MI FA­BU­LO­SA VIDA

Harper's Bazaar (Chile) - - Destacados - Por Char­lot­te Cow­les Fo­to­gra­fías Ch­ris­top­her

De­bo­rah Lloyd, de Ka­te Spa­de, pre­sen­ta su ca­sa en las afue­ras de NYC.

De­bo­rah Lloyd, la di­rec­to­ra crea­ti­va de Ka­te Spa­de,

pre­sen­ta su nue­va ca­sa de cam­po. Una má­gi­ca com­bi­na­ción de ele­gan­cia y na­tu­ra­li­dad que sor­pren­de en me­dio de un

pai­sa­je abis­man­te.

Yo lo lla­mo Coo­kie Mons­ter –di­ce De­bo­rah Lloyd– “por su tex­tu­ra de pe­lu­che azul”. En reali­dad, está des­cri­bien­do su si­llón Flexs­teel Thun­der­bird, una pie­za ori­gi­nal de los años 60 que está em­pla­za­do en me­dio del li­ving de la ca­sa que aca­ba de cons­truir en Su­lli­van, en las afue­ras de Nue­va York, jun­to a su ma­ri­do, el em­pre­sa­rio Si­mon Ars­cott. “De he­cho, fue Si­mon quien es­co­gió el si­llón”, y agre­ga “a mí nun­ca se me hu­bie­ra ocu­rri­do com­prar al­go tan lla­ma­ti­vo, pe­ro com­bi­na a la per­fec­ción con el am­bien­te que tie­ne es­ta ha­bi­ta­ción. Es co­mo un signo de ex­cla­ma­ción”. Pa­ra ser ho­nes­tos, el es­ti­lo del si­llón no es pa­ra na­da pa­re­ci­do al personaje ‘Coo­kie Mons­ter’, sino que es más bien co­mo el pri­mo chic y ele­gan­te de Los Mup­pets, uno que ja­más ha pro­ba­do un gra­mo de glu­ten des­de que se es­ca­pó de Pla­za Sé­sa­mo pa­ra mu­dar­se a la so­fis­ti­ca­da ca­sa en el la­go de los Lloyd-Ars­cott. Pe­ro si de cam­bios ines­pe­ra­dos se tra­ta, De­bo­rah se ha con­ver­ti­do en to­da una ex­per­ta. En sus nue­ve años co­mo Di­rec­to­ra Crea­ti­va de Ka­te Spa­de, ha lo­gra­do con­so­li­dar la mar­ca co­mo una fir­ma ele­gan­te, fe­me­ni­na y lle­na de sor­pre­sas. Sin im­por­tar si se tra­ta del fo­rro de una car­te­ra con di­se­ño de lu­na­res o ta­cos bri­llan­tes, las co­lec­cio­nes de Ka­te Spa­de siem­pre en­can­tan. De­bo­rah, que fue la vi­ce­pre­si­den­ta del área de di­se­ño fe­me­nino de Bur­berry y quien tam­bién es­tu­vo a car­go de su­per­vi­sar los di­se­ños de Ba­na­na Re­pu­blic, en­fo­ca su vida con esa mis­ma ac­ti­tud. O co­mo ella mis­ma di­ría: “Siem­pre hay al­go ex­tra­va­gan­te en to­do y, pa­ra triun­far, se ne­ce­si­ta un po­co de eso”. Afor­tu­na­da­men­te, Ka­te Spa­de hoy está in­cur­sio­nan­do en el di­se­ño de pro­duc­tos pa­ra el ho­gar, lo que se tra­du­jo en que mien­tras De­bo­rah crea­ba su pri­me­ra lí­nea de de­co­ra­ción pa­ra la tien­da es­ta­dou­ni­den­se, ella y su ma­ri­do es­ta­ban cons­tru­yen­do la ca­sa de sus sue­ños. De he­cho, los pro­to­ti­pos pa­ra Ka­te Spa­de se pue­den ver re­par­ti­dos en to­das las ha­bi­ta­cio­nes co­mo, por ejem­plo, el es­tan­te de li­bros que gi­ra en torno a una si­lla Wort­hing­ton co­lor es­me­ral­da o el gran si­llón azul (o ‘Coo­kie Mons­ter’) sua­vi­za­do por una gran al­fom­bra de la­na co­lor gra­ni­to. To­do está di­se­ña­do por la en­tu­sias­ta Lloyd. “Que­ría­mos ha­cer reali­dad la idea de ha­cer mue­bles pa­ra nues­tras clien­tas”, co­men­ta mien­tras nos mues­tra fotos de sus nue­vas crea­cio­nes; una ban­que­ta ro­sa­da de plush, una me­si­ta de ca­fé co­lor ne­gro con do­ra­do y un so­fá muy mu­lli­do. Las ex­hi­be en su es­cri­to­rio co­mo una ma­dre or­gu­llo­sa. “Evo­ca­mos un es­ti­lo de me­dia­dos de si­glo, con un es­pí­ri­tu bas­tan­te ele­gan­te. Usa­mos ma­te­ria­les pre­cio­sos y no­bles, co­mo ébano, vi­drio pin­ta­do y ter­cio­pe­lo”, agre­ga mien­tras sus ojos bri­llan con ca­da pa­la­bra que

La vis­ta del la­go en­mar­ca­da por

pa­ne­les di­se­ña­dos por la

due­ña de ca­sa. Una co­lec­ción de fo­to­gra­fías de David Bai­ley.

“Que­ría­mos que la pis­ci­na se mi­me­ti­za­ra

con el en­torno”. El blan­co mi­ni­ma­lis­ta de la co­ci­na se acen­túa con to­ques de co­lor.

pro­nun­cia, “to­do es­to se ve es­pec­ta­cu­lar en nues­tro nue­vo ho­gar”. La fa­bu­lo­sa es­ca­pa­da de es­ta pa­re­ja a su ca­sa de des­can­so du­ra des­de el ve­rano del he­mis­fe­rio nor­te has­ta sep­tiem­bre de ca­da año. Lue­go se tras­la­dan a su otra vi­vien­da ubi­ca­da en ple­na ciu­dad. “Hace 12 años que nos fui­mos de Nue­va York. Si­mon y yo que­ría­mos una vía de es­ca­pe, pe­ro aún no la en­con­trá­ba­mos”, ex­pli­ca. “Un día nos subimos al au­to y em­pe­za­mos a ma­ne­jar ha­cia el nor­te. Yo te­nía una idea en men­te muy es­pe­cí­fi­ca so­bre el ti­po de ca­sa que que­ría. El clá­si­co es­ti­lo de ca­sa de cam­po. Se­gui­mos an­dan­do has­ta que le di­je: ¡Pa­ra! Y así fue”. A dos ho­ras y me­dia de su de­par­ta­men­to en Brooklyn, el lu­gar era to­do lo que es­pe­ra­ban: per­fec­to pa­ra na­dar, pa­ra com­prar fru­tas y ver­du­ras or­gá­ni­cas de los pro­duc­to­res lo­ca­les y con la po­si­bi­li­dad de de­jar a sus dos scha­nu­zers, Stan y Lu­lú, co­rrer li­bre­men­te. Pe­ro a me­di­da de que el lu­gar se pu­so más po­pu­lar en­tre los neo­yor­qui­nos, la pa­re­ja em­pe­zó a an­siar más pri­va­ci­dad. Cuan­do des­cu­brie­ron que exis­tían te­rre­nos cer­ca, con vis­tas más am­plias y fren­te al la­go, no du­da­ron en el cam­bio. Sa­bían que cons­truir en ese te­rreno se­ría más com­pli­ca­do. Al co­mien­zo con­tra­ta­ron a un ar­qui­tec­to, pe­ro des­pués de un año de ir y ve­nir, De­bo­rah de­ci­dió ha­cer­se car­go per­so­nal­men­te de to­do. “Sim­ple­men­te, un día me sen­té y em­pe­cé a di­bu­jar. To­mé un pa­pel blan­co y di­bu­jé ca­jas, por­que que­ría una ca­sa con ven­ta­nas gran­des y de pa­ne­les cua­dra­dos. Siem­pre he ama­do la vis­ta que crean los gran­des marcos, y que­ría ser muy exi­gen­te en cuan­to a sus pro­por­cio­nes”. Fi­nal­men­te, el es­ti­lo ele­gan­te que adop­tó la ca­sa, ter­mi­nó de­jan­do de la­do la ru­ra­li­dad que bus­ca­ban al ini­cio. Pe­ro aun así es­tán muy con­ten­tos con el re­sul­ta­do fi­nal. “A pe­sar de que me en­can­ta el es­ti­lo cam­pes­tre, tam­bién me gus­ta có­mo se ven esas ca­sas de mi­tad de si­glo que son blan­cas y ne­gras”, di­ce. “Soy géminis, así es que den­tro de mí co­exis­ten di­fe­ren­tes es­ti­los to­do el tiem­po”.

La vi­sión de De­bo­rah pa­ra su ca­sa in­cor­po­ra de for­ma na­tu­ral la im­po­nen­te vis­ta al la­go y la en­vol­ven­te sen­sa­ción de na­tu­ra­le­za. “Que­ría tra­ba­jar en torno a la vis­ta, es de­ma­sia­do es­pec­ta­cu­lar co­mo pa­ra de­jar­la fue­ra. Des­de nues­tra pie­za se pue­de ver el agua y des­de la co­ci­na se ob­ser­va el jar­dín”. La fau­na pro­pia del lu­gar tam­bién ha si­do un te­ma. Jun­to a su ma­ri­do, de­ci­die­ron no con­ser­var los pa­na­les de abe­ja que ro­dea­ban la pro­pie­dad lue­go de un in­ci­den­te con osos. “En­con­tra­mos a uno aplas­tan­do un pa­nal en bus­ca de miel. Es­ta­ba tan con­cen­tra­do que no le im­por­tó que es­tu­vié­ra­mos ahí. Pe­ro de to­das for­mas nos asus­ta­mos mu­cho”, con­fie­sa. Si­guien­do con los ex­te­rio­res, la ca­sa tie­ne una gran pis­ci­na, “¡La pri­me­ra que he te­ni­do en mi vida! Lle­va­mos años na­dan­do en el la­go, pe­ro en el ve­rano el ca­lor es tan fuer­te, que pa­re­cie­ra que es­tu­vié­ra­mos su­mer­gi­dos en té ca­lien­te”, nos di­ce.

Ca­da pa­so de la de­co­ra­ción fue un pro­ce­so con­jun­to en­tre De­bo­rah y Si­mon. Él se las in­ge­nió pa­ra ins­ta­lar las puer­tas y que no se vie­ran las bi­sa­gras. Pu­so mu­cha aten­ción en de­ta­lles, al­gu­nas co­sas que yo ja­más ha­bría pen­sa­do”. La pa­re­ja se co­no­ció en 1999 en In­gla­te­rra. Lloyd tra­ba­ja­ba en Bur­berry le pre­sen­ta­ron a Ars­cott en una via­je a Ply­mouth. “Mi her­mano y yo sa­li­mos en la no­che a un bar que se lla­ma Des­tiny’s. Si­mon ya co­no­cía a mi her­mano, por­que prac­ti­ca­ban surf en Cor­nish, pe­ro él nun­ca le di­jo que te­nía una her­ma­na. Li­te­ral­men­te lo co­no­cí por ac­to del des­tino”, cuen­ta. Pe­se a que en ge­ne­ral siem­pre es­tán bas­tan­te de acuer­do en ca­si to­do, la pa­re­ja tu­vo al­gu­nas di­fe­ren­cias du­ran­te el pro­ce­so de cons­truc­ción. Si­mon que­ría que el ex­te­rior de la ca­sa fue­ra de ma­de­ra de ce­dro, per­mi­tien­do que el cli­ma y el pa­so del tiem­po hi­cie­ran de las su­yas, pe­ro De­bo­rah no lo iba a per­mi­tir. “No que­ría que la ca­sa tu­vie­ra una es­pe­cie de co­lor do­ra­do… Se ve­ría vie­ja cuan­do en reali­dad ¡es nue­va! Era al­go que real­men­te no po­día so­por­tar” (fi­nal­men­te se de­ci­die­ron por un co­lor gris cá­li­do). Por otro la­do, pa­ra guar­dar los au­tos, Si­mon ha­bía pro­pues­to cons­truir una ha­bi­ta­ción so­bre el ga­ra­je con as­cen­sor in­clui­do, “de mo­do que pu­die­ras su­bir y lle­gar di­rec­ta­men­te al hall de la ca­sa”, ex­pli­ca. “Pe­ro el plan fue desecha­do

rá­pi­da­men­te por mí”, afir­ma ta­jan­te­men­te. De igual for­ma, ad­mi­te que le gus­ta usar el au­to es­ca­ra­ba­jo de su ma­ri­do. Él ma­ne­ja un Aston Mar­tin DB4 ver­de y ella un Pors­che y un Ja­guar E-Ty­pe, am­bos con un es­ti­lo muy vin­ta­ge. A pe­sar de la al­ta ve­lo­ci­dad que al­can­zan es­tos au­tos, De­bo­rah no ha es­ca­pa­do de los pe­que­ños de­ta­lles téc­ni­cos que le ha traí­do su ele­gan­te Pors­che “Me ha pa­sa­do, que cuan­do voy al su­per­mer­ca­do no pue­do ha­cer­lo an­dar y ten­go que ha­cer de­do pa­ra vol­ver a la ca­sa”, cuen­ta rién­do­se.

Aho­ra, si se tra­ta de ar­te, la pa­re­ja está de­fi­ni­ti­va­men­te en la mis­ma pá­gi­na. De­ci­die­ron di­se­ñar la ca­sa con unas gran­des pa­re­des blan­cas pa­ra lu­cir su ex­ten­sa co­lec­ción de fo­to­gra­fías del des­ta­ca­do ar­tis­ta David Bai­ley (Si­mon le re­ga­ló a su es­po­sa 36 imá­ge­nes de Bai­ley pa­ra su úl­ti­mo cum­plea­ños) y de Pe­ter Beard. “Que­ría­mos que los pa­si­llos pa­re­cie­ran ver­da­de­ras ga­le­rías de ar­te, pe­ro tam­po­co que­ría­mos re­car­gar la ca­sa. Ca­da pie­za que hay cuen­ta al­gu­na ex­pe­rien­cia vi­vi­da”, di­ce mien­tras re­me­mo­ra los pa­seos de fin de se­ma­na al fa­mo­so mer­ca­do de Brim­field, en Mas­sa­chu­setts. “Nun­ca he­mos com­pra­do al­go so­lo pa­ra re­lle­nar un es­pa­cio, ni mu­cho menos he­mos ido don­de un de­co­ra­dor. Ha si­do un tra­ba­jo he­cho con mu­cho amor”. Aho­ra que ya es­tán es­ta­ble­ci­dos, De­bo­rah y Si­mon es­tán muy en­tu­sias­ma­do so­bre las sor­pre­sas que se apro­xi­man en la pró­xi­ma pri­ma­ve­ra. “Qui­zás es­toy exa­ge­ran­do, pe­ro no pue­do es­pe­rar a ver el jar­dín cuan­do flo­rez­ca com­ple­to”, di­ce Lloyd. “Com­pré 5.000 bul­bos de flo­res y al­gu­nos ya los plan­té, por­que sa­bía exac­ta­men­te don­de los que­ría”. Y Son­rié, “Cuan­do flo­rez­can va a ser un mo­men­to es­pec­ta­cu­lar”, con­clu­ye.

De­bo­rah en el li­ving de su ca­sa de des­can­so en Su­lli­van, Nue­va York. Cha­que­ta, blu­sa y po­lle­ra, Ka­te Spa­de New York. EDI­TO­RA DE MO­DA: Ann Ca­ru­so

Una si­lla Ka­te Spa­de en su es­cri­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.