­cuen­cia car­día­ca, va­ria­cio­nes en los ni­ve­les hor­mo­na­les, res­pi­ra­ción su­per­fi­cial de­bi­da a la am­pli­tud ab­do­mi­nal, cam­bios que pue­den con­du­cir a una ma­yor sen­si­bi­li­dad y estrés. Asi­mis­mo, mu­je­res con an­te­ce­den­tes per­so­na­les o fa­mi­lia­res de TA son par­ti­cu­lar­men­te vul­ne­ra­bles a es­tos cam­bios.

Así, des­de la pers­pec­ti­va mé­di­ca, una gran preo­cu­pa­ción es el im­pac­to que es­tos tras­tor­nos pue­den te­ner en el bie­nes­tar de la mu­jer y la cria­tu­ra. Múl­ti­ples es­tu­dios han in­for­ma­do una ma­yor ta­sa de complicaciones pe­ri­par­to ta­les co­mo sín­dro­mes hi­per­ten­si­vos, ba­jo pe­so al na­cer, par­to pre­ma­tu­ro, tra­ba­jos de par­to pro­lon­ga­dos y he­mo­rra­gia pos­par­to, en­tre otros.

La ma­tro­na e in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián, Dra. Éri­ca Cas­tro, ex­pli­ca el desa­rro­llo de es­ta con­di­ción y có­mo pue­de afec­tar en el mo­men­to de la maternidad.

PRO­BA­BI­LI­DAD DE EX­PE­RIEN­CIAS NE­GA­TI­VAS

Ade­más, las mu­je­res con an­sie­dad son más pro­pen­sas que las no an­sio­sas a re­por­tar ex­pe­rien­cias hos­pi­ta­la­rias ne­ga­ti­vas, me­nor ca­pa­ci­dad pa­ra cuidar a su hi­jo o hi­ja y pre­sen­tar du­das so­bre sus ha­bi­li­da­des pa­ra ge­ne­rar víncu­lo. Pe­ro, tam­bién se han in­for­ma­do re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos en él o la re­cién na­ci­do/da, in­clui­dos ba­jo pe­so al na­cer, re­la­ción de­te­rio­ra­da ma­dre e hi­jo o hi­ja, dé­bil desa­rro­llo cog­ni­ti­vo y mo­tor, ma­yor ries­go de tras­torno por dé­fi­cit aten­cio­nal/ hi­per­ac­ti­vi­dad y otros tras­tor­nos emo­cio­na­les y pro­ble­mas de con­duc­ta des­de el na­ci­mien­to has­ta los 4 a 8 años de edad.

En re­su­men, to­dos los es­tu­dios su­gie­ren un be­ne­fi­cio po­ten­cial de la de­tec­ción opor­tu­na de la an­sie­dad tan­to du­ran­te la ges­ta­ción co­mo des­pués del par­to, con el ob­je­ti­vo de una iden­ti­fi­ca­ción y tra­ta­mien­to ade­cua­do y oportuno pa­ra re­du­cir los ries­gos aso­cia­dos con los TA.

Se­gún la pro­fe­sio­nal, es nor­mal que las mu­je­res que ex­pe­ri­men­ten por pri­me­ra vez la maternidad su­fran de an­sie­dad.

Dra. Éri­ca Cas­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.