EL ES­PA­CIO DEL AÑO

Especiales - - Sumario - Por Va­les­ka Sil­va Pohl

Si el 2017 fue el boom de la co­ci­na, es­te 2018 el ba­ño es el es­pa­cio que ad­quie­re pro­ta­go­nis­mo den­tro del ho­gar. Am­pli­tud, lu­mi­no­si­dad y di­se­ño de van­guar­dia son la cla­ve.

SI EL 2017 FUE EL BOOM DE LA CO­CI­NA IN­TE­GRA­DA, ES­TE 2018 EL BA­ÑO ES EL ES­PA­CIO QUE AD­QUIE­RE PRO­TA­GO­NIS­MO. AM­PLI­TUD, LU­MI­NO­SI­DAD NA­TU­RAL Y DI­SE­ÑO VAN­GUAR­DIS­TA ES­TÁN EN­TRE LAS PRIN­CI­PA­LES CA­RAC­TE­RÍS­TI­CAS QUE DE­MAN­DA UN MER­CA­DO CA­DA DÍA MÁS EXI­GEN­TE.

En ma­te­ria de di­se­ño, el ba­ño de­jó de ser só­lo un lu­gar de servicio. En ello coin­ci­den to­dos los es­pe­cia­lis­tas, por­que nuevas ten­den­cias im­pe­ran en los ba­ños de ca­sas y de­par­ta­men­tos. Es­pa­cios re­no­va­dos, con un look van­guar­dis­ta, mar­can la di­fe­ren­cia con in­no­va­cio­nes ba­sa­das en la fun­cio­na­li­dad, el con­fort y la es­té­ti­ca. Eduar­do Rivera, gerente de la ofi­ci­na de di­se­ño e in­terio­ris­mo de Al­ma­gro, cuen­ta có­mo se con­ci­be es­te es­pa­cio. “Lo que bus­ca­mos es el an­ti-ba­ño, es de­cir, el que no se en­ca­si­lla en la pro­pues­ta ne­ta­men­te fun­cio­nal y prác­ti­ca de an­ta­ño, que lo con­si­de­ra­ba co­mo un es­pa­cio de se­gun­da ca­te­go­ría o servicio. Los ba­ños se con­vier­ten hoy en un lu­gar de con­fort im­por­tan­te. El ba­ño es más que un ba­ño y pa­sa a te­ner ca­rác­ter y personalidad, con un ape­lli­do más li­ga­do a otras ac­ti­vi­da­des me­nos bá­si­cas y más pre­ten­cio­sas, co­mo re­la­jar­se y em­be­lle­cer­se”.

DI­SE­ÑO Y MATERIALIDAD

El uso de la ma­de­ra en las sa­las de ba­ño es una de las úl­ti­mas ten­den­cias a ni­vel mun­dial, pe­ro tam­bién está la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar re­ves­ti­mien­tos que lo imi­ten, co­mo el por­ce­la­na­to. “Es al­ta­men­te re­co­men­da­do por sus atri­bu­tos téc­ni­cos, co­mo la re­sis­ten­cia a los im­pac­tos y su ba­ja ab­sor­ción de agua”, plan­tea Pi­lar Lo­zano, gerente de in­mo­bi­lia­rias de Ati­ka. Otro top one pa­ra ba­ños más mo­der­nos es el for­ma­to brick en mu­ros, en ma­te­ria­les co­mo ce­rá­mi­ca es­mal­ta­da en ter­mi­na­ción bri­llan­te en una am­plia ga­ma de co­lo­res. Uno de los ele­men­tos que han ad­qui­ri­do re­le­van­cia en es­te am­bien­te son las ter­mi­na­cio­nes. Destacan las cu­bier­tas de cuar­zo, los pi­sos con mo­der­nos por­ce­la­na­tos, la gri­fe­ría co­nec­ta­da al mu­ro y la quin­ca­lle­ría in­te­rior. Res­pec­to al mo­bi­lia­rio, se bus­can ele­men­tos sen­ci­llos, pe­ro al mis­mo tiem­po es­ti­li­za­dos. El uso de co­lo­res neu­tros y me­nos mue­bles, pe­ro más fun­cio­na­les ge­ne­ra es­pa­cios más am­plios. Rivera ex­pli­ca que se tra­ta de un lu­gar que pa­sa a ser más so­fis­ti­ca­do, y que ne­ce­si­ta apo­yar­se a mo­do de un sis­te­ma es­pa­cial, “crean­do una con­ti­nui­dad, la cual se ve re­fle­ja­da en la re­la­ción di­rec­ta en­tre re­cin­tos ve­ci­nos, co­mo el walk-in clo­set, an­ti­gua­men­te con­si­de­ra­do só­lo el es­pa­cio pa­ra guar­dar ro­pa, a te­ner una re­la­ción de ves­ti­dor. Es­to mis­mo pue­de pa­sar en­tre el ba­ño y un pa­tio o te­rra­za in­te­rior, dan­do la po­si­bi­li­dad de crear un es­pa­cio ti­po spa”. Ade­más de po­ten­ciar­se co­mo una uni­dad ma­yor que se re­la­cio­na a la aper­tu­ra, se ha­ce ne­ce­sa­rio in­cluir en es­te nue­vo es­ce­na­rio as­pec­tos re­le­van­tes del di­se­ño que tie­nen re­la­ción con la materialidad y ele­men­tos a uti­li­zar, co­mo es la in­cor­po­ra­ción en obra de ven­ta­nas am­plias (luz y ven­ti­la­ción), ilu­mi­na­ción led (es­ce­no­grá­fi­cas), am­pli­fi­ca­ción-mú­si­ca-do­mó­ti­ca (am­bien­ta­ción), di­vi­sio­nes de cris­tal ti­po mam­pa­ras sho­wer (trans­pa­ren­cia), ar­te­fac­tos y mue­bles sus­pen­di­dos, re­ves­ti­mien­tos de mu­ro ti­po por­ce­la­na­to (imi­ta­ción hor­mi­gón y piedra), es­pe­jos de mu­ro a mu­ro con an­ti­em­pa­ñan­te y se­ca­toa­llas, agre­ga el eje­cu­ti­vo. Por otra parte, los mue­bles ad­quie­ren el ca­rác-

ter de ob­je­tos de di­se­ño, in­cor­po­ran­do aca­ba­dos de lu­jo co­mo la­ca­dos, ma­de­ras y cuar­zo. “En su fun­cio­na­mien­to destacan ele­men­tos co­mo rie­les de ca­jo­nes con cie­rre sua­ve (eli­mi­nan­do puer­tas), torres de en­chu­fes y ac­ce­so­rios es­pe­cí­fi­cos”, con­clu­ye Rivera. Otra de las apues­tas van­guar­dis­tas den­tro del mer­ca­do re­si­den­cial es la de In­mo­bi­lia­ria Man­quehue, en cu­yos proyectos de al­to es­tán­dar se in­cor­po­ran du­chas en obra en los ba­ños prin­ci­pa­les, ade­más de WC sus­pen­di­do y ven­ta­na­les de pi­so a cie­lo, dán­do­les un mo­derno look ti­po ho­tel, y otor­gan­do un to­que de ele­gan­cia. “Es­tas in­no­va­cio­nes son parte de la re­no­va­da pro­pues­ta de ca­sas con di­se­ños mo­der­nos de los proyectos Los Ro­bles, Agua­pie­dra y Aguas Cla­ras, en Piedra Ro­ja, y que di­se­ña­mos en con­jun­to con el in­terio­ris­ta Or­lan­do Gatica”, ex­pli­ca Re­nat­te Sanz, sub­ge­ren­te de Proyectos de In­mo­bi­lia­ria Man­quehue. Ex­pli­ca que en­tre las ca­rac­te­rís­ti­cas más re­que­ri­das por los usua­rios está la ilu­mi­na­ción, es­pe­cial­men­te la na­tu­ral. “Di­se­ña­mos re­cin­tos con gran­des ven­ta­na­les, ga­nan­do am­pli­tud y lu­mi­no­si­dad. Ade­más, en el ca­so de las ca­sas, per­mi­ten una in­ter­ac­ción na­tu­ral en­tre el in­te­rior y el ex­te­rior, sa­can­do el máximo pro­ve­cho al jar­dín que ro­dea a es­ta sa­la de ba­ño”, agre­ga Sanz. En Mo­ller & Pé­rez-co­ta­pos se ha prio­ri­za­do la fun­cio­na­li­dad de es­te es­pa­cio, ob­te­nién­do­se ba­ños con un di­se­ño más mo­derno, con pi­so, mu­ros y ar­te­fac­tos con me­jo­res ter­mi­na­cio­nes, se­ña­la Luis Ara­ya, su gerente in­mo­bi­lia­rio. “En el ca­so de las ca­sas que es­ta­mos desa­rro­llan­do en Lo Bar­ne­chea, tanto pa­ra Mi­ra­dor Los Tra­pen­ses co­mo pa­ra No­ga­les del Golf, se tra­ba­ja con ba­ños de al­to es­tán­dar en cuan­to a su ta­ma­ño, lu­mi­no­si­dad y materialidad”. En MPC prio­ri­zan las ti­nas en los ba­ños se­cun­da­rios, y los pla­tos de du­cha en los prin­ci­pa­les. “Ma­ne­ja­mos un im­por­tan­te know-how en cuan­to a las pro­por­cio­nes y dis­tri­bu­ción de los ba­ños, lo que se tra­du­ce en re­cin­tos con muy bue­na ha­bi­ta­bi­li­dad”, sos­tie­ne Ara­ya.◎

El uso de la ma­de­ra en las sa­las de ba­ño es una de las úl­ti­mas ten­den­cias a ni­vel mun­dial, pe­ro tam­bién está la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar re­ves­ti­mien­tos que lo imi­ten, co­mo el por­ce­la­na­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.