La lec­ción apren­di­da de las mi­ne­ras

Especiales - - Sumario - Por Mariela Castro // Fo­tos: Ma­bel Mal­do­na­do

Una dé­ca­da de pre­cios al­tos –in­clu­so en torno a los USD 4 por libra– hi­zo que las mi­ne­ras pri­vi­le­gia­ran la pro­duc­ción y des­cui­da­ran man­te­ner a ra­ya los cos­tos. En los úl­ti­mos años se abo­ca­ron a or­de­nar la ca­sa y ase­gu­ran es­tar pre­pa­ra­das pa­ra apro­ve­char el nue­vo es­ce­na­rio de pre­cios, pe­ro es­ta vez con me­su­ra.

El 2004 es un año mar­ca­do a fue­go en la mi­ne­ría del co­bre. En ape­nas do­ce me­ses el me­tal de­jó atrás la cri­sis de pre­cios que se arras­tra­ba des­de fi­nes de los 90 y dio un sal­to de 61% en su va­lor, ce­rran­do en un pro­me­dio de USD 1,3 por libra en la Bolsa de Me­ta­les de Lon­dres. No era muy al­to, pe­ro com­pa­ra­do con los 50 cen­ta­vos en que lle­gó a tran­sar­se en los años pre­vios, sig­ni­fi­có un re­pun­te im­por­tan­te y un gran desaho­go pa­ra las com­pa­ñías que pro­du­cen en Chi­le. En esos años, los prin­ci­pa­les eje­cu­ti­vos mi­ra­ban con cier­ta in­cre­du­li­dad co­mo los in­gre­sos de las em­pre­sas se mul­ti­pli­ca­ban de la no­che a la ma­ña­na, so­bre to­do por­que la ma­yo­ría de los ex­per­tos ha­bla­ban de un fe­nó­meno tem­po­ral. Pe­ro no fue así. El me­tal si­guió su­bien­do en los si­guien­tes diez años, con peaks de pre­cios que en 2011 —su me­jor mo­men­to—, al­can­za­ron na­da me­nos que USD 4 la libra co­mo pro­me­dio. “Es­te fuer­te im­pul­so se ex­pli­có por el ace­le­ra­do cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de Chi­na, cu­yo PIB au­men­tó a ra­zón de 10% anual en­tre 2004 y 2014. En di­cho lap­so la par­ti­ci­pa­ción mun­dial del con­su­mo de co­bre de Chi­na pa­só de re­pre­sen­tar el 19% en 2004 al 45% en 2014, con un in­cre­men­to pro­me­dio anual de 10,8%”, re­me­mo­ra el vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de la Co­mi­sión Chi­le­na del Co­bre (Co­chil­co), Ser­gio Her­nán­dez. Es­to fue gri­to y pla­ta pa­ra la ma­yor par­te de las com­pa­ñías, que se vol­ca­ron a ma­te­ria­li­zar in­ver­sio­nes de ma­ne­ra apre­su­ra­da pa­ra apro­ve­char el al­to va­lor del mi­ne­ral. Se des­en­ca­de­nó en­ton­ces un al­za de cos­tos im­por­tan­te en sus prin­ci­pa­les in­su­mos, con lo que la es­ca­sez co­men­zó a ha­cer­se pre­sen­te en múl­ti­ples pro­duc­tos, bie­nes y ser­vi­cios. Los ca­mio­nes, los neu­má­ti­cos, las ma­qui­na­rias de­bían ser re­que­ri­dos con años de an­ti­ci­pa­ción por­que en to­do el mun­do se desa­rro­lla­ban nue­vos pro­yec­tos que los de­man­da­ban. No ha­bía dis­po­ni­bi­li­dad de má­qui­nas de son­da­je pa­ra ex­plo­rar ni em­pre­sas de ingeniería que rea­li­za­ran es­tu­dios o pu­sie­ran en mar­cha nue­vos pro­yec­tos. Ni si­quie­ra el mer­ca­do la­bo­ral dio abas­to por lo que los suel­dos se ele­va­ron rá­pi­da­men­te. Las em­pre­sas de ingeniería con­tra­ta­ban a es­tu­dian­tes re­cién egre­sa­dos con ge­ne­ro­sas re­mu­ne­ra­cio­nes. Las mi­ne­ras des­em­bol­sa­ban mi­llo­na­rios bo­nos en las dis­tin­tas ne­go­cia­cio­nes co­lec­ti­vas, los que ron­da­ban los $20 mi­llo­nes por tra­ba­ja­dor en ca­sos co­mo el de Es­con­di­da en 2013. To­dos cos­tos que re­per­cu­tían en el desem­pe­ño de las em­pre­sas. Se­gún ci­fras de la So­cie­dad Na­cio­nal de Mi­ne­ría (So­na­mi), en­tre 2005 y 2016 se in­vir­tie­ron en to­tal unos USD 48 mil mi­llo­nes en la mi­ne­ría na­cio­nal, aun­que la pro­duc­ción só­lo se man­tu­vo en torno a los 5,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Co­mo to­do lo que sube tie­ne que

“El su­per­ci­clo se ca­rac­te­ri­zó por una res­pues­ta más bien inor­gá­ni­ca, fo­ca­li­za­da en in­cre­men­tar la pro­duc­ción pa­ra apro­ve­char los pre­cios al­tos a cos­ta de una me­nor dis­ci­pli­na ope­ra­cio­nal y fi­nan­cie­ra”. Juan Car­los Gua­jar­do, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Plus­mi­ning.

“La dis­ci­pli­na va a ser pues­ta a prue­ba nue­va­men­te, prin­ci­pal­men­te en dos con­si­de­ra­cio­nes: uno en el ám­bi­to de los pro­yec­tos de in­ver­sión y dos en lo que se re­fie­re a los cos­tos de pro­duc­ción y en nues­tros in­di­ca­do­res de pro­duc­ti­vi­dad”. Nel­són Pi­za­rro en la Ces­co Week.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.