EM­PE­ZAR EL DÍA

Una de las de­fi­ni­cio­nes del lu­jo es sa­ber dis­fru­tar de un ca­fé de ca­li­dad. Nes­pres­so co­no­ce el se­cre­to.

Harper's Bazaar (Chile) - - Advertorial -

Son los primeros mo­men­tos del día y Au­drey Hep­burn, en la piel de Holly, se des­pla­za por las ca­lles va­cías de Nue­va York con un ca­fé en mano pa­ra de­te­ner­se en la vi­tri­na de la jo­ye­ría que da nom­bre a la his­to­ria. Así co­mien­za Desa­yuno en Tif­fany’s, (1961). “Una es­ce­na y un mo­men­to so­li­ta­rio de la pro­ta­go­nis­ta que no se­rían igua­les sin ese desa­yuno en­tre ma­nos”, es­to bien po­dría ha­ber di­cho Tru­man Ca­po­te, el au­tor del li­bro ori­gi­nal y un co­no­ci­do fa­ná­ti­co del ca­fé.

Ese mo­men­to de es­pa­cio so­lo pa­ra no­so­tras es in­va­lo­ra­ble, y cuán­tas ve­ces lo vi­vi­mos con una ta­za re­cién pre­pa­ra­da. Un mo­men­to de dis­fru­te in­com­pa­ra­ble pa­ra des­per­tar­nos, ha­cer una pau­sa y, si es en ca­sa con unos mi­nu­tos sin apu­ro por de­lan­te, mu­chí­si­mo me­jor.

En una épo­ca don­de te­ne­mos múl­ti­ples res­pon­sa­bi­li­da­des y ta­reas, ca­da se­gun­do del día es va­lo­ra­do co­mo un re­ga­lo es­pe­cial. Gra­cias a la in­no­va­ción de Nes­pres­so, aho­ra es po­si­ble to­mar­se un de­li­cio­so ca­fé sus­ten­ta­ble du­ran­te las ma­ña­nas de for­ma rá­pi­da, sin sa­lir de la ca­sa, ni sa­cri­fi­can­do la ca­li­dad. So­lo hay que en­cen­der la má­qui­na, ele­gir la va­rie­dad pre­fe­ri­da y apre­tar un bo­tón pa­ra ob­te­ner un ca­fé in­ten­so, de gran cuer­po y ri­co en aro­mas. Ideal pa­ra un mo­men­to de re­fle­xión.

Com­bi­na­do con es­pu­ma de le­che, la va­rie­dad de ca­fé ele­gi­da pue­de ha­cer in­clu­so que si­ga­mos re­me­mo­ran­do otros per­so­na­jes de la his­to­ria del ci­ne, co­mo Geor­ge Cloo­ney, otro gran ex­per­to en ca­fé. Él tam­bién es de los que des­pier­ta con la in­ten­si­dad de una bue­na ta­za, ¡y qué bueno sa­ber que po­de­mos re­con­for­tar­nos con ese mis­mo lu­jo sim­ple, pe­ro car­ga­do de es­ti­lo to­dos los días!

Con Nes­pres­so, el re­ga­lar­nos un mo­men­to de lu­jo y re­la­jo es fá­cil. To­do se ba­sa en ele­gir nues­tra va­rie­dad de ca­fé pre­fe­ri­da y de­jar que la má­qui­na ha­ga el res­to del tra­ba­jo con so­lo pre­sio­nar un bo­tón.

LUN­GO

Pe­ro la in­no­va­ción de Nes­pres­so va más allá de sus má­qui­nas. Ade­más, han desa­rro­lla­do una ga­ma de ca­fés de grano pa­ra ser dis­fru­ta­dos es­pe­cial­men­te du­ran­te las ma­ña­nas y que lle­va­rán el desa­yuno a un si­guien­te ni­vel. Se tra­ta de su ga­ma Lun­go, que se ca­rac­te­ri­za por te­ner un ma­yor ta­ma­ño de ta­za, es de­cir 110 ml. Es­ta in­creí­ble lí­nea es­tá com­pues­ta por seis va­rie­da­des pa­ra sa­tis­fa­cer to­dos los gus­tos. Po­seen de­li­cio­sos aro­mas y ar­mo­ni­zan per­fec­ta­men­te con que­sos, pa­nes, que­ques, miel y le­che, crean­do una ex­pe­rien­cia úni­ca du­ran­te la ma­ña­na.

Un ex­qui­si­to ca­fé con­ce­de una ex­pe­rien­cia in­com­pa­ra­ble y te ha­rá dar un nue­vo gi­ro a tu ru­ti­na, un cam­bio de pers­pec­ti­va, una nue­va apues­ta. Te in­vi­ta­mos dis­fru­tar tus ma­ña­nas y co­men­zar tu día de la me­jor ma­ne­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.