LA PRI­ME­RA fashionista DEL AR­TE

Harper's Bazaar (Chile) - - El Estilo - Por Ana Wajszc­zuk

Un nue­vo li­bro de la pe­rio­dis­ta es­pa­ño­la Su­sa­na Mar­tí­nez Vidal re­vi­sa vida y obra de la gran ar­tis­ta me­xi­ca­na Fri­da Kah­lo, y su in­fluen­cia en el mun­do de la mo­da.

Una mu­jer. Una mu­jer que mi­ra al es­pec­ta­dor des­de un cua­dro don­de se re­tra­ta a sí mis­ma. Una mu­jer con tren­zas tor­ci­das y flo­res so­bre su ca­be­za, las cejas es­pe­sas, ca­si jun­tas, un le­ve ras­tro de bo­zo co­mo en­ca­je ne­gro so­bre los la­bios, jo­yas pre­co­lom­bi­nas en el pe­cho, blu­sa y po­lle­ra in­dí­ge­na: no hace fal­ta dar más pis­tas pa­ra re­co­no­cer in­me­dia­ta­men­te a la ar­tis­ta me­xi­ca­na Fri­da Kah­lo (1907-1954).

Re­des­cu­bier­ta por el fe­mi­nis­mo en los años 70, con los pre­cios de sus obras dis­pa­ra­dos du­ran­te los 80 y reivin­di­ca­da en los 90 co­mo ícono de re­bel­des y mar­gi­na­les, años des­pués de su muer­te su obra y su ima­gen desata­ron una fri­da­ma­nía que la lle­vó a los mu­seos más im­por­tan­tes del mun­do, pe­ro tam­bién al co­ra­zón mis­mo de la cul­tu­ra pop, don­de su fi­gu­ra in­flu­yó en ar­tis­tas co­mo Ma­don­na o Lady Ga­ga y se mul­ti­pli­ca en ob­je­tos –ta­zas, po­le­ras, ima­nes– sin que el mar­ke­ting vul­ga­ri­ce su le­ga­do. Y más aún, su par­ti­cu­lar es­ti­lo es el ejem­plo pre­cur­sor del abra­zo en­tre la mo­da y el ar­te: Fri­da Kah­lo si­gue hoy ins­pi­ran­do por­ta­das de re­vis­tas, di­se­ños y pa­sa­re­las, des­de­la pio­ne­ra co­lec­ción Pri­ma­ve­ra 1998 de Jean Paul Gaul­tier (lla­ma­da Ho­me­na­je a Fri­da Kah­lo) a los en­ca­jes, pun­ti­llas y flo­res en Ri­car­do Tis­ci, de las pla­ta­for­mas con ma­ri­po­sas de Cle­ments Ri­bei­ro a los pei­na­dos re­co­gi­dos y los co­lo­res vi­bran­tes en la co­lec­ción Re­sort 2015 de Va­len­tino. En 2012 se inau­gu­ró en el Mu­seo Fri­da Kah­lo -la ex­qui­si­ta Ca­sa Azul en Mé­xi­co DF don­de na­ció, vi­vió y mu­rió con ape­nas 47 años- una ex­po­si­ción que re­cu­pe­ró su ves­tua­rio y sus jo­yas, ade­más de cartas, fo­to­gra­fías y en­se­res per­so­na­les que ha­bían per­ma­ne­ci­do ba­jo lla­ve du­ran­te me­dio si­glo, pri­me­ro a pe­ti­ción de su ma­ri­do, Die­go Ri­ve­ra -uno de los gran­des mu­ra­lis­tas me­xi­ca­nos, que mu­rió tres años des­pués que ella- y lue­go por de­ci­sión de Do­lo­res Ol­me­do, ami­ga de la pa­re­ja. En­tre los te­so­ros, es­tán sus fal­das tí­pi­cas de la cul­tu­ra tehua­na, con en­ca­jes y co­lo­res bri­llan­tes -azul cie­lo, na­ran­ja, ver­de, fuc­sia-; tú­ni­cas tra­di­cio­na­les –hui­pi­les- bor­da­das a mano, te­las chi­nas e hindúes, ca­pas del si­glo XIX, el pen­dien­te que le re­ga­ló Pa­blo Pi­cas­so; el lá­piz ne­gro con el cual re­sal­ta­ba aún más sus cejas… Has­ta fin de año, Las apa­rien­cias en­ga­ñan. Los ves­ti­dos de Fri­da Kah­lo ex­hi­be por pri­me­ra vez al pú­bli­co el cló­set de la pin­to­ra, que se ga­nó un lu­gar en la mo­da con­tem­po­rá­nea.

La pe­rio­dis­ta es­pa­ño­la Su­sa­na Mar­tí­nez Vidal ha­bía pues­to su ojo ex­per­to en Fri­da des­de sus años co­mo di­rec­to­ra de la re­vis­ta Elle. Fas­ci­na­da por los te­so­ros de la “pri­me­ra fashionista del ar­te”, co­mo la de­fi­ne, cuan­do inau­gu­ró la mues­tra es­cri­bió un ar­tícu­lo pa­ra The Huf­fing­ton Post que dio ori­gen, tres años de tra­ba­jo des­pués, a Fri­da Kah­lo: Fas­hion as the Art of Being, un li­bro ex­tra­or­di­na­rio que aca­ba de pu­bli­car­se ba­jo la editorial As­sou­li­ne (www.as­sou­li­ne.com) y re­co­ge con una de­ta­lla­da in­ves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca e imá­ge­nes reu­ni­das por pri­me­ra vez pa­ra un li­bro, no só­lo la vida y obra de es­ta pin­to­ra y he­roí­na fe­mi­nis­ta, mu­sa de los ar­tis­tas más im­por­tan­tes de su tiem­po y ac­ti­vis­ta política, sino tam­bién su in­fluen­cia per­du­ra­ble en el mun­do de la cul­tu­ra y la mo­da. El vo­lu­men de Mar­tí­nez Vidal vie­ne a co­ro­nar un año en el que me­dia do­ce­na de ex­po­si­cio­nes, de Lon­dres a los Jar­di­nes Bo­tá­ni­cos de Nue­va York, ce­le­bra­ron a la ar­tis­ta: “Fri­da Kah­lo is ha­ving a mo­men­to!”, ti­tu­la­ba el New York Ti­mes a me­dia­dos de 2015.

“Mi ob­je­ti­vo ha si­do des­en­tra­ñar la ob­se­sión cons­tan­te de la mo­da por Fri­da Kah­lo, y des­ci­frar por qué su es­ti­lo si­gue pro­vo­can­do una atrac­ción irre­fre­na­ble por to­do el pla­ne­ta –ex­pli­ca Mar­tí­nez Vidal, que vi­ve en­tre Ma­drid y Ciu­dad de Mé­xi­co–. Me lla­mó po­de­ro­sa­men­te la aten­ción que una mu­jer me­dio in­dí­ge­na, que no per­te­ne­cía a un país del Primer Mun­do y tam­po­co al show­bu­si­ness, se co­la­ra en­tre las mu­je­res más icó­ni­cas del si­glo XX”.

¿Qué es lo que tie­ne Fri­da que la hace per­du­rar aún hoy, por qué su ima­gen si­gue sien­do tan ins­pi­ra­do­ra y tan mo­der­na a más de se­sen­ta años de su muer­te? Tal vez la res­pues­ta es­té, pre­ci­sa­men­te, en la pro­pia res­pues­ta de la ar­tis­ta a las cir­cuns­tan­cias trá­gi­cas de su vida. Hi­ja de un fo­tó­gra­fo de ori­gen ale­mán del cual apren­dió a po­sar y a com­po­ner, y una me­xi­ca­na de ori­gen es­pa­ñol de la cual he­re­dó el sen­ti­do es­té­ti­co, Mag­da­le­na Car­men Frie­da Kah­lo y Cal­de­rón na­ció en los tiem­pos re­vuel­tos pos­te­rio­res a la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na y apren­dió muy pron­to lo que era la des­gra­cia: a los 6 años que­dó co­ja de su pier­na de­re­cha des­pués de una po­li­ome­li­tis. Di­mi­nu­ta y frá­gil, te­nía 18 años cuan­do un tran­vía par­tió al me­dio el au­to­bús don­de via­ja­ba. Su­frió múl­ti­ples frac­tu­ras que le im­pe­di­rían te­ner hi­jos y la obli­ga­rían a pa­sar du­ran­te el res­to de su vida lar­gas tem­po­ra­das in­mó­vil en la ca­ma, don­de em­pe­zó

“Fri­da en­con­tró su voz ar­tís­ti­ca a pe­sar del su­fri­mien­to

y con­si­guió man­te­ner­se fiel a sí mis­ma –e im­pe­ca­ble­men­te ves­ti­da– in­clu­so cuan­do el do­lor

era te­rri­ble”. ( Jean Paul Gaul­tier)

a pin­tar au­to­rre­tra­tos me­dian­te un es­pe­jo col­ga­do en el do­sel de su ca­ma y un ca­ba­lle­te es­pe­cial. “Me pin­to a mí mis­ma por­que es­toy ca­si siem­pre so­la y por­que soy el te­ma que me­jor co­noz­co”, di­jo al­gu­na vez.

Cuan­do po­día le­van­tar­se, era pa­ra ir al hos­pi­tal o que­dar apri­sio­na­da por cor­sés de cue­ro y ye­so, que ador­na­ría con di­bu­jos y mu­chos años des­pués ins­pi­ra­rían, por ejem­plo, los bus­tiers de Gaul­tier. El di­se­ña­dor fran­cés di­ce en Fas­hion as the Art of Being: “Ella en­con­tró su voz ar­tís­ti­ca a pe­sar del su­fri­mien­to y con­si­guió man­te­ner­se fiel a sí mis­ma –e im­pe­ca­ble­men­te ves­ti­da– in­clu­so cuan­do el do­lor era te­rri­ble”. Fri­da pa­só por más de trein­ta ope­ra­cio­nes, que po­co a po­co de­sin­te­gra­ron su cuer­po. Pe­ro na­da de to­do eso pu­do con su es­pí­ri­tu. “Fue pre­cur­so­ra del Sí Fas­hion, No Vic­tim” –sos­tie­ne Mar­tí­nez Vidal–. Pu­so la mo­da a su ser­vi­cio. Sus lar­gas fal­das ocul­ta­ron la de­for­mi­dad de su pier­na afec­ta­da por la po­lio. Y co­rri­gió es­te des­ni­vel, in­ven­tan­do en 1936, mu­cho an­tes que Fe­rra­ga­mo, el real­ce en las sue­las de los za­pa­tos. Di­si­mu­ló con blu­sas su tor­so opri­mi­do, des­ta­có sus de­fec­tos pa­ra reivin­di­car la es­té­ti­ca de lo im­per­fec­to. Co­mo di­jo: “La be­lle­za y la feal­dad son un es­pe­jis­mo. To­dos ter­mi­nan vien­do nues­tro in­te­rior.”

A los 22 años, Fri­da se ca­só con Die­go Ri­ve­ra, ya to­da una celebridad, vein­te años ma­yor que ella. Su re­la­ción fue

tor­men­to­sa, pa­sio­nal, adúl­te­ra, se di­vor­cia­ron y vol­vie­ron a ca­sar­se. En­tre los aman­tes de Fri­da es­tu­vie­ron la fo­tó­gra­fa Ti­na Mo­dot­ti y el mis­mí­si­mo León Trotsky. En­tre las de Die­go, la mu­sa del ci­ne Ma­ría Fé­lix y su pro­pia cu­ña­da, Cris­ti­na Kah­lo. Mien­tras tan­to, la obra de Fri­da cre­cía, mos­tran­do con­cep­tos co­mo la en­fer­me­dad y la se­xua­li­dad, in­cor­po­ran­do ele­men­tos de la cul­tu­ra po­pu­lar, la tra­di­ción az­te­ca y el su­rrea­lis­mo, es­can­da­li­zan­do al Mé­xi­co con­ser­va­dor de esos años tam­bién por sus cos­tum­bres li­be­ra­les y su afi­lia­ción política al co­mu­nis­mo. Por otro la­do, se ga­na­ba la ad­mi­ra­ción de ar­tis­tas co­mo An­dré Bre­ton, que pa­ra des­cri­bir sus cua­dros usa­ba la fra­se “una pun­ti­lla al­re­de­dor de una bom­ba”. El gran su­rrea­lis­ta la lle­vó a ex­po­ner a Nue­va York y París, don­de la di­se­ña­do­ra Elsa Schia­pa­re­lli que­dó fas­ci­na­da con los au­to­rre­tra­tos y el au­ra de “Ma­da­me Ri­ve­ra”, co­mo lla­ma­ría lue­go a un ves­ti­do crea­do en su ho­nor. Allí tam­bién He­le­na Ru­bins­tein se­ría otra de las gran­des ad­mi­ra­do­ras y me­ce­nas de Fri­da. A par­tir de 1944, su sa­lud se de­te­rio­ró rá­pi­da­men­te, lo que no le im­pi­dió se­guir pin­tan­do y sien­do el cen­tro de ca­da lu­gar que pi­sa­ra. El es­cri­tor Car­los Fuen­tes es­cri­bió que su en­tra­da a un sa­lón era co­mo la vi­sión de una dio­sa az­te­ca, con el tin­ti­neo de sus pul­se­ras y co­lla­res, el te­qui­la cer­ca, la ri­sa exu­be­ran­te. “Era im­po­si­ble no mi­rar­la -ase­gu­ra Mar­tí­nez Vidal-. Mien­tras que en esa épo­ca las mu­je­res lu­cían re­ca­ta­das y so­brias, Fri­da asis­tía a even­tos en París o Chica­go con blu­sas in­dí­ge­nas, fal­das hol­ga­das y pei­na­dos es­cul­tó­ri­cos tren­za­dos con la­na que co­ro­na­ba con la­zos y flo­res. Fue pre­cur­so­ra de la mo­da ét­ni­ca y una es­ti­lis­ta de van­guar­dia, com­bi­nó co­lo­res y bor­da­dos in­dí­ge­nas con se­das de Fran­cia y en­ca­jes y al­go­do­nes de Es­pa­ña. Di­se­ñó sus aba­lo­rios y dio vo­lu­men a la bi­su­te­ría pa­ra ha­cer­la más vi­si­ble, apos­tó por for­mas que hoy con­ti­núan de ab­so­lu­ta ten­den­cia”. Al fi­nal de su vida, Fri­da se ves­tía ca­da día co­mo si fue­se a una fies­ta. Un año an­tes de su muer­te, en 1953, lle­gó en ca­mi­lla a su úni­ca ex­po­si­ción in­di­vi­dual en Mé­xi­co y, cuan­do me­ses an­tes de mo­rir, le ampu­taron su pier­na de­re­cha, usó una bota ro­ja con bor­da­dos y cas­ca­be­les uni­da a la pró­te­sis. En su dia­rio, es­cri­bi­ría es­ta fra­se: “Pies, ¿pa­ra qué los quie­ro si ten­go alas pa­ra vo­lar?”.

Fri­da era muy cons­cien­te del po­der de la ima­gen. “Po­sa­ba co­mo una mo­de­lo y re­fle­jó la ac­ti­tud desafian­te y la mi­ra­da di­rec­ta que to­da­vía hoy ri­ge en las por­ta­das de las re­vis­tas. Ja­más son­rió en una foto. Sa­bía que la se­rie­dad em­be­lle­ce y la son­ri­sa arru­ga”, opi­na Mar­tí­nez Vidal, que la con­si­de­ra la pri­me­ra It girl del ar­te y una pre­cur­so­ra de la sel­fie con sus au­to­rre­tra­tos. Años an­tes de los pap­pa­ra­zi e Ins­ta­gram, su ima­gen era un imán pa­ra los fo­tó­gra­fos más im­por­tan­tes del mo­men­to, de Car­tier-Bres­son a Nic­ko­las Mu­rray, quien fue tam­bién su aman­te y la re­tra­tó con un fa­bu­lo­so chal co­lor ma­gen­ta que ins­pi­ra­ría una de las pri­me­ras men­cio­nes de Fri­da Kah­lo en las re­vis­tas: Har­per´s Ba­zaar pro­cla­ma­ba en el año 1941 que el re­bo­zo me­xi­cano era “el ac­ce­so­rio más exó­ti­co y ori­gi­nal de la tem­po­ra­da”.

“Si Fri­da vi­vie­ra -es­cri­be Mar­tí­nez Vidal en su li­bro-, se­gu­ra­men­te ama­ría los co­lo­res de Mis­so­ni, la tea­tra­li­dad de Ga­lliano, los sti­let­tos de Jimmy Choo”. Des­de los años 90, pa­sa­re­las y re­vis­tas se ins­pi­ra­ron en la pin­to­ra me­xi­ca­na, con fo­tó­gra­fos de la ta­lla de Ste­ven Mei­sel y Ru­ven Afa­na­dor re­tra­tan­do a “Fri­das” tan di­sí­mi­les co­mo Clau­dia Schif­fer o la mo­de­lo ja­po­ne­sa Kae Iwa­ka­wa. “Por eso mi li­bro tam­bién es un re­co­no­ci­mien­to es­pe­cial a las re­vis­tas de mo­da, que crean ar­te cuan­do re­cu­pe­ran un le­ga­do cul­tu­ral del pa­sa­do pa­ra ins­pi­rar el fu­tu­ro y lo­gran que fi­gu­ras uni­ver­sa­les co­mo Fri­da no mue­ran ja­más”, ex­pli­ca la pe­rio­dis­ta. En es­te sen­ti­do, una de las pro­duc­cio­nes más re­cor­da­das de Har­per´s Ba­zaar fue la edición ucra­nia­na de mar­zo de 2013, don­de la ac­triz Mó­ni­ca Be­lluc­ci se con­vier­te en una Fri­da sen­sual con flo­res en su ca­be­llo y un lo­ro po­san­do en su bra­zo, emu­lan­do un fa­mo­so au­to­rre­tra­to de la ar­tis­ta con sus cua­tro pe­ri­cos.

Un cua­dro si­mi­lar, Au­to­rre­tra­to con chan­go y lo­ro, que Fri­da pin­tó en 1942, fue ven­di­do a fi­nes de los años 90 por más de 5 mi­llo­nes de dó­la­res y hoy se pue­de ver en la co­lec­ción per­ma­nen­te del mu­seo MAL­BA en Bue­nos Ai­res. Tam­bién en Ar­gen­ti­na, la fo­tó­gra­fa Gaby Herbs­tein re­creó a la me­xi­ca­na en una de las fo­to­gra­fías de su se­rie Ico­nos; el ar­tis­ta Clau­dio Ron­co­li le de­di­có uno de sus co­lla­ges más re­co­no­ci­dos, y la di­se­ña­do­ra y ar­tis­ta Ca­ro­li­na Gallo pin­tó a Amy Wi­nehou­se emu­lan­do el Au­to­rre­tra­to con co­llar de es­pi­nas y co­li­brí que Fri­da creó en 1940. “Am­bas son fuen­tes de ins­pi­ra­ción, por ser mu­je­res li­bres, pa­sio­na­les, ta­len­to­sas y re­la­cio­na­das con el ar­te”, ase­gu­ra Gallo so­bre su di­se­ño, que lle­gó in­clu­so al mu­seo de L’Oran­ge­rie de París. “Siem­pre ad­mi­ré la for­ta­le­za y sa­bi­du­ría con la cual Fri­da pu­do so­bre­lle­var su vida trá­gi­ca, trans­for­mán­do­se en una mu­jer úni­ca. A pe­sar de ha­ber si­do tan po­lé­mi­ca, creo que to­dos que­re­mos ser un po­co Fri­da Kah­lo”. Si to­dos que­re­mos ser un po­co co­mo es­ta gran ar­tis­ta es por­que, co­mo ex­pli­ca Mar­tí­nez Vidal, Fri­da de­fi­nió una de las pa­la­bras má­gi­cas de la mo­da: ac­ti­tud. “Ella su­po có­mo trans­for­mar su in­se­gu­ri­dad y de­bi­li­dad en una he­rra­mien­ta de la mo­da, pro­ban­do que mu­chas ve­ces có­mo uno usa al­go es más im­por­tan­te que la pren­da que se está usan­do –sos­tie­ne-. Al fi­nal, la idea de que po­de­mos ser au­to­res de nues­tro pro­pio des­tino, que po­de­mos ha­cer nues­tras pro­pias re­glas y dar la es­pal­da, li­te­ral­men­te, a las li­mi­ta­cio­nes fí­si­cas es sin du­da la ra­zón por la cual la mi­ra­da in­que­bran­ta­ble de Kah­lo con­ti­núa mi­ran­do des­de lo que pa­re­cen mi­les de pi­za­rras de ten­den­cias en mi­les de ate­liers”.

Fri­da de­fi­nió una de las pa­la­bras má­gi­cas

de la mo­da: ac­ti­tud

En su pin­tu­ra Las Dos Fri­das (1939), la ar­tis­ta ilus­tró la dua­li­dad de su he­ren­cia eu­ro­pea e in­dí­ge­na.

Una fo­to­gra­fíade Gaby Herbs­tein pa­ra su se­rie Íco­nos(2009), ins­pi­ra­da en Fri­da Kah­lo.

Fri­da en 1940, usan­do el tra­je tehuano me­xi­cano tra­di­cio­nal.

Fri­da Kah­lo: Fas­hion as the art of being es un ho­me­na­je a la per­du­ra­ble in­fluen­cia de laar­tis­ta en la cul­tu­ra y la mo­da.

ARRI­BA: Die­go te ado­ro, obra de la ar­tis­ta fran­ce­sa Co­rin­ne De­lla-Ore.IZ­QUIER­DA: Co­lec­ción Pri­ma­ve­ra 2013 de la di­se­ña­do­ra Ma­ya Han­sen. Editorial de Elle Mé­xi­co en 2012, con pren­das de Ce­li­ne, Dries VanNo­ten y Her­mès.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.