El ima­gi­na­rio de Gon­za­lo Cienfuegos

Vi­si­ta­mos el ta­ller del re­co­no­ci­do pin­tor chi­leno pa­ra que nos re­ve­la­ra los por­me­no­res de sus ins­pi­ra­cio­nes y vida crea­ti­va. Ha­blan­do so­bre las ideas de­trás de sus icó­ni­cos per­so­na­jes y la de­fen­sa de la dis­ci­pli­na, des­cu­bri­mos por qué Gon­za­lo Cienfuegos t

Harper's Bazaar (Chile) - - Contenido - Por An­drea La­rra­be · Fo­to­gra­fías Ronny Bel­mar

He­mos en­tra­do al mun­do de Gon­za­lo Cienfuegos. Nos re­ci­be un lar­go ca­mino tra­za­do por ár­bo­les y él nos es­pe­ra muy quie­to al fi­nal del tra­yec­to. Es una ca­sa es­pa­cio­sa en un te­rreno aún más gran­de, con jar­di­nes ador­na­dos de es­ta­tuas y un ta­ller que lo ob­ser­va en si­len­cio, pe­ro con to­do me­nos in­di­fe­ren­cia. Es aquí don­de el mun­do del re­co­no­ci­do ar­tis­ta chi­leno co­bra vida, tan­to en la pin­tu­ra co­mo la es­cul­tu­ra, y sus re­sul­ta­dos se ven es­par­ci­dos por lo an­cho de la ca­sa, ocu­pan­do to­dos los rin­co­nes, lle­nán­do­la de una be­lle­za pro­pia. Es­tán, ade­más, siem­pre pre­pa­ra­dos pa­ra caer una vez más en ma­nos de su crea­dor.

“Es­toy cons­tan­te­men­te re­to­can­do to­do lo que ten­go aquí”, con­fie­sa el ar­tis­ta en un tono de voz que­do. Con ca­si diez pre­mios a su ha­ber, es­tu­dios en Buenos Aires y Mé­xi­co, do­ce­nas de obras ven­di­das y un nom­bre que na­die des­co­no­ce, Cienfuegos pa­re­ce po­seer la maes­tría del arte. Sin em­bar­go, se mues­tra hu­mil­de fren­te a su obra, una crea­ción que tie­ne vida pro­pia, que exi­ge, y que siem­pre lo lle­va por ca­mi­nos in­sos­pe­cha­dos.

“Sien­to una in­sa­tis­fac­ción per­ma­nen­te”, con­fie­sa. “Nun­ca sé cuándo voy a aban­do­nar un cua­dro o có­mo voy a se­guir. Si es por allá, por acá, si de­be ser cua­dra­do, re­don­do, chi­co, gran­de, qué his­to­rias se con­ta­rán. Tra­to de de­mo­rar­me lo más po­si­ble, por­que nun­ca es­toy ple­na­men­te con­for­me”.

Ca­da obra es una his­to­ria que se re­ve­la en el ca­mino, que po­cas ve­ces es ra­cio­nal y en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes va flo­re­cien­do, dan­do a co­no­cer ca­da una de sus ca­pas po­co a po­co. “Es un via­je, un re­co­rri­do. Van sur­gien­do per­so­na­jes, mien­tras que otros des­apa­re­cen, es in­creí­ble pen­sar cuán­tos cua­dros hay de­trás de la úl­ti­ma ca­pa. Cosas que se que­da­ron y otras que se fue­ron”.

No exis­te tal co­sa co­mo un error; so­lo un via­je­ro que a me­dio ca­mino de­ci­dió cam­biar de rum­bo, pe­ro de­jó sus hue­llas al pa­sar. Cienfuegos no con­si­de­ra los bo­rro­nes den­tro de una pin­tu­ra co­mo erro­res de los que aver­gon­zar­se; más bien mues­tran los ca­mi­nos que per­mi­tie­ron a la obra con­ver­tir­se en lo que es aho­ra. “Tie­ne un tiem­po que es­tá re­gis­tra­do y eso me pa­re­ce muy atrac­ti­vo. Le da un cuer­po, san­gre y vida a la pin­tu­ra”, di­ce. El as­pec­to de la me­mo­ria y una lec­tu­ra com­ple­ja de ca­da obra (“ha­cia arri­ba, ha­cia aba­jo y ha­cia atrás”) son fun­da­men­ta­les pa­ra el ar­tis­ta, por­que ha­blan de un es­fuer­zo par­ti­cu­lar en crear­la. Con­fie­sa que las pie­zas que na­cen de al­go más ra­cio­nal y de una idea clara, no le en­tre­tie­nen tan­to a pe­sar de po­seer otros mé­ri­tos. Es la es­pon­ta­nei­dad lo que más lo cau­ti­va, el pin­tar in­tui­ti­va­men­te, a tra­vés de un ac­ci­den­te, sin sa­ber qué per­so­na­jes e his­to­rias sur­gi­rán.

El es­ti­lo de Cienfuegos es fi­gu­ra­ti­vo, pe­ro no rea­lis­ta. El cuer­po hu­mano se re­pre­sen­ta en la gran ma­yo­ría de sus obras, pe­ro ale­ja­do de lo clá­si­co gre­co­la­tino, mez­clán­do­se con cul­tu­ras más pri­mi­ti­vas, co­mo las afri­ca­nas, don­de exis­te una ma­yor li­ber­tad de lo que sig­ni­fi­ca lo an­tro­po­mór­fi­co. “Tra­ba­jo mu­cho des­de la me­mo­ria, por­que no uso mo­de­lo y creo que esa es una de las ca­rac­te­rís­ti­cas que me iden­ti­fi­can. No sé si la pin­tu­ra es­tá mal he­cha o le fal­ta ma­yor ve­ro­si­mi­li­tud. Creo que no se tra­ta de na­da con­cre­to, no son per­so­na­jes, no son na­da, son so­lo pin­tu­ras que re­pre­sen­tan al­go, pe­ro no son lo que se ve”. El ob­je­ti­vo es que sean li­bres y abier­tas a in­ter­pre­ta­cio­nes, que abran la puer­ta pa­ra quie­nes las vea cons­tru­yan sus pro­pios relatos. “So­lo en al­gu­nos ca­sos pue­de ha­ber una cons­truc­ción de al­gún

pro­pó­si­to”, con­fie­sa. “Por ejem­plo, tra­ba­jé bas­tan­te la ci­ta de las me­ni­nas de Ve­láz­quez, ya que el cua­dro sir­vió co­mo pre­tex­to pa­ra re­cons­tex­tua­li­zar el pro­ble­ma del cua­dro den­tro del cua­dro, del au­to­rre­tra­to. Hay una am­bi­güe­dad que me in­tere­sa”.

Con esa am­bi­güe­dad co­mo pro­ta­go­nis­ta, el ar­tis­ta na­cio­nal bus­ca in­tere­sar, se­du­cir y con­mo­ver a quien se en­fren­te a su obra y que pue­da leer­lo a su ma­ne­ra, no que sea un sim­ple ob­je­to de con­tem­pla­ción vi­sual. “No pre­ten­do cam­biar el mun­do, bo­tar pre­si­den­tes ni po­ner a otros en su lu­gar. Sí hay una vi­sión un po­co iró­ni­ca, una crí­ti­ca so­cial, pe­ro esa es par­te de mi na­tu­ra­le­za, no es di­rec­ta”, di­ce.

EN DE­FEN­SA DEL OFI­CIO

En su ca­sa y ta­ller se res­pi­ra el arte. Sus cua­dros y es­cul­tu­ras se han apro­pia­do del es­pa­cio co­mo los hués­pe­des más bien­ve­ni­dos. Se han aco­mo­da­do a lo an­cho de la sa­la prin­ci­pal y ador­na­do ca­si ca­da uno de los es­ca­lo­nes en el ca­mino ha­cia el se­gun­do pi­so.

El pri­mer acer­ca­mien­to de Gon­za­lo al arte, sin em­bar­go, no fue pre­ci­sa­men­te a la pin­tu­ra. En vez, asis­tió a cla­ses de piano, ya que por el la­do de su ma­dre hay mu­chos mú­si­cos una in­ten­ción de se­guir con el le­ga­do fa­mi­liar. Sin em­bar­go, a los 11 años le re­ga­la­ron unas acua­re­las que le in­tri­ga­ron pro­fun­da­men­te. “¿Pa­ra qué ser­vían? ¿Qué po­día ha­cer con ellas? Tiem­po des­pués me en­con­tré con un li­bro de Van Gogh y su pin­tu­ra con mu­cho cuer­po y ma­te­ria, y eso me fas­ci­nó. Fue co­mo una epi­fa­nía, me ilu­mi­nó”, re­cuer­da.

Al en­trar a la uni­ver­si­dad, Gon­za­lo op­tó por ar­qui­tec­tu­ra ya que “ser pin­tor en ese mo­men­to era de al­tí­si­mo ries­go y mi fa­mi­lia in­sis­tió en que es­tu­dia­ra al­go un po­co más se­rio”. Pe­ro aun­que no le de­di­có la vida a es­ta dis­ci­pli­na, sí agra­de­ce las va­ria­das he­rra­mien­tas que le en­tre­gó y re­co­no­ce la im­por­tan­cia de sa­ber que to­do su­ma en la vida y en la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal de una per­so­na. En su ca­so, la ar­qui­tec­tu­ra le en­se­ñó un mé­to­do de tra­ba­jo y un ri­gor que lo han ayu­da­do enor­me­men­te a tra­vés de los años y la gran pro­duc­ción que ha lle­va­do a ca­so. Qui­zás eso mis­mo es lo que le ha da­do la for­ta­le­za de de­fen­der su ofi­cio sin im­por­tar las crí­ti­cas y el pe­si­mis­mo. “His­to­ria­do­res han tra­ta­do de ma­tar la pin­tu­ra du­ran­te to­do el si­glo vein­te”, di­ce. “Pe­ro ca­da vez que voy a una Bie­nal veo que si­gue vi­va, con dis­cur­sos, mi­ra­das y cosas nue­vas. Ha si­do un obs­tácu­lo, tra­tar de sos­te­ner­me con mi es­tra­te­gia, con mi pin­tu­ra”.

Pe­ro Cienfuegos no se ha que­da­do so­lo en la dis­ci­pli­na de la pin­tu­ra. Tam­bién ha in­cur­sio­na­do en la es­cul­tu­ra des­de los años no­ven­ta, la que ve co­mo una de­ri­va­ción ha­cia las tres di­men­sio­nes de sus icó­ni­cos per­so­na­jes. “Me gus­ta la tras­cen­den­cia que tie­ne la es­cul­tu­ra. Cuan­do ter­mi­né el ci­clis­ta, que fue mi pri­me­ra obra en bron­ce, la mi­ra­ba y pen­sa­ba: ‘es­to pue­de du­rar dos mil años’. Es una co­sa só­li­da, mien­tras que la pin­tu­ra es más efí­me­ra, una ilu­sión”, ex­pli­ca.

El ar­tis­ta re­ve­la que siem­pre es­tá tra­tan­do de apren­der y ha­cer al­go me­jor, al­go que pue­da tras­cen­der. “Los que han tras­cen­di­do han si­do po­cos”, afir­ma. Pe­ro no nos ex­tra­ña­ría que él fue­ra uno de ellos. n

“Siem­pre me in­tere­só el pro­ble­ma de la crea­ción en el sen­ti­do de la fic­ción. El es­cri­tor que crea un per­so­na­je y lo ha­ce vi­vir. Me in­tere­só esa ca­pa­ci­dad de dar­le vida a una pin­tu­ra”.

“Me di cuen­ta de que mis per­so­na­jes eran muy icó­ni­cos”, di­ce el ar­tis­ta so­bre su tra­ba­jo en la es­cul­tu­ra, la que ve co­mo una de­ri­va­ción de sus pin­tu­ras a las tres di­men­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.