UN DÍA EN LA VI­DA DE GIGI HADID

Harper's Bazaar (Chile) - - El Estilo - Por Sa­rah Cris­to­bal

En el úl­ti­mo año, la locura cul­tu­ral ha lle­ga­do, li­te­ral­men­te, a la puer­ta de Gigi Hadid. En la ma­ña­na de nues­tra se­sión de fo­tos, hay tres pa­pa­raz­zi es­pe­rán­do­la afue­ra de su ca­sa en Nue­va York. Su equi­po de se­gu­ri­dad no tar­dó en ha­cer­los des­apa­re­cer con una há­bil con­duc­ción mien­tras cru­zá­ba­mos el SoHo. Sin em­bar­go, al ca­bo de unos mi­nu­tos no so­lo la en­con­tra­ron, sino que se mul­ti­pli­ca­ron por mon­to­nes. En un mo­men­to, hu­bo más de vein­te de ellos lis­tos pa­ra cap­tu­rar la en­tra­da de Gigi. “Es una locura, lo sé”, me di­ce más tar­de. Tal co­mo lo es pa­ra la nue­va ge­ne­ra­ción de mo­de­los, es­pe­cial­men­te pa­ra aque­llas don­de sus amigos y fa­mi­lia son par­te de es­te fre­ne­sí. (Al mo­men­to de es­ta pu­bli­ca­ción, Hadid te­nía 21.4 mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram, más del do­ble de lo que te­nía en di­ciem­bre del año pa­sa­do). No ca­be du­da de que su look de chi­ca ca­li­for­nia­na y su per­so­na­li­dad en­can­ta­do­ra fren­te a los me­dios fue­ron cla­ves pa­ra que Tommy Hil­fi­ger de­ci­de­ra pe­dir­le que fue­ra co­di­se­ña­do­ra de su nue­va co­lec­ción cáp­su­la ins­pi­ra­da en lo náu­ti­co. (Tam­bién es ros­tro de la nue­va fragancia de la ca­sa nor­te­ame­ri­ca­na, The Girl). El re­sul­ta­do es Tommy x Gigi; jeans a la cin­tu­ra con gran­des bo­to­nes me­ta­li­za­dos, sué­te­res es­ti­lo crop­ped, abri­gos con par­ches y bom­ber jac­kets. To­do per­fec­to pa­ra un paseo pri­ma­ve­ral o en el ca­so de Hadid, pa­ra es­con­der­se de los pa­pa­raz­zi. En ex­clu­si­va pa­ra Ba­zaar, Gigi mues­tra par­te de su nue­va co­lec­ción mien­tras re­ve­la los de­ta­lles de su día ideal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.