CA­TA­LI­NA ZARHI

Harper's Bazaar (Chile) - - Agenda -

La flo­ra y fau­na son la fuen­te de ins­pi­ra­ción del tra­ba­jo de es­ta ar­tis­ta. Las flo­res del de­sier­to, los co­lo­res del sur, y to­da la ma­gia de la Zo­na Cen­tral le per­mi­ten abrir es­pa­cios crea­ti­vos pa­ra lue­go dar pie a su cuer­po de obra. La na­tu­ra­le­za la co­nec­ta con lu­ga­res de cal­ma y si­len­cio, pa­ra así de­di­car­se a su ar­te de una for­ma ca­si me­di­ta­ti­va.“Me cau­ti­va el pro­ce­so de crea­ción, ese ri­to de ver los ma­te­ria­les en un es­ta­do pri­mi­ti­vo, ori­gi­na­rio, pa­ra lue­go trans­for­mar­los en al­go to­tal­men­te nue­vo”, con­fie­sa.An­tes de lle­gar a las ar­tes vi­sua­les, Ca­ta­li­na es­tu­dió di­se­ño y tea­tro, siem­pre en una bús­que­da de un me­jor mo­do pa­ra ex­pre­sar sus emo­cio­nes e in­quie­tu­des.“Una vez un pro­fe­sor de ac­tua­ción me di­jo:‘Quien no ha su­fri­do no pue­de de­di­car­se a es­to’. Esa fra­se me hi­zo pen­sar que al­go tie­ne el ar­te que a uno lo ca­la hon­do, que ha­ce que uno se mue­va pa­ra en­con­trar un ob­je­to ar­tís­ti­co”.

Y una vez que lo ha­lló no se se­pa­ró nun­ca más. Ca­ta­li­na re­cuer­da el en­cuen­tro con la ce­rá­mi­ca co­mo “amor a pri­me­ra vis­ta”.Tra­ba­jó seis me­ses se­gui­dos sin des­can­so; co­no­cien­do el ma­te­rial, ex­plo­ran­do sus lí­mi­tes, pro­ban­do sus ca­pa­ci­da­des. “Amo las for­mas irre­gu­la­res, lo per­fec­to, pe­ro im­per­fec­to a la vez, sus plie­gues, los co­lo­res... Me gus­ta trans­for­mar lo rús­ti­co del ma­te­rial en un ob­je­to de be­lle­za. Con­si­de­ro que así se dig­ni­fi­ca un es­pa­cio, que no tie­ne que ver con la ex­po­si­ción, sino con lo im­per­fec­to por so­bre los cá­no­nes de be­lle­za es­ta­ble­ci­dos”.

Sus pie­zas son de cor­tes lim­pios y su­ti­les, de lí­neas sim­ples y or­gá­ni­cas. Son del­ga­das, pe­ro a pe­sar de que pue­den ver­se co­mo ob­je­tos frá­gi­les, son due­ños de una enor­me fuer­za. “Me en­can­ta­ría po­der evo­car un ins­tan­te de tran­qui­li­dad fren­te a es­ta fra­gi­li­dad del ob­je­to. Que quie­nes los vean pue­dan sen­tir la con­ju­ga­ción de los ele­men­tos: tie­rra, agua y fue­go”.

Ha si­do to­do un via­je de des­cu­bri­mien­to que quie­re mos­trar en la ex­po­si­ción, pre­sen­tan­do co­lec­cio­nes de ob­je­tos uti­li­ta­rios y de­co­ra­ti­vos.“Pa­ra mí la ce­rá­mi­ca no tie­ne lí­mi­tes de ex­pre­sión”, di­ce la ar­tis­ta y eso es pre­ci­sa­men­te lo que quie­re re­fle­jar en la mues­tra, a la par con bus­car acer­car a las per­so­nas a es­te mun­do ar­tís­ti­co.“De­be­ría­mos es­tar más fa­mi­lia­ri­za­dos gra­cias a nues­tra cu­na prehis­pá­ni­ca y el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral”, di­ce. Es un le­ga­do úni­co que hay que ce­le­brar.“Tra­ba­jar la tie­rra con tus ma­nos, mez­clar­la con agua y mol­dear­la me pro­du­ce un go­ce bru­tal”.

Los co­lo­res pla­nos, pas­tel y sen­ci­llos son sus pre­fe­ri­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.