Le­yen­da en evo­lu­ción

Via­ja­mos en el tiem­po pa­ra des­en­te­rrar los có­di­gos de­trás del im­pe­rio crea­do por el le­gen­da­rio za­pa­te­ro Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo y así, ima­gi­nar su fu­tu­ro.

Harper's Bazaar (Chile) - - News - Por Ad­ma Ka­wa­ge

ecien­te­men­te, Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo anun­ció la re­es­truc­tu­ra de su equi­po crea­ti­vo tras la sa­li­da de Massimiliano Gior­net­ti de la com­pa­ñía en mar­zo pa­sa­do. En el nue­vo es­que­ma, Ful­vio Ri­go­ni se en­car­ga­rá de la di­vi­sión de wo­mens­wear, el in­glés Paul An­drew en­ca­be­za­rá la crea­ción de za­pa­tos fe­me­ni­nos y Gui­llau­me Mei­lland, el úl­ti­mo en ser de­sig­na­do, es­ta­rá al fren­te del mens­wear. El nom­bra­mien­to de es­te trío mar­ca el ini­cio de una nue­va eta­pa y pa­re­ce ali­near­se con la fi­lo­so­fía ac­tual de la mar­ca y con las apues­tas que, con ob­je­ti­vo de man­te­ner­se vi­gen­tes y se­guir mar­can­do pau­ta, ha he­cho la fir­ma en los úl­ti­mos años, en los que ha abier­to la puer­ta a las co­la­bo­ra­cio­nes crea­ti­vas y a en­con­trar ta­len­to en lu­ga­res ines­pe­ra­dos. El re­cien­te re­sur­gi­mien­to de la mar­ca en te­rre­nos co­mo el del Ready-to-Wear y los ac­ce­so­rios –y no so­lo en el mun­do de los za­pa­tos, so­bre el que tie­ne maes­tría ha­ce ca­si 90 años– con­fir­ma que la fór­mu­la es­tá fun­cio­nan­do a la per­fec­ción.

Sin em­bar­go, no es la pri­me­ra vez que vol­tean a otros paí­ses en bús­que­da de ins­pi­ra­ción. La fir­ma flo­ren­ti­na por ex­ce­len­cia tu­vo sus ini­cios, cu­rio­sa­men­te, le­jos de Via Tor­na­buo­ni. Con tan so­lo 16 años, en 1914, Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo de­jó su na­tal Ita­lia –co­mo tan­tos in­mi­gran­tes a prin­ci­pio del si­glo XX– pa­ra es­ta­ble­cer­se en Amé­ri­ca. Tras tra­ba­jar en una fá­bri­ca de za­pa­tos en Bos­ton, es­ta­ble­cer un lo­cal de re­pa­ra­cio­nes y za­pa­tos he­chos a la me­di­da en Los Án­ge­les, y es­tu­diar anato­mía en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, en 1923, abrió las puer­tas de una tien­da lla­ma­da Holly­wood Boot Shop, fre­cuen­ta­da por es­tre­llas de ci­ne que pron­to que­da­ron cau­ti­va­das por la ori­gi­na­li­dad de sus di­se­ños y su ex­qui­si­ta ma­nu­fac­tu­ra. Fue con esa fa­ma que el jo­ven za­pa­te­ro vol­vió a Flo­ren­cia en 1928, pa­ra fun­dar la com­pa­ñía que ha­bría de lle­var su nom­bre; en ese en­ton­ces, pro­du­cía 350 pa­res al día y em­plea­ba a 750 ar­te­sa­nos tra­di­cio­na­les.

El res­to, co­mo di­cen, es his­to­ria: una his­to­ria pla­ga­da de nom­bres cé­le­bres –Ma­rilyn Mon­roe, Sop­hia Lo­ren, Gre­ta Gar­bo y Au­drey Hep­burn, en­tre tan­tas otras clien­tas, te­nían sus pro­pias hor­mas–, una his­to­ria mar­ca­da con el na­ci­mien­to de íco­nos co­mo los za­pa­tos ro­jos que Judy Gar­land usó en El ma­go de Oz, la pla­ta­for­ma Rain­bow o la ba­lle­ri­na Va­ra; una his­to­ria de pa­ten­tes de in­ge­nie­ría e in­no­va­ción en los ma­te­ria­les –cuan­do la piel y el ace­ro que usa­ban pa­ra re­for­zar los ta­co­nes es­ca­sea­ron tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, Fe­rra­ga­mo creó mo­de­los úni­cos usan­do cor­cho, ce­lo­fán e hi­lo de ca­ña de pes­car… una vida cons­tru­yen­do el im­pe­rio que se con­ver­ti­ría en una de las fir­mas ita­lia­nas más im­por­tan­tes del mun­do.

La com­pra del Palazzo Spi­ni Fe­ro­ni, en los años trein­ta, de­fi­nió uno de los mo­men­tos más im­por­tan­tes en la tra­yec­to­ria de la

mar­ca, ca­si tan im­por­tan­te pa­ra su fu­tu­ro co­mo el ma­tri­mo­nio de Sal­va­to­re con su es­po­sa, Wan­da. Ubi­ca­do en el co­ra­zón de Flo­ren­cia, se con­vir­tió en el ho­gar de la com­pa­ñía y en des­tino obli­ga­do pa­ra el jet-set in­ter­na­cio­nal, reale­za y ac­tri­ces, que acu­dían pa­ra co­mi­sio­nar za­pa­tos he­chos a me­di­da. Des­de el 2006, el pa­la­cio me­die­val al­ber­ga el Mu­seo Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo que, ade­más de con­tar la in­creí­ble his­to­ria de su fun­da­dor, or­ga­ni­za mues­tras so­bre la his­to­ria de la mo­da y sus ra­mi­fi­ca­cio­nes con­tem­po­rá­neas. Ac­tual­men­te, ex­hi­be Art and Fas­hion, ex­po­si­ción que es­tu­dia la com­ple­ja y re­la­ción en­tre am­bas dis­ci­pli­nas y sus apor­ta­cio­nes re­cí­pro­cas, des­de los pre-Ra­fae­lis­tas has­ta el Su­rrea­lis­mo, fu­tu­ris­mo y la mo­da ra­di­cal. Da­do a que reúne obras y pie­zas de El­sa Schia­pa­re­lli, Jean Coc­teau, Is­sey Mi­ya­ke, Andy War­hol, Vik­tor & Rolf, Nick Ca­ve y Sal­va­dor Da­lí, en­tre otros, uno de los as­pec­tos dis­tin­ti­vos de la mues­tra es la can­ti­dad de ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les in­vo­lu­cra­das: ade­más del mu­seo y la Fon­da­zio­ne Fe­rra­ga­mo, par­ti­ci­pa­ron la Bi­blio­te­ca Na­zio­na­le Cen­tra­le, la Ga­lle­rie de­gli Uf­fi­zi, la Ga­lle­ria d’arte mo­der­na di Palazzo Pit­ti y la Ga­lle­ria del Cos­tu­me, el Mu­seo Ma­rino Ma­ri­ni y el Mu­seo del Tes­su­to de Pra­to.

Al re­co­rrer las áreas del mu­seo de­di­ca­das a la le­gen­da­ria vida del lla­ma­do “Za­pa­te­ro de los sue­ños”, bas­ta ver la im­pre­sio­nan­te lis­ta de nom­bres mar­ca­dos en las hor­mas per­so­na­li­za­das y es­tu­diar los za­pa­tos co­mo una lí­nea del tiem­po de hi­tos en la his­to­ria del di­se­ño –no so­lo de mo­da sino tam­bién in­dus­trial– pa­ra con­fir­mar que hay al­go úni­co en un za­pa­to fir­ma­do por Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo. Sin em­bar­go, pa­ra real­men­te des­cu­brir qué es lo que los ha­ce di­fe­ren­tes, re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble vol­ver a lo bá­si­co, a don­de ini­cia to­do: el ta­ller don­de se ha­cen los za­pa­tos de la mar­ca.

Aden­trar­se en la ma­nu­fac­tu­ra, ubi­ca­da a las afue­ras de Flo­ren­cia, es un pri­vi­le­gio. No hay me­jor ma­ne­ra de en­ten­der el va­lor real de un pro­duc­to de lu­jo que ver có­mo se ha­ce, las ho­ras de tra­ba­jo que im­pli­ca su crea­ción, la can­ti­dad de ma­nos que par­ti­ci­pan en el pro­ce­so –des­de el bo­ce­to has­ta que se em­pa­ca– y los años de ex­pe­rien­cia que ne­ce­si­tan los ar­te­sa­nos pa­ra per­fec­cio­nar su ofi­cio. Es tam­bién, un en­cuen­tro en­tre el pa­sa­do y el fu­tu­ro. Por una par­te, hay mu­chos pa­sos de la cons­truc­ción del cal­za­do que si­guen ha­cién­do­se con las mis­mas téc­ni­cas que en sus orí­ge­nes, que de­pen­den del ojo y tac­to hu­mano –co­mo ele­gir la pie­za co­rrec­ta de la piel pa­ra tra­zar el pa­trón de un di­se­ño, o re­cu­brir la hor­ma con la piel usan­do mar­ti­llo y de­ce­nas de di­mi­nu­tos cla­vos que los ar­te­sa­nos sos­tie­nen en la bo­ca y van “es­cu­pien­do” uno a uno, o pin­tar los bor­des de la piel ta­lla­da a mano an­tes de dar por ter­mi­na­do un par. Por otro la­do, la tec­no­lo­gía asis­te mu­chos pro­ce­sos he­chos por los ar­te­sa­nos, en to­dos los ca­sos pa­ra ase­gu­rar un pro­duc­to de me­jor ca­li­dad –co­mo ca­len­tar las ca­pas de piel pa­ra unir­las o compu­tari­zar un di­se­ño pa­ra adap­tar sus pro­por­cio­nes a to­das las ta­llas. Sin em­bar­go, in­clu­so es­tan­do en­tre bam­ba­li­nas, los gran­des ma­gos nun­ca re­ve­lan sus tru­cos, y hay fór­mu­las –co­mo la ecua­ción que de­fi­ne la in­cli­na­ción y al­tu­ra per­fec­ta del ta­cón, de­pen­dien­do de la ta­lla del za­pa­to, pa­ra que la dis­tri­bu­ción del pe­so sea la ade­cua­da y, por en­de, el cal­za­do sea el más có­mo­do po­si­ble– que na­die es­tu­vo dis­pues­to a com­par­tir.

En­fren­ta­dos a una era en que la pro­duc­ción ace­le­ra­da y ma­si­va ame­na­za con con­ver­tir­se en la nor­ma, el de­fen­der los va­lo­res de la ma­nu­fac­tu­ra y las téc­ni­cas tra­di­cio­na­les de cons­truc­ción es un ac­to de va­len­tía. Al con­ver­sar con Ja­mes Fe­rra­ga­mo, nieto del fun­da­dor y di­rec­tor de la di­vi­sión de za­pa­tos y pro­duc­tos de piel fe­me­ni­nos y mas­cu­li­nos, la cer­te­za en el ca­mino que de­be re­co­rrer la com­pa­ñía fa­mi­liar es pal­pa­ble. So­bre el pa­sa­do y el pa­pel que jue­ga el le­ga­do en la fir­ma, ase­gu­ra que los ar­chi­vos son una fuen­te de ins­pi­ra­ción cons­tan­te e inago­ta­ble pa­ra los di­se­ña­do­res. Sin em­bar­go, la in­ten­ción nun­ca es sim­ple­men­te re­pro­du­cir los mo­de­los pa­sa­dos. Se tra­ta de apro­ve­char la his­to­ria de la mar­ca y el know-how que han acu­mu­la­do co­mo si se tra­ta­ra de un len­gua­je, y así va­ler­se de es­tos sím­bo­los in­con­fun­di­ble­men­te re­la­cio­na­dos con Fe­rra­ga­mo –co­mo el gan­cino, la pla­ta­for­ma de cor­cho, la pla­ta­for­ma en ca­pas, el mo­ño de gros­grain– pa­ra evo­lu­cio­nar me­dian­te la crea­ción de nue­vos íco­nos.

Pa­ra él, to­do se re­su­me en man­te­ner­se fiel a los va­lo­res con los que su abue­lo fun­dó la fir­ma: res­guar­dar la tra­di­ción de ma­nu­fac­tu­ra ita­lia­na, man­te­ner­se a la van­guar­dia a tra­vés de la in­no­va­ción en los di­se­ños, tra­ba­jar con las me­jo­res pie­les y ma­te­ria­les, y con­fiar en que su ex­ce­len­cia al ima­gi­nar za­pa­tos –y ac­ce­so­rios y Ready-to-Wear– los dis­tin­gui­rá siem­pre del res­to. n

Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo en su ta­ller en el Palazzo Spi­ni Fe­rro­ni, 1937.

De­re­cha: Ma­rilyn Mon­roe con unos pumps de la fir­ma. Aba­jo: Sal­va­to­re y su hi­ja Fiam­ma, quien fue la úni­ca que tra­ba­jó a su la­do en los úl­ti­mos años

de su vida.

Arri­ba: Joan Craw­ford con Fe­rra­ga­mo en la Holly­wood Boot Shop, que abrió en 1923. Iz­quier­da: Au­drey Hep­burn du­ran­te una prue­ba con Sal­va­to­re.

Ja­mes Fe­rra­ga­mo.

1930

1935

1938

1938

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.