FRAN­CIS­CA DEL RÍO

Harper's Bazaar (Chile) - - Destacados - Por An­drea La­rra­be · Fo­to­gra­fías Ronny Bel­mar

La ar­tis­ta chi­le­na que re­tra­ta los íco­nos del pop con

un rea­lis­mo vi­bran­te.

Fran­cis­ca del Río es re­co­no­ci­da por sus pin­tu­ras rea­lis­tas de íco­nos pop car­ga­das de de­ta­lles que vi­bran. En una vi­si­ta a su ta­ller, co­no­ci­mos su tra­ba­jo, su pa­sión por la mo­da y el es­ti­lo que guía

ca­da uno de sus bos­que­jos.

Fri­da Kah­lo nos re­ci­be al en­trar al es­tu­dio de Fran­cis­ca del Río en Chi­cu­reo. La ar­tis­ta me­xi­ca­na nos mi­ra fi­ja­men­te des­de la es­tan­te­ría don­de está apo­ya­da, con to­do su ros­tro en di­ver­sos ma­ti­ces de blan­co y ne­gro, y flo­res ro­sa­das en el ca­be­llo. Lle­va una ca­mi­sa cu­yos co­lo­res fuc­sias y pa­tro­nes de co­ra­zo­nes y es­tre­llas vi­bran so­bre el can­vas, crean­do la im­pre­sión de que Fri­da quie­re de­cir­nos al­go. Si pu­die­ra, pro­ba­ble­men­te se­ría cuán­to ama es­ta pren­da tan ecléc­ti­ca que fue crea­da es­pe­cial­men­te pa­ra ella y que nun­ca pu­do usar du­ran­te su vida. “Les aña­do de­ta­lles que sien­to que a ellos les hu­bie­sen en­can­ta­do”, di­ce Fran­cis­ca del Río so­bre su ar­te y sus per­so­na­jes. Ade­más de Fri­da y sus es­tre­llas, la ta­len­to­sa ar­tis­ta chi­le­na tam­bién ha di­bu­ja­do a Andy War­hol con una ca­mi­se­ta con es­tam­pa­do de pi­ñas, a Sop­hia Lo­ren y a Miguel Bo­sé con una ca­mi­sa ce­les­te lle­na de flo­res y co­ra­zo­nes. Sus cua­dros se pre­sen­tan co­mo un ho­me­na­je a la mo­da, a la ori­gi­na­li­dad y al co­lor.

Los su­je­tos que es­co­ge pa­ra re­tra­tar no so­lo son íco­nos de la cul­tu­ra pop, sino que de­ben te­ner al­go en su ros­tro, en sus ac­ce­so­rios, en su ac­ti­tud que lla­men la aten­ción. “No bus­co a alguien que se vea per­fec­to, sino a un personaje que ten­ga per­so­na­li­dad y que im­pon­ga su pro­pia mo­da”. Asi­mis­mo, Fran­cis­ca ad­mi­te sen­tir­se fas­ci­na­da por los ros­tros que tie­nen al­go en­ci­ma, “co­mo an­te­ojos re­tro, go­rros, un pa­ñue­lo en­tre­te­ni­do… creo que es lo que más se des­ta­ca de lo que ha­go”. Su ta­ller se ubi­ca en el se­gun­do pi­so de la ca­sa que com­par­te con su ma­ri­do y sus dos hi­jas. Una am­plia me­sa de vi­drio y ma­de­ra se ubi­ca en el cen­tro, jun­to a una es­tan­te­ría re­ple­ta de lá­pi­ces. Las pa­re­des son co­lor gra­fi­to, una oda al ma­te­rial con que tra­ba­ja ca­da una de sus obras “por su ca­li­dad, lim­pie­za y pul­cri­tud: ha­cen que to­do que­de bien ter­mi­na­do”. Por ca­da pie­za, Fran­cis­ca uti­li­za cin­co lá­pi­ces a mina, los que afi­la en co­sa de se­gun­dos en un sa­ca­pun­tas a pi­las. El gra­fi­to le fun­cio­na a la per­fec­ción, pe­ro tam­bién ne­ce­si­ta de cier­ta maes­tría pa­ra evi­tar man­chas in­de­sea­das. La ar­tis­ta tu­vo que pu­lir su la­do per­fec­cio­nis­ta pa­ra que lo que bus­ca­ba crear real­men­te fun­cio­na­ra. “No soy muy de­ta­llis­ta, pe­ro fue al­go que tu­ve que apren­der. Si pon­go el bra­zo so­bre el can­vas, el lá­piz mina se co­rre y arrui­na to­do lo tra­za­do. Apren­dí a bos­que­jar de arri­ba ha­cia aba­jo, con un pa­pel que me cu­bre la mu­ñe­ca”, ex­pli­ca. Ade­más del lá­piz mina, en­tre sus ma­te­ria­les se en­cuen­tran los Pos­ka, mar­ca­do­res de acrí­li­cos a ba­se de agua que se ad­hie­ren per­fec­ta­men­te al pa­pel; lá­pi­ces de co­lo­res con un po­co de go­ma pa­ra que no se des­pe­gue, y se­llos de es­tre­llas, pi­ñas, co­ro­nas y más. En los ca­jo­nes de su or­ga­ni­za­dor tam­bién nos en­con­tra­mos con Wow Em­bos­sing Pow­der, un pol­vo de co­lor que se so­li­di­fi­ca co­mo una go­ma pe­ga­da –sin de­jar ras­tros de pol­vi­llo– y que otor­gan un aca­ba­do tri­di­men­sio­nal, ideal pa­ra los de­ta­lles de co­lor en las pren­das o ac­ce­so­rios de los per­so­na­jes icó­ni­cos que Fran­cis­ca re­tra­ta. En un cos­ta­do de la pa­red cuel­gan unas vein­te imá­ge­nes de per­so­na­jes que la ins­pi­ran, co­mo Bar­ba­ra Strei­sand, Ma­don­na y Char­les Cha­plin.

An­tes de cen­trar­se en esos ros­tros que han de­fi­ni­do his­tó­ri­ca­men­te la mú­si­ca, el ci­ne, el ar­te y la mo­da, los re­tra­tos de Fran­cis­ca eran de per­so­na­jes anó­ni­mos. “Me me­tía en Goo­gle, bus­ca­ba ca­ras que me re­sul­ta­ran in­tere­san­tes y me sen­ta­ba a di­bu­jar”. Por ese en­ton­ces, de­di­car­se por com­ple­to a sus di­bu­jos no era más que un sue­ño, y pin­ta­ba por la sen­ci­lla ra­zón de con­ver­tir­se en una me­jor pro­fe---

so­ra. Fran­cis­ca es­tu­dió di­se­ño, tra­ba­jó cer­ca de diez años crean­do pá­gi­nas web y lue­go fue pe­da­go­ga de ar­te. “Sen­tía que la úni­ca for­ma de lle­gar a los ni­ños y de mo­ti­var­los era que me ad­mi­ra­ran. Ne­ce­si­ta­ba trans­mi­tir mis co­no­ci­mien­tos de una for­ma tan­gi­ble; si ellos me veían di­bu­jan­do y ha­cién­do­lo bien, se sen­ti­rían ins­pi­ra­dos”, di­ce. Sin em­bar­go, no era la pri­me­ra vez que se sen­tía fas­ci­na­da por el di­bu­jo. Des­de muy pe­que­ña lle­na­ba sus dia­rios de vida con ellos. “Más que es­cri­bir –que lo ha­go muy mal–, di­bu­ja­ba” .Y tan­tos años más tar­de, al di­bu­jar sin pa­rar ros­tros de roc­ke­ros, punks u otras per­so­nas anó­ni­mas que le lla­ma­ran la aten­ción, fue des­cu­bier­ta por un ami­go. “Me di­jo que me es­ta­ba per­dien­do, así es que aga­rró mis di­bu­jos y se los lle­vó a la ges­to­ra de ar­te Ma­ca­re­na Tim­mer­mann”, cuen­ta. Fue ella quien la mo­ti­vó a ba­sar­se en ros­tros co­no­ci­dos, por el po­der que tie­nen de traer re­cuer­dos, de re­vi­vir mo­men­tos y de sen­tir­se iden­ti­fi­ca­do. “Hi­ce do­ce pin­tu­ras pa­ra la fe­ria de ar­te FAXXI y ven­dí nue­ve. Re­cién ahí me em­pe­cé a creer el cuento. Co­men­cé a bus­car íco­nos que me gus­ta­ran y que tu­vie­ran una pro­pues­ta ori­gi­nal” .Aun­que no era la pri­me­ra vez que le de­cían lo lin­dos que eran sus di­bu­jos, Fran­cis­ca siem­pre se to­mó los ha­la­gos co­mo un de­ber fa­mi­liar, y no co­mo reales. “Es muy di­fí­cil to­mar­se en se­rio lo que di­cen tus pa­dres o ami­gos, por­que te quie­ren y siem­pre te van a apo­yar .Ade­más creo que la crí­ti­ca y el gus­to es al­go muy per­so­nal”, di­ce.

Pe­ro los aman­tes del ar­te es­tu­vie­ron de acuer­do con que ella era un dia­man­te en bru­to. En agos­to de 2015, ex­pu­so 18 obras en la Ga­le­ría La Sa­la. Las ven­dió to­das, menos una, que si­gue en ex­hi­bi­ción, y es­te mes en­tre­ga­rá tres pie­zas nue­vas pa­ra la fi­lial en Li­ma. Pa­ra man­te­ner la ex­clu­si­vi­dad, sin em­bar­go, su lí­mi­te son cin­co cua­dros por personaje. “De to­das for­mas tie­nen lo ar­te­sa­nal, por­que nin­guno es igual otro a, pe­ro no quie­ro que se re­pi­tan de­ma­sia­do”, di­ce. A la vez, acep­ta pe­di­dos siem­pre y cuan­do cum­plan con cier­tos re­qui­si­tos. Por ejem­plo, que ten­gan bue­nas fotos en las que ba­sar­se. “Hay mu­chos ros­tros que me gus­ta­ría ha­cer, pe­ro a ve­ces tie­nen muy ma­las fotos, con una re­so­lu­ción muy po­bre o an­ti­gua, y sé que no que­da­rá bien. Lo que me­jor me re­sul­ta es cuan­do veo de­ta­lles en una ima­gen y pue­do tras­pa­sar­los al pa­pel”, ex­pli­ca. En una oca­sión tam­bién le so­li­ci­ta­ron un co­lla­ge de 1,20 por 80 centímetros con sie­te per­so­na­jes di­fe­ren­tes, sin nin­gu­na re­la­ción en­tre ellos. “Ahí pier­de la gra­cia. He di­bu­ja­do a Keith Ri­chards con Mick Jagger abra­za­dos, pe­ro eso es di­fe­ren­te por­que son part­ners”. Al­gu­nas de las ce­le­bri­da­des que to­da­vía tie­ne pen­dien­tes de di­bu­jar y que le en­can­ta­ría ha­cer­lo son Kurt Co­bain, Ma­rilyn Mon­roe y John Len­non con sombrero de co­pa. La mo­da siem­pre ha si­do una gran ins­pi­ra­ción pa­ra Fran­cis­ca. No so­lo co­men­zó a aña­dir sus pro­pios to­ques de es­ti­lo a per­so­na­jes co­no­ci­dos, sino que tam­bién a di­bu­jar ac­ce­so­rios, co­mo la clá­si­ca car­te­ra Cha­nel 2.55 y las za­pa­ti­llas Con­ver­se de ca­ña al­ta. “Me apa­sio­na la mo­da al mis­mo ni­vel que el ci­ne y la pin­tu­ra. Pe­ro no soy crí­ti­ca de ella, lo pin­to por­que es al­go que me gus­ta, no ahon­do más que eso”. Y de a po­co se ha ido con­vir­tien­do en el eje de su tra­ba­jo. Su nue­va lí­nea, de he­cho, se en­fo­ca­rá en gen­te anó­ni­ma que lle­ve ob­je­tos con es­ti­lo. “Sien­to que aún ten­go una in­fi­ni­dad de co­sas por ha­cer. Con ta­len­to, ga­nas y crea­ti­vi­dad, ten­go un mun­do de po­si­bi­li­da­des pa­ra ex­plo­rar”, con­clu­ye.

“Los me­jo­res tra­ba­jos re­sul­tan

cuan­do veo de­ta­lles en una ima­gen y pue­do tras­pa­sar­los al

pa­pel”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.