E ÚNI­CA Y PER­SO­NAL

Harper's Bazaar (Chile) - - Advertorial -

n la era de la per­so­na­li­za­ción de los pro­duc­tos, una nue­va ten­den­cia es­tá ga­nan­do po­pu­la­ri­dad en­tre las fa­ná­ti­cas de la be­lle­za. Se tra­ta del “fra­gran­ce la­ye­ring” o “per­fu­ma­do por ca­pas”, una téc­ni­ca que con­sis­te en ro­ciar dos o más aro­mas en di­fe­ren­tes par­tes del cuer­po con un so­lo pro­pó­si­to: ob­te­ner una esen­cia in­di­vi­dual y más que ex­clu­si­va.

Ar­mar la pro­pia mez­cla per­fec­ta no pa­re­ce com­ple­jo, pe­ro es im­pres­cin­di­ble se­guir al­gu­nas re­glas bá­si­cas. Por ejem­plo, Ber­nar­do Con­ti, di­rec­tor crea­ti­vo de la mar­ca de fra­gan­cias Fir­me­nich, con­fie­sa que has­ta las na­ri­ces más ex­pe­ri­men­ta­das te­men mez­clar mu­chas flo­res en una mis­ma crea­ción. “Aun­que sue­ne ho­rri­ble de­cir­lo, de in­me­dia­to que­da un po­de­ro­so olor a ve­lo­rio”, ad­vier­te.

La com­bi­na­ción de­pen­de­rá de los fras­cos que ten­ga­mos guar­da­dos. Con­ti com­par­te su ex­pe­rien­cia y su­gie­re sus mez­clas in­fa­li­bles: “Al igual que los flo­ra­les, los que in­clu­yen hier­bas son de tra­to de­li­ca­do por­que tie­nen mu­cho ca­rác­ter y do­mi­nan el aro­ma –ex­pli­ca–. Los acuo­sos y cí­tri­cos dan fres­cu­ra y li­ber­tad, y son fá­cil­men­te com­bi­na­bles. To­das las ma­de­ras se lle­van bien, pe­ro hay que usar po­co por­que son muy fuer­tes. Otro con­se­jo: nun­ca más de dos fru­tas; y los dul­ces, co­mo vai­ni­lla, ám­bar o cho­co­la­te, se lle­van bien, pe­ro re­cor­de­mos que no que­re­mos con­ver­tir­nos en un pos­tre”.

Es­ta mo­da no es nue­va. To­mó fuer­za en los años 80, cuan­do las mar­cas co­men­za­ron a am­pliar sus lí­neas y a lan­zar com­ple­men­tos de una mis­ma fra­gan­cia, co­mo el gel de du­cha, la cre­ma pa­ra el cuer­po, la co­lo­nia, el sham­poo, etc. Ese ti­po de ca­pas per­mi­tía acen­tuar el per­fu­me ele­gi­do. “Lo que cam­bió aho­ra –cuen­ta Con­ti– es que ya no se bus­ca la in­ten­si­dad sino lo ex­clu­si­vo. Hay ca­sas que ofre­cen pro­duc­tos he­chos a me­di­da. Es pa­ra bol­si­llos gran­des por­que, en ese ca­so, el con­su­mi­dor se reúne con el es­pe­cia­lis­ta, jun­tos ar­man una fra­gan­cia a gus­to y esa fór­mu­la co­crea­da nun­ca se ven­de a otra per­so­na. Otras mar­cas, en cam­bio, pre­pa­ran un set de 5 o 10 al­ter­na­ti­vas que com­bi­nan bien e in­vi­tan al con­su­mi­dor a crear su pro­pia mez­cla, úni­ca e irre­pe­ti­ble”. Con ese es­pí­ri­tu, por ejem­plo, se lan­zó la co­lec­ción uni­sex He­rre­ra Con­fi­den­tial de Ca­ro­li­na He­rre­ra, que per­mi­te cus­to­mi­zar los aro­mas jun­tan­do al­gu­na de sus ocho fra­gan­cias con cua­tro acei­tes pu­ros de al­ta ca­li­dad que com­ple­tan la lí­nea. El mix per­mi­te rea­li­zar una nue­va aso­cia­ción ol­fa­ti­va, atem­po­ral y sin gé­ne­ro es­pe­cí­fi­co. Otra mar­ca que apos­tó apor es­to fue Loe­we, que el año pa­sa­do pre­sen­tó el dúo de per­fu­mes Loe­we 001, com­pues­to por uno mas­cu­lino y otro fe­me­nino que na­cie­ron pa­ra ser usa­dos en con­jun­to y for­mar así un ter­ce­ro. “Al oler­los al mis­mo tiem­po se de­tec­ta la cohe­ren­cia de su com­po­si­ción, ge­ne­rán­do­se un ter­cer aro­ma, fru­to de esa co­ne­xión quí­mi­ca. Una pa­re­ja pue­de usar am­bos y ge­ne­rar una unión sin nin­gu­na dis­cre­pan­cia”, ex­pli­ca su au­tor y na­riz de la ca­sa, Emi­lio Va­le­ros.

Se pue­de ha­cer de dis­tin­tas ma­ne­ras. Es­tán quie­nes pre­fie­ren mez­clar dos per­fu­mes a la vez y quie­nes van su­man­do dis­tin­tas esen­cias a lo lar­go del día. En ese ca­so, Con­ti re­co­mien­da ir de la más li­via­na a la más in­ten­sa y ele­gan­te. El se­cre­to es ani­mar­se a ju­gar y pro­bar.

El arte de per­fu­mar­se por ca­pas su­ma ca­da vez más adep­tos. Co­no­ce las claves pa­ra lo­grar un aro­ma ex­clu­si­vo con éxi­to.

Por Ce­ci­lia Con­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.