L

Harper's Bazaar (Chile) - - Agenda -

as jo­yas siem­pre han si­do par­te de nues­tra his­to­ria hu­ma­na. En ca­da una de esas pie­zas ha­bía una fuer­te co­ne­xión con la na­tu­ra­le­za y el es­pí­ri­tu, ca­rac­te­rís­ti­cas que con el tiem­po se fue­ron desvaneciendo.Alejandra Do­mín­guez y An­drés Pé­rez quie­ren vol­ver a ese víncu­lo con lo or­gá­ni­co, y eso se no­ta ape­nas en­tra­mos a su lu­mi­no­so ta­ller en ave­ni­da Las Con­des. Aquí, las gran­des pro­ta­go­nis­tas son las pie­dras; son la ba­se de su tra­ba­jo, ya que ca­da di­se­ño de jo­ye­ría na­ce de ellas, trans­for­mán­do­las y otor­gán­do­les un va­lor es­pe­cial.Am­bos son re­co­lec­to­res de ellas. Las en­cuen­tran en ca­mi­nos de tie­rra, jun­to a la ori­lla de un río o don­de desem­bo­can las olas de mar. Las guar­da­ban en los bol­si­llos mu­cho an­tes de que se les ocu­rrie­ra que que­rían ha­cer al­go con ellas. “De pron­to nos di­mos cuen­ta que es­tá­ba­mos guar­dan­do to­do es­te ma­te­rial y nos sur­gie­ron las ga­nas de crear al­go”, di­ce Alejandra. En el me­dio de su es­pa­cio de tra­ba­jo en la Ga­le­ría Can­ta­ga­llo, se en­cuen­tra una am­plia me­sa de ma­de­ra, re­ple­ta de pie­dras de to­dos los co­lo­res y ta­ma­ños, jun­to con las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra la me­ta­mor­fo­sis.Tam­bién es­tán las jo­yas ya ter­mi­na­das: pie­dras trans­for­ma­das en sí mis­mas, fie­les a sus to­nos e im­per­fec­cio­nes na­tu­ra­les, con­ver­ti­das en ani­llos y amu­le­tos pa­ra por­tar y otor­gar pro­tec­ción a quien lo lle­ve. Des­de que se co­no­cie­ron, Alejandra y An­drés se ins­pi­ra­ron mu­tua­men­te a tra­vés de la crea­ti­vi­dad y el amor por lo na­tu­ral. Se co­no­cen ha­ce mu­chos años y son pa­re­ja ha­ce cua­tro. “Me en­can­ta que An­drés siem­pre es­té arre­glan­do mé­to­dos o in­ven­tan­do al­go con co­sas que en­cuen­tra. Siem­pre trans­for­ma y crea, y so­lu­cio­na to­do”, di­ce Alejandra.“Nos he­mos con­ver­ti­do en gran­des maes­tros del otro”, aña­de él.

Agró­no­mo y di­se­ña­do­ra, res­pec­ti­va­men­te, di­cen no de­fi­nir­se se­gún sus pro­fe­sio­nes, sino más bien co­mo “per­so­nas crea­ti­vas y crea­do­res”. Ella, ade­más, tie­ne es­tu­dios en es­té­ti­ca y fi­lo­so­fía, dos dis­ci­pli­nas que inevi­ta­ble­men­te ins­pi­ra­ron el pro­yec­to que rea­li­za hoy. Su em­pren­di­mien­to se lla­ma Pe­riz­pa­zia (un jue­go de pa­la­bras en­tre Pe­ri­cles el grie­go y su aman­te, As­pa­sia), y se ba­sa en la crea­ción de amu­le­tos de pie­dra, tra­ba­jo de An­drés, y de pie­zas vi­sua­les di­gi­ta­les, crea­das por Alejandra. “So­mos per­so­nas muy abier­tas a ha­cer mu­chas co­sas, sa­ca­mos pro­ve­cho de nues­tra ca­pa­ci­dad de po­der re­la­cio­nar dis­tin­tos te­mas don­de in­ter­ve­nir y ac­tuar”, cuen­ta Alejandra. Nun­ca se pro­pu­sie­ron ser diseñadores de jo­yas co­mo tal. Es más, no se con­si­de­ran or­fe­bres, sino más bien es­cul­to­res de crea­cio­nes pe­que­ñas. Lle­ga­ron de for­ma for­tui­ta a es­ta idea al co­men­zar a dis­cu­tir ideas, in­ter­cam­biar ta­len­tos y con­fluir am­bas ma­ne­ras de ver las co­sas. El ani­llo, en vez de un co­llar, aros u otra obra de jo­ye­ría, sur­gió co­mo una ofren­da ha­cia el otro, un ges­to de amor y res­pe­to, y eso mis­mo qui­sie­ron com­par­tir­lo con otros. A me­di­da que avan­za­mos con la con­ver­sa­ción, van de­jan­do en cla­ro que su prin­ci­pal ins­pi­ra­ción, co­mo es de es­pe­rar­se, es la na­tu­ra­le­za. De he­cho, cuan­do no es­tá in­mer­so en Pe­riz­pa­zia,An­drés tra­ba­ja en el San­tua­rio de la Na­tu­ra­le­za de San­tia­go, en un pro­yec­to de vino y cer­ve­ce­ría.“Con el tiem­po he­mos ido re­co­lec­tan­do to­do ti­po de imá­ge­nes na­tu­ra­les en la ca­be­za. De vi­das, lu­ga­res, ai­res, pie­dras… Y des­de ahí apa­re­cie­ron las ga­nas crea­ti­vas de ha­cer al­go con eso”, di­cen. Sus es­ta­días en el de­sier­to, sus con­ver­sa­cio­nes so­bre la vi­da y la pro­fun­da ca­pa­ci­dad de con­tem­pla­ción de am­bos fue lo que los mo­vió a dar­le vi­da a es­te em­pren­di­mien­to, que no fun­cio­na por co­lec­cio­nes, sino que por pie­zas in­di­vi­dua­les y po­de­ro­sas, he­chas ex­clu­si­va­men­te a mano. Ca­da una tie­ne su pro­pia per­so­na­li­dad, ca­rac­te­rís­ti­cas y be­lle­za.“Nos en­fo­ca­mos en que ca­da una de ellas sea una obra de ar­te, una es­cul­tu­ra.Y aun­que no ha­ce­mos co­lec-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.