Bul­ga­ri: el po­der de una cur­va

El en­cuen­tro de dos íco­nos del di­se­ño –Zaha Ha­did y Bul­ga­ri– re­sul­ta en el na­ci­mien­to de una nue­va le­yen­da. Por Ad­ma Ka­wa­ge

Harper's Bazaar (Chile) - - Contenido -

e Cor­bu­sier, Nie­me­yer, Sot­tsass, Pau­lin y aho­ra, Ha­did. ¿Qué se­pa­ra a los mor­ta­les de las le­yen­das? ¿Una idea, su eje­cu­ción o la per­so­na mis­ma? Qui­zá en la pre­gun­ta es­tá la res­pues­ta, y se tra­te jus­ta­men­te de la ha­bi­li­dad de crear al­go que tras­cien­da la muer­te y per­ma­nez­ca más allá de la pre­sen­cia fí­si­ca, al­go tan úni­co que su im­pac­to re­ba­se a su es­fe­ra de in­fluen­cia in­me­dia­ta... Con esas cues­tio­na­mien­tos en men­te, Bul­ga­ri, la firma ita­lia­na de jo­ye­ría con más de 130 años de his­to­ria, bus­có com­bi­nar su vi­sión con la de otra im­pa­ra­ble fuer­za crea­ti­va, la gran dama y pio­ne­ra de la ar­qui­tec­tu­ra, Zaha Ha­did, pa­ra dar gé­ne­sis a un nue­vo mi­to, ap­ta­men­te bau­ti­za­do B.ze­ro 1 Design Le­gend.

La his­to­ria en­tre Bul­ga­ri y Zaha Ha­did Ar­chi­tects se ini­ció en 2015, cuan­do la firma jo­ye­ra le co­mi­sio­nó la ins­ta­la­ción Ser­pen­ti en el Bul­ga­ri Ho­tel, que se­ría de­ve­la­da en el ex­tra­or­di­na­rio marco del Sa­lo­ne Del Mo­bi­le de ese año. Fue en una reunión re­sul­ta­do de aque­lla co­la­bo­ra­ción, que el CEO de la com­pa­ñía, Jean-Cris­top­he Ba­bin, dis­cu­ti­ría el B.ze­ro 1 con la le­gen­da­ria Ha­did por pri­me­ra vez y la in­vi­ta­ría a re­ima­gi­nar­lo.

La co­lec­ción ori­gi­nal del B.ze­ro 1, crea­da en 1999 pa­ra ce­le­brar el nue­vo mi­le­nio, es una oda al Coliseo, qui­zás la obra de ar­qui­tec­tu­ra más im­por­tan­te de Ro­ma, la ciu­dad que vio na­cer a Bul­ga­ri. Los có­di­gos del di­se­ño ini­cial: las dos pla­cas pla­nas que lo con­tie­nen gra­ba­das con el in­con­fun­di­ble do­ble lo­go de la firma, el cuer­po de ban­das que for­man el in­con­fun­di­ble mo­ti­vo “Tu­bo­gas” y la for­ma ins­pi­ra­da por la gran­de­za del mo­nu­men­to ro­mano, se han vis­to re­con­fi­gu­ra­dos en más de una oca­sión a lo lar­go de su his­to­ria. Es es­ta in­can­sa­ble ex­plo­ra­ción de di­fe­ren­tes co­lo­res, vo­lú­me­nes y no­ve­do­sos ma­te­ria­les –co­mo la ce­rá­mi­ca, el már­mol, nun­ca an­tes usa­do en jo­ye­ría, y el ti­ta­nio de ce­rá­mi­ca– lo que ha man­te­ni­do re­le­van­te al B.ze­ro 1 des­pués de ca­si 20 años de vi­da.

Re­sul­ta in­me­jo­ra­ble que fue­ra la vi­sio­na­ria ar­qui­tec­ta ira­ní quien se en­car­ga­ra de dar­le nue­vos bríos a aquel es­tan­dar­te de la geo­me­tría osa­da, la fuer­za y la eter­ni­dad, com­bi­nán­do­lo con su fi­lo­so­fía de la es­té­ti­ca, ba­sa­da en el cues­tio­na­mien­to de las pro­por­cio­nes, la flui­dez, el di­na­mis­mo y las asi­me­trías ab­so­lu­ta­men­te úni­cas. El re­plan­tea­mien­to de la jo­ya ini­cia­ría en el ve­rano de 2015, y los di­se­ños fue­ron apro­ba­dos por la pro­pia Ha­did a fi­na­les de ese mis­mo año, aun­que tris­te­men­te, nun­ca vio el pro­to­ti­po co­brar vi­da –tras su muer­te, el proyecto fue li­de­ra­do por Maha Ku­tay, di­rec­to­ra de Zaha Ha­did Design, quien Zaha des­cu­brie­ra a los 18 años y to­ma­ra co­mo pro­te­gi­da du­ran­te más de dos dé­ca­das.

Pa­ra es­ta úl­ti­ma re­in­ter­pre­ta­ción, Ha­did, la pri­me­ra mu­jer en re­ci­bir un Pre­mio Pritz­ker, hi­zo una di­sec­ción de los ele­men­tos dis­tin­ti­vos del di­se­ño ori­gi­nal pa­ra lle­var su na­tu­ra­le­za dis­rup­ti­va a otro ni­vel. El re­sul­ta­do, que lle­va el in­du­da­ble se­llo de Zaha en su di­na­mis­mo y flui­dez tác­til, es una pe­que­ña jo­ya con un di­se­ño de ideas ma­jes­tuo­sas. En ella, la ar­qui­tec­ta li­be­ró las ban­das cen­tra­les, re­em­pla­zan­do los círcu­los verticales del “Tu­bo­gas” con olas de oro on­du­lan­tes que se in­ter­sec­tan pa­ra crear una de­li­ca­da fi­li­gra­na tri­di­men­sio­nal al­re­de­dor de su cir­cun­fe­ren­cia y que co­nec­ta las dos pla­cas con el lo­go de Bul­ga­ri. Así, apa­ren­te­men­te flo­tan­do so­bre el de­do, los sun­tuo­sos lis­to­nes do­ra­dos que for­man el nue­vo Coliseo mi­nia­tu­ra, en­ga­ñan al ojo y exi­gen una mi­ra­da más de­te­ni­da pa­ra en­ten­der su im­po­si­ble cons­truc­ción –ha­za­ña lle­na de maes­tría que con­si­gue cual­quier crea­ción de Ha­did–, un jue­go de ma­te­ria y va­cío que co­mo ella y su le­ga­do, pa­re­ce desafiar la fí­si­ca. n

La co­lec­ción B.ze­ro 1 Design Le­gend es­tá com­pues­ta por las ver­sio­nes de tres y cua­tro ban­das del ani­llo –en oro blan­co y ro­sa– y por un pen­dien­te en oro ro­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.