Ver­da­de­ra­men­te SAL­MA

Más allá de las pan­ta­llas, las al­fom­bras ro­jas y las re­des so­cia­les, Sal­ma Ha­yek es una mu­jer que a sus 50 años ha al­can­za­do la ple­ni­tud. Es­ta en­tre­vis­ta ex­clu­si­va pa­ra Har­per’s Ba­zaar nos per­mi­tió co­no­cer a la mu­jer de­trás de la fi­gu­ra pú­bli­ca.

Harper's Bazaar (Chile) - - Advertorial - Por Pe­dro Agui­lar Ri­cal­de Fo­to­gra­fías por Xe­vi Mun­ta­né

Que Sal­ma Ha­yek ha pa­sa­do a for­mar par­te del ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo la­ti­no­me­ri­cano no es una exa­ge­ra­ción. Su ros­tro se apo­de­ró de las pan­ta­llas te­le­vi­si­vas a fi­na­les de los años ochen­ta gra­cias a su rol pro­ta­gó­ni­co en la te­le­se­rie me­xi­ca­na Te­re­sa; años más tar­de, a me­dia­dos de los no­ven­ta, su es­cul­tu­ral fi­gu­ra se con­vir­tió en un ob­je­to de ve­ne­ra­ción tras su par­ti­ci­pa­ción en los fil­mes holly­woo­den­ses Des­pe­ra­do y Del cre­púscu­lo al ama­ne­cer. Su ta­len­to co­mo ac­triz que­dó ava­la­do por sus no­mi­na­cio­nes: en 2002, a los pre­mios Ós­car, Gol­den Glo­be, BAFTA y SAG de­ri­va­dos de su pa­pel en la pe­lí­cu­la Fri­da, ba­sa­da en la vida de la pin­to­ra me­xi­ca­na Fri­da Kah­lo; co­mo pro­duc­to­ra con­tri­bu­yó al éxi­to de la se­rie Ugly Betty; y en años más re­cien­tes la he­mos vis­to mo­ver­se en los más ex­clu­si­vos círcu­los de la cul­tu­ra, el arte y la mo­da in­ter­na­cio­na­les de la mano de su es­po­so, el mag­na­te fran­cés Fra­nçois-Hen­ri Pi­nault.

Pa­re­cie­ra que mu­chas vi­das han trans­cu­rri­do en­tre aque­lla pri­me­ra au­di­ción que reali­zó a sus 20 años en su país de ori­gen, Mé­xi­co, (de la que mu­chos me­dios hi­cie­ron eco a ini­cios de 2016) y el mo­men­to en que la ten­go al otro la­do del te­lé­fono. “¿Qué sien­tes al ver esos vi­deos?”, es la pri­me­ra pre­gun­ta que le lan­zo des­pués de sa­lu­dar­la. “Cuan­do lo vi, me sor­pren­dí por­que yo pen­sé que era peor en esa épo­ca. Era muy di­fí­cil ha­cer una es­ce­na con un te­lé­fono –y esas lí­neas eran ho­rri­bles; re­cuer­do que en ese mo­men­to pen­sa­ba ‘¡Ay, Dios mío! No sé si po­dré ha­cer es­to’. Sin em­bar­go, ten­go cier­to ni­vel de con­vic­ción en la es­ce­na y me veo sú­per con­cen­tra­da”, me res­pon­de des­de Lon­dres y me sor­pren­do por su es­pon­ta­nei­dad.

Con esa mis­ma na­tu­ra­li­dad me di­ce, al cues­tio­nar­la so­bre sus cri­te­rios pa­ra ele­gir los pro­yec­tos en los que se in­vo­lu­cra, que el fac­tor de­ter­mi­nan­te es que se adap­ten a los ho­ra­rios del co­le­gio de Va­len­ti­na Pa­lo­ma, su hi­ja de 9 años. “Si me ten­go que ir por más de dos se­ma­nas y no voy a po­der ver­la, no lo ha­go”, me ase­gu­ra. Y así lle­ga­mos a Có­mo ser un La­tin Lo­ver, el pro­yec­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co que pro­ta­go­ni­za al la­do de Eu­ge­nio Der­bez y que se es­tre­nó en Chi­le a prin­ci­pios de ju­nio. “Di­je que sí sim­ple­men­te por­que Eu­ge­nio es­ta­ba in­vo­lu­cra­do y por­que creo mu­cho en él. Mo­vie­ron cie­lo, mar y tie­rra pa­ra que yo pu­die­ra es­tar”, me cuen­ta. La his­to­ria gi­ra en torno a Má­xi­mo –in­ter­pre­ta­do por Der­bez–, un gí­go­lo que tras 25 años de ma­tri­mo­nio con una mu­jer adi­ne­ra­da que le do­bla la edad es aban­do­na­do por un hom­bre más jo­ven. So­lo, de­ses­pe­ra­do y sin di­ne­ro, se ve obli­ga­do a mu­dar­se con su her­ma­na –Ha­yek– con quien tie­ne una re­la­ción com­pli­ca­da. “El guión es­ta­ba ‘agrin­ga­dí­si­mo’ cuan­do me lo die­ron. Le di­je a Eu­ge­nio que no po­día­mos fil­mar­la así y su res­pues­ta fue: ‘Por eso te es­toy lla­man­do, pa­ra que tú y yo le pon­ga­mos el sa­bor, lo que real­men­te ne­ce­si­ta”, me cuen­ta. Al fi­nal, la pro­duc­ción ac­ce­dió a rea­li­zar to­dos los ajus­tes que Sal­ma so­li­ci­tó pa­ra el per­so­na­je y el re­sul­ta­do fi­nal tie­ne mu­cho que ver con las ha­bi­li­da­des de im­pro­vi­sa­ción de am­bos. “Aun­que la pe­lí­cu­la fue fil­ma­da en in­glés, me per­mi­te te­ner cier­ta com­pli­ci­dad con los pú­bli­cos de La­ti­noa­mé­ri­ca; me ayu­da a sen­tir­me más cer­ca de ellos”, aña­de so­bre es­ta gran co­me­dia ro­mán­ti­ca.

Esa co­ne­xión con sus raí­ces es lo que abor­do en mi si­guien­te pre­gun­ta. “Mé­xi­co for­ma par­te de mi vida to­do el tiem­po”, ase­gu­ra y aña­de: “Si­go co­mien­do tor­ti­llas en Pa­rís, en Lon­dres o don­de es­té”. La es­tre­cha re­la­ción con su fa­mi­lia y con sus ami­gos es, en cier­to mo­do, el cor­dón um­bi­li­cal que la mantiene uni­da a sus raí­ces y que tam­bién ha fo­men­ta­do el amor que Va­len­ti­na –e in­clu­so los hi­jos de Pi­nault– le tie­ne a su país de ori­gen. “Siem­pre ha estado ro­dea­da de me­xi­ca­nos; has­ta mi ma­ri­do es­tá ro­dea­do de me­xi­ca­nos”, afir­ma.

Crí­ti­ca es una pa­la­bra que no le qui­ta el sue­ño. “No leo los re­views y no me pon­go a pen­sar qué van a de­cir”, ase­gu­ra. Cla­ro, siem­pre hay ex­cep­cio­nes y en el ca­so de Bea­triz at Din­ner, pe­lí­cu­la en la que par­ti­ci­pa y que se pre­sen­tó en la pa­sa­da edi­ción del fes­ti­val de Sun­dan­ce, la si­tua­ción es dis­tin­ta. “Esa pe­lí­cu­la de­pen­de de la crí­ti­ca por­que es de arte; cru­zo los de­dos pa­ra que los co­men­ta­rios sean buenos, pues de eso de­pen­de que la gen­te quie­ra ver­la”, aña­de. Has­ta el mo­men­to los deseos de Sal­ma se han vuel­to reali­dad. El fil­me –di­ri­gi­do por Mi­guel Arte­ta con un guión de Mi­ke Whi­te– es con­si­de­ra­do co­mo la pri­me­ra co­me­dia dra­má­ti­ca de la “Era Trump” y ha si­do muy bien re­ci­bi­da. Y Sal­ma no ha pa­sa­do des­aper­ci­bi­da. Owen Glei­ber­man de Va­riety ha des­cri­to su ac­tua­ción co­mo lu­mi­no­sa; Eric Kohn de In­die Wi­re ase­gu­ra que Bea­triz es su me­jor pa­pel en años; y Les­lie Fel­pe­rin ha es­cri­to pa­ra The Holly­wood Re­por­ter: “Su in­ter­pre­ta­ción es ri­ca en cal­ma, ter­nu­ra y dig­ni­dad”.

Sus apa­ri­cio­nes ge­ne­ran ex­pec­ta­ti­va y sus elec­cio­nes de es­ti­lo son siem­pre co­men­ta­das por la pren­sa de mo­da. McQueen, Guc­ci, Bot­te­ga Ve­ne­ta y Saint Lau­rent Pa­rís –to­das in­te­gran­tes de Ke­ring, el con­glo­me­ra­do de lu­jo pro­pie­dad de su es­po­so– son sus apues­tas más fre­cuen­tes. Con es­tos di­se­ños, su si­lue­ta de re­loj de are­na es re­sal­ta­da con am­plios es­co­tes y cin­tu­ras ce­ñi­das. “¿Te vis­tes pa­ra ti o te vis­tes pen­san­do en qué van a opi­nar los me­dios?”, le pre­gun­to. “A es­tas al­tu­ras uno se vis­te con lo que le en­tre”, res­pon­de con ri­sas. “Uno va cre­cien­do y se da cuen­ta de que ha me­ti­do la pan­za por mu­cho tiem­po. Lo que aho­ra bus­co es ves­tir­me con ro­pa có­mo­da, bo­ni­ta y apro­pia­da”, con­ti­núa. Uno no se es­pe­ra esa res­pues­ta cuan­do se le no­ta tan có­mo­da en su piel a los 50 años y cuan­do su nom­bre se

Si por un pro­yec­to ten­go que via­jar por más de dos se­ma­nas y no voy a po­der ver a mi hi­ja Va­len­ti­na, no lo ha­go

mantiene vi­gen­te en Holly­wood. Ya fi­gu­ras co­mo Meryl Streep, Ca­te Blan­chett, Uma Thur­man y Ma­don­na han le­van­ta­do la voz res­pec­to a las pre­sio­nes que la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca po­ne so­bre las mu­je­res pa­ra no en­ve­je­cer. “La pre­sión exis­te, pe­ro yo la sien­to me­nos por­que ten­go otras cosas en qué pen­sar. Ha­ce ocho o nue­ve años que no vi­vo en Holly­wood y es­toy com­ple­ta­men­te des­li­ga­da. Creo que ten­go una do­ble vida: re­suel­vo ca­si to­do por te­lé­fono, ha­go la pe­lí­cu­la que me to­que ha­cer y des­pués voy a la pro­mo­ción”, ex­pli­ca.

Sal­ma no es so­bria en sus res­pues­tas y me ase­gu­ra que el he­cho de sen­tir­se que­ri­da por su es­po­so –“Cla­ro, no hay que abu­sar del amor de los ma­ri­dos”, acla­ra– es al­go que tam­bién la ha ayu­da­do a en­fren­tar es­tas exi­gen­cias. “No me preo­cu­pa en­ve­je­cer, pe­ro sí me fijo en de­ta­lles co­mo mi ca­de­ra. Si aho­ra me due­le, no quie­ro ima­gi­nar có­mo se­rá a mis 70”, bro­mea. En una no­ta más se­ria me ex­pli­ca que co­mo bue­na la­ti­na es muy “preo­cu­po­na”. El pre­si­den­te Trump, la si­tua­ción de los in­mi­gran­tes en Es­ta­dos Uni­dos y el con­flic­to en Si­ria son al­gu­nas de las cosas que le qui­tan el sue­ño.

El 24 de mar­zo de 2015 reali­zó su pri­me­ra pu­bli­ca­ción en Ins­ta­gram y al mi­rar su cuen­ta uno pue­de dar­se cuen­ta de que es una per­so­na que no tie­ne mie­do de reír­se de sí mis­ma, de ha­cer evi­den­te su in­com­pa­ti­bi­li­dad con la tec­no­lo­gía y de mos­trar as­pec­tos de su vida dia­ria. “Cuan­do te preo­cu­pas tan­to, tam­bién de­bes sa­ber di­ver­tir­te con to­do”, di­ce. Es­ta mis­ma pla­ta­for­ma la ha uti­li­za­do pa­ra ex­pre­sar sus po­si­cio­nes po­lí­ti­cas y su desacuer­do con las pro­pues­tas de Trump. De he­cho, mu­cha gen­te es­pe­ra­ba que du­ran­te su apa­ri­ción pa­ra pre­sen­tar los pre­mios a Me­jor Cor­to­me­tra­je y Me­jor Do­cu­men­tal Cor­to en la ce­re­mo­nia de los Ós­car de es­te año le­van­ta­ría la voz una vez más res­pec­to al te­ma. Es­to no ocu­rrió y, aun­que al­gu­nas per­so­nas ex­pre­sa­ron su des­con­ten­to, ella tu­vo sus ra­zo­nes. “Hay que ha­cer las cosas no pa­ra que­dar bien con la gen­te, sino pa­ra ser efec­ti­vos”, di­ce. “Yo he si­do muy vo­cal al res­pec­to, pe­ro hay que sa­ber qué de­cir. Si ha­blas mu­cho, des­pués no te es­cu­chan”, aña­de. “Gael –García Ber­nal– pre­sen­tó an­tes y tu­vo una in­ter­ven­ción in­creí­ble. Yo ya ha­bía ha­bla­do de es­to en la alfombra ro­ja y en­tre­gué un re­co­no­ci­mien­to a hé­roes que arries­gan el pe­lle­jo sin na­da a cam­bio. Pa­ra ellos, ga­nar pue­de ser la úni­ca opor­tu­ni­dad de que sus pro­yec­tos se vean y tu­ve que ser hu­mil­de pa­ra sa­ber que ese no era el mo­men­to. Yo fui a pre­sen­tar­los a ellos y ha­blar del te­ma no hu­bie­ra te­ni­do más im­pac­to”, in­sis­te.

Tam­bién ha uti­li­za­do es­ta red so­cial pa­ra ex­pre­sar su in­con­for­mi­dad con cosas que se han pu­bli­ca­do so­bre ella. Un ejem­plo es una his­to­ria di­fun­di­da por Los An­ge­les Ti­mes so­bre una co­mi­da que mu­je­res in­flu­yen­tes de la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca sos­tu­vie­ron en el mar­co del fes­ti­val de Sun­dan­ce. En pri­mer lu­gar, me acla­ra que aquel diá­lo­go no te­nía que ha­ber apa­re­ci­do en nin­gún me­dio, por lo que, de en­tra­da, su pu­bli­ca­ción cons­ti­tu­yó una trai­ción a su pro­pó­si­to. Se­gún la au­to­ra, es­ta reunión ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en una aca­lo­ra­da dis­cu­sión en­tre Ha­yek, la oc­to­ge­na­ria Shir­ley Ma­cLai­ne y la tam­bién ac­triz Jes­si­ca Wi­lliams. En al­gún pun­to de ese tex­to, Sal­ma lan­za una pre­gun­ta a Wi­lliams –“¿Quién eres cuan­do no eres ne­gra y cuan­do no eres una mu­jer? ¿Quién eres y qué tie­nes pa­ra dar?”– y a par­tir de ahí las cosas fue­ron ma­ni­pu­la­das pa­ra crear la idea de un con­flic­to que no exis­tió, se­gún me ex­pli­ca. Le acla­ro que pa­ra mí su pre­gun­ta fue una in­vi­ta­ción pa­ra que Wi­lliams se des­po­ja­ra de to­das las eti­que­tas que apa­ren­te­men­te la de­fi­nen y que na­da tie­nen que ver con el ser hu­mano que es. Ella es­tá de acuer­do con­mi­go y es en­ton­ces cuan­do le pi­do ha­cer el mis­mo ejer­ci­cio. “Qui­tán­do­te to­das las eti­que­tas, en­tre ellas la de la la­ti­na que con­quis­tó Holly­wood y la de es­po­sa de uno de los hom­bres más in­flu­yen­tes de Fran­cia, ¿quién es Sal­ma Ha­yek?”. Su res­pues­ta es rá­pi­da y con­tun­den­te: “Lo ten­go muy cla­ro. Soy una per­so­na cu­rio­sa que tie­ne una ob­se­sión por la evo­lu­ción y que siem­pre quie­re cre­cer y co­no­cer­se me­jor. Siem­pre es­toy en bús­que­da e in­ten­tan­do con­quis­tar mis pro­pias de­bi­li­da­des”. De es­tas úl­ti­mas pre­fie­re no dar de­ta­lles, pe­ro ase­gu­ra que las mues­tra to­dos los días, ya que se con­si­de­ra a sí mis­ma una per­so­na trans­pa­ren­te –afir­ma­ción que tras va­rios mi­nu­tos al te­lé­fono no me pa­re­ce en ab­so­lu­to exa­ge­ra­da. “No va­yas a pen­sar que me le­van­to to­dos los días in­ter­pre­tan­do a un per­so­na­je. Soy de­ma­sia­do flo­ja pa­ra es­tar fin­gien­do y ya es­toy muy can­sa­da pa­ra tra­tar de em­pe­zar otra vez”, con­fie­sa.

De to­das sus fa­ce­tas, pro­ba­ble­men­te la de fi­lán­tro­pa sea la más pa­sa­da por al­to. No hay que ol­vi­dar que en 2013 fun­dó, de la mano de Be­yon­cé y de la mar­ca Guc­ci, Chi­me for Chan­ge, una pla­ta­for­ma de ac­ción so­cial que apo­ya a Or­ga­nis­mos No Gu­ber­na­men­ta­les que tie­nen co­mo mi­sión em­po­de­rar a las mu­je­res del mun­do a tra­vés de ini­cia­ti­vas en­fo­ca­das en la edu­ca­ción, la sa­lud y la justicia. “Nun­ca he si­do em­ba­ja­do­ra pa­ra no de­di­car­le el tiem­po a una so­la co­sa. Aho­ra mis­mo es­toy tra­ba­jan­do en mu­chos pro­yec­tos”, di­ce. De he­cho, a tra­vés de es­ta pla­ta­for­ma y de Ke­ring Foun­da­tion ha apo­ya­do a va­rias ins­ti­tu­cio­nes en Mé­xi­co que tra­ba­jan con víc­ti­mas de la vio­len­cia en el país. Tam­bién me ex­pli­ca que los pro­gra­mas de mi­cro­fi­nan­cia­mien­to en los que se ha in­vo­lu­cra­do en La­ti­noa­mé­ri­ca a lo lar­go de los úl­ti­mos 15 años son los que me­jo­res re­sul­ta­dos han da­do y me ex­hor­ta a com­par­tir su ex­pe­rien­cia con los lectores pa­ra mo­ti­var­los a res­pal­dar es­te ti­po de pro­yec­tos con re­gu­la­ri­dad.

Es­cu­char­la y dar­se cuen­ta de que es al­guien ge­ne­ro­so con su tiem­po –ha­bla­mos más de una ho­ra cuan­do se su­po­nía que ten­dría­mos 20 mi­nu­tos– so­lo ha­ce que mi ad­mi­ra­ción por ella crez­ca. Cier­ta­men­te, es una mu­jer afor­tu­na­da, pe­ro na­die pue­de ne­gar que ha tra­ba­ja­do du­ro pa­ra lle­gar aquí, a pe­sar de to­das las vo­ces que a lo lar­go del ca­mino la des­ani­ma­ron. “Me di­je­ron que nun­ca iba a tra­ba­jar en Holly­wood y lo hi­ce. Me di­je­ron que to­do se aca­ba­ba a los 30, lue­go que a los 40, y ya los so­bre­vi­ví. Me di­je­ron que ya se me ha­bía ido el tren y que no po­dría te­ner hi­jos; lle­gó Va­len­ti­na y los tres hi­jos de mi ma­ri­do, así que ya ten­go cua­tro. Pa­ra to­do lo que me di­je­ron que no iba a po­der ha­cer, he te­ni­do un buen tro­te”, sos­tie­ne. Di­gan lo que di­gan, Sal­ma se mantiene fuer­te y vi­gen­te, y no da se­ña­les de que­rer ami­no­rar el pa­so. Su de­ci­sión y cons­tan­cia son ins­pi­ra­do­ras en un tiem­po en que desis­tir cuan­do las cosas se po­nen di­fí­ci­les pa­re­ce ser la nor­ma. Ella es la prue­ba de que te­ner me­tas cla­ras es el pri­mer re­qui­si­to pa­ra al­can­zar­las. Si­guien­do su ejem­plo yo tam­bién ten­go un nue­vo ob­je­ti­vo: que nues­tra si­guien­te con­ver­sa­ción sea ca­ra a ca­ra. n

Soy una per­so­na cu­rio­sa que tie­ne una ob­se­sión por la evo­lu­ción. Siem­pre es­toy en bús­que­da e in­ten­tan­do con­quis­tar mis de­bi­li­da­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.