Cos­ta Amalfitana en Ita­lia

Las ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les y los te­so­ros ar­qui­tec­tó­ni­cos de la cos­ta amalfitana, en Ita­lia, ins­pi­ra­ron a ar­tis­tas y es­cri­to­res du­ran­te si­glos. Un pai­sa­je inol­vi­da­ble.

Harper's Bazaar (Chile) - - Contenido - Por Jus­ti­ne Pic­car­die Fo­tos de Ger­mán Ro­ma­ni

La be­lle­za na­tu­ral de la cos­ta amalfitana, en Ita­lia, es le­gen­da­ria. Sus acan­ti­la­dos im­po­nen­tes con vis­ta al mar Ti­rreno, don­de las olas es­pu­mo­sas al­can­zan el ho­ri­zon­te azul y el cie­lo in­fi­ni­to, son una pos­tal. Un pai­sa­je de ris­cos y gru­tas se­cre­tas, mon­ta­ñas cu­bier­tas de nu­bes y pre­ci­pi­cios es­car­pa­dos de una mag­ni­fi­cen­cia tan ex­tra­or­di­na­ria que ha ins­pi­ra­do a es­cri­to­res, ar­tis­tas y mú­si­cos des­de Gio­van­ni Boc­cac­cio a Go­re Vidal, Ri­chard Wag­ner o An­dré Gi­de, por más de sie­te si­glos.

Tal es­plen­dor na­tu­ral alen­tó tam­bién la crea­ción de te­so­ros ar­qui­tec­tó­ni­cos – mo­nas­te­rios y ca­te­dra­les, pa­laz­zos y to­rres, vi­llas y tem­plos– cons­trui­dos por em­pe­ra­do­res, prín­ci­pes me­die­va­les, car­de­na­les re­na­cen­tis­tas y aris­tó­cra­tas vic­to­ria­nos. Afor­tu­na­do es el via­je­ro con­tem­po­rá­neo que pue­de alo­jar­se en es­tos lu­ga­res no­ta­bles. Uno de ellos es el Mo­nas­te­rio San­ta Rosa: un con­ven­to del si­glo XVII, cons­trui­do desafian­do las le­yes de la gra­ve­dad, que se ubi­ca al fi­lo del pro­mon­to­rio de Con­ca dei Ma­ri­ni. Fue re­cu­pe­ra­do cuan­do una vi­sio­na­ria he­re­de­ra nor­te­ame­ri­ca­na, Blan­ca Shar­ma, vis­lum­bró las rui­nas aban­do­na­das mien­tras na­ve­ga­ba por la cos­ta amalfitana. Shar­ma com­pró la pro­pie­dad, se pa­só una dé­ca­da re­no­van­do el edi­fi­cio y sus jar­di­nes ate­rra­za­dos, y fi­nal­men­te abrió el Mo­nas­te­rio co­mo un ho­tel con so­lo 20 ha­bi­ta­cio­nes y un spa en 2012.

El con­ven­to de mon­jas ori­gi­nal fue cui­da­do­sa­men­te res­tau­ra­do de for­ma tal que no per­die­ra su sen­ti­do de se­re­ni­dad; se pre­ser­va­ron sus te­chos abo­ve­da­dos y las ha­bi­ta­cio­nes se amo­bla­ron con an­ti­güe­da­des ele­gan­tes, ca­mas ma­ra­vi­llo­sa­men­te có­mo­das y ba­ños lu­jo­sos. Ca­da ven­ta­na ofre­ce una vis­ta del cie­lo y del mar que qui­ta la res­pi­ra­ción, y los aro­mas a li­món, na­ran­ja, jaz­mín, rosa y la­van­da de su idí­li­co jar­dín per­fu­man to­dos los am­bien­tes del lu­gar.

En el ex­te­rior, hay rin­co­nes y pér­go­las en las te­rra­zas es­ca­lo­na­das, idea­les pa­ra re­fu­giar­se con un li­bro o sim­ple­men­te ad­mi­rar la pa­no­rá­mi­ca con la dul­ce com­pa­ñía del can­to de los pá­ja­ros y del tin­ti­neo de una fuen­te. Es ten­ta­dor dor­mir una sies­ta al cos­ta­do de la pis­ci­na in­fi­ni­ta o flo­tar sua­ve­men­te en sus aguas. Pe­ro hay mu­cho más pa­ra des­cu­brir: en el jar­dín se pue­den en­con­trar abun­dan­tes hier­bas te­ra­péu­ti­cas y co­mes­ti­bles (las mon­jas fue­ron co­no­ci­das por sus tin­tu­ras cu­ra­ti­vas y re­me­dios na­tu­ra­les). Más de cin­co mil plan­tas cre­cen hoy en el sue­lo y al cos­ta­do de las te­rra­zas ver­des fren­te al ho­tel; un jar­dín fru­tal y de ver­du­ras ya­ce jus­to de­trás y pro­vee lo más fres­co y or­gá­ni­co pa­ra el de­li­cio­so me­nú del res­tau­ran­te del Mo­nas­te­rio, in­clu­yen­do al­ca­cho­fas, to­ma­tes, za­pa­llos, li­mo­nes, fru­tos ro­jos y fru­ti­llas.

Den­tro del ho­tel hay un spa con una sui­te ter­mal es­ti­lo ro­mano, sau­na, pis­ci­na de hi­dro­te­ra­pia y ex­ce­len­tes tra­ta­mien­tos con pro-

duc­tos de la tra­di­cio­nal far­ma­cia San­ta Ma­ria No­ve­lla (bál­sa­mos y lo­cio­nes cu­ra­ti­vas a ba­se de cí­tri­cos, hier­bas me­di­te­rrá­neas y un par­ti­cu­lar acei­te de li­rio). La com­bi­na­ción de to­do es­to más un staff ama­ble, un he­la­do di­vi­na­men­te ca­se­ro y un bar­man en­can­ta­dor ha­cen di­fí­cil la des­pe­di­da.

Afor­tu­na­da­men­te, íba­mos a unos po­cos ki­ló­me­tros, has­ta Ra­ve­llo. Co­mo si fue­ra el set de un cuen­to de ha­das, es­ta ciu­dad me­die­val for­mó par­te de nu­me­ro­sas fá­bu­las, al­gu­nas de ellas ver­da­de­ras y otras fan­tás­ti­cas. Wag­ner, por ejem­plo, de­cla­ró ha­ber te­ni­do su vi­sión de Par­si­fal en el pai­sa­je de Ra­ve­llo (“¡En­con­tra­mos el má­gi­co jar­dín de Kling­sor!”). Por eso, se con­me­mo­ra al cé­le­bre com­po­si­tor en los nom­bres de las ca­lles y pun­tos de re­fe­ren­cia; y tam­bién en el fes­ti­val de ve­rano en Vi­lla Ru­fo­lo.

El Ho­tel Ca­ru­so tie­ne una im­pron­ta igual­men­te ro­mán­ti­ca. Cuen­ta la le­yen­da que en­tre sus hués­pe­des es­tu­vie­ron Vir­gi­nia Woolf, Gre­ta Gar­bo, Humph­rey Bo­gart y Jac­kie Ken­nedy, y su his­to­ria an­ti­gua es aún evi­den­te en los fres­cos ar­ca­dia­nos del cie­lo­rra­so y las es­ta­tuas ro­ma­nas que ob­ser­van a los mo­der­nos vi­si­tan­tes con mi­ra­da im­per­tur­ba­ble. Ori­gi­nal­men­te cons­trui­do por una fa­mi­lia ita­lia­na patricia en el si­glo XI, fue des­trui­do en la Edad Me­dia –co­mo gran par­te de Ra­ve­llo– du­ran­te las ba­ta­llas en­tre la Re­pú­bli­ca de Amal­fi y sus ri­va­les. Si­glos de des­cui­do se su­ce­die­ron con re­pa­ra­cio­nes y ex­ten­sio­nes oca­sio­na­les has­ta el año 1893, cuan­do Pan­ta­leo­ne Ca­ru­so, un em­pre­sa­rio ho­te­le­ro, abrió un ala del palazzo co­mo pen­sión y pos­te­rior­men­te res­tau­ró la pro­pie­dad en­te­ra co­mo un ho­tel.

Re­cien­te­men­te, el Ca­ru­so fue ad­qui­ri­do por el gru­po Bel­mond y, con sus 50 ha­bi­ta­cio­nes es, con cer­te­za, más gran­de que el Mo­nas­te­rio San­ta Rosa. Pe­ro una vez que uno se acos­tum­bra al la­be­rin­to de pa­si­llos y es­ca­le­ras, y en­cuen­tra los en­can­tos en me­dio de te­rra­zas es­con­di­das y jar­di­nes se­cre­tos con vis­ta a la Bahía de Sa­lerno, to­do es inevi­ta­ble­men­te se­duc­tor. Na­dar en la pis­ci­na in­fi­ni­ta, que pa­re­ce sus­pen­di­da en­tre el cie­lo y el mar, es una ex­pe­rien­cia ca­si re­li­gio­sa. Co­mo en el Mo­nas­te­rio, tam­bién aquí

es ten­ta­dor que­dar­se en los jar­di­nes del ho­tel, don­de los jaz­mi­nes exu­be­ran­tes se en­tre­la­zan con las gli­ci­nas co­mo aman­tes y las ro­sas tre­pa­do­ras se des­pa­rra­man so­bre los en­re­ja­dos.

Ra­ve­llo im­po­ne ser ex­plo­ra­do. Los au­tos es­tán prohi­bi­dos en las es­tre­chas ca­lles ado­qui­na­das. Pe­ro va­le la pe­na re­co­rrer a pie ca­da sen­de­ro, ya que lle­va de se­gu­ro a otro mau­so­leo ines­pe­ra­do o huer­ta o igle­sia. Cer­ca del Ca­ru­so es­tá la ca­te­dral, fun­da­da en el si­glo XI y ri­ca­men­te ador­na­da con mo­sai­cos y ta­lla­dos, in­clu­yen­do seis leo­nes de pie­dra en la ba­se del púl­pi­to. Aquí tam­bién se en­cuen­tra la ca­pi­lla de már­mol de San Pan­ta­leo­ne, con­me­mo­ran­do al san­to pa­trono de Ra­ve­llo, cu­ya san­gre es­tá pre­ser­va­da co­mo una re­li­quia en una an­ti­gua am­po­lla. Ca­da año, en oca­sión de la fies­ta del san­to, se cree que ocu­rre un mi­la­gro por el cual la san­gre se­ca se vuel­ve lí­qui­da y car­me­sí una vez más so­lo en es­te día.

A po­cos me­tros de la ca­te­dral, al otro la­do de la pla­za prin­ci­pal, se ubi­ca la pe­que­ña Vi­lla Ru­fo­lo, cons­trui­da en el si­glo XII ba­jo el po­der de la di­nas­tía del mis­mo nom­bre, co­mo sím­bo­lo de es­ta­tus, que pos­te­rior­men­te ca­yó en rui­nas cuan­do de­cli­nó tam­bién su for­tu­na. En 1851, la pro­pie­dad aban­do­na­da fue com­pra­da por Fran­cis Ne­vi­lle Reid, un es­co­cés bo­tá­ni­co y ar­queó­lo­go ama­teur adi­ne­ra­do que res­tau­ró el edi­fi­cio y su jar­dín agre­gán­do­le sen­de­ros, flo­res y ci­pre­ses.

Pe­ro tal vez el más ro­mán­ti­co de los pa­laz­zos de Ra­ve­llo sea Vi­lla Cim­bro­ne, ad­qui­ri­do en

1905 por otro ex­pa­tria­do bri­tá­ni­co, Er­nest Bec­kett (quien rá­pi­da­men­te su­ce­dió a la no­ble­za co­mo el se­gun­do Lord Grimt­hor­pe), un don­juán di­le­tan­te que de­ja­ba plan­ta­do a sus aman­tes y evi­ta­ba a sus acree­do­res. Bec­kett, sin em­bar­go, se enamo­ró del es­pec­ta­cu­lar pai­sa­je de Vi­lla Cim­bro­ne y creó su pro­pia vi­sión ar­tís­ti­ca pa­ra com­ple­men­tar su ex­qui­si­ta be­lle­za.

Hoy en día, le­gio­nes de vi­si­tan­tes lle­gan pa­ra ad­mi­rar la glo­rio­sa te­rra­za, ali­nea­da con es­pec­ta­cu­la­res es­ta­tuas de már­mol y con una in­com­pa­ra­ble vis­ta so­bre la cos­ta amalfitana, cons­trui­da pa­ra la hi­ja de Bec­kett, Lucy. El es­cri­tor Go­re Vidal –quien vi­vió en una ca­sa cer­ca­na– des­cri­bió es­ta te­rra­za co­mo el lu­gar “más her­mo­so que ha­ya vis­to al­gu­na vez en mis via­jes en un bri­llan­te día de in­vierno cuan­do el cie­lo y el mar eran tan ví­vi­da­men­te azu­les que no era po­si­ble dis­tin­guir uno del otro”.

Vidal no fue el úni­co vi­si­tan­te fa­mo­so se­du­ci­do por Cim­bro­ne: D.H. Law­ren­ce, Gre­ta Gar­bo y los miem­bros del gru­po li­te­ra­rio de Blooms­bury tam­bién fue­ron atraí­dos por es­ta vi­lla. Los re­cuer­dos de hués­pe­des de an­ta­ño se pue­den des­cu­brir en sus jar­di­nes: las ce­ni­zas de Lord Grimt­hor­pe es­tán en­te­rra­das de­ba­jo del Tem­plo de Ba­co, jun­to a una es­ta­tua de bron­ce de un sá­ti­ro y un dios ro­mano; y dis­per­sas en­tre los oli­vos, las or­quí­deas sal­va­jes y los li­rios hay an­ti­güe­da­des co­mo una fi­gu­ra en már­mol en ta­ma­ño real de Eva, en­ce­rra­da en una gru­ta os­cu­ra tras una puer­ta de hie­rro. Di­cen que la pu­sie­ron allí por su se­gu­ri­dad, des­pués de que el es­cri­tor D.H. Law­ren­ce van­da­li­za­ra su pá­li­da fi­gu­ra fro­tán­do­le tie­rra en su ros­tro de­cla­ran­do que ne­ce­si­ta­ba “un to­que de co­lor’”.

De­jar Ra­ve­llo se sien­te co­mo sa­lir del jar­dín del Edén. Es du­ro de­cir adiós sin mi­rar atrás. Pe­ro a di­fe­ren­cia de Eva, atra­pa­da en su jau­la en Cim­bro­ne, po­de­mos al me­nos so­ñar con re­gre­sar a es­te ver­da­de­ro cie­lo en la Tie­rra.

“Un pai­sa­je que ha ins­pi­ra­do a es­cri­to­res, ar­tis­tas y mú­si­cos des­de Gio­van­ni Boc­cac­cio a Go­re Vidal, Ri­chard Wag­ner o An­dré Gi­de, por más de sie­te si­glos”.

Ra­ve­llo.

Al­re­de­do­res de Amal­fi.

1

El jar­dín en el Mo­nas­te­rio San­ta Rosa. Iz­quier­da: una ha­bi­ta­ción en el Ho­tel Ca­ru­so.

Aba­jo: la sa­la de es­tar del gran ho­tel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.