PRI­VI­LE­GIO SU­RE­ÑO

Especiales - - Sumario - Por Ale­jan­dra Ga­jar­do

Una se­rie de proyectos se es­tán le­van­tan­do en una zona del país don­de pre­do­mi­na la flo­ra y fauna, ideal pa­ra des­can­sar y des­co­nec­tar­se.

Cuan­do se le pi­de a al­guien que des­cri­ba su lu­gar pre­di­lec­to pa­ra des­can­sar, la ma­yo­ría men­cio­na un si­tio ri­co en flo­ra y fauna, oja­lá a ori­llas de un la­go o pla­ya, don­de abun­de el co­lor ver­de, así ol­vi­da­mos el tono gris de la ciu­dad. Es­te cal­za de for­ma ca­si per­fec­ta con lo que se pue­de en­con­trar al sur de Chi­le.

Mu­chos in­ver­sio­nis­tas, prin­ci­pal­men­te ex­tran­je­ros, ven en lu­ga­res co­mo la Pa­ta­go­nia un si­tio úni­co pa­ra in­ver­tir por los ba­jos pre­cios en com­pa­ra­ción con el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal. Es lo que se de­no­mi­na “desa­rro­llo tu­rís­ti­co de lu­jo”; de he­cho, es­pe­cia­lis­tas de es­te mer­ca­do ase­gu­ran que tie­rras com­pa­ra­bles a las de la Pa­ta­go­nia, la sel­va val­di­via­na o Chi­loé cues­tan has­ta quin­ce ve­ces más en Estados Unidos u otros paí­ses. A va­lor de hoy, ca­da hec­tá­rea de es­tos lu­ga­res —en com­pras a gran es­ca­la— tie­ne un pre­cio bru­to cer­cano a los $30 mi­llo­nes. Pe­ro hoy se en­tien­de por lu­jo in­mo­bi­lia­rio no só­lo el mon­to de la inversión; in­clu­ye tam­bién otros fac­to­res, co­mo por ejem­plo una ubi­ca­ción pri­vi­le­gia­da, vis­tas in­su­pe­ra­bles y, en el úl­ti­mo tiem­po, a es­ca­la hu­ma­na o con el ape­lli­do de “sus­ten­ta­ble” o “de con­ser­va­ción”. Es­te mer­ca­do ex­clu­si­vo se mue­ve prin­ci­pal­men­te con dos ob­je­ti­vos que no son ex­clu­yen­tes: uno es la con­ser­va­ción y el otro son los lu­ga­res re­crea­cio­na­les, des­ta­can­do zo­nas co­mo el río Pue­lo, el la­go Yel­cho, Fu­ta­leu­fú, Chi­loé o la Pa­ta­go­nia chi­le­na y ar­gen­ti­na. Es­to es lo que mue­ve a Nat Con­ser­va­tion, pro­yec­to que na­ció con la in­ten­ción de crear par­ques pri­va­dos en pro de la con­ser­va­ción de la vi­da na­tu­ral y sil­ves­tre. Lle­van más de cua­tro años desa­rro­llan­do proyectos en el sur de Chi­le pa­ra el mer­ca­do lo­cal y cuen­tan ade­más con la ex­pe­rien­cia de sus fun­da­do­res en el desa­rro­llo y crea­ción de negocios, en­tre los cua­les destacan des­de proyectos de bio­tec­no­lo­gía has­ta co­rre­ta­je de pro­pie­da­des de la mano de Chi­le Sot­heby’s In­ter­na­tio­nal Realty.

SUR DE LU­JO

Nat Con­ser­va­tion cuen­ta con 2 par­ques ubi­ca­dos en la en­tra­da de la Pa­ta­go­nia chi­le­na: Parque Hui­llin­co, en la co­mu­na de Chon­chi, y Parque Re­lon­ca­ví, en Co­cha­mó, en la Re­gión de Los La­gos. Am­bos es­tán ubi­ca­dos en me­dio de una her­mo­sa ve­ge­ta­ción na­ti­va, sin ár­bo­les ni plan­tas fo­rá­neas, y ade­más sus bos­ques y la­gos al­ber­gan es­pe­cies en pe­li­gro de ex­tin­ción. Sus ges­to­res los de­fi­nen co­mo una gran opor­tu­ni­dad pa­ra in­ver­sio­nis­tas, sien­do parte ac­ti­va en la crea­ción de par­ques pri­va­dos, que se­rán mí­ni­ma­men­te in­ter­ve­ni­dos. Por ejem­plo, den­tro de los proyectos se con­ta­rá con los lod­ges ex­pe­rien­cia­les, mez­clan­do el lu­jo con la cul­tu­ra y la gas­tro­no­mía lo­cal. “To­dos te­ne­mos una mi­sión en nues­tro pla­ne­ta, y al de­jar­lo de­be­mos ha­cer­lo en las me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra to­dos”, se­ña­lan. Hay otras de­ce­nas de ejem­plos en nues­tro sur; destacan proyectos co­mo La Re­ser­va de Pu­cón, que a po­cos ki­ló­me­tros de es­ta ciu­dad reúne to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas apro­pia­das pa­ra go­zar de su ex­clu­si­vi­dad, co­mo her­mo­sas pra­de­ras y bos­ques con una muy le­ve pen­dien­te, es­pec­ta­cu­la­res vis­tas tanto ha­cia el la­go Vi­lla­rri­ca co­mo ha­cia el vol­cán y con un bos­que-re­ser­va que ali­men­ta el eco­sis­te­ma. En sus pri­me­ras dos eta­pas cons­ta de 82 lo­tes que van des­de los 5.000 m2 has­ta los 14.000 m2, ca­da uno am­pa­ra­do por un bos­que de 8 hec­tá­reas pa­ra uso y go­ce de los pro­pie­ta­rios, ac­ce­so pri­va­do, ade­más de ci­clo­vías in­cor­po­ra­das y guar­dia en la en­tra­da. Otro ejem­plo es la Re­ser­va Pai­llahuin­te, ubi­ca­da en la ri­be­ra del la­go Pan­gui­pu­lli, en la Re­gión de Los Ríos. Se tra­ta de uno de los la­gos más atrac­ti­vos pa­ra quie­nes bus­can el equi­li­brio en­tre la vi­da de la­go, los deportes y la aven­tu­ra. Des­ta­ca por su desa­rro­llo de ba­ja den­si­dad en un fun­do de 215 hec­tá­reas, in­cor­po­ran­do una re­ser­va pri­va­da de bos­que na­ti­vo con sen­de­ros. De he­cho

El pro­yec­to Nat Con­ser­va­tion na­ció con la idea de crear par­ques pri­va­dos en pro de la con­ser­va­ción. ◎

son só­lo 38 te­rre­nos de en­tre 1 y 20 hec­tá­reas, dis­tri­bui­dos en 85 hec­tá­reas con dis­tin­tas vis­tas: al la­go, al va­lle y bos­que, o a la ri­be­ra del río Re­ca. Su ubi­ca­ción es pri­vi­le­gia­da, en el sec­tor más vir­gen del la­go Pan­gui­pu­lli —cer­cano al pue­blo de Chos­huen­co—, con­vier­te a la Re­ser­va Pai­llahuin­te en el pun­to de par­ti­da ideal pa­ra ex­plo­rar clá­si­cos des­ti­nos out­door de la zona, co­mo la Re­ser­va Hui­lo Hui­lo o la ru­ta que co­nec­ta con San Mar­tín de los An­des, en Ar­gen­ti­na, a tra­vés del cru­ce en ferry por el la­go Pi­rihuei­co. Los ta­ma­ños y ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da te­rreno es­tán de­fi­ni­dos por el pai­sa­je, bus­can­do po­ten­ciar la na­tu­ra­le­za. Por ejem­plo, se pri­vi­le­gian des­lin­des na­tu­ra­les co­mo una sua­ve lo­ma, una te­rra­za na­tu­ral, la cur­va del río Re­ca, el lí­mi­te del bos­que, un coihue so­li­ta­rio o un vie­jo gal­pón, res­pe­tan­do la geo­gra­fía e iden­ti­dad del lu­gar. Y en cuan­to a ar­qui­tec­tu­ra, con­si­de­ra nor­mas es­tric­tas pa­ra in­ser­tar­se de ma­ne­ra ar­mó­ni­ca en el pai­sa­je, ta­les co­mo al­tu­ra, co­lo­res, ma­te­ria­les, te­chum­bres y cie­rres, en­tre otros. En los cer­ca de 10 ki­ló­me­tros de sen­de­ros ha­bi­li­ta­dos pa­ra trek­king de los pro­pie­ta­rios se­rá po­si­ble apre­ciar es­pe­cies ar­bó­reas co­mo rau­lí, coihue, ul­mo, ma­ñío y no­tro, ade­más de aves co­mo el car­pin­te­ro ne­gro, chu­cao, pi­tío, ban­du­rria y quel­tehue, por nom­brar al­gu­nas.

EN LA IS­LA

Rivera Ta­rahuín es un ex­clu­si­vo pro­yec­to in­mo­bi­lia­rio in­mer­so en el co­ra­zón de Chi­loé, a só­lo 35 mi­nu­tos de Castro. Cons­ta de 171 te­rre­nos de al me­nos 5.000 m2 —con pre­cios des­de los $16.000.000— em­pla­za­dos en 129 hec­tá­reas en to­tal. Ha­brá un parque cen­tral de 24 hec­tá­reas des­ti­na­das a la pre­ser­va­ción de áreas ver­des, y más de 500 m de ori­lla de la­go pa­ra el uso de los pro­pie­ta­rios. Tam­bién en la Is­la Gran­de de Chi­loé, Al­tos de Dal­cahue es un pro­yec­to eco­in­mo­bi­lia­rio ubi­ca­do en la co­mu­na del mis­mo nom­bre, en una zona de bos­que na­ti­vo, ro­dea­da de ríos y es­te­ros y con los pai­sa­jes siem­pre ver­des de la Pa­ta­go­nia chi­le­na. Con ce­rros de po­ca pen­dien­te, son apro­xi­ma­da­men­te 3.000 hec­tá­reas to­ta-

les, de las cua­les 1.000 con­for­man una gran re­ser­va, ideal pa­ra el desa­rro­llo de ac­ti­vi­da­des co­mo trek­king, pa­seos en bi­ci­cle­ta, ca­bal­ga­tas y ex­cur­sio­nes a los mi­ra­do­res. La Re­ser­va Mar­tín Pes­ca­dor —en el la­go Hui­llin­co, el más gran­de de la is­la, cer­ca de Chon­chi y ro­dea­do de bos­ques vír­ge­nes— bus­ca com­bi­nar el desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio sus­ten­ta­ble con la con­ser­va­ción. Me­dian­te un es­tric­to re­gla­men­to in­terno se pro­te­ge­rán pa­ra siem­pre las más de 100 hec­tá­reas que com­po­nen la re­ser­va, y de ella se po­drá in­ter­ve­nir só­lo una pe­que­ña frac­ción pa­ra la cons­truc­ción de ca­sas, ca­mi­nos y jar­di­nes. To­do lo res­tan­te se­rá un bos­que le­ga­do pa­ra las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes. En la is­la Cai­lín en­con­tra­mos el pro­yec­to Is­la Sur. Parte de la ru­ta de Dar­win, la is­la está ro­dea­da de pla­yas de fi­nas are­nas lle­nas de fru­ti­lla­res, con una gran bahía in­te­rior que se presta pa­ra deportes náu­ti­cos y res­guar­do na­tu­ral pa­ra em­bar­ca­cio­nes. El pro­yec­to ofre­ce bos­que na­ti­vo, te­rre­nos pla­nos con ori­lla de mar y mi­ra­do­res en al­tu­ra, ade­más de una la­gu­na de agua dul­ce ro­dea­da de bos­ques protegidos de ci­pre­ses, que per­mi­te la pes­ca des­de la ori­lla y en bo­te. Fi­nal­men­te, des­ta­ca Parque Te­puhuei­co, ini­cia­ti­va de con­ser­va­ción pri­va­da en­tre el la­go Te­puhuei­co y el Pa­cí­fi­co, con 20.000 hec­tá­reas de bos­que na­ti­vo im­pe­ne­tra­ble e inex­plo­ra­do. Los lo­tes de 5.000 m2 se ubi­can a ori­llas del la­go —el se­gun­do más gran­de de la is­la— y bor­dean­do el río Los Co­dos, co­rre­dor eco­ló­gi­co que se pro­yec­ta ha­cia la cos­ta. El si­tio go­za de una na­tu­ra­le­za prís­ti­na de bos­ques nativos mi­le­na­rios y cons­ti­tu­ye una zona de tran­si­ción en­tre el bos­que val­di­viano y el bos­que nor­pa­ta­gó­ni­co, a la que se su­man ele­men­tos pro­pios de Chi­loé. Da­da su di­men­sión, el pa­ño pro­te­gi­do al­ber­ga múl­ti­ples há­bi­tats, co­mo du­nas, hu­me­da­les, tur­be­ras y bos­que, que cons­ti­tu­yen el fac­tor de­ter­mi­nan­te pa­ra la con­ser­va­ción de es­pe­cies amenazadas co­mo el hui­llín, el zo­rro chi­lo­te, el pu­dú y el mo­ni­to del mon­te.◎

Las dis­tin­tas is­las de Chi­loé son el co­ra­zón de una se­rie de ex­clu­si­vos proyectos in­mo­bi­lia­rios. ◎

Parque Hui­llin­co, en la co­mu­na de Chon­chi.

Parque Hui­llin­co es uno de los dos par­ques de Nat Con­ser­va­tion.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.