MAS­CA­RI­LLAS

Hay una pa­ra ca­da ne­ce­si­dad: de pa­pel, de ar­ci­lla, de al­go­dón… ¡in­clu­so de leds! Eli­gien­do la co­rrec­ta, la ca­li­dad de la piel me­jo­ra en po­cos mi­nu­tos.

Harper's Bazaar (Chile) - - Beauty - Por Do­lo­res Gil

Las mas­ca­ri­llas fa­cia­les vuel­ven a com­pe­tir por un lu­gar en el va­ni­to­rio. El au­ge de la be­lle­za co­rea­na es, en par­te, res­pon­sa­ble de es­te re­sur­gi­mien­to. En el país orien­tal, el cui­da­do de la piel es un te­ma se­rio, una ob­se­sión na­cio­nal: en una ru­ti­na de be­lle­za que sue­le te­ner has­ta do­ce pa­sos, es un ítem fun­da­men­tal pa­ra se­llar los re­sul­ta­dos. Desde las de pa­pel em­pa­pa­das en ac­ti­vos hi­dra­tan­tes has­ta las de ar­ci­lla, es­tos pro­duc­tos es­tán in­va­dien­do tam­bién el mer­ca­do na­cio­nal, don­de se im­po­ne su prac­ti­ci­dad: en po­co tiem­po, se lo­gra un cam­bio con­tun­den­te.

No hay co­sa más sen­ci­lla y efec­ti­va que to­mar­se quin­ce mi­nu­tos pa­ra po­ner­se una mas­ca­ri­lla. Sus efec­tos son in­me­dia­tos, por lo que es una ex­ce­len­te ma­ne­ra de pre­pa­rar la piel pa­ra un even­to im­por­tan­te o pa­ra re­cu­pe­rar­la del estrés y el can­san­cio de una jor­na­da la­bo­ral. Si se dis­po­ne de un po­co más de tiem­po, se pue­de com­bi­nar el la­ye­ring (uti­li­zan­do su­ce­si­va­men­te sue­ros, lo­cio­nes, tó­ni­cos, acei­tes y cre­mas, siem­pre co­men­zan­do por los de me­nos den­si­dad) con la téc­ni­ca del mul­ti­mas­kin, que tra­ta ca­da zo­na del ros­tro con un pro­duc­to di­fe­ren­te se­gún sus pro­pias ne­ce­si­da­des.

Co­mo cum­plen fun­cio­nes muy es­pe­cí­fi­cas, es ne­ce­sa­rio sa­ber de an­te­mano qué pro­ble­ma se quie­re tra­tar. Las pie­les gra­sas y opa­cas se be­ne­fi­cia­rán de las mas­ca­ri­llas he­chas con ar­ci­lla y ba­rros pu­ri­fi­can­tes. Pe­ro la úl­ti­ma no­ve­dad son las ne­gras, con ex­trac­to de car­bón, muy apre­cia­das por sus efec­tos de­to­xi­fi­can­tes. Si lo que se bus­ca es un shock de hi­dra­ta­ción, las de pa­pel (se pue­den con­se­guir va­rias mar­cas “ma­de in Co­rea” en Pa­tro­na­to) in­cre­men­tan su ac­ción y se­llan el agua usa­das con un sue­ro. Me­jor aún si ade­más in­clu­yen en­tre sus com­po­nen­tes el fa­mo­so áci­do hia­lu­ró­ni­co, que apor­ta un efec­to de re­lleno ins­tan­tá­neo.

Du­ran­te la no­che, una más­ca­ra fa­cial nu­tri­ti­va ga­ran­ti­za una piel más res­plan­de­cien­te al des­per­tar. Si hay tiem­po pa­ra rea­li­zar un tra­ta­mien­to en ga­bi­ne­te, las de lu­ces led, que se apli­can jun­to con ac­ti­vos hi­dra­tan­tes, po­ten­cian las en­zi­mas re­pa­ra­do­ras de te­ji­dos cu­tá­neos, igua­lan el tono, cie­rran los po­ros, cal­man el acné y tie­nen efec­to antiage.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.