TE­SO­RO ECO­LÓ­GI­CO

Lu­jo y sos­te­ni­bi­li­dad son una reali­dad en Cos­ta Ri­ca. La jo­ya es­me­ral­da de Cen­troa­mé­ri­ca, que con­cen­tra en su pe­que­ño te­rri­to­rio el 6% de la bio­di­ver­si­dad del pla­ne­ta, quie­re ser el pri­mer país ge­nui­na­men­te ver­de del con­ti­nen­te. Es­tá em­pe­zan­do por el tu­ri

Harper's Bazaar (Chile) - - Agenda - Por Igor Ló­pez Fo­to­gra­fías de Ál­va­ro Es­co­bar

La uto­pía ver­de exis­te y se lla­ma Cos­ta Ri­ca. No re­pre­sen­ta más que un es­ca­so 0.03% de la su­per­fi­cie te­rres­tre glo­bal, pe­ro es­te es el pun­to con ma­yor bio­di­ver­si­dad por me­tro cua­dra­do del pla­ne­ta. Do­mi­na­do por sel­vas y bos­ques, el 25% de su te­rri­to­rio es­tá pro­te­gi­do, con 28 par­ques na­tu­ra­les y 11 áreas de con­ser­va­ción, y pa­ra 2021 –el bi­cen­te­na­rio de su in­de­pen­den­cia de Es­pa­ña– quie­re ser el pri­mer país neu­tral en car­bono. Es­to sig­ni­fi­ca ni un gra­mo de ga­ses in­ver­na­de­ro emi­ti­dos.

Mes­ti­zo, mul­ti­ét­ni­co y sin ejér­ci­to (abo­li­do en 1948), re­sul­ta que tam­bién es uno de los Es­ta­dos más es­ta­bles y de­mo­crá­ti­cos de su en­torno. Eso sí, el via­je­ro que se aven­tu­re a re­co­rrer­lo por sus pro­pios me­dios (au­to o mo­to) en­con­tra­rá un desafío. Las ca­rre­te­ras tie­nen mu­chí­si­mos ba­ches. Y eso que so­lo al­gu­nas es­tán pa­vi­men­ta­das.

Aquí, co­mo en­to­na­ba U2, las ca­lles no tie­nen nom­bre (ni nú­me­ro, cla­ro), con lo que las di­rec­cio­nes de los en­víos pos­ta­les pue­den ser tan su­rrea­lis­tas co­mo “des­de don­de la se­ño­ra que siem­pre ven­de fru­ta, 100 me­tros ha­cia el nor­te”. Y allá se las arre­gla el car­te­ro si la se­ño­ra de ma­rras ya ce­rró el lo­cal. Así que un sa­bio aviso a na­ve­gan­tes: con­tra­tar los ser­vi­cios de guías na­ti­vos nun­ca es­tá de más (si se po­nen có­mo­dos, Vi­va Tours ofre­ce cir­cui­tos a la me­di­da).

Pa­ra una ma­yor in­mer­sión ver­de, pro­ce­de es­qui­var clá­si­cos tu­rís­ti­cos co­mo la ani­ma­da ciu­dad de Puer­to Li­món, el Par­que Na­cio­nal Tor­tu­gue­ro (fa­mo­so por la anida­ción de la tortuga ver­de) o el Par­que Na­cio­nal Ma­nuel An­to­nio, en el Pa­cí­fi­co más exu­be­ran­te. Sin ir más le­jos, par­tien­do de San Jo­sé, la ca­pi­tal, es fá­cil al­can­zar la Re­ser­va Fo­res­tal El Cha­yo­te, a 2,000 me­tros de al­tu­ra, en pleno bos­que tro­pi­cal, ho­gar de aves co­mo el quet­zal y el tu­cán, y de mo­nos au­lla­do­res, los en­car­ga­dos de des­per­tar ca­da ma­ña­na a los hués­pe­des de Cha­yo­te Lod­ge, un ho­tel bou­ti­que con ocho ca­ba­ñas ins­pi­ra­das en la cul­tu­ra del ca­fé, ca­da una con bal­cón pri­va­do pa­ra ver me­jor los vol­ca­nes Poás, Bar­va e Ira­zú (al­gu­na cuen­ta in­clu­so con ja­cuz­zi en la te­rra­za). Su due­ño, Ro­lan­do Cam­pos, sue­le or­ga­ni­zar ce­nas con fa­mi­lias lo­ca­les pa­ra co­no­cer el día a día de la sociedad ti­ca. En esas ve­la­das, ade­más de apren­der a pre­pa­rar plá­tano fri­to, se pue­de com­pro­bar el res­pec­to reverencial que los cos­ta­rri­cen­ses pro­fe­san a sus animales. Con­mue­ve ver có­mo re­co­gen, por ejem­plos, un es­ca­ra­ba­jo del ta­ma­ño de un can­gre­jo con vi­go­re­xia pa­ra mos­trár­se­lo al fo­ras­te­ro y, lue­go, de­vol­ver­lo con de­li­ca­de­za a su ra­ma (en 2012, el país se con­vir­tió en el pri­mer es­ta­do ame­ri­cano en prohi­bir la ca­za de­por­ti­va, un enor­me lo­gro).

En la zo­na ca­fe­te­ra del Va­lle Cen­tral, el re­co­le­to Na­ran­jo se pre­sen­ta co­mo el pueblo que al­ber­ga las me­jo­res plan­ta­cio­nes del te­rri­to­rio, co­mo la de Es­pí­ri­tu San­to, una coo­pe­ra­ti­va de 2,300 pro­duc­to­res, don­de es po­si­ble des­cu­brir los secretos del ca­fé “cho­rrea­do”, uno de los más se­lec­tos del mun­do de­bi­do a su es­ca­sa aci­dez y mag­né­ti­co aro­ma. El al­muer­zo en una de las “so­das” del mer­ca­do mu­ni­ci­pal es obli­ga­to­rio pa­ra in­tro­du­cir­se en la gas­tro­no­mía crio­lla. Si­guien­do ha­cia el nor­te apa­re­ce la Ca­ta­ra­ta del Río To­ro, un es­pec­ta­cu­lar des­cen­so de 300 me­tros ro­dea­do de co­li­bríes y som­bri­llas (o plan­tas pa­ra­guas) que desem­bo­ca en la ba­se de la cas­ca­da. Ojo: no con­vie­ne per­ma­ne­cer más de 10 mi­nu­tos en ella por los eflu­vios tó­xi­cos que ema­nan de sus aguas vol­cá­ni­cas.

Tra­di­cio­nal­men­te, la “Sui­za de Cen­troa­mé­ri­ca”, co­mo aún la lla­man al­gu­nos, ha si­do el pa­tio de re­creo de es­ta­dou­ni­den­ses y ca­na­dien­ses: más de la mi­tad de sus dos mi­llo­nes y me­dio de vi­si­tan­tes en 2015 lle­ga­ron de allí. Aun­que en los úl­ti­mos tiem­pos ha si­do re­des­cu­bier­ta por mu­chos eu­ro­peos har­tos de tan­to re­sort im­per­so­nal con pul­se­ri­ta-to­do-in­clui­do. Aquí, la ten­den­cia son los pe­que­ños alo­ja­mien­tos de lu­jo, mu­chos de ca­rác­ter fa­mi­liar, que apues­tan por el tu­ris­mo sos­te­ni­ble, res­pe­tan­do el há­bi­tat de las es­pe­cies animales.

Es el ca­so de Ma­quen­que Eco Lod­ge, en Bo­ca Ta­pa­da: 15 bun­ga­lows con vis­ta al río San Car­los y sus la­gu­nas (y los cai­ma­nes que las ha­bi­tan) y cua­tro ca­ba­ñas le­van­ta­das en las co­pas de los ár­bo­les del Re­fu­gio Na­cio­nal de Vi­da Sil­ves­tre Ma­quen­que, con re­ga­de­ras ex­te­rio­res so­bre

AQUÍ LA TEN­DEN­CIA SON LOS PE­QUE­ÑOS HO­TE­LES DE LU­JO QUE APUES­TAN POR EL RES­PE­TO

AL HÁ­BI­TAT.

pla­ta­for­mas de madera que­jum­bro­sa, que pro­por­cio­nan una ex­pe­rien­cia inigua­la­ble. Des­de allí se pue­de ac­ce­der en bo­te a la al­dea de Bo­ca San Car­los, que se­ña­la la fron­te­ra con Ni­ca­ra­gua. O aden­trar­se en el bos­que tro­pi­cal llu­vio­so, ho­gar de pi­zo­tes (o coatíes) y ba­si­lis­cos. Ah, sí, y de las te­mi­das hor­mi­gas ba­la, cu­ya pi­ca­du­ra es 30 ve­ces más po­ten­te que la de una avis­pa. Es tan so­lo una pe­que­ña mues­tra de la bio­di­ver­si­dad ti­ca, que cuen­ta con más de 10,000 es­pe­cies de plan­tas, 232 ti­pos de ma­mí­fe­ros, 838 cla­ses de aves, 183 de an­fi­bios y 258 de rep­ti­les. Des­cen­dien­do por la pro­vin­cia de Ala­jue­la, las aguas ter­ma­les de Ta­ba­cón su­po­nen un oa­sis de re­lax bien me­re­ci­do: un spa y de­ce­nas de cas­ca­das y pis­ci­nas na­tu­ra­les (al­gu­nas a más de 40 gra­dos) re­ga­das por el Arenal, uno de los 68 apa­ra­tos vol­cá­ni­cos del país, en un mís­ti­co en­torno de sel­vá­ti­ca sun­tuo­si­dad. “Pu­ra Vi­da”, co­mo re­za la ex­pre­sión lo­cal fa­vo­ri­ta. A di­rec­ción oes­te se lle­ga al Río Ce­les­te Hi­de­way, otro tran­qui­lo ho­tel bou­ti­que con 26 vi­llas (equi­pa­das con ti­na de hi­dro­ma­sa­je), en las fal­das del Par­que Na­cio­nal Vol­cán Te­no­rio. Es­te es el me­jor pun­to pa­ra aden­trar­se en la Ca­ta­ra­ta del Río Ce­les­te, un es­ce­na­rio ma­jes­tuo­so po­bla­do por un sin­nú­me­ro de ta­pi­res y te­ñi­do de un má­gi­co azul tur­que­sa, que se de­be a la al­ta con­cen­tra­ción de si­li­ca­tos de alu­mi­nio en sus aguas. Allí, cer­ca de los do­mi­nios de la tri­bu Ma­le­ku, tam­bién abun­dan los osos pe­re­zo­sos, esos sim­pá­ti­cos fo­lí­vo­ros de mo­vi­mien­tos ra­len­ti­za­dos. Y tam­bién pu­mas y ja­gua­res.

La pin­to­res­ca vi­lla de Que­bra­da Hon­da, con sus co­lo­res pas­tel, mar­ca la mi­tad del ca­mino ha­cia Ran­cho Hu­mo. Un ho­tel y re­ser­va pri­va­da en Gua­na­cas­te, jun­to al Par­que Na­cio­nal Pa­lo Ver­de, que pa­só de gran­ja de ga­na­do a ejem­plo pa­ra el res­ca­te de hu­me­da­les y manglares. La ne­ce­si­dad de pas­tos pa­ra los ru­mian­tes ha de­fo­res­ta­do par­te de la re­gión, por eso la la­bor de Wi­lliam J. Sa­lom, per­so­na­je hi­per­bó­li­co y pro­pie­ta­rio de es­te es­ta­ble­ci­mien­to co­lo­nial y su vie­ja es­cue­la (en cu­ya co­ci­na tra­ba­jan alum­nos de Le Cor­don Bleu), es tan im­por­tan­te pa­ra la zo­na, res­ca­tan­do de la ex­tin­ción al ja­bi­rú, uno de los pá­ja­ros acuá­ti­cos más gran­des del con­ti­nen­te. Por sus tours en 4x4 y lan­cha (el re­pe­len­te de in­sec­tos es vi­tal) ya han des­fi­la­do ce­le­bri­da­des co­moMi­ley Cy­rus y la es­pa­ño­la El­sa Pa­taky.

Pa­ra el fi­nal que­da Pun­ta­re­nas, en la pe­nín­su­la de Ni­co­ya. En su es­qui­na más orien­tal se le­van­ta Tan­go Mar, un des­lum­bran­te com­ple­jo a los pies del Pa­cí­fi­co, con ki­ló­me­tros de arena blan­ca y unos acan­ti­la­dos don­de el sol se di­lu­ye ca­da tar­de en el azul oceá­ni­co. Des­de allí se lle­ga al bohe­mio pueblo de Mon­te­zu­ma y a Mal País y San­ta Te­re­sa, que dan re­fu­gio a los fa­ná­ti­cos del surf. Y des­de Tam­bor, una tran­qui­la lo­ca­li­dad de pes­ca­do­res, par­ten los bar­cos a Is­la Tortuga, don­de se pue­de avis­tar ba­lle­nas jo­ro­ba­das, or­cas y del­fi­nes, prac­ti­car snor­kel y dar de co­mer a Fi­lo­me­na, un amis­to­so pe­ca­rí que es la es­tre­lla del pa­ra­je. “Es co­mo un pe­rro, de­ma­sia­do ca­ri­ño­so”, co­men­ta Cé­sar Fló­rez, un guía lo­cal, con esa erre arras­tra­da tan tí­pi­ca del lu­gar. A es­ca­sos ki­ló­me­tros, en Pla­ya Ba­rri­go­na, Mel Gib­son ha ad­qui­ri­do una ha­cien­da va­lo­ra­da en 30 mi­llo­nes de eu­ros. Por mu­cho me­nos, cual­quie­ra pue­de de­jar­se abra­zar por es­te edén tro­pi­cal que, sí, es pu­ra vi­da. n

Cas­ca­da de aguas ter­ma­les vol­cá­ni­cas en Ta­ba­cón.

2

3

1

3

1

1. La ca­ta­ra­ta del Río

Ce­les­te, con su ca­rac­te­rís­ti­co azul tur­que­sa, que se de­be a la al­ta con­cen­tra­ción de si­li­ca­tos de alu­mi­nio en el agua. 2. Una “so­da” o pues­to de co­mi­da tí­pi­ca en el mer­ca­do mu­ni­ci­pal

de Na­ran­jo. 3. Ca­ba­ña­mi­ra­dor so­bre una de las la­gu­nas de Ma­quen­que

Eco Lod­ge.

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.