N S F O R M A D O R A

Harper's Bazaar (Chile) - - Belleza -

Llá­ma­lo el nue­vo ju­go ver­de. A lo lar­go del año pa­sa­do, el mat­cha –in­ten­so té ver­de– se con­vir­tió en la be­bi­da del mo­men­to, apa­re­cien­do en to­dos la­dos, des­de la cuen­ta de Ins­ta­gram de Gwy­neth, has­ta el me­nú de Ate­ra, un exclusivo res­tau­ran­te neo­yor­quino po­see­dor de dos es­tre­llas Mi­che­lin. Mien­tras el mat­cha es con­si­de­ra­do co­mo la op­ción sa­lu­da­ble al tra­di­cio­nal es­pres­so -un gol­pe de ca­feí­na ga­ran­ti­za­do y una do­sis im­por­tan­te de an­ti­oxi­dan­tes-, el más re­cien­te des­cu­bri­mien­to apun­ta a un nue­vo be­ne­fi­cio: eli­mi­nar los ki­los de más. “Un com­po­nen­te pre­sen­te en el mat­cha lla­ma­do EGCG (ga­la­to de epi­ga­lo­ca­te­qui­na), ha de­mos­tra­do te­ner propiedades que ace­le­ran el me­ta­bo­lis­mo y fre­nan el cre­ci­mien­to de las cé­lu­las de gra­sa”, co­men­ta Cynt­hia Pas­que­lla, nu­trió­lo­ga de Los Án­ge­les, quien ha tra­ba­ja­do con Char­li­ze The­ron y San­dra Bu­llock. El EGCG es un an­ti­oxi­dan­te ti­po ca­te­qui­na que abun­da en el té ver­de, ne­gro, oo­long, y tam­bién en las manzanas. “El mat­cha jue­ga un pa­pel im­por­tan­te pa­ra mu­chos de mis pa­cien­tes”, di­ce Pas­que­lla. Ju­llian Tu­chamn, die­tis­ta neo­yor­qui­na y nu­trió­lo­ga de su­ple­men­tos Aloha, con­cuer­da: “Es una de­ci­sión in­te­li­gen­te to­mar­lo co­mo sus­ti­tu­to del ca­fé, ya que es­te úl­ti­mo pue­de mo­di­fi­car el ni­vel de azú­car de la san­gre y pro­vo­car un au­men­to en el pe­so”, ase­gu­ra. Las in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas tam­bién lla­man la aten­ción; un es­tu­dio rea­li­za­do en el 2000 por la re­vis­ta mé­di­ca En­do­cri­no­logy, des­cu­brió que las in­yec­cio­nes dia­rias de EGCG pro­vo­ca­ron que las ra­tas de la­bo­ra­to­rio per­die­ran 21 por cien­to de su pe­so cor­po­ral en una se­ma­na, pro­ba­ble­men­te de­bi­do a un efec­to de la lep­ti­na, tam­bién co­no­ci­da co­mo la hor­mo­na de la sa­cie­dad. Otro es­tu­dio rea­li­za­do por el Ame­ri­can Jour­nal of Cli­ni­cal Nu­tri­tion en 2005, de­mos­tró que los pa­cien­tes que in­ge­rían dia­ria­men­te ex­trac­to de té ver­de ri­co en ca­te­qui­na per­dían casi el do­ble de pe­so en 12 se­ma­nas que aque­llos par­ti­ci­pan­tes que no lo to­ma­ban. Ti­na Wi­lliams, pa­cien­te de Pas­que­lla de 26 años de edad, per­dió apro­xi­ma­da­men­te sie­te ki­los en tres me­ses tras mo­di­fi­car su die­ta e in­cor­po­rar el mat­cha co­mo re­em­pla­zo de su ta­za de ca­fé por la ma­ña­na y su snack de me­dio­día. “Des­apa­re­cían mis an­to­jos dul­ces de las tres de la tar­de así es que ya no in­ge­ría esas ca­lo­rías. A par­tir de la ter­ce­ra se­ma­na co­men­cé a ver re­sul­ta­dos”, afir­ma. En­ton­ces, ¿qué es el mat­cha exac­ta­men­te? Mien­tras que el té ver­de con­sis­te en ho­jas se­cas y mo­li­das con­te­ni­das en una bol­sa, el mat­cha es un pol­vo fino crea­do a ba­se de plan­tas de som­bra que apor­tan su ca­rac­te­rís­ti­co sa­bor y to­na­li­dad casi neón. “Los mon­jes bu­dis­tas de Ja­pón y Chi­na lo to­man des­de ha­ce cien­tos de años pa­ra lo­grar un es­ta­do de aler­ta zen”, co­men­ta Eric Gow­ner, de Brea­ka­way Mat­cha, el si­tio por ex­ce­len­cia de los ca­fés de Goo­gle en Si­li­con Va­lley. Por ca­da por­ción el agua ca­lien­te se mez­cla con me­dia cu­cha­ra­di­ta de pol­vo (sin bol­sa) uti­li­zan­do un ba­ti­dor de bam­bú que le pro­por­cio­na una agra­da­ble tex­tu­ra es­pu­mo­sa. La bue­na no­ti­cia es que hoy en día po­de­mos con­su­mir las ho­jas y ob­te­ner una ma­yor do­sis de nu­tri­men­tos –in­clu­yen­do EGCG– que la lo­gra­da al sim­ple­men­te re­mo­jar­las. Aun­que los es­tu­dios han sa­ca­do dis­tin­tas con­clu­sio­nes en cuan­to a la can­ti­dad de mat­cha y de EGCG ne­ce­sa­ria pa­ra per­der pe­so, Pas­que­lla y Tuch­man su­gie­ren de una a tres ta­zas al día; si eres sen­si­ble a la ca­feí­na evi­ta in­ge­rir­lo des­pués de las 2 p.m. pa­ra evi­tar que in­ter­fie­ra con el sue­ño. “El mat­cha es so­lo un ele­men­to de un ré­gi­men co­rrec­ta­men­te es­ta­ble­ci­do”, ex­pli­ca Tuch­man. “¿Pue­des co­mer una do­nut pe­ro to­mar mat­cha y aun así ba­jar de pe­so? No”. En­ton­ces, ¿qué pa­sa cuan­do ha­bla­mos de to­dos esos que­ques y cup­ca­kes de té ver­de que ven­den en

nues­tras pas­te­le­rías fa­vo­ri­tas? “Ni si­quie­ra son una op­ción”, fi­na­li­za Pas­que­lla. n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.