Amor y mo­da

La li­ber­tad se per­ci­bía en el am­bien­te cuan­do Tony Maz­zo­la to­mó las rien­das de Har­per’s Ba­zaar en 1972. Su rei­na­do de dos dé­ca­das se­ría tes­ti­go del na­ci­mien­to del fe­mi­nis­mo, del apo­geo de la cul­tu­ra de las ce­le­bri­da­des y del re­torno del la ele­gan­cia es­tad

Harper's Bazaar (Chile) - - Contenido - Por Step­hen Mooa­llem

Cuan­do Ant­hony T. Maz­zo­la fue nom­bra­do edi­tor en je­fe en 1972, Har­per’s Ba­zaar se en­fren­ta­ba con un gran cam­bio so­cio­ló­gi­co. “Li­be­ra­ción” era la pa­la­bra clave pa­ra des­cri­bir el im­pac­to del fe­mi­nis­mo, pe­ro las con­ver­sa­cio­nes re­la­cio­na­das con te­mas co­mo el ma­tri­mo­nio, la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y la ma­ter­ni­dad aún se­guían mol­deán­do­se. Con la gue­rra de Viet­nam, y con Es­ta­dos Uni­dos rum­bo a una re­ce­sión eco­nó­mi­ca, se per­ci­bía un fuer­te sen­ti­do del pre­sen­te en la mo­da. En no­viem­bre de 1973, al ini­cio del se­gun­do año de Maz­zo­la al fren­te de la re­vis­ta,di­se­ña­do­re­se­mer­gen­tes­seen­fren­ta­ron­ca­raa­ca­ra­con­los­más­fa­mo­sos­crea­do­res­fran­ce­se­sen­laBa­ta­lla de Ver­sa­lles, un des­fi­le or­ga­ni­za­do pa­ra re­cau­dar fon­dos des­ti­na­dos a la res­tau­ra­ción del pa­la­cio fran­cés. Mu­je­res co­mo Lau­ren Hut­ton y Ali Ma­cG­raw re­de­fi­nían una nue­va ola del es­ti­lo es­ta­dou­ni­den­se, dis­tin­gui­do por el to­que sin es­fuer­zo. Co­mo edi­tor, Maz­zo­la –na­ci­do en Nue­va Jer­sey– era un eru­di­to con una gran pa­sión por el ar­te y la fo­to­gra­fía. Ha­bía tra­ba­ja­do co­mo ar­tis­ta comercial, al mis­mo tiem­po que iba a cla­ses en la uni­ver­si­dad noc­tur­na de Coo­per Union, en Man­hat­tan. Lue­go de ser re­clu­ta­do por el ejér­ci­to, pres­tó sus ser­vi­cios a la in­te­li­gen­cia mi­li­tar du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y es­tu­vo asig­na­do a los te­rri­to­rios de Nue­va Gui­nea y Fi­li­pi­nas, la­bor que le va­lió una Es­tre­lla de bron­ce. Más tar­de, re­gre­só a Nue­va York y, en 1948, a los 25 años, fue con­tra­ta­do co­mo di­rec­tor de ar­te de la re­vis­ta Town & Country –pro­pie­dad de Hearst– por el edi­tor Henry Sell, quien tam­bién ha­bía di­ri­gi­do Har­per’s Ba­zaar du­ran­te los años vein­te.

En 1965, Maz­zo­la to­mó la rien­das co­mo edi­tor de la pu­bli­ca­ción de es­ti­lo de vi­da y lu­jo y, du­ran­te los si­guien­tes años, ca­na­li­zó sus cu­rio­si­da­des crea­ti­vas en ella. Town & Country se con­vir­tió en un himno al di­ne­ro de al­cur­nia, a Holly­wood, a la mo­da de al­ta cos­tu­ra, a la vi­da de abun­dan­cia y al ar­te mo­derno, otor­gan­do pro­ta­go­nis­mo a la fo­to­gra­fía, de la mano del tra­ba­jo de ge­nios de la len­te co­mo Ri­chard Ave­don, Jerry Schatz­berg y Slim Aa­rons –quien era ami­go de Maz­zo­la–, en­tre otros.

En 1971, una ba­ja sig­ni­fi­ca­ti­va en la pu­bli­ci­dad, que coin­ci­dió con un des­cen­so de la cir­cu­la­ción, im­pul­só a los eje­cu­ti­vos de Hearst a con­tra­tar a Ja­mes Brady, eje­cu­ti­vo de Wo­men’s Wear Daily, pa­ra cum­plir las fun­cio­nes de di­rec­tor edi­to­rial y pu­blis­her de Har­per’s Ba­zaar. Al ser un exin­fan­te de ma­ri­na un tan­to brus­co, ori­gi­na­rio de Sheeps­head Bay, Brooklyn, Brady –quien sus­ti­tu­yó a la an­ti­gua edi­to­ra Nancy White–, su pre­sen­cia se sin­tió de mo­do de­ci­si­vo y rá­pi­do, trans­for­man­do la re­vis­ta en una ele­gan­te pu­bli­ca­ción no­ti­cio­sa men­sual. Brady te­nía co­mo ob­je­ti­vo in­fun­dir las pá­gi­nas de Ba­zaar con pe­rio­dis­mo de al­to im­pac­to e in­me­dia­tez. Los nú­me­ros eran cons­trui­dos al­re­de­dor de te­mas co­mo “La po­lí­ti­ca de 1972” y “Chis­me vs. pri­va­ci­dad”.

Se tra­ta­ba de ar­tícu­los en los que se ha­bla­ba de Was­hing­ton mez­cla­dos con re­por­ta­jes de la rui­do­sa cla­se cul­tu­ral. Brady se des­hi­zo de los “pia­do­sos en­sa­yos cor­tos acer­ca de la ele­gan­cia, poe­sía com­pli­ca­da y re­la­tos de fic­ción que an­te­rior­men­te ha­bían si­do re­cha­za­dos por otros me­dios que pa­ga­ban me­jor”, co­mo lo di­jo en su li­bro Su­per­chic, pu­bli­ca­do en 1974. Tam­bién de­jó un la­do a las mo­de­los y apos­tó por la gen­te “real”, así co­mo a per­so­na­li­da­des que la re­vis­ta fo­to­gra­fia­ba en si­tua­cio­nes que per­mi­tían una mayor iden­ti­fi­ca­ción con las lec­to­ras (por ejem­plo, lla­man­do a un ta­xi en la ca­lle).

Ba­jo el man­do de Brady, Ba­zaar tam­bién se su­mer­gió en el úni­co te­ma que su fun­da­dor, Flet­cher Har­per, ha­bía con­si­de­ra­do prohi­bi­do: la po­lí­ti­ca. La pu­bli­ca­ción con­ven­ció al dra­ma­tur­go Ten­nes­see Wi­lliams a es­cri­bir un ar­tícu­lo so­bre la na­tu­ra­le­za del desacuer­do en un país frac­tu­ra­do por la Gue­rra de Viet­nam; pu­bli­có un per­fil de Glo­ria Stei­nem jus­to an­tes del lan­za­mien­to de Ms., su re­vis­ta fe­mi­nis­ta; y di­fun­dió una con­tro­ver­sial fo­to­gra­fía de la ac­triz Fa­ye Du­na­way en su ca­ma con la axi­la sin de­pi­lar.

A pe­sar de to­do es­to, la rein­ven­ción de Har­per’s Ba­zaar en­ca­be­za­da por Brady no co­nec­tó ni con los lec­to­res ni con los anun­cian­tes. Y el arre­glo con White tam­po­co du­ró. A pe­sar de que ella fue cor­dial du­ran­te la tran­si­ción, re­nun­ció so­lo tres me­ses des­pués. Al po­co tiem­po, Brady tam­bién es­ta­ba fue­ra y el ex­pe­ri­men­to ter­mi­nó de­fi­ni­ti­va­men­te.

Con res­pec­to a Maz­zo­la, sus gus­tos ecléc­ti­cos de­mos­tra­ron ser úti­les en Ba­zaar. Le en­can­ta­ba des­cri­bir­la co­mo “la re­vis­ta de mo­da con un po­co de sal y pi­mien­ta aña­di­da”, y ba­jo su vi­gi­lan­cia, sus ape­ti­tos fue­ron om­ní­vo­ros: pie­zas de ar­tis­tas y otras fi­gu­ras in­flu­yen­tes se pu­bli­ca­ban jun­to a his­to­rias de ce­le­bri­da­des y ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les. Sin em­bar­go, su ver­sión de la pu­bli­ca­ción representó una rup­tu­ra en re­la­ción a la de Brady: Har­per’s fue di­se­ña­da pa­ra ser po­pu­lar, y pa­ra Maz­zo­la eso sig­ni­fi­ca­ba po­ner el fo­co en la mo­da.

Una de las pri­me­ras con­tra­ta­cio­nes de Maz­zo­la fue Ca­rrie Do­no­van. Con sus len­tes ne­gros over­si­ze y sus per­las, ella era una edi­to­ra de mo­da al es­ti­lo de Dia­na Vree­land; de he­cho, an­tes de unir­se a la re­vis­ta ha­bía si­do una de las co­la­bo­ra­do­ras más cer­ca­nas de Vree­land en Vo­gue. Si bien Do­no­van te­nía un in­ne­ga­ble gus­to por lo fan­tás­ti­co, tam­bién era po­see­do­ra de un to­que po­pu­lis­ta, lo que tra­jo accesibilidad y co­mo­di­dad a las pá­gi­nas de mo­da. Aun­que sus vi­das eran, en apa­rien­cia, fa­bu­lo­sas, las mu­je­res de la re­vis­ta no sa­lían de la redacción y los looks de las pa­sa­re­las eran pre­sen­ta­dos en las pá­gi­nas de un mo­do más “usa­ble”. A me­di­da que Es­ta­dos Uni­dos se hun­dió en una cri­sis eco­nó­mi­ca y la accesibilidad se vol­vió un fac­tor im­por­tan­te, Ba­zaar de­di­có ar­tícu­los a la mo­da atem­po­ral y a “Ro­pa con la que pue­des con­tar” pa­ra ofre­cer un plus. Maz­zo­la tam­bién in­cor­po­ró la edad co­mo una fran­qui­cia. Edi­cio­nes con ti­tu­la­res co­mo “Más de 40 y fa­bu­lo­sa” se con­vir­tie­ron en un gan­cho muy bien re­ci­bi­do.

Vi­sual­men­te, Maz­zo­la re­gre­só a las pá­gi­nas de fo­to­gra­fía de mo­da más tra­di­cio­nal. Imá­ge­nes de Bill King y Ri­co Puhl­mann ha­cían que el in­te­rior de la re­vis­ta re­bo­sa­ra de ca­li­dez y ener­gía mien­tras las mo­de­los son­reían, sal­ta­ban, co­rrían y se des­li­za­ban so­bre pla­yas are­no­sas. Re­tra­tos de per­so­na­jes de la so­cie­dad y de los jet-set­ters que iban y ve­nían se pre­sen­ta­ban con una in­ti­mi­dad que era al mis­mo tiem­po pu­li­da y des­preo­cu­pa­da, y el gla­mour más al­to era re­tra­ta­do con so­fis­ti­ca­ción. Pro­ba­ble­men­te la es­tre­lla más gran­de de los pri­me­ros años de Maz­zo­la fue el fo­tó­gra­fo ja­po­nés-es­ta­dou­ni­den­se Hi­ro, cu­yo pio­ne­ro uso del co­lor y sus, a me­nu­do, lla­ma­ti­vas yux­ta­po­si­cio­nes, re­sul­ta­ban al mis­mo tiem­po crea­ti­vas y, des­ver­gon­za­da­men­te, su­ge­ren­tes.

La era de Stu­dio 54 tra­jo con­si­go una vi­sión más cos­mo­po­li­ta de la mo­da y, con ella, a Hals­ton. Sus di­se­ños chic y mi­ni­ma­lis­tas eran lle­va­dos por Li­za Min­ne­lli, Bian­ca Jagger y Elizabeth Tay­lor. La amis­tad de Maz­zo­la con Min­ne­lli de­fi­nió esa épo­ca, y de he­cho tu­vo un es­pe­cial sig­ni­fi­ca­do pa­ra Ba­zaar. Kay Thom­pson, can­tan­te y au­to­ra (y ma­dri­na de Mi­ne­lli) que in­ter­pre­tó el pa­pel ins­pi­ra­do por Vree­land en Funny Fa­ce, fue cau­ti­va­da por D.D. Ryan, la edi­to­ra de mo­da de la re­vis­ta, pa­ra es­cri­bir los li­bros Eloi­se, que se­gún al­gu­nos ru­mo­res es­ta­ban ba­sa­dos en Li­za. Fue Thom­pson quien pre­sen­tó a Min­ne­lli con Hals­ton y muy pron­to este se con­vir­tió en su con­fi­den­te y tam­bién su ase­sor per­so­nal de es­ti­lo.

La no­ción de bie­nes­tar a me­dia­dos de los se­ten­ta es­ta­ba muy re­la­cio­na­da con la bue­na con­di­ción fí­si­ca y emo­cio­nal. El ejem­plo de be­lle­za de Ba­zaar en ese tiem­po era Cheryl Tiegs, cu­ya au­ra do­ra­da ca­li­for­nia­na y su atlética afi­ción a los es­pa­cios abier­tos la ha­cían el per­fec­to sím­bo­lo de sa­lud y bie­nes­tar. No obs­tan­te, la os­ten­ta­ción de la era dis­co se al­za­ría co­mo un pre­sa­gio de las co­sas que ven­drían. Al fi­nal de la dé­ca­da, el gla­mour ha­bía re­gre­sa­do, al igual que una economía más prós­pe­ra. Los ochen­ta tra­je­ron con­si­go la ce­le­bri­dad y la ri­que­za, y las ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les co­men­za­ron a ju­gar un pa­pel cen­tral en la mo­da. En los años de Ro­nald Rea­gan, la no­ción de que­rer más no era su­fi­cien­te. El éxi­to –y la mo­da– es­ta­rían de­ter­mi­na­dos por el he­cho de po­seer­lo to­do. n

Es­ta pá­gi­na, des­de arri­ba: Ali Ma­cG­raw en la por­ta­da de oc­tu­bre de 1972, fo­to­gra­fia­da por Bill King; Lau­ren Hut­ton, fo­to­gra­fia­da por Hi­ro pa­ra la por­ta­da de ma­yo de 1971. Pá­gi­na opues­ta: Ma­ri­sa Be­ren­son en la por­ta­da de ma­yo de 1972, fo­to­gra­fia­da por Hi­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.