ACCARELLO

A un año de te­ner a su car­go la di­rec­ción de Saint Lau­rent, el di­se­ña­dor na­ci­do en Bru­se­las, está re­con­si­de­ran­do la mo­da fran­ce­sa.

Harper's Bazaar (Chile) - - Los Ocho Mandamientos - Por Carl Swan­son Fo­to­gra­fías de Terry Ri­chard­son

La mai­son es la mar­ca más pa­ri­si­na, di­ce Ant­hony Vac­ca­re­llo, el nue­vo di­rec­tor crea­ti­vo de Saint Lau­rent, quien tra­jo el ta­ller de di­se­ño de re­gre­so a la ca­pi­tal fran­ce­sa des­pués de es­tar cua­tro años en Los Án­ge­les, a car­go de su pre­de­ce­sor, He­di Sli­ma­ne. “Pien­sas en la mai­son y re­cuer­das a Cat­he­ri­ne De­neu­ve y to­das esas mu­je­res in­creí­bles”.

Pe­ro en es­te mo­men­to es­ta­mos en Nue­va York, don­de está llo­vien­do y Vac­ca­re­llo, un hom­bre de 37 años, ama­ble y de ojos dul­ces, está es­con­di­do en su ha­bi­ta­ción del ho­tel Mer­cer, be­bien­do a sor­bos agua ca­lien­te y li­món, de una ta­za. Es un via­je rá­pi­do pa­ra el di­se­ña­dor, quien vo­ló desde Pa­rís un día an­tes y re­gre­sa­rá al día si­guien­te. Pa­ra Vac­ca­re­llo, re­pa­triar el ta­ller de YSL fue el pun­to de ini­cio pa­ra me­di­tar so­bre su fu­tu­ro. “Es una mez­cla del pa­sa­do y del pre­sen­te”, di­ce. “Real­men­te lo abor­do de esa ma­ne­ra y tra­to de no ana­li­zar to­do en ex­ce­so. De otra ma­ne­ra, po­dría ser abru­ma­dor”.

Su re­to, cuando lle­gó la pri­ma­ve­ra pa­sa­da, te­nía tan­to que ver con la his­to­ria re­cien­te de la ca­sa co­mo con el pro­pio fan­tas­ma de Saint Lau­rent. Sli­ma­ne no­ta­ble­men­te re­mo­vió el “Yves” de su lo­go­ti­po y con­vir­tió a la re­bau­ti­za­da Saint Lau­rent Pa­rís en un ne­go­cio de un bi­llón de dó­la­res por año, an­tes de par­tir a mo­do de una es­tre­lla de rock: es­ca­bu­llén­do­se fue­ra del es­ce­na­rio en el apo­geo de su éxi­to, con un me­ta­fó­ri­co de­do de en me­dio ha­cia arri­ba. Lle­gar mien­tras ocu­rrían las re­per­cu­sio­nes de ese dra­ma po­dría in­ti­mi­dar a al­gu­nos. Pe­ro Vac­ca­re­llo, quien es­ta­ba ope­ran­do la lí­nea Ver­sus pa­ra la mu­sa Do­na­te­lla Ver­sa­ce y te­nía su pro­pia mar­ca, se sin­tió lis­to. “No es­ta­ba preo­cu­pa­do cuando me lla­ma­ron”, di­ce. “Tal vez de­bí ha­ber­lo es­ta­do, pe­ro no. Sa­bía que se­ría una evo­lu­ción de lo que hi­ce con mi fir­ma. No ten­dría que lle­var a ca­bo al­go di­fe­ren­te”. Aun­que acep­ta que es­ta­ba un po­co preo­cu­pa­do por la reu­nión con Pie­rre Ber­gé, el le­gen­da­rio so­cio de Saint Lau­rent y su an­ti­guo aman­te.

Y en­ton­ces el Saint Lau­rent de Vac­ca­re­llo ha to­ma­do un po­co de la os­cu­ri­dad de su lí­nea (aho­ra en pau­sa), de las pier­nas lar­gas y del gla­mo­ro­so es­ti­lo des­pier­to-to­da-la-no­che. Sus anun­cios pa­ra la ca­sa oca­sio­nal­men­te han ge­ne­ra­do con­tro­ver­sia por su sór­di­da fran­que­za, in­clu­yen­do la cam­pa­ña de Otoño 2017, fil­ma­da por Inez & Vi­noodh, que desató pro­tes­tas en Pa­rís, pa­ra su gran frus­tra­ción. “Esa fue la co­sa más lo­ca y es­tú­pi­da”, di­ce. “Odio có­mo la co­rrec­ción po­lí­ti­ca se está con­vir­tien­do en una for­ma de opre­sión”.

Vac­ca­re­llo, quien na­ció en Bru­se­las de una pa­re­ja de in­mi­gran­tes ita­lia­nos de cla­se me­dia, es­tu­dió pri­me­ro pa­ra ser abo­ga­do. ¿Pa­ra ha­cer fe­li­ces a sus pa­dres?, pre­gun­to. “Nun­ca sa­bes si es pa­ra com­pla­cer­los o si fue por­que veía Ally McBeal”, bro­mea. Siem­pre ha ama­do la mo­da, pe­ro la idea de con­ver­tir­se en un di­se­ña­dor se sen­tía fue­ra de su al­can­ce (aun­que su ma­dre, tal vez de ma­ne­ra re­ve­la­do­ra, co­lec­cio­na­ba fo­to­gra­fías de Hel­mut New­ton). “Es al­go que siem­pre qui­se, pe­ro no pa­re­cía co­mo un tra­ba­jo, sino co­mo una fan­ta­sía. Al­go pa­ra al­guien más. Tal vez por­que soy ca­pri­cor­nio, soy muy prác­ti­co”.

Des­pués de su se­gun­do año, se trans­fi­rió de la escuela de le­yes a La Cam­bre en Bru­se­las pa­ra es­tu­diar ar­te y lue­go mo­da. En 2006, du­ran­te su úl­ti­mo año ahí, ob­tu­vo el pre­mio más al­to al di­se­ño, en el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal Hyè­res de Mo­da y Fo­to­gra­fía, con una co­lec­ción ins­pi­ra­da por Ilo­na Sta­ller, alias La Cic­cio­li­na, la hún­ga­ro-ita­lia­na es­tre­lla porno que se vol­vió po­lí­ti­ca y exes­po­sa del ar­tis­ta Jeff Koons. Las fo­to­gra­fías y es­cul­tu­ras de cla­si­fi­ca­ción X que creó Koons de la pa­re­ja pa­ra su se­rie de 1990 a 1991 “Ma­de in Hea­ven”, fas­ci­na­ron a Vac­ca­re­llo. “Fue una ex­tra­ña ins­pi­ra­ción pa­ra una escuela que es­ta­ba en Bél­gi­ca y muy Ann De­meu­le­mees­ter, os­cu­ra y gó­ti­ca”, di­ce. “La en­con­tré muy frá­gil a pe­sar de to­da la agre­si­vi­dad se­xual que ofre­ce a la gen­te”, agre­ga. “Que­ría mos­trar a esa frá­gil, ro­mán­ti­ca mu­jer con las flo­res en el ca­be­llo”.

Su ín­ti­ma ami­ga y mu­sa, la mo­de­lo An­ja Ru­bik, ayu­dó a po­ner­lo en el ma­pa en 2012, cuando usó un vestido de ra­so blan­co con aber­tu­ra has­ta la ca­de­ra que ha­bía di­se­ña­do pa­ra la ga­la del Met (pre­via­men­te ese año, Gwy­neth Pal­trow ha­bía por­ta­do un ejem­plar de Vac­ca­re­llo si­mi­lar­men­te sexy pa­ra la por­ta­da de Har­per’s Ba­zaar).

Le pre­gun­to qué lo ins­pi­ra de Ru­bik, a quien co­no­ció mien­tras ha­cía el cas­ting pa­ra su pri­mer show ha­ce sie­te años. Me di­ce que la ele­gan­te ru­bia po­la­ca “pue­de ser muy masculina, pe­ro tie­ne fe­mi­ni­dad. Y me gus­ta que nun­ca es­con­de su se­xua­li­dad, por­que en la ac­tua­li­dad ve­mos es­ta ten­den­cia don­de pa­re­ce que na­die tu­vie­ra gé­ne­ro. Eso es muy Sain­tLau­rent:ser­fe­me­ni­nay­mas­cu­li­naal­mis­mo­tiem­po.No tie­nes que ele­gir”.

Sli­ma­ne, fo­tó­gra­fo y di­se­ña­dor, to­mó las fo­tos de sus pro­pias cam­pa­ñas pa­ra Saint Lau­rent, pe­ro Vac­ca­re­llo ha si­do más ex­pe­ri­men­tal en su acer­ca­mien­to a la ima­gen de la mar­ca. Ade­más del al­ta­men­te re­fi­na­do es­ti­lo de Inez & Vi­noodh, ha re­clu­ta­do bue­nos ar­tis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos, con una es­té­ti­ca más ín­ti­ma, y a la fo­tó­gra­fa de mo­da Co­llier Schorr, quien to­mó pa­ra Saint Lau­rent la cam­pa­ña de Otoño 2017 de ro­pa de ca­ba­lle­ro de Vac­ca­re­llo. “De al­gu­na ma­ne­ra, ella es co­mo una vo­ye­ris­ta”, di­ce de Schorr. “Eso me gus­ta por­que te da una ima­gen que es ver­da­de­ra. No es mo­da con de­ma­sia­das po­ses; es un mo­men­to real”.

Cuando men­ciono la con­duc­ta ama­ble de Vac­ca­re­llo ha­cia Schorr, quien tra­ba­jó ini­cial­men­te con el di­se­ña­dor cuando es­ta­ba en Ver­sus, ella di­ce, “La gen­te no siem­pre lu­ce y ac­túa co­mo su tra­ba­jo. Lo que es tan po­de­ro­so res­pec­to a él es, en esen­cia, que ama a las mu­je­res”.

De re­gre­so a su ha­bi­ta­ción de ho­tel, Vac­ca­re­llo bro­mea res­pec­to al pa­que­te de in­ves­ti­ga­ción que he reuni­do so­bre él. “Se pa­re­ce a la ta­rea, ¿cier­to?”, di­ce, mien­tras ho­jeo mis no­tas. No pue­do en­con­trar lo que bus­co pe­ro, en vez de eso, me de­ten­go en la im­pre­sión de un diá­lo­go de la re­vis­ta In­ter­view de 1973, en el que Bian­ca Jag­ger le pre­gun­ta a Yves Saint Lau­rent si al­gu­na vez se ins­pi­ró en los hom­bres. “Ab­so­lu­ta­men­te na­da”, res­pon­dió. Le plan­teo la mis­ma pre­gun­ta a Vac­ca­re­llo. “Es pro­ba­ble que nun­ca lo veas en mi tra­ba­jo, pe­ro siem­pre ini­cio con la silueta masculina an­tes de ha­cer una co­lec­ción”, ex­pli­ca. “La ro­pa de hom­bre es en ver­dad im­por­tan­te pa­ra mí, pe­ro al­gu­nas ve­ces lo es más pa­ra una mu­jer que pa­ra el mis­mo hom­bre”. Lo cual, en efec­to, sue­na muy Saint Lau­rent.

Pe­ro siem­pre está el pe­so de la his­to­ria. “He leí­do mu­cho so­bre di­se­ña­do­res que se vuel­ven lo­cos, y no quie­ro esas co­sas”, ase­gu­ra Vac­ca­re­llo. Así que el crea­ti­vo tra­ta de man­te­ner­lo sim­ple y de no dis­traer­se con el rui­do. “Te pue­de hun­dir, así que só­lo me con­cen­tro en lo mío, por­que siem­pre se pue­de po­ner com­pli­ca­do si quie­res que así lo sea”.

Schorr en­tien­de la tre­men­da pre­sión ba­jo la cual es­ta­ba su ami­go cuando in­gre­só a es­te tra­ba­jo, aun si él afir­ma lo con­tra­rio. “Ser el su­ce­sor de He­di fue un do­ble pro­ble­ma”, com­par­te. “Pe­ro le di­je, ‘Siem­pre hay una vuel­ta a la iz­quier­da o a la de­re­cha. Siem­pre hay al­go nue­vo’”. Hoy día, ella re­cuer­da con asom­bro el año ex­cep­cio­nal­men­te fuer­te de Saint Lau­rent. “Lo está ha­cien­do muy bien. Es co­mo: ‘¿De qué ma­ne­ra hi­cis­te es­to?’. Pe­ro lo hi­zo”. n

“SIEM­PRE INI­CIO CON LA SILUETA MASCULINA AN­TES DE EM­PE­ZAR UNA CO­LEC­CIÓN”.

—VAC­CA­RE­LLO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.