CUEN­TOS FU­GA­CES

Harper's Bazaar (Chile) - - Agenda - Por Mar­ce­la Se­rrano

Escribir un cuen­to es un desafío úni­co. Trata so­bre la ca­pa­ci­dad de atra­par un ins­tan­te fu­gaz y de trans­mi­tir­lo, sin una so­la pa­la­bra que so­bre. Es un mun­do dis­tin­to al de la no­ve­la, don­de hay es­pa­cio pa­ra la di­gre­sión, se pue­de ir y ve­nir, aflo­jar en un ca­pí­tu­lo y apre­tar en el pró­xi­mo, tie­ne una lon­gi­tud que per­mi­te ha­cer­lo con li­ber­tad. La no­ve­la cu­bre un mun­do en­te­ro, de lar­go alien­to, y el cuen­to, un mun­do aco­ta­do, de cor­to alien­to. To­do lo que se es­cri­ba de­be ser sus­tan­cial y esa es una ca­rac­te­rís­ti­ca que me atrae mu­cho.

Am­bos se tra­ba­jan de for­mas muy dis­tin­tas: cuan­do se em­pie­za una no­ve­la, sa­bes que de­bes en­fren­tar mu­chos ele­men­tos a la vez y de­bes te­ner­los más o me­nos cla­ros, ya que tu his­to­ria se ba­sa­rá en ellos, tiem­po his­tó­ri­co, lu­gar, per­so­na­jes, so­cio­lo­gía del am­bien­te, eta­pas de la ac­ción, en­tre otras co­sas. Con el cuen­to a ve­ces bas­ta una ac­ción mí­ni­ma, ais­la­da de to­do el res­to, una rá­fa­ga, una sen­sa­ción. Con la no­ve­la hay que ins­ta­lar­se en un gran si­llón. Con el cuen­to pue­des sen­tar­te en la pun­ta de la si­lla.

Ad­mi­ro la her­mo­sa ca­pa­ci­dad de sín­te­sis de gran­des es­cri­to­res co­mo Ché­jov, He­ming­way o Car­ver, que son los gi­gan­tes del re­la­to cor­to. Pe­ro tam­bién hay otros me­nos co­no­ci­dos: Lo­rrie Moo­re, Lu­cía Ber­lin, Cynt­hia Ozick y Cla­ri­ce Lis­pec­tor. Y la ola sub­te­rrá­nea que avan­za en la na­rra­ción sin que la su­per­fi­cie se vea al­te­ra­da. Si lo­gras eso, eres un ge­nio.

El cuen­to es or­gá­ni­co y ar­te­sa­nal, y por eso qui­se re­tra­tar­los a tra­vés del co­lla­ge. Ochen­ta pie­zas crea­das du­ran­te el úl­ti­mo año y me­dio, to­das con la mis­ma téc­ni­ca: pa­pel so­bre pa­pel, o so­bre car­tón. Es un tra­ba­jo cien por cien­to ar­te­sa­nal y el ma­ne­jo de sus ins­tru­men­tos, la ti­je­ra, la go­ma, el re­cor­te de pren­sa, la car­tu­li­na, me su­gie­re una hu­mil­dad ge­nui­na. No hay ras­tro al­guno de las nue­vas tec­no­lo­gías. Exis­te un cier­to diá­lo­go en­tre ellos y ca­da uno, a su ma­ne­ra, cuen­ta una his­to­ria pro­pia. De ahí na­ció el nom­bre de la ex­po­si­ción.

Sien­to que es­ta téc­ni­ca rin­de ho­me­na­je al cuen­to, por­que me per­mi­te ha­cer lo mis­mo que en la es­cri­tu­ra: to­mar una reali­dad de­ter­mi­na­da que por sí mis­ma no di­ce na­da, si­tuar­la en otro lu­gar y contexto, y al ha­cer­lo no so­lo cam­biar por com­ple­to esa reali­dad sino que in­ven­tar una nue­va. Es­pe­ro que esa sen­sa­ción de lo ab­sur­do lle­gue a quie­nes la va­yan a ver. No es muy dis­tin­to a lo que qui­sie­ron ha­cer los pri­me­ros co­lla­gis­tas ha­ce un si­glo, pe­ro el ab­sur­do de hoy es, por su­pues­to, dis­tin­to al de en­ton­ces y creo que la di­fe­ren­cia ra­di­ca en que es­te es au­to­im­pues­to. So­mos res­pon­sa­bles de él. n

La escritora Mar­ce­la Se­rrano vuel­ve a sus raí­ces de ar­tes vi­sua­les con la ex­po­si­ción Cuen­tos, a pre­sen­tar­se en la Ga­le­ría Ar­tes­pa­cio du­ran­te es­te mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.