EN EQUI­LI­BRIO

La bús­que­da del bie­nes­tar no pue­de ni de­be con­ver­tir­se en ob­se­sión o mar­ti­rio: con­se­jos ex­per­tos pa­ra lo­grar una vi­da sa­na sin pri­va­cio­nes.

Harper's Bazaar (Chile) - - Beauty - Por Do­lo­res Gil

Ca­si de ma­ne­ra im­per­cep­ti­ble, las re­des so­cia­les se han trans­for­ma­do en una vi­tri­na dis­tor­sio­na­da de la vi­da sa­na. Mu­je­res con cuer­pos hi­per­to­ni­fi­ca­dos, die­tas que in­clu­yen fi­deos de zuc­chi­ni y ba­ti­dos pro­tei­cos, fo­tos del an­tes y des­pués del en­tre­na­mien­to…

El fit­ness es la ob­se­sión del mo­men­to y el es­pí­ri­tu de los tiem­pos lo re­fle­ja. Hoy es ca­si im­po­si­ble es­ca­par a sus man­da­mien­tos: don­de­quie­ra que uno cli­quee, apa­re­ce­rán imá­ge­nes de afi­cio­na­das al ejer­ci­cio mos­tran­do sus pro­gre­sos, desa­yu­nos “green” y sel­fies per­fec­tas –¡y se­xies!– en ro­pa de­por­ti­va.

“Hoy es­tán de mo­da los fit­fluen­cers”, se­ña­la Ca­ro­li­na Goo­da­cre, vo­lei­bo­lis­ta y ex­per­ta en fit­ness. “Pe­ro, al se­guir­los, hay que ser bas­tan­te cui­da­do­so –ad­vier­te–: es un error ha­cer lo que pro­po­nen sin ins­truir­se en las dis­ci­pli­nas ele­gi­das, asis­tir a un nu­tri­cio­nis­ta es­pe­cia­li­za­do y a un de­por­tó­lo­go”. Y acla­ra con fir­me­za: “Nin­gún cam­bio su­ce­de en un so­lo mes. Lo ideal es prac­ti­car un de­por­te al me­nos du­ran­te seis me­ses, con mo­de­ra­ción”.

En­tre los erro­res de prin­ci­pian­tes, ex­ce­der­se con el en­tre­na­mien­to es el más co­mún. La fre­cuen­cia ideal es tres ve­ces por se­ma­na, pa­ra de­jar tiem­po a que el cuer­po des­can­se. “Una per­so­na que en­tre­na cin­co ve­ces por se­ma­na no se re­cu­pe­ra”, agre­ga Goo­da­cre. Las con­se­cuen­cias del ex­ce­so de ac­ti­vi­dad fí­si­ca in­clu­yen le­sio­nes gra­ves y ago­ta­mien­to ex­tre­mo.

Si bien es di­fí­cil re­ba­tir los ar­gu­men­tos de quie­nes abo­gan por una vi­da sa­na, los es­pe­cia­lis­tas se­ña­lan que las ex­pec­ta­ti­vas irrea­les y los ob­je­ti­vos de­ma­sia­do exi­gen­tes pue­den ha­cer más da­ño del que se

cree. La ali­men­ta­ción sa­na es otro de los gran­des cam­pos de ba­ta­lla: es­tán en bo­ga die­tas que di­rec­ta­men­te des­car­tan gru­pos ali­men­ti­cios, en­tre ellos los lác­teos, las ha­ri­nas o el azú­car. “La gran ver­dad es que la ca­li­dad de los ali­men­tos ha em­peo­ra­do mu­cho”, di­ce Lua­na Her­vier, pro­fe­so­ra de Edu­ca­ción Fí­si­ca y au­to­ra de Lua­na Li­ving: Nu­tri­ción y mo­vi­mien­to pa­ra el cuer­po y el al­ma. “Pe­ro si el ali­men­to es de ca­li­dad, no hay pro­ble­ma en co­mer­lo. Un pe­da­zo de pan ama­sa­do con ma­sa ma­dre no es el enemi­go. Lo ideal pa­ra me­jo­rar la ali­men­ta­ción no es qui­tar co­sas, sino in­te­grar de a po­co los cam­bios, ver si sin­to­ni­zan con uno. El man­da­to de ser sa­lu­da­ble a cual­quier cos­to sig­ni­fi­ca la pér­di­da del equi­li­brio”, agre­ga.

Pres­tar­le aten­ción a lo que di­ce el cuer­po es una bue­na ma­ne­ra de co­men­zar: su­frir ma­reos, no po­der re­cu­pe­rar ener­gías, des­per­tar­se can­sa­do y no te­ner ape­ti­to son se­ña­les de que está ago­ta­do o le fal­tan nu­trien­tes. En­tre los pe­li­gros de imi­tar a los fit­fluen­cers, el más gran­de es des­co­no­cer que no to­dos los fí­si­cos res­pon­den de la mis­ma ma­ne­ra. “Mu­chos de ellos no son pro­fe­sio­na­les, sino que en­tre­nan por gus­to y por­que les ha­ce bien. Sin em­bar­go, no son pa­tro­nes de com­pa­ra­ción”, di­ce Her­vier.

El se­cre­to es en­con­trar el do­ra­do pun­to me­dio. “La ga­so­li­na dia­ria de­ben ser fru­tas, ver­du­ras, ce­rea­les y se­mi­llas. Pe­ro si quie­res co­mer una por­ción de tor­ta, haz­lo: que­dar­te con el enojo de no ha­ber po­di­do es mu­cho peor”, agre­ga la au­to­ra. Pa­ra ella, aban­do­nar las eti­que­tas es una bue­na for­ma de des­pe­gar­se de la ob­se­sión. “Yo no soy ve­ga­na: soy li­bre. Lo más sa­lu­da­ble es acep­tar­se y sa­ber qué te da vi­ta­li­dad y qué te ha­ce mal –di­ce–. La cul­pa y las li­mi­ta­cio­nes no ge­ne­ran bie­nes­tar”. Re­cu­pe­rar el pla­cer del cuer­po des­cu­brien­do la dis­ci­pli­na que me­jor nos ha­ce sen­tir, no pri­var­se de pe­que­ños gus­tos, ol­vi­dar las com­pa­ra­cio­nes: el ca­mino ha­cia la sa­lud pue­de ser más sen­ci­llo –y dis­fru­ta­ble– de lo que pa­re­ce mi­ran­do Ins­ta­gram. n

Top Pro Hy­per Clas­sic de Ni­ke. Cal­zas Ul­ti­ma­te Fit GS1 de

Adi­das.

Cre­ma hi­dra­tan­te en spray Urea­din Spray & Go de Is­din. Top es­tam­pa­do Trai­ning Ath­le­tic de

Adi­das.

Za­pa­ti­llas pa­ra run­ning Zpump de Ree­bok.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.