C

Harper's Bazaar (Chile) - - Icons -

on la im­por­tan­cia del streetsty­le en la in­dus­tria de la mo­da y el po­der de las re­des so­cia­les pa­ra po­ten­ciar cual­quier ten­den­cia, es fá­cil ir por la vi­da se­ña­lan­do it-girls. Tie­nen un cló­set en­vi­dia­ble, vi­ven en las ciu­da­des más cos­mo­po­li­tas del mun­do, via­jan más días de los que pa­san en ca­sa y su vi­da en Ins­ta­gram es prác­ti­ca­men­te per­fec­ta. Oli­via Pa­ler­mo cum­ple a ca­ba­li­dad con la de­fi­ni­ción. Pe­ro en reali­dad es­tá mu­cho más allá de cual­quier de­fi­ni­ción sim­plis­ta de la mo­da ac­tual. Pa­ler­mo tie­ne el to­que de Mi­das: cual­quier pren­da que to­ca se con­vier­te en la pie­za más desea­da de la tem­po­ra­da, cual­quier mar­ca con la que co­la­bo­ra des­pe­ga en ven­tas y cual­quier es­ti­lo que usa se vuel­ve ten­den­cia. El me­jor ejem­plo: en ju­nio de 2014 con­tra­jo ma­tri­mo­nio con Johan­nes Huebl, el mo­de­lo ale­mán. En su bo­da ci­vil uti­li­zó un clá­si­co sué­ter de ca­che­mi­ra, una fal­ta de tul y unos shorts blan­cos. Sí, shorts. La si­guien­te tem­po­ra­da, J.Crew lan­zó una lí­nea de no­vias… con shorts in­clui­dos en la co­lec­ción. Eso es ten­den­cia por don­de quie­ra que se le mi­re.

Oli­via con­quis­tó a la in­dus­tria de la mo­da do­mi­nan­do el mun­dial­men­te desea­do effortless chic a ba­se de pren­das bá­si­cas: jeans, cha­que­tas, abri­gos, ca­mi­se­tas, y una con­jun­ción de ines­pe­ra­dos: ¿shorts de piel y un sa­co de tweed fir­ma­do por Cha­nel? Sí, siem­pre sí. “La cla­ve de mi es­ti­lo es ves­tir­me apro­pia­da pa­ra el am­bien­te en el que voy a es­tar. No im­por­ta qué tan­to pue­das ves­tir unos jeans, no siem­pre se­rán la pren­da co­rrec­ta pa­ra una reunión de tra­ba­jo. Cuan­do pien­so en qué po­ner­me, siem­pre tra­to de ma­te­ria­li­zar las ideas que ten­go en el fon­do de mi men­te”, cuen­ta res­pec­to a su mé­to­do pa­ra ver­se bien sin im­por­tar en dón­de la en­cuen­tren los co­no­ci­dos pa­pa­raz­zi. A lo lar­go de la conversación, es fá­cil des­cu­brir que hay dos co­sas que la apa­sio­nan res­pec­to de la mo­da: los via­jes y la he­ren­cia cul­tu­ral. Así que la pre­gun­ta ob­via es si se sien­te ins­pi­ra­da por Nue­va York, la ciu­dad que do­mi­na a pa­sos en­ta­co­na­dos. Con una emo­ción que no lo­gra ocul­tar del to­do res­pon­de que la no­ción tan in­ter­na­cio­nal que tie­ne la ciu­dad le per­mi­te inun­dar­se de to­do ti­po de mo­das y es­ti­los. “La mu­jer neo­yor­qui­na lle­va siem­pre im­preg­na­da una ma­ne­ra po­de­ro­sa y so­fis­ti­ca­da; son mu­je­res con una mi­sión fi­ja. Pe­ro en reali­dad me sien­to ins­pi­ra­da por ca­da ciu­dad que vi­si­to; no im­por­ta si es Pa­rís, Mi­lán, To­kio… el es­ti­lo que en­cuen­tro en ca­da una es di­fe­ren­te”, y tal vez en el fon­do esa es la ma­gia de Oli­via: en­con­trar la ins­pi­ra­ción co­rrec­ta en don­de sea que se fi­je su mi­ra­da. “Nun­ca te cie­rres a los te­so­ros que pue­des en­con­trar en los rin­co­nes del mun­do”.

Lo más in­tere­san­te de es­ta conversación es es­cu­char­la ha­blar de la he­ren­cia his­tó­ri­ca y cul­tu­ral de la mo­da. Cuan­do se le pre­gun­ta qué le fal­ta a la in­dus­tria hoy en día, con­tes­ta con ca­rac­te­rís­ti­ca se­gu­ri­dad y sin ti­tu­beos: edu­ca­ción. “Na­die se edu­ca acer­ca de la his­to­ria de la mo­da; no en­ten­de­mos la he­ren­cia de la Al­ta Cos­tu­ra, la he­ren­cia de ca­da ca­sa en par­ti­cu­lar. Te­ne­mos que en­ten­der ese le­ga­do pa­ra en­ten­der por qué la mo­da evo­lu­cio­na; por qué los ta­lle­res de tex­ti­les y las com­pa­ñías de pa­tro­na­je ya no exis­ten y su la­bor ha evou­cio­na­do ha­cia la tec­no­lo­gía”. Por eso las pa­sa­re­las de Va­len­tino son sus fa­vo­ri­tas, por­que re­me­mo­ran su esen­cia, reviven su his­to­ria y evo­lu­cio­nan con ella. “Es tan es­pe­cial y emo­cio­nan­te ir a esos shows; son his­to­ria pu­ra. To­do cam­bia en es­te mun­do; pue­des mez­clar lo bueno con lo ma­lo pe­ro la im­por­tan­cia de la his­to­ria pre­va­le­ce”. No se pue­de evi­tar pen­sar que es jus­ta­men­te ese en­ten­di­mien­to del pa­sa­do de la mo­da lo que la ha­ce una di­va del pre­sen­te, ¿qué es un ícono si no una re­pre­sen­ta­ción feha­cien­te de aque­llo que im­preg­na nues­tro ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo? n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.