Vi­da di­bu­ja­da por Do­mi­ni­que Sch­warz­haupt

La jo­ven ar­tis­ta Do­mi­ni­que Sch­warz­haupt se enamo­ró del di­bu­jo a muy tem­pra­na edad y es­te año ex­pu­so en Ber­lín y en la Fe­ria Nord Art en Bü­dels­dorf. Apa­sio­na­da por el tra­ba­jo en gra­fi­to, se dis­po­ne a re­de­fi­nir lo que es ser ilus­tra­do­ra en Chi­le.

Harper's Bazaar (Chile) - - Contenido - Por Andrea La­rra­be

Di­bu­jos. Mi­les de di­bu­jos re­par­ti­dos a lo lar­go de su vi­da: hoy, de for­ma pro­fe­sio­nal, tra­ba­ja­dos en su ta­ller en Pro­vi­den­cia y sien­do par­te de arMO, un co­lec­ti­vo de ar­tes vi­sua­les crea­do pa­ra dar espacio, in­for­mar y apo­yar a los crea­do­res emer­gen­tes en Chi­le. En el pa­sa­do, es­tos di­bu­jos se cen­tra­ban en prin­ce­sas con ves­ti­dos in­fla­dos y ca­ri­ca­tu­ras. De una for­ma u otra, es­ta dis­ci­pli­na for­mó par­te de Do­mi­ni­que Sch­warz­haupt in­clu­so an­tes de que se per­ca­ta­ra de ello. “Es al­go que siem­pre he he­cho. Creo que de al­gu­na ma­ne­ra di­bu­jar me ayu­da a con­cen­trar­me. Di­bu­jo to­do el día, in­clu­so si es­toy vien­do te­le o es­cu­chan­do al­go; ne­ce­si­to es­tar di­bu­jan­do o sino me abu­rro”, di­ce la ar­tis­ta. Co­mo to­do crea­dor, el ar­te la ayu­da a abs­traer­se del mun­do, a aden­trar­se en una reali­dad pro­pia don­de so­lo vi­ve en com­pa­ñía de aque­llos per­so­na­jes que re­tra­ta. Per­so­nal­men­te, sin em­bar­go, di­bu­jar le per­mi­te com­bi­nar ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias que re­sul­tan an­ta­go­nis­tas, pe­ro que con­flu­yen a la per­fec­ción en sus di­bu­jos. “Soy una mez­cla ra­ra de desas­tro­sa y ma­niá­ti­ca, por lo que nun­ca hu­bie­se po­di­do fun­cio­nar con una téc­ni­ca que no fue­ra con­te­ni­da co­mo lo es el di­bu­jo”, di­ce. La ar­tis­ta con­fie­sa te­ner la per­so­na­li­dad de di­bu­jan­te: una que le per­mi­te ser ma­niá­ti­ca y desas­tro­sa a la vez, “por­que de al­gu­na ma­ne­ra mis di­bu­jos se ven más be­ne­fi­cia­dos de mi per­so­na­li­dad que cuando tra­ba­ja­ba con cual­quier otra téc­ni­ca”.

El di­bu­jo, ade­más, le ha per­mi­ti­do sen­tir­se muy cer­ca de su obra y crear una re­la­ción ín­ti­ma con el pro­ce­so. Es­tar a so­lo cen­tí­me­tros del pa­pel es la úni­ca

for­ma en que real­men­te pue­de con­se­guir el de­ta­lle que bus­ca re­tra­tar. “Cuando pin­ta­ba o tra­ba­ja­ba en otras téc­ni­cas siem­pre me sen­tía un po­co más ale­ja­da, co­mo si tu­vie­ra que com­ba­tir más ad­ver­si­da­des pa­ra tra­ba­jar”, di­ce Do­mi­ni­que. El desas­tre y el des­or­den tam­bién for­man par­te de su obra, pe­ro de una ma­ne­ra más su­til. Sus pie­zas di­bu­ja­das en gra­fi­to son pre­ci­sas y de­ta­lla­das, ca­pa­ces de re­tra­tar his­to­rias per­so­na­les y co­lec­ti­vas, acen­tuan­do la idea de la fo­to­gra­fía co­mo un ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo: “Uno de esos ex­tra­ños ele­men­tos que son muy per­so­na­les, pe­ro a su vez for­man par­te de un pa­sa­do co­mún, ge­ne­ran­do una nos­tal­gia de al­go que ja­más vi­vi­mos”, di­ce. El des­or­den tie­ne su pro­pio espacio en el pro­ce­so de ca­da pie­za, otor­gan­do be­lle­za y ar­te­sa­nía a su ofi­cio. To­das las im­per­fec­cio­nes, los bo­rro­nes, los es­que­le­tos, los fan­tas­mas que de­ja el pro­ce­so se con­vier­ten en par­te de la obra mis­ma. Do­mi­ni­que no in­ten­ta es­con­der­los. “Sien­to que el pro­ce­so es igual de im­por­tan­te que los mis­mos te­mas re­tra­ta­dos. En ese sen­ti­do mi di­bu­jo se con­for­ma de mu­chas ca­pas. La cua­drí­cu­la, por ejem­plo, es lo pri­me­ro que ha­go por­que se tra­ta de la co­lum­na ver­te­bral del di­bu­jo y co­mo es tan im­por­tan­te me pa­re­ce ne­ce­sa­rio que se re­fle­je en el re­sul­ta­do fi­nal”, di­ce. Di­bu­jar es re­fle­xio­nar; ca­da bos­que­jo y ca­da tra­zo van ar­man­do una reali­dad úni­ca, que es aque­lla que per­ci­be su ilus­tra­dor. Pe­ro es­ta ima­gen es di­ná­mi­ca y cam­bian­te, por lo que la ar­tis­ta chi­le­na sien­te que es cla­ve in­cluir esas vuel­tas de pen­sa­mien­to. “Cuando ten­go un di­bu­jo aca­ba­do don­de se per­dió por com­ple­to el di­bu­jo li­neal o la cua­drí­cu­la, es­toy de­jan­do de la­do to­das las otras grá­fi­cas que son igual de im­por­tan­tes. Se dan mu­chas más lec­tu­ras que la más ob­via y eso me gus­ta”, agre­ga.

Mu­chas de sus ilustraciones se ba­san en fo­to­gra­fías fa­mi­lia­res, por lo que su desafío es lo­grar lec­tu­ras que van más allá de lo que se ve a sim­ple vis­ta: más allá de una Na­vi­dad, de un cum­plea­ños, de una es­ce­na co­ti­dia­na. “Me gus­ta que se va­yan des­cu-

brien­do di­fe­ren­tes co­sas. En los tra­ba­jos so­bre cua­der­nos que hi­ce iba di­bu­jan­do de­ta­lles pe­que­ños en di­fe­ren­tes obras pa­ra que se co­nec­ta­ran en­tre sí; no eran muy evi­den­tes en una pri­me­ra mi­ra­da, pe­ro una vez que se em­pe­za­ba a ver la obra en más de­ta­lle co­men­za­ban a sa­lir es­tas co­ne­xio­nes”, afir­ma. Al tra­ba­jar es­ta téc­ni­ca rea­lis­ta de las fo­to­gra­fías mun­da­nas, Do­mi­ni­que lo­gra trans­mi­tir una idea de fa­mi­lia­ri­dad. Y es den­tro de ella que des­con­tex­tua­li­za y ge­ne­ra nue­vos diá­lo­gos.

Oli­ver Jef­fres, el au­tor ir­lan­dés de libros pa­ra ni­ños es uno de sus re­fe­ren­tes, es­pe­cí­fi­ca­men­te por có­mo ha vin­cu­la­do am­bos dis­ci­pli­nas: el del ar­tis­ta y escritor. Asi­mis­mo, Joa­quín Co­ci­ña, que tra­ba­ja el di­bu­jo de una for­ma muy dis­tin­ta a tra­vés del stop mo­tion, le atrae por su ca­pa­ci­dad de es­ca­par­se del mol­de y ex­pan­dir los lí­mi­tes de la dis­ci­pli­na. “Siem­pre he te­ni­do un po­co de mie­do al no sa­ber có­mo de­fi­nir­me”, con­fie­sa so­bre su ca­li­dad ar­tís­ti­ca. “Por al­gu­na ra­zón en Chi­le es muy di­fe­ren­te ser ar­tis­ta a ser ilus­tra­dor, es co­mo si una can­ce­la­ra a la otra. Sin em­bar­go, en la obra de Jef­fers veo que exis­te una co­exis­ten­cia que me re­sul­ta muy atrac­ti­va y na­tu­ral”.

Sin em­bar­go, Do­mi­ni­que sí co­exis­te: co­mo ar­tis­ta y co­mo men­to­ra. Desde el año 2013 que se unió a otros ar­tis­tas pa­ra ar­mar el co­lec­ti­vo arMO, que in­cen­ti­va la di­fu­sión de ar­tis­tas emer­gen­tes y abrir puer­tas pa­ra el ar­te. De cier­ta for­ma, per-

te­ne­cer a es­te gru­po tam­bién la ha ayu­da­do a ir de­fi­nién­do­se co­mo ar­tis­ta, por­que con­fie­sa ha­ber­se sen­ti­do “bas­tan­te so­la en lo que es el ar­te” an­tes de for­mar el pro­yec­to. “Me sen­tía in­com­pren­di­da, so­bre to­do por­que la ca­rre­ra es muy in­de­pen­dien­te y no te­nía mu­cho con quien com­par­tir los di­fe­ren­tes pro­ble­ma que se vi­ven co­mo ar­tis­ta. Con arMO ge­ne­ra­mos un gru­po de apo­yo que fue fun­da­men­tal pa­ra mí en ese mi­nu­to”, di­ce. El co­lec­ti­vo está con­for­ma­do por seis ar­tis­tas na­cio­na­les ade­más de Do­mi­ni­que: Andrea Ro­drí­guez, Isi­do­ra Vi­lla­rino, Lui­sa Gra­ni­fo, Ja­cin­ta Be­sa, Mar­co Biz­za­rri y Pi­lar Elo­rria­ga. Hoy, con­fie­sa que es­tán un po­co más en­fo­ca­dos en sus pro­pios pro­yec­tos, pe­ro que aún así con­ti­nua­rán con el ob­je­ti­vo que los unió en pri­me­ra ins­tan­cia.“Con Lui­sa in­clu­so co­men­za­mos a tur­nar­nos de ta­ller: ella tra­ba­ja­ba en el mío du­ran­te unos me­ses y lue­go yo en el de ella, era in­creí­ble te­ner

otro par de ojos en­ci­ma de mi tra­ba­jo, mu­chas ve­ces es­tá­ba­mos atas­ca­das en una obra y era tan­to más fá­cil en­con­trar so­lu­cio­nes cru­za­das”, afir­ma. Jun­to a es­te gru­po de pro­fe­sio­na­les sa­ca­ron ade­lan­te di­fe­ren­tes pro­yec­tos, ex­pu­sie­ron jun­tos e in­clu­so se ga­na­ron un espacio dos ve­ces en la fe­ria Ch.aco. “Más allá de lo que lo­gra­mos, fue un gru­po en don­de me sen­tí apo­ya­da y el cual me abrió las puer­tas a co­no­cer a más ar­tis­tas”. Hoy, el pro­yec­to se en­cuen­tra en una pau­sa tem­po­ral, ya que sus in­te­gran­tes se es­tán en­fo­can­do en sus tra­ba­jos in­de­pen­dien­tes.

EN GRA­FI­TO

La obra de Do­mi­ni­que se cen­tra en el di­bu­jo en gra­fi­to y la ex­pe­ri­men­ta­ción. “El año pa­sa­do hi­ce mi se­gun­da ex­po­si­ción in­di­vi­dual, y lue­go de ese estrés que­ría vol­ver a tra­ba­jar sin te­ner la preo­cu­pa­ción de con­cre­tar al­go, so­lo que­ría pro­bar”, di­ce. Es­tos en­sa­yos crea­ti­vos la lle­va­ron a ex­hi­bir en Ber­lín y lue­go en la fe­ria Nord Art en Bu­dels­dorf, co­mo tam­bién a una com­pren­sión más pro­fun­da de su ma­te­rial es­tre­lla. En un co­mien­zo, su lle­ga­da al gra­fi­to se de­bió por al­go prác­ti­co: era có­mo­do y fá­cil de lle­var, la he­rra­mien­ta per­fec­ta pa­ra com­ba­tir los mo­men­tos de estrés o te­dio. “Pe­ro lue­go con los años me di cuen­ta de que cal­za­ba con mi per­so­na­li­dad. Cual­quier otra he­rra­mien­ta, co­mo la pin­tu­ra, me de­ses­pe­ra­ba, por­que ce­rra­ba el ta­ller y me que­da­ba sin na­da que ha­cer. El gra­fi­to lo pue­do an­dar tra­yen­do”.

La pre­ci­sión y el ni­vel de de­ta­lle en su tra­ba­jo cap­tu­ran a pri­me­ra vis­ta. No obs­tan­te, se re­quie­re de dos, cua­tro y ca­si in­fi­ni­tas vis­tas pa­ra po­der real­men­te apre­ciar ca­da uno de ellos: las his­to­rias, el pro­ce­so, los sen­ti­mien­tos. En un mun­do don­de to­do es rá­pi­do y las fo­to­gra­fías se im­pri­men en co­sa de se­gun­dos, valorar la ilus­tra­ción a mano, aque­lla que to­ma tiem­po, es­fuer­zo y al­ma, es ca­rac­te­rís­ti­ca de una real apre­cia­ción al ar­te. “El len­gua­je de mi tra­ba­jo se cen­tra en es­te fe­nó­meno de ob­je­tos he­chos a mano que ya se es­tán ex­tin­guien­do, pe­ro que va­le la pe­na ha­cer”, fi­na­li­za la ar­tis­ta. n

La ar­tis­ta con­fie­sa que el tra­ba­jo con gra­fi­to cal­za con su per­so­na­li­dad, por­que pue­de lle­var­lo a don­de sea que va­ya y tra­ba­jar en cual­quier lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.