El en­can­to de las hom­bre­ras

En los años 40 fue­ron si­nó­ni­mo de fuer­za; en los 80, de po­der, y, hoy, las hom­bre­ras, ade­más de lo an­te­rior, re­pre­sen­tan una par­te muy im­por­tan­te del ca­mino que es­tá to­man­do la mo­da ha­cia su si­guien­te gran mo­men­to.

Harper's Bazaar (Chile) - - Contenido - Por An­to­nio Gon­zá­lez de Co­sío

Don­na Ka­ran di­jo al­gu­na vez: “El se­cre­to de una bue­na cha­que­ta es­tá en los hom­bros”, y es­ta­ba en lo cier­to: ahí es don­de se co­lo­can los ci­mien­tos en los que se edi­fi­ca­rá la pren­da y de ello de­pen­de que el re­sul­ta­do sea un desas­tre o una ma­ra­vi­lla. La apa­ri­ción de las hom­bre­ras en las cha­que­tas fe­me­ni­nas sur­gió en 1945, des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. An­te la ca­ren­cia de ma­te­ria­les pa­ra or­na­men­tar­las, se re­cu­rrió a este ele­men­to pa­ra dar­les mayor per­so­na­li­dad –ya que se so­lían com­bi­nar con fal­das rec­tas bas­tan­te sen­ci­llas– y, ade­más, pa­ra do­tar­las de un ai­re mas­cu­lino y me­nos de­li­ca­do. La gue­rra ha­bía for­ta­le­ci­do a las mu­je­res, y ca­da uno de sus looks te­nía que de­mos­trar­lo. Y, a pe­sar de que con su new look del 47 Ch­ris­tian Dior de­vol­vió la fe­mi­ni­dad y ele­gan­cia a la ro­pa del gé­ne­ro, las hom­bre­ras se que­da­ron, ya que se des­cu­brió en ellas una nue­va ma­ni­fes­ta­ción es­té­ti­ca que va­lía la pe­na ex­plo­rar.

En los años 80, re­gre­sa­ron pa­ra do­tar a la mu­jer de una ar­ma­du­ra que, al igual que los ju­ga­do­res de fút­bol ame­ri­cano, les ayu­da­ran a em­bes­tir al se­xo opues­to pa­ra pe­lear por opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les e igual­dad. El po­wer suit ha­cía su apa­ri­ción, y mu­je­res icó­ni­cas, tan­to de de car­ne y hue­so, co­mo Mar­ga­ret That­cher, o de fic­ción, co­mo Tess McGill en Wor­king Girl –in­ter­pre­ta­da por Me­la­nie Grif­fith–, hi­cie­ron de él su ban­de­ra y qui­sie­ron co­mer­se al mun­do con la ca­be­za bien co­lo­ca­da en­tre un par de enor­mes, im­po­nen­tes y es­ti­lo­sas hom­bre­ras.

Si bien ha te­ni­do un im­por­tan­te sus­ten­to so­cio­ló­gi­co, este de­ta­lle ha ha­bi­ta­do en la mo­da de­bi­do a cau­sas es­té­ti­cas… o, pen­sa­rían al­gu­nos, to­do lo con­tra­rio. Di­se­ña­do­res co­mo Thierry Mu­gler, Claude Mon­ta­na y has­ta Jean Paul Gaul­tier hi­cie­ron de él su pun­to dis­tin­ti­vo en los años 80, y al­gu­nas pren­das crea­das por ellos lle­ga­ron a te­ner di­men­sio­nes des­co­mu­na­les, he­cho que fas­ci­nó tan­to a mu­je­res co­mo a hom­bres. En esa mis­ma épo­ca, las pie­zas que no al­te­ra­ran la fi­gu­ra no te­nían mu­cho sen­ti­do. Y lo cier­to es que una cha­que­ta con hom­bre­ras fa­vo­re­ce enor­me­men­te la si­lue­ta, por­que aun­que pue­da ha­cer­la un po­co más se­ve­ra, tam­bién la do­ta de es­truc­tu­ra y es­to, pa­ra los cuer­pos nor­ma­les, siem­pre se­rá un pun­to a fa­vor.

Por eso, re­sul­ta un re­torno es­pe­ra­do el de es­ta ten­den­cia. “¿De­jas­te el gan­cho den­tro de la cha­que­ta?”, era la broma más re­cu­rren­te ha­ce 30 años cuan­do

al­guien ha­cía

re­fe­ren­cia a las hom­bre­ras exa­ge­ra­das de un top, y hoy pa­re­ce que tan­to la broma co­mo la es­té­ti­ca de los hom­bros afi­la­dos han re­gre­sa­do. En 2009, Bal­main, ba­jo la ba­tu­ta del en­ton­ces di­rec­tor crea­ti­vo Ch­ris­top­he De­car­nin, ya nos enamo­ró con aque­lla cha­que­ta mi­li­tar con hom­bre­ras re­don­dea­das. Un par de años más tar­de, el di­se­ña­dor co­reano Juun.J ju­gó con ellas en es­cua­dra en sus co­lec­cio­nes mas­cu­li­nas. Y Lady Ga­ga, en su fre­né­ti­ca bús­que­da por ori­gi­na­li­dad, res­ca­tó del pa­sa­do crea­cio­nes vin­ta­ge de Thierry Mu­gler (lo mis­mo que Be­yon­cé) y de Ver­sa­ce, vol­vien­do a po­ner este es­ti­lo car­ga­do de dra­ma y ex­ce­sos en la mi­ra de los ojos más crea­ti­vos… y tam­bién en los de los fas­hio­nis­tas más re­co­no­ci­dos e imi­ta­dos.

Des­de en­ton­ces, ya ha­bían sur­gi­do bro­tes en di­ver­sos lu­ga­res, con di­se­ña­do­res co­mo Dem­na Gva­sa­lia –en Ve­te­ments y Ba­len­cia­ga–, Jac­que­mus, Ant­hony Vac­ca­re­llo, Mai­son Mar­tin Mar­gie­la y con Karl La­ger­feld en Cha­nel. No obs­tan­te, fue has­ta es­ta tem­po­ra­da de oto­ño-in­vierno cuan­do las en­con­tra­mos en to­dos la­dos… in­clu­so en el ready-to-wear. ¿Qué sig­ni­fi­ca es­to? Que si Aman­cio Or­te­ga las ha pues­to ya en Za­ra, es por­que el de­seo es aquí y aho­ra. Las mu­je­res quie­ren hom­bre­ras.

Isa­bel Ma­rant las ha in­clui­do en sus pren­das de una ma­ne­ra más suave y su­til y fá­cil de lle­var; Vac­ca­re­llo, pa­ra Yves Saint Lau­rent, tam­bién. Mu­chos las han vuel­to ex­ce­si­vas, ro­que­ras y, a de­cir ver­dad, di­vi­nas. En Mu­gler, retoman sus raí­ces ochen­te­ras, pe­ro de una ma­ne­ra más so­fis­ti­ca­da y mo­der­na. Ba­len­cia­ga, des­pués del shock al que nos so­me­tió el año pa­sa­do con sus in­men­sas hom­bre­ras y pren­das over­si­ze, aho­ra las dis­mi­nu­ye un po­co, pe­ro con­ti­núan es­tan­do pre­sen­tes: “Me fas­ci­nan -di­ce Gva­sa­lia- por­que em­po­de­ran a la mu­jer, y la ha­cen ver mag­ní­fi­ca”.

Karl La­ger­feld las in­clu­ye en la le­gen­da­ria cha­que­ta de Cha­nel, ha­cién­do­la más cua­dra­da, o en los ves­ti­dos pa­ra do­tar de una nue­va di­men­sión a las pren­das de la mai­son. De igual mo­do, Dries van No­ten re­di­men­sio­na las cha­que­tas con hom­bre­ras re­don­dea­das, a di­fe­ren­cia de las an­gu­la­res de Oli­vier Theys­kens. Jil San­der las uti­li­za de ma­ne­ra suave y so­bria, mien­tas Je­remy Scott pa­ra Mos­chino las con­vier­te en una broma, por­que en este mun­do no hay que to­mar­se las co­sas tan en se­rio. Sí, es una ten­den­cia de las mu­chas que inun­dan el mun­do, y no hay obli­ga­ción de se­guir­la, pe­ro de se­gu­ro es una sen­sa­cio­nal car­ga que va­le la pe­na lle­var so­bre tus hom­bros. n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.