EL ES­PÍA DEL TIEM­PO

El re­co­no­ci­do ar­tis­ta chino Sun Xun pro­ta­go­ni­za la se­gun­da edi­ción del Au­de­mars Pi­guet Art Co­mis­sion con la ins­ta­la­ción “Re­cons­truc­tion of the Uni­ver­se”.

Harper's Bazaar (Chile) - - Agenda - Por Ad­ma Ka­wa­ge

P re­ci­sión y com­ple­ji­dad, esos son los prin­ci­pios que la firma Au­de­mars Pi­guet exi­ge que los crea­do­res que par­ti­ci­pan en su pro­gra­ma de co­mi­sión ar­tís­ti­ca to­men co­mo pun­to de par­ti­da pa­ra desa­rro­llar una obra. Pa­ra la se­gun­da edi­ción de es­te proyecto, pre­sen­ta­da al pú­bli­co du­ran­te el úl­ti­mo Art Ba­sel Mia­mi Beach, eli­gie­ron a uno de los artistas chi­nos más des­ta­ca­dos de su ge­ne­ra­ción: el gran Sun Xun.

Re­co­no­ci­da por su va­lor téc­ni­co e in­ten­so es­cep­ti­cis­mo fren­te a la na­rra­ti­va his­tó­ri­ca, la obra mul­ti­for­ma­to de Sun Xun, quien se es­pe­cia­li­zó en

gra­ba­dos en la Chi­na Aca­demy of Fi­ne Arts y fun­dó su es­tu­dio de ani­ma­ción Pi en 2006, lo ha

po­si­cio­na­do co­mo uno de los su­je­tos más in­tri­gan­tes de la es­ce­na del ar­te con­tem­po­rá­neo de su país –e in­clu­so, in­ter­na­cio­nal– y co­mo pro­ta­go­nis­ta de más de una de­ce­na de ex­po­si­cio­nes in­di­vi­dua­les al­re­de­dor del mun­do. El as­pec­to más sor­pren­den­te de su pro­duc­ción, in­ne­ga­ble­men­te, es su tra­ba­jo de ani­ma­ción en stop mo­tion, que fu­sio­na téc­ni­cas de gra­ba­do tra­di­cio­na­les, pin­tu­ra con tin­ta chi­na, di­bu­jos he­chos con car­bón e imá­ge­nes en ter­ce­ra di­men­sión pa­ra crear com­po­si­cio­nes in­trin­ca­das e hip­no­ti­zan­tes.

Pa­ra la Au­de­mars Pi­guet Art Co­mis­sion y tra­ba­jan­do en con­jun­to con sus galerías re­pre­sen­tan­tes –Sean Kelly Gallery, Edouard Ma­lin­gue Gallery y Shang­hart Gallery–, Sun Xun creó una pie­za ti­tu­la­da Re­cons­truc­tion of the Uni­ver­se, una ins­ta­la­ción ex­pe­rien­cial a gran es­ca­la que abor­da el te­ma del tiem­po y cu­yo desa­rro­llo re­qui­rió que el au­tor co­la­bo­ra­ra con un gran equi­po de artistas del gra­ba­do en ma­de­ra, ani­ma­do­res, ar­qui­tec­tos e in­ge­nie­ros. Con la cos­ta de Mia­mi co­mo te­lón de fon­do, ima­gi­nó un pa­be­llón que aco­gie­ra los múl­ti­ples ele­men­tos que for­ma­rían la obra: una im­po­nen­te es­truc­tu­ra crea­da con 21 to­ne­la­das de ace­ro inoxi­da­ble y bam­bú que ase­me­ja­ba una ola gi­gan­te –la elec­ción del bam­bú co­mo ma­te­rial no fue una coin­ci­den­cia, es­te

fue co­se­cha­do en el sur de Flo­ri­da, pe­ro tam­bién funciona co­mo una cla­ra re­fe­ren­cia de Chi­na–, una se­rie de gra­ba­dos ori­gi­na­les he­chos en ma­de­ra, una pared per­fo­ra­da por los cien­tos de cu­chi­llos uti­li­za­dos pa­ra ha­cer los gra­ba­dos, un gru­po de es­fe­ras mul­ti­me­dia y, co­mo pie­za cen­tral, la pro­yec­ción de un im­pre­sio­nan­te cor­to en 3D crea­do con stop mo­tion, ti­tu­la­do ade­cua­da­men­te Ti­me Spy.

En­tre­te­ji­dos en ca­da ma­ni­fes­ta­ción que com­po­ne es­ta pie­za, se aso­man te­mas co­mo la cos­mo­lo­gía, la me­ta­fí­si­ca del tiem­po y la his­to­ria per­so­nal. En la ani­ma­ción su­rrea­lis­ta de Ti­me Spy ve­mos apa­re­cer hí­bri­dos de ani­ma­les y má­qui­nas, un hom­bre con un som­bre­ro de co­pa, un búho, un ta­ller re­lo­je­ro, es­ce­nas de pai­sa­jes na­tu­ra­les, re­fe­ren­cias ga­lác­ti­cas, imá­ge­nes de ma­ra­vi­llas crea­das por el hom­bre... to­do pa­ra abor­dar la his­to­ria de la me­di­ción del tiem­po y la or­ga­ni­za­ción de los ci­clos na­tu­ra­les. Pa­ra com­ple­men­tar­la, las pro­yec­cio­nes es­fé­ri­cas se ins­pi­ra­ron en los cin­co ele­men­tos fi­lo­só­fi­cos –me­tal, ma­de­ra, fue­go, agua y tie­rra– que sim­bo­li­zan el ori­gen del mun­do se­gún lo que di­cra la tra­di­ción chi­na.

Los pa­ra­le­los en­tre la com­ple­ja fa­bri­ca­ción de un re­loj y las obras que for­man Re­cons­truc­tion of the Uni­ver­se son uno de sus ma­yo­res acier­tos. Por una par­te, el tiem­po in­ver­ti­do en pro­du­cir­las: en los fil­mes, pa­ra crear la ilu­sión de una ima­gen en mo­vi­mien­to se re­quie­ren 18 cua­dros por se­gun­do pa­san­do fren­te al len­te de la cá­ma­ra, lo que sig­ni­fi­ca que se ne­ce­si­ta­ron ca­si 10,000 imá­ge­nes –en es­te ca­so, 10,000 pla­cas de ma­de­ra tra­za­das con tin­ta chi­na que des­pués se graban pa­ra acen­tuar los pin­ce­la­zos y pos­te­rior­men­te se es­ca­nean– pa­ra crear los 10 mi­nu­tos que com­po­nen Ti­me Spy; du­ran­te el ve­rano de 2016, más de 100 asis­ten­tes par­ti­ci­pa­ron en el en­sam­bla­je ti­tá­ni­co de las ani­ma­cio­nes tra­ba­jan­do des­de el es­tu­dio de Xun en Bei­jing. De igual ma­ne­ra, el va­lor del tra­ba­jo ma­nual del ar­tis­ta se pue­de apre­ciar en las cons­tan­te­men­te cam­bian­tes mar­cas del cu­chi­llo so­bre la ma­de­ra y las pin­ce­la­das. Co­mo me­tá­fo­ra del ba­lan­ce en­tre lo tra­di­cio­nal y la in­no­va­ción –un te­ma siem­pre pre­sen­te en el ac­tuar de Au­de­mars Pi­guet– la pie­za com­bi­na téc­ni­cas ar­tís­ti­cas mi­le­na­rias con tec­no­lo­gías in­no­va­do­ras que se desa­rro­lla­ron es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra es­ta co­mi­sión.

Si bien Res­cons­truc­tion of the Uni­ver­se es una obra que fue ex­hi­bi­da efí­me­ra­men­te du­ran­te la fe­ria de ar­te en Mia­mi, el via­je que cul­mi­nó en es­ta mues­tra em­pe­zó ca­si dos años atrás, cuan­do Sun Xun vi­si­tó el Va­llée de Joux, en Sui­za, pa­ra des­cu­brir la ma­nu­fac­tu­ra de la firma re­lo­je­ra co­mo par­te de su preparación pa­ra la co­mi­sión. La ex­pe­rien­cia de­be ha­ber mar­ca­do pro­fun­da­men­te al ar­tis­ta, pues la ani­ma­ción reúne una ge­ne­ro­sa se­rie de imá­ge­nes que van des­de la ca­sa de los fun­da­do­res y los ta­lle­res que vio en Le Bras­sus, has­ta bos­ques pe­tri­fi­ca­dos, ríos cau­da­lo­sos y me­ca­nis­mos de en­gra­nes.

El pa­pel de me­ce­nas mo­derno de Au­de­mars Pi­guet im­pli­ca en­car­gar­se de pro­veer al crea­dor con los re­cur­sos ne­ce­sa­rios y ar­mar­lo con avan­za­das he­rra­mien­tas, co­no­ci­mien­to ar­te­sa­nal y la más so­fis­ti­ca­da tec­no­lo­gía pa­ra que su proyecto co­bre vi­da. En es­te ca­so, eso

im­pli­có que mien­tras las cin­tas es­ta­ban sien­do pro­du­ci­das en Chi­na, la tec­no­lo­gía ne­ce­sa­ria pa­ra pro­yec­tar­las tri­di­men­sio­nal­men­te se fa­bri­có en Es­ta­dos Uni­dos, y que du­ran­te me­ses, un equi­po de ex­per­tos reuni­do por la mar­ca tra­ba­ja­ron de cer­ca con el ar­tis­ta pa­ra ex­plo­rar com­ple­jas pre­gun­tas so­bre fi­lo­so­fía, mi­to­lo­gía, ideo­lo­gía y li­ber­tad.

Con el ta­len­to poé­ti­co de to­mar te­mas par­ti­cu­la­res y ha­cer­los re­le­van­tes pa­ra la con­di­ción glo­bal que dis­tin­gue a Sun Xun, es­ta en­tre­ga re­vi­si­ta el te­ma re­cu­rren­te en su tra­ba­jo de có­mo la po­lí­ti­ca y la his­to­ria se dis­tor­sio­nan. Siem­pre re­co­rrien­do la lí­nea en­tre la tra­yec­to­ria per­so­nal y la me­mo­ria co­lec­ti­va, Re­cons­truc­tion of the Uni­ver­se es una in­vi­ta­ción a cons­truir una com­ple­ja na­rra­ti­va a par­tir de frag­men­tos apa­ren­te­men­te in­co­ne­xos. Fi­nal­men­te, el pa­so del tiem­po, otra fuen­te eter­na de fas­ci­na­ción pa­ra el ar­tis­ta, se ve in­mor­ta­li­za­do en las pie­zas por ca­da mi­nu­to y ho­ras de­di­ca­dos a los gra­ba­dos de ma­de­ra; de al­gu­na for­ma, el re­sul­ta­do fi­nal es tes­ti­go del tiem­po que ha trans­cu­rri­do en­tre su ini­cio y ter­mi­na­ción... Y así, en­tre imá­ge­nes tri­di­men­sio­na­les y a tra­vés de los len­tes azu­les y ro­jos, po­drás ver có­mo, ca­si por ar­te de ma­gia, la obra mis­ma se ha con­ver­ti­do en un re­loj. n

Arri­ba: Imá­ge­nes del cor­to­me­tra­je en 3D Ti­me Spy, crea­do por Sun Xun pa­ra la ins­ta­la­ción Re­cons­truc­tion of the Uni­ver­se. Re­tra­to del ar­tis­ta en su es­tu­dio en Bei­jing.

Es­ce­nas de Ti­me Spy: ca­da cua­dro de la ani­ma­ción es un gra­ba­do de ma­de­ra y tin­ta chi­na dis­tin­to; se re­quie­ren 18 cua­dros pa­ra ani­mar un se­gun­do.

Pá­gi­na opues­ta: Vis­ta de la ins­ta­la­ción Re­cons­truc­tion of

the Uni­ver­se de Sun Xun. De­re­cha: bo­ce­tos de la es­truc­tu­ra y ma­pa de la ins­ta­la­ción he­chos por el ar­tis­ta. Aba­jo: el co­ra­zón de South Beach fue la lo­ca­ción ele­gi­da por Sun Xun y Au­de­mars Pi­guet pa­ra mos­trar su más re­cien­te co­mi­sión ar­tís­ti­ca; la pan­ta­lla don­de se pro­yec­tó Ti­me Spy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.