V

Harper's Bazaar (Chile) - - El Estilo -

es­ti­da con un pan­ta­lón ne­gro de bol­si­llos an­chos y una po­le­ra del mis­mo co­lor, sin una go­ta de maquillaje y pe­lo re­co­gi­do, Gabriela trans­mi­te una sen­sa­ción de re­la­jo ab­so­lu­to. Sen­ti­mien­to que se acen­túa con el fon­do blan­co y es­ti­lo mi­ni­ma­lis­ta de su ca­sa y ta­ller ubi­ca­do en el ba­rrio Las­ta­rria. So­lo bas­ta me­dia ta­za de té, pa­ra dar­se cuen­ta de que es­ta di­se­ña­do­ra tie­ne un re­la­to mu­cho más com­ple­jo que con­tar. Su his­to­ria par­te en Ber­lín, ciu­dad que la alo­jó has­ta los 19 años y don­de además, ob­tu­vo el gra­do de Ba­chi­lle­ra­to en Ar­te y Fran­cés. Tiem­po des­pués sus raí­ces chi­le­nas la trae­rían de vuel­ta pa­ra es­tu­diar Di­se­ño In­te­gral en la Es­cue­la de Di­se­ño de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, don­de ac­tual­men­te se desem­pe­ña co­mo do­cen­te. Pe­ro lo su­yo, has­ta la fe­cha, ha si­do el di­se­ño de ves­tua­rio. Y hoy su mar­ca Zu­ri­ta apa­re­ce en la cor­ta lis­ta de las ca­sas de mo­da que pue­den ca­li­fi­car­se real­men­te co­mo sus­ten­ta­bles. De he­cho, su úl­ti­ma co­lec­ción lan­za­da en la Se­ma­na de la Mo­da de Ber­lín de ju­nio pa­sa­do, gus­tó tan­to que la agen­cia Moss Green Fas­hion Agency – es­pe­cia­li­za­da en mo­da éti­ca– de­ci­dió ac­tuar co­mo su agen­te de ven­tas pa­ra el an­ti­guo con­ti­nen­te. Sin em­bar­go, su for­ma vi­sio­na­ria de ver el mer­ca­do del ves­tua­rio no es una co­sa re­cien­te ni mo­men­tá­nea. En el año 2000, cuan­do aún el ba­rrio Las­ta­rria no al­can­za­ba su apo­geo co­mo un cir­cui­to de di­se­ño y ar­te lo­cal, ella de­ci­dió abrir un pe­que­ño lu­gar que bau­ti­zó co­mo Hall Cen­tral. Mu­chos pen­sa­ron que es­ta ubi­ca­ción, a pa­sos del Par­que Fo­res­tal, era una muer­te se­gu­ra. A pe­sar de eso, el re­co­no­ci­mien­to lle­gó in­clu­so des­de el pres­ti­gio­so New York Ti­mes que nom­bró es­te lu­gar co­mo un im­per­di­ble de las tien­das de au­tor en San­tia­go. Lue­go de nue­ve años a car­go de es­te es­pa­cio co­la­bo­ra­ti­vo, aban­do­nó su par­ti­ci­pa­ción en el ne­go­cio. “¿Qué es lo me­jor que me po­día pa­sar? ¿Ha­cer mu­cha ro­pa y ga­nar mu­cha pla­ta? No, eso no era lo que yo que­ría. Así es que co­men­cé a in­ves­ti­gar y es­tu­diar có­mo fun­cio­na­ban los mer­ca­dos de au­tor”, men­cio­na. Su pri­mer pa­so fue to­mar un avión ha­cia el nor­te de Eu­ro­pa jun­to una ami­ga que la in­vi­tó a la Se­ma­na de la Mo­da. Ob­ser­vó que los di­se­ña­do­res in­de­pen­dien­tes, en su gran ma­yo­ría, ac­tua­ban co­mo pro­vee­do­res pa­ra los co­mer­cian­tes de ro­pa. “Acá eso no exis­te. No hay tien­das que com­pren pro­duc­ción de ves­tua­rio. ¿En­ton­ces a quién le ven­do? Aun­que no se crea los di­se­ña­do­res so­mos igual o más vul­ne­ra­bles que los ar­te­sa­nos”. En tan­to, esa no fue la úni­ca con­clu­sión que sa­có de su via­je por Os­lo y Co­pen­ha­gue; tam­bién se dio cuen­ta de que los es­can­di­na­vos tra­ba­jan des­de la te­rri­to­ria­li­dad. “Re­fle­xio­né so­bre qué es lo que me emo­cio­na de Chi­le y sé que son sus pai­sa­jes, su gen­te”. La con­ta­mi­na­ción con quí­mi­cos, el uso in­dis­cri­mi­na­do de aguas y la ra­pi­dez con que se de­se­cha la ro­pa, tam­bién in­vo­lu­cran un pro­ble­ma so­cial im­por­tan­te co­mo la mano de obra ba­ra­ta y la pér­di­da del pa­tri­mo­nio. Es­tas con­se­cuen­cias de la in­dus­tria de la mo­da son las que Gabriela tra­ta de com­ba­tir. “Pa­ra mí un buen di­se­ña­dor, que es lo que tra­to de ser, in­clu­ye es­tu­diar to­das las va­ria­bles po­si­bles” y agre­ga, “la sus­ten­ta­bi­li­dad, co­mo la en­tien­do yo, com­pren­de des­de la ob­ten­ción de la ma­te­ria pri­ma has­ta el fin de vi­da del pro­duc­to”. Y su ca­de­na de crea­ción así lo de­mues­tra: Sus pren­das es­tán con­fec­cio­na­das con ma­te­ria­les bio­de­gra­da­bles y or­gá­ni­cos, co­mo el al­go­dón or­gá­ni­co, la se­da, el lino, la la­na y la al­pa­ca, que son ob­te­ni­dos por las mis­mas co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas con las que tra­ba­ja. Cuan­do desea in­te­grar co­lo­res no usa quí­mi­cos, sino que tin­tes na­tu­ra­les. Además, gran par­te de su co­lec­ción es ela­bo­ra­da por ar­te­sa­nas ay­ma­ras. “Tra­to de des­mar­car­me del con­cep­to de que ‘al com­prar una pren­da Zu­ri­ta es­tás ayu­dan­do a una po­bre ar­te­sa­na’. Eso me pa­re­ce ho­rren­do”. Pe­ro ad­mi­te que es im­po­si­ble abs­traer­se del to­do y que a la ho­ra de ven­der es­tá di­vi­di­da. Du­da so­bre la ne­ce­si­dad de traer más pren­das al pla­ne­ta, pe­ro in­ten­ta en­con­trar el equi­li­brio pa­ra crear ro­pa he­re­da­ble y que su vez pro­mue­va los ofi­cios tra­di­cio­na­les y la me­mo­ria co­lec­ti­va. To­do un desafío que Gabriela Fa­rías es­tá lo­gran­do con cre­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.