LA OTRA CA­RA DE ALEXA CHUNG

De­be­ría es­tar prohi­bi­do en­tre­vis­tar a tu ído­lo. Pri­va de la ma­gia que sur­ge cuan­do uno co­no­ce al per­so­na­je. Por suer­te, la periodista en­car­ga­da de en­tre­vis­tar a Alexa Chung pa­ra Har­per’s Ba­zaar acu­dió a la ci­ta en Lon­dres sin ido­la­tría al­gu­na. So­lo así pu

Harper's Bazaar (Chile) - - Advertorial - Por Ma­rio­la Mon­to­sa . Fo­to­gra­fías Tomás Reid Pro­duc­ción To­ta Eche­ñi­que

La es­ce­na dis­cu­rre de­lan­te de la puer­ta del Ho­tel Man­de­vi­lle, en el ba­rrio de Mary­le­bo­ne, pe­ro a un par de mi­nu­tos de Ox­ford Street.Son pa­sa­das las nue­ve de la ma­ña­na.El am­bien­te en las ca­lles a esas ho­ras es li­ge­ra­men­te aje­trea­do.La gen­te an­da apre­su­ra­da en di­rec­ción al tra­ba­jo mi­ran­do la pan­ta­lla del Smartp­ho­ne y sor­bien­do un ca­fé pa­ra lle­var.Alexa Chung, va­rios miem­bros del equi­po de pro­duc­ción y es­ta periodista es­pe­ra­mos en la ve­re­da an­tes de cru­zar al edi­fi­cio de en­fren­te, don­de se lle­va­rá a ca­bo la fo­to de por­ta­da y la en­tre­vis­ta pa­ra es­ta edi­ción de Ba­zaar Chi­le. Un par de jó­ve­nes pa­sa por nues­tro la­do sin fi­jar­se en la pro­ta­go­nis­ta, pe­ro es po­si­ble que, esa mis­ma no­che, con­sul­ten Ins­ta­gram pa­ra ver qué lle­va pues­to.A sa­ber: ba­lle­ri­nas ne­gras, jeans acam­pa­na­dos y una blu­sa a ra­yas mas­cu­li­na per­te­ne­cien­te a la co­lec­ción que ha edi­ta­do pa­ra la mar­ca Ala­niz, de la mul­ti­tien­da chi­le­na Pa­ris. Eso es lo pri­me­ro que me sor­pren­de del per­so­na­je: en la vida real pa­sa inad­ver­ti­da.

Lo se­gun­do ocu­rre a con­ti­nua­ción. Des­de mi po­si­ción so­lo al­can­zo a ver­la de per­fil, que es un plano de ella que me re­sul­ta des­co­no­ci­do y sor­pren­den­te. Me re­cuer­da a una de esas ar­tis­tas fran­ce­sas de los años se­ten­ta.Veo que se le cae el ci­ga­rri­llo, lo re­co­ge y se lo lle­va a la bo­ca de una ma­ne­ra in­cons­cien­te­men­te sexy. So­lo al­guien real­men­te chic es ca­paz de ges­ti­cu­lar de ese mo­do.

La ha­bi­ta­ción en la que es­ta­mos es gran­de y lu­mi­no­sa. Los es­tu­cos del te­cho, los or­na­men­tos de las pa­re­des y las si­llas dis­per­sas le otor­gan un ai­re de sa­lón aban­do­na­do. Es­ta­mos a 22 de ju­nio, en me­dio de una su­pues­ta ola de ca­lor en

Lon­dres. Pe­ro ese día es­tá nu­bla­do y na­da más co­men­za­mos se po­ne a llo­ver con bas­tan­te fuer­za.Al igual que to­dos los que es­ta­mos ahí pre­sen­tes,Alexa tam­bién mues­tra sor­pre­sa por esas go­tas trai­cio­ne­ras.

Tomás Reid, el fo­tó­gra­fo de mo­da chi­leno en­car­ga­do de to­mar las imá­ge­nes, em­pie­za a dis­pa­rar sin dar­le mu­chas in­di­ca­cio­nes. Se conocieron el día an­te­rior y se per­ca­ta­ron rá­pi­da­men­te que pue­den tra­ba­jar bien jun­tos.“Nues­tra co­mu­ni­ca­ción fue más de mi­ra­das que de pa­la­bras, y eso hi­zo que to­do fue­ra más es­pon­tá­neo e ins­tin­ti­vo”, me con­ta­rá él lue­go.

Apo­ya­da so­bre una pa­red, al la­do de un ven­ta­nal, des­plie­ga su par­ti­cu­lar char­me fran­cés se­ten­te­ro. Sus ojos ras­ga­dos, sus pó­mu­los al­tos y su bo­ca per­fec­ta­men­te di­bu­ja­da re­cuer­dan a un fe­lino apa­ci­ble y ex­tre­ma­da­men­te be­llo.

Ob­ser­ván­do­la otra vez de per­fil me re­afir­mo con que ese es su me­jor plano, y no de fren­te, co­mo es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ver­la.Tam­po­co re­cuer­do una ima­gen su­ya que la mues­tre tan sexy co­mo re­sul­ta al na­tu­ral. Es co­mo si nin­gún len­te fue­se real­men­te ca­paz de cap­tar su esen­cia.

Es­tá bas­tan­te ca­lla­da. Na­die di­ría que es la mis­ma pre­sen­ta­do­ra de TV que sal­tó a la fa­ma por sus en­tre­vis­tas des­len­gua­das. Pe­ro se no­ta que sa­be lo que es­tá ha­cien­do mien­tras cam­bia de pos­tu­ra.“Em­pe­cé en la mo­da a los 15 años y des­de en­ton­ces me han fo­to­gra­fia­do ca­da día. En la in­dus­tria de la mo­da sien­to que eso equi­va­le a te­ner 70 años. Por eso aho­ra (a los 33) si veo al­go que no fun­cio­na me cues­ta mu­cho man­te­ner la bo­ca ce­rra­da”, re­ve­la du­ran­te la en­tre­vis­ta pos­te­rior.“Hoy he­mos te­ni­do suer­te,por­queTo­más y su asis­ten­te tie­nen mu­cho ta­len­to. Pe­ro si la luz hu­bie­ra si­do una mier­da, lo hu­bie­ra di­cho”, afir­ma rién­do­se. “De­be­rías es­tar ahí cuan­do ten­go un mal día”.

Tras un breve des­can­so la se­sión se tras­la­da al bal­cón.Apo­ya­da so­bre la ba­ran­di­lla, otra vez de per­fil y con las ca­lles de Lon­dres de­trás, la ima­gen me trans­por­ta a una es­ce­na ima­gi­na­ria en la que Ja­ne Bir­kin po­sa con la­To­rre Eif­fel de fon­do.

La fas­ci­na­ción que ejer­ce en mí se con­vier­te en una es­pe­cie de en­can­ta­mien­to cuan­do me atra­vie­sa con sus gran­des y pe­ne­tran­tes pu­pi­las de co­lor azul. Co­mo en­tre­vis­ta­do­ra que ha si­do, es ge­ne­ro­sa con su in­ter­lo­cu­tor. Es­tá muy aten­ta a las pre­gun­tas, pien­sa las res­pues­tas y mi­ra fi­ja­men­te mien­tras con­tes­ta.Tie­ne la voz bas­tan­te cas­ca­da pa­ra ser tan jo­ven y sue­na un po­co mas­cu­li­na. No se cor­ta un

“HA SI­DO CO­MO UN MA­TRI­MO­NIO EN­TRE SU ES­TÉ­TI­CA Y LA MÍA. UNA FU­SIÓN IN­TERE­SAN­TE POR­QUE ES UNA CO­LEC­CIÓN MÁS CO­LO­RI­DA QUE LA RO­PA QUE HA­BI­TUAL­MEN­TE LLE­VO”.

pe­lo pe­ro su mo­do de ha­blar es plummy, el pro­pio de las up­per clas­ses de su país na­tal. Ni si­quie­ra un na­ti­vo de­tec­ta que pro­ce­de de un pue­blo del con­da­do de Ham­ps­hi­re, al sudoeste de In­gla­te­rra.

El mo­ti­vo de la en­tre­vis­ta se de­be a su ate­rri­za­je en Chi­le de la mano de Ala­niz y su nue­va fa­ce­ta co­mo di­rec­to­ra crea­ti­va al fren­te de su pro­pia mar­ca, Ale­xa­chung. La con­ver­sa­ción dis­cu­rre en tres mo­men­tos: pa­sa­do, pre­sen­te y fu­tu­ro. Es­ta lí­nea del tiem­po aca­ba sien­do la me­jor ma­ne­ra pa­ra en­ten­der su es­ti­lo tan par­ti­cu­lar y, por con­se­cuen­cia, tam­bién a ella.

“Cre­cí en el cam­po, en­tre her­ma­nos. Creo que eso de­jó una hue­lla en mi es­ti­lo por­que ne­ce­si­ta­ba ser prác­ti­co pri­me­ro y de­jar las flo­res pa­ra des­pués.Y aun­que soy in­creí­ble­men­te fe­me­ni­na en al­gu­nos sen­ti­dos, me sien­to bas­tan­te mas­cu­li­na psi­co­ló­gi­ca­men­te, por lo tan­to, pa­ra mí es na­tu­ral que la ro­pa que me mues­tro al ex­te­rior re­fle­je esa ex­pe­rien­cia in­ter­na.No me sien­to có­mo­da te­nien­do que ele­gir una op­ción u otra. Nun­ca lle­va­ré un to­tal look de hom­bre o mu­jer. Lo mío es co­ger cosas de am­bos y mez­clar­las has­ta te­ner un equi­li­brio”.

Su vi­sión so­bre el uni­for­me es­co­lar es tam­bién muy par­ti­cu­lar.Ves­tir una pren­da tan se­ria du­ran­te to­da la eta­pa formativa le re­cuer­da a los hom­bres que de­ben lle­var tra­je ca­da día.Y eso, opi­na, aca­ba afec­tan­do “de ma­ne­ra ra­ra” a la ro­pa de los fi­nes de se­ma­na.“De lu­nes a vier­nes vis­tes la mi­ni­ver­sión del tra­je de tu pa­dre y los sá­ba­dos y domingos te po­nes shorts de ci­clis­ta flo­rea­dos”.Aun­que a ella, por su­pues­to, le en­can­ta­ba.“Yo no era la tí­pi­ca que se sol­ta­ba la cor­ba­ta o se acor­ta­ba la fal­da.Yo sen­tía afec­to por­que un uni­for­me re­ve­la un pa­trón clá­si­co (que es su tér­mino pre­fe­ri­do).Ade­más, creo que con­lle­va un con­cep­to de­mo­crá­ti­co muy bueno pa­ra ese pe­rio­do de cre­ci­mien­to”.

Ves­tir tal co­mo es –cha­que­tas ex­tra­gran­des, cal­ce­ti­nes has­ta las ro­di­llas y co­lla­res Pe­ter Pan– le ha re­por­ta­do pre­mios en los Bri­tish Fas­hion Awards, el fervor de las mi­lle­nials (y no tan mi­lle­nials) y, en de­fi­ni­ti­va, un im­pe­rio que ya du­ra años. Aun­que una no pue­de evitar pen­sar que, en el fon­do, no ha in­ven­ta­do na­da. Ha­ce cien años una tal Ga­brie­lle Cha­nel triun­fó con una lí­nea spor­ti­ve ins­pi­ra­da en los tra­jes de tra­ba­jo de los ma­ri­ne­ros y mo­zos de cua­dras.

El im­pe­rio Alexa cre­ce aho­ra con su pro­pia fir­ma de mo­da.Tras años co­la­bo­ran­do pa­ra otras mar­cas, era so­lo co­sa de tiem­po que al­go así su­ce­die­ra. Con las ma­nos ya en la ter­ce­ra co­lec­ción –la pri­me­ra sa­lió a fi­na­les de ma­yo y la se­gun­da es­tá pre­vis­ta pa­ra oc­tu­bre o no­viem­bre de es­te año– hay días en que se pre­gun­ta por qué de­ci­dió em­bar­car­se en es­ta“aven­tu­ra arries­ga­da”.“Pe­ro soy muy cu­rio­sa y de­seo se­guir apren­dien­do, así es que me lan­zo an­te cual­quier co­sa que me abra la men­te, ex­cep­to las dro­gas psi­co­dé­li­cas”, iro­ni­za fi­na­men­te.

Lo pri­me­ro que ha apren­di­do es que di­ri­gir una mar­ca de mo­da “va más allá del di­se­ño”. En­glo­ba “la di­rec­ción de arte, lan­zar la fies­ta fa­bu­lo­sa o ase­gu­rar­te que tie­nes a la PR ade­cua­da pa­ra que in­vi­ten a la gen­te ade­cua­da”. Pe­ro en es­to ella es una alum­na aven­ta­ja­da.“Yo ya sé có­mo fun­cio­nan las en­tre­vis­tas, qué looks hay que ele­gir pa­ra ob­te­ner la aten­ción de la pren­sa y qué son los re­ma­ches de un jeans”.

ALEXA-À-POR­TER

Una vez pues­to “el bar­co en mar­cha”, aho­ra to­ca na­ve­gar­lo.“Creo que un error que la gen­te co­me­te es de­jar­se lle­var por la pre­sión ex­ter­na de que si­gas ha­cien­do al­go nue­vo o sor­pren­den­te. Soy fan de la ro­pa y voy a se­guir com­pran­do en Ch­loé, Phi­lo­sophy o Guc­ci, pe­ro lo que yo ofrez­co son esos jeans en los que quie­res gas­tar un po­co más por­que te van a du­rar cua­tro años y por­que me he pa­sa­do tres días en una fá­bri­ca de Ita­lia pa­ra que sean… (y ha­ce el ges­to ita­liano pa­ra de­cir que al­go es per­fec­to).“Sé que es abu­rri­do de­cir que voy a lle­nar los hue­cos de tu cló­set, pe­ro me ha­ce muy fe­liz po­der ha­cer­lo”.

La it girl más imi­ta­da tam­bién tie­ne ído­los con los que ins­pi­rar­se es­ti­lís­ti­ca­men­te. Su épo­ca son los años 60 y 70, y en ellos, las es­tre­llas de rock y el ci­ne. Su pri­me­ra co­lec­ción es­tá lle­na re­fe­ren­cias. El mi­ni­ves­ti­do de cue­ro de Ma­rian­ne Faith­full, el tra­je a ra­yas de Brian Jo­nes, la cha­que­ta azul de Bo­wie o el cheong­sam de Mag­gie Cheung en el fil­me In the Mood for Lo­ve.

-To­dos los ma­te­ria­les de tu co­lec­ción son no­bles.Al­go­dón,pun­to,se­da,ter­cio­pe­lo… ¿Cuán im­por­tan­te es pa­ra ti?

- Odio to­do aque­llo que no sea au­tén­ti­co y eso tam­bién se apli­ca a los te­ji­dos. Y no me gus­tan las mez­clas. Si lle­va al­go­dón, de­be­ría ser to­do al­go­dón. Soy una mu­jer mo­der­na, pe­ro cuan­do se tra­ta de ro­pa soy más ro­mán­ti­ca y mi­ro al pa­sa­do. Nun­ca me can­sa­ré de de­cir cuán­to dis­fru­to de las cosas clá­si­cas y que el ver­da­de­ro es­ti­lo nun­ca pa­sa de mo­da. Co­mo Ja­ne Bir­kin, que con­ti­núa sien­do co­ol”.

Es cu­rio­so. Por­que pre­ci­sa­men­te sus que­ri­das Ja­ne Bir­kin o Fra­nçoi­se Hardy fue­ron las pri­me­ras en lu­cir los te­ji­dos fu­tu­ris­tas de Pa­co Ra­ban­ne en los 60.Y sí, su co­lec­ción in­clu­ye un trench clá­si­co, pe­ro tam­bién aña­de unos sen­sa­cio­na­les za­pa­tos glam.Aun­que si los bri­llos han si­do ca­pa­ces de per­du­rar con éxi­to por cua­tro dé­ca­das, qui­zás ya en­tren en la ca­te­go­ría de clá­si­cos.

Me cuen­ta que ha vis­to la se­rie The Crown. Le gus­ta que ha­yan re­crea­do el ves­tua­rio de Isa­bel II por­que “pue­des ver su cló­set en to­do su es­plen­dor”. Pe­ro co­mo bue­na chi­ca de cam­po, el look que más le gus­ta de la so­be­ra­na es el de los años se­ten­ta,“con los bi­gu­díes, el pa­ñue­lo en la ca­be­za y la cha­que­ta Bar­bour. El es­ti­lo Land Ro­ver”. Eso sí, cuan­do ha­bla­mos de it-ro­yals, es muy de­ter­mi­na­da con sus gus­tos:“Dia­na es la úni­ca. Un clá­si­co”. ¿Y Kate? “Es del­ga­da, bo­ni­ta, dig­na y ele­gan­te, pe­ro ¿soy fan de su es­ti­lo? (mue­ve la ca­be­za pa­ra de­cir que no). Creo que va apro­pia­da, que es lo que es­pe­ras de un miem­bro real. ¿O aca­so no te de­cep­cio­na­ría ver­la con un pe­to y mo­ca­si­nes? A mí sí”.

Cu­rio­so otra vez. Cuan­doVo­gue UK –don­de Alexa es una co­la­bo­ra­do­ra– tu­vo que de­ci­dir la ima­gen pa­ra por­ta­da de su edi­ción nú­me­ro cien, eli­gió a la du­que­sa de Cam­brid­ge en lu­gar de otras mo­de­los bri­tá­ni­cas icó­ni­cas co­mo Kate Moss o la pro­pia Chung.Alexa es la it-girl de la eraTumblr y la in­fluen­cer de los mi­lle­nial. Se mue­ve con ellos. Ca­ra De­le­vin­gne, Da­ko­ta John­son, Pi­xie Gel­dorf y Daisy Lo­we es­tán en su círcu­lo. Des­pués de va­rios años afin­ca­da en Nue­va York, re­gre­só a Lon­dres en 2016 pa­ra crear su mar­ca.

- ¿Por qué no te que­das­te en Nue­vaYork, el cen­tro de la in­dus­tria de la mo­da? - Por­que la ciu­dad ya no es di­ver­ti­da – suel­ta sin pen­sar. A ni­vel prác­ti­co, mis pa­dres se vuel­ven ma­yo­res y, si me hu­bie­ra que­da­do allí, me ha­bría ca­sa­do y ten­dría un hi­jo.Y las es­cue­las son muy ca­ras.Y Man­hat­tan, una pe­sa­di­lla.Y a ni­vel ar­tís­ti­co, ne­ce­si­ta­ba es­tar ro­dea­da de mi gen­te.Amé­ri­ca es in­creí­ble a ni­vel co­mer­cial, pe­ro es­tán muy cen­tra­dos en el ne­go­cio y yo que­ría ser un po­co más li­bre y di­ver­ti­da.Y no quie­ro te­ner que ex­pli­car­le a un CEO qué es Snap­chat. Ne­ce­si­to que mi equi­po ha­ble el len­gua­je de los mi­lle­nial, que sean sar­cás­ti­cos y ten­gan cul­tu­ra. Si ha­go una re­fe­ren­cia a una pren­da de Noel Ed­mond en el pro­gra­ma Noel’s Hou­se Party (años 90), tú no sa­brás a qué me re­fie­ro pe­ro la gen­te de mi ofi­ci­na sí.Y no te­nía tiem­po pa­ra ex­pli­car­les [a la gen­te de EE.UU.] que es Holl­yoaks” (un fa­mo­so se­rial bri­tá­ni­co).

El fu­tu­ro de la in­dus­tria de la mo­da le pa­re­ce “ex­ci­tan­te”.“Hoy lo ve­mos to­do a tra­vés del fil­tro de las re­des so­cia­les, pe­ro yo au­gu­ro un gi­ro en con­tra de esa cla­se de in­ter­ac­ti­vi­dad. Las re­des de­ja­rán de es­tar en un pri­mer plano por­que la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción pre­gun­ta­rá (y po­ne voz de ado­les­cen­te pa­ra imi­tar­los):‘Por Dios, mamá, por qué es­tás con el te­lé­fono a to­das ho­ras’.Y eso ha­rá que la mo­da vuel­va a ser ge­nial, tal co­mo en los 70 y 80, cuan­do la gen­te no uti­li­za­ba imá­ge­nes de re­fe­ren­cia en un pho­to shoot”.

Tomás Reid me con­ta­rá des­pués que le ocu­rrió lo mis­mo que a mí.“Me hi­zo un link con Char­lot­te Gains­burg. Es­té­ti­ca­men­te co­nec­ta­mos con un look muy ci­ne­ma­to­grá­fi­co. Ella mis­ma me di­jo que al­gu­nas fo­tos le re­cor­da­ron al ci­ne de Go­dard”.

Du­ran­te mi pre­sen­cia, so­lo con­sul­ta el ce­lu­lar un par de ve­ces. Y ad­mi­te que no es muy fan de com­prar pren­das a tra­vés de In­ter­net. Lo su­yo es to­car los te­ji­dos y co­nec­tar de for­ma es­pon­tá­nea con ellos. Ade­más:“Se me da muy mal de­vol­ver las cosas,en­ton­ces cuan­do com­pro on­li­ne, es­pe­ro que me que­de por­que no voy a man­dar­lo de vuel­ta”.

Lo que sí le pa­re­ce po­si­ti­vo de las re­des so­cia­les es que pue­den ser­vir de pla­ta­for­ma pa­ra que las mo­de­los va­yan más allá de su tra­ba­jo. Po­ne co­mo ejem­plo a Ad­woa Aboah, quien tras con­fe­sar su depresión y adic­cio­nes, ha crea­do un fo­ro on­li­ne don­de las mu­je­res pue­den desaho­gar­se y ob­te­ner apo­yo.

De­jo pa­ra el fi­nal la pre­gun­ta ta­bú, la que to­do el mun­do me ha di­cho que no se men­cio­na en una en­tre­vis­ta con Alexa. Pe­ro a es­tas al­tu­ras, des­pués de ver­la res­pon­der tan­tos de mis cues­tio­na­mien­tos con sol­tu­ra y tran­qui­li­dad, es­toy con­ven­ci­da de que con­tes­ta­rá sin ma­yo­res pro­ble­mas.

- ¿Te has re­con­ci­lia­do por fin con el tér­mino it girl?

- ¡Sí! Es más, aho­ra lo echo de me­nos. ¡Quie­ro ser una it girl otra vez! Era ge­nial. Si en­ton­ces lo hu­bie­ra sa­bi­do… Ob­via­men­te nun­ca quie­res ser lo que la gen­te te di­ce que eres.Así es que cuan­do me de­fi­nían co­mo tal, me po­nía en plan:‘Eso apes­ta. No soy una it girl, yo soy es­to y lo otro’. Pe­ro aho­ra me lo to­mo co­mo ‘es­tá bien, da­me los tic­kets gra­tis pa­ra la Se­ma­na de la Mo­da de Pa­rís, y quie­ro flo­res en mi ha­bi­ta­ción, y que los re­ga­los no pa­ren de lle­gar. Re­cuer­do que an­tes pen­sa­ba ‘¿son de­ma­sia­dos re­ga­los?’.

Y re­ma­ta:“Fui Be­lla Ha­did. Era fan­tás­ti­co”.

Du­do de si la re­fe­ren­cia a la mo­de­lo mi­lle­nial es po­si­ti­va o ne­ga­ti­va. Si lo di­ce en se­rio o de bro­ma. En­ton­ces re­cuer­do que es­ta­mos en Lon­dres, don­de Alexa pue­de ser sar­cás­ti­ca y su equi­po com­pren­de­rá el co­men­ta­rio al vue­lo, por­que ha­blan su pro­pio idio­ma y com­par­ten su idio­sin­cra­sia. De to­das for­mas me voy tran­qui­la.Yo sí en­ten­dí la re­fe­ren­cia a Holl­yoaks. n

“ODIO TO­DO AQUE­LLO QUE NO SEA AU­TÉN­TI­CO Y ESO TAM­BIÉN SE APLI­CA A LOS TE­JI­DOS”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.