CO­MU­NI­CA­CIÓN LI­BRE DE ES­TRÉS

La em­pre­sa­ria Kathryn Par­sons acon­se­ja que des­co­nec­te­mos nues­tros dis­po­si­ti­vos y mo­di­fi­que­mos la re­la­ción que te­ne­mos con ellos.

Harper's Bazaar (Chile) - - El Look - Por He­le­na Lee Fo­to­gra­fías de Josh Shin­ner

En­ten­der, em­plear y ne­go­ciar la tec­no­lo­gía es el tra­ba­jo de Par­sons. Ha­ce seis años lan­zó De­co­ded, em­pre­sa cu­ya mi­sión es en­se­ñar a co­di­fi­car da­tos en un so­lo día. Hoy, la em­pren­de­do­ra tie­ne un pues­to en la jun­ta de ase­so­res de Ha­bi­li­da­des de Se­gu­ri­dad Ci­ber­né­ti­ca del go­bierno de Reino Uni­do y en el con­se­jo no eje­cu­ti­vo del De­par­ta­men­to de Ne­go­cios, Ener­gía y Es­tra­te­gia In­dus­trial, des­de don­de de­fien­de la con­tri­bu­ción de las cien­cias a la economía bri­tá­ni­ca.

Aun así, acep­ta que pue­de re­sul­tar abru­ma­dor vi­vir en la era di­gi­tal. “La sa­tu­ra­ción de los co­rreos elec­tró­ni­cos, el ‘efec­to do­pa­mi­na’ del tuit, el feed­back cons­tan­te, las no­ti­cias fal­sas… exis­te una ne­ce­si­dad real de es­ca­par de to­do eso’”. Dis­cu­ti­mos so­bre es­to ves­ti­das con ba­ta y za­pa­ti­llas, mien­tras ex­pe­ri­men­ta­mos un de­tox tec­no­ló­gi­co en el spa Bul­ga­ri, en Knights­brid­ge, du­ran­te uno de los po­cos fi­nes de se­ma­na li­bres que Par­sons pue­de dis­fru­tar. Y en­tre se­sio­nes de acu­pun­tu­ra y os­teo­pa­tía, am­bas nos des­cu­bri­mos re­vi­san­do nues­tros te­lé­fo­nos de mo­do au­to­má­ti­co. ¡Ay! “Es­ta­mos co­nec­ta­das to­do el tiem­po y de­jar­lo de ha­cer es pe­dir­nos de­ma­sia­do”, ase­gu­ra. “El im­pac­to fí­si­co y psi­co­ló­gi­co en nues­tro ce­re­bro es pa­re­ci­do a to­mar una dro­ga. Es­toy se­gu­ra de que lle­ga­re­mos a un pun­to en el que nues­tro es­ti­lo de vi­da ac­tual se­rá bas­tan­te inacep­ta­ble en el plano so­cial. Es ur­gen­te ex­plo­rar nue­vas re­glas de ‘mo­da­les’ con los apa­ra­tos”.

Se tra­ta de opi­nio­nes sor­pren­den­tes de una em­pre­sa­ria que pre­sio­nó exi­to­sa­men­te pa­ra que la co­di­fi­ca­ción se agre­ga­ra a la agen­da de un to­da una na­ción, pe­ro su cam­bio de en­fo­que se de­be, más bien, a la ex­pe­rien­cia per­so­nal. Mien­tras De­co­ded dis­fru­ta­ba un pe­rio­do de ex­pan­sión in­ter­na­cio­nal, Par­sons se en­con­tra­ba a sí mis­ma res­pon­dien­do in­ter­mi­na­bles co­rreos elec­tró­ni­cos, en vez de tra­ba­jar en la es­tra­te­gia de su ne­go­cio o de in­ter­ac­tuar con su equi­po la­bo­ral. Las he­rra­mien­tas, crea­das en un ini­cio pa­ra aho­rrar tiem­po, se ha­bían con­ver­ti­do en el ori­gen de la pér­di­da del mis­mo. Frus­tra­da, bo­rró to­dos sus co­rreos elec­tró­ni­cos y du­ran­te tres me­ses in­ter­ac­tuó lo me­nos po­si­ble con su ban­de­ja de en­tra­da. “Di­ría que eso re­du­jo el es­trés has­ta un 70 por cien­to”, con­fie­sa (se­gún la neu­ro­cien­tí­fi­ca Ta­ra Swart, los es­tu­dios su­gie­ren que el sim­ple he­cho de sa­ber que exis­te un men­sa­je sin leer en tu ban­de­ja de en­tra­da pue­de re­du­cir tu coe­fi­cien­te in­te­lec­tual efec­ti­vo). Hoy día, De­co­ded em­plea la apli­ca­ción de men­sa­je­ría de gru­po Slack pa­ra evi­tar los in­ne­ce­sa­rios co­rreos elec­tró­ni­cos in­ter­nos. “De­be­mos apli­car dis­ci­pli­na en nues­tra vi­da pa­ra po­der con­tro­lar lo más va­lio­so que te­ne­mos: el tiem­po”, di­ce Par­sons. “De lo con­tra­rio, te sien­tes do­mi­na­da por tu mail, por­que to­do lo que ha­ces es en­viar los pen­dien­tes de otras per­so­nas. En ver­dad no lo­gras ter­mi­nar na­da. Un año des­pués, di­ces: ‘¿Qué hay de ese li­bro que que­ría es­cri­bir?’”.

Ac­tual­men­te, da la im­pre­sión de que el cli­ché del equi­li­brio “tra­ba­jo-vi­da” se re­fie­re tan­to a nues­tra de­pen­den­cia con la tec­no­lo­gía co­mo a nues­tro com­pro­mi­so con ami­gos y fa­mi­lia. Con­for­me se bo­rran las lí­neas en­tre nues­tra pri­va­ci­dad y los asun­tos la­bo­ra­les, re­sul­ta ca­da vez más di­fí­cil des­co­nec­tar­nos. El Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial pre­di­ce que ha­brá 50 mil mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos en línea pa­ra el 2020, e in­ves­ti­ga­cio­nes re­cien­tes de Of­com en­con­tra­ron que seis de ca­da diez usua­rios de in­ter­net ad­mi­ten sen­tir­se “enganchados” a sus te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes, ta­blets u otros dis­po­si­ti­vos.

Ju­lia Hobs­bawm, pro­fe­so­ra vi­si­tan­te ho­no­ra­ria en re­des de Cass Bu­si­ness School y au­to­ra del li­bro Fully Con­nec­ted, con­si­de­ra que he­mos al­can­za­do el “peak de co­ne­xión”: “Nos es­ta­mos so­fo­can­do con tan­ta in­for­ma­ción’, ad­vier­te. “El ser hu­mano tie­ne un ce­re­bro, no una compu­tado­ra, y este ne­ce­si­ta des­can­sar. La neu­ro­cien­cia ex­po­ne con cla­ri­dad las di­fi­cul­ta­des que con­lle­va el ex­ce­so de es­ti­mu­la­ción, en­tre ellas, el blo­queo emo­cio­nal y la des­en­si­bi­li­za­ción”.

Hoy, las cor­po­ra­cio­nes es­tán em­pe­zan­do a re­co­no­cer que la co­ne­xión sin lí­mi­tes pue­de te­ner efec­tos ad­ver­sos en la pro­duc­ti­vi­dad. Co­mo re­sul­ta­do de las lec­cio­nes apren­di­das de su pro­pio co­lap­so por ago­ta­mien­to, la es­cri­to­ra y co­lum­nis­ta es­ta­dou­ni­den­se Arian­na Huf­fing­ton lan­zó el año pa­sa­do Th­ri­ve Glo­bal, com­pa­ñía cu­yo ob­je­ti­vo prin­ci­pal es in­cor­po­rar el bie­nes­tar y el des­can­so a las em­pre­sas. Por su par­te, Car­men Bus­quets, in­ver­sio­nis­ta in­de­pen­dien­te en tec­no­lo­gía de lu­jo, es­tá pre­sen­tan­do un ca­so en el par­la­men­to de Reino Uni­do res­pec­to del im­pac­to eco­nó­mi­co po­si­ti­vo que se lo­gra tras “co­nec­tar­se” de ma­ne­ra más cons­cien­te.

Y las mis­mas em­pre­sas de tec­no­lo­gía han em­pe­za­do a re­co­no­cer el pro­ble­ma, di­se­ñan­do un sin­fín de dis­po­si­ti­vos pa­ra des­in­to­xi­car­nos de la de­pen­den­cia a nues­tro te­lé­fono. Es jus­to el ca­so del al­ta­voz in­te­li­gen­te Goo­gle Ho­me, el cual, cuan­do lo “lla­mas”, ha­rá so­nar la mú­si­ca que has ele­gi­do, te in­for­ma­rá so­bre tus pró­xi­mas ci­tas,

“DE­BE­MOS APLI­CAR DIS­CI­PLI­NA EN NUES­TRA VI­DA PA­RA CON­TRO­LAR LO MÁS VA­LIO­SO QUE TE­NE­MOS: EL TIEM­PO”.

es­cri­bi­rá una lis­ta de com­pras o re­ci­ta­rá la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra la ta­rea de tu hi­jo, sin en­viar­te la ten­ta­do­ra ofer­ta de re­vi­sar tus men­sa­jes de tra­ba­jo o tus pu­bli­ca­cio­nes en re­des so­cia­les. Hobs­bawm pro­po­ne di­se­ñar tu pro­pio sis­te­ma pa­ra re­plan­tear la for­ma en la que in­ter­ac­tua­mos con el mun­do vir­tual de ma­ne­ra in­di­vi­dual. “Una de las vías pa­ra so­bre­vi­vir y pros­pe­rar en la era de la so­bre­car­ga in­for­ma­ti­va es con un mé­to­do que de­ten­ga la cul­tu­ra de la tec­no­lo­gía y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción “gra­tis-pa­ra-to­dos”. En lo per­so­nal, me ins­pi­ré en el li­bro How to Eat pa­ra lo­grar­lo, en el cual Ni­ge­lla Law­son ha­bla muy po­co de re­ce­tas co­no­ci­das y, en cam­bio, de­ter­mi­na las ba­ses so­bre lo que nues­tra des­pen­sa de­be te­ner pa­ra fun­cio­nar. En reali­dad, se tra­ta de adop­tar un es­ti­lo de vi­da nue­vo”. Así que, los vier­nes a las cin­co de la tar­de en pun­to, Hobs­bawm se des­co­nec­ta pa­ra un pla­nea­do “tecno des­can­so” y, al me­nos du­ran­te 24 ho­ras, ig­no­ra co­rreos nue­vos, co­ci­na al­muer­zos fa­mi­lia­res y lee el dia­rio.

La doc­to­ra Swart aprue­ba este en­fo­que: “Sin la pre­sión cons­tan­te de sa­ber que tie­nes un mail sin leer en tu bu­zón, la crea­ti­vi­dad, la ca­li­dad del sue­ño y la vin­cu­la­ción so­cial se be­ne­fi­cian de mo­do sig­ni­fi­ca­ti­vo”, ex­pli­ca. “Cuan­do pa­sa­mos tiem­po de ca­li­dad con nues­tros se­res que­ri­dos, la oxi­to­ci­na, hor­mo­na de la vin­cu­la­ción, es li­be­ra­da en la san­gre, lo que me­jo­ra la co­mu­ni­ca­ción y la con­fian­za”.

Mien­tras tan­to, Par­sons con­si­de­ra que ca­da in­ter­ac­ción con un apa­ra­to de­be ser tan for­ta­le­ce­do­ra co­mo sea po­si­ble, des­de la elec­ción de un ring to­ne has­ta la fo­to del fon­do de pan­ta­lla. Ella pro­gra­ma su te­lé­fono pa­ra que el bri­llo de la pan­ta­lla dis­mi­nu­ya a par­tir de las ocho de la no­che. ‘“Eso le re­cuer­da a tu ce­re­bro que de­be apa­gar­se un ra­to an­tes de ir a la ca­ma. Por ex­pe­rien­cia, si no ha­go eso, duer­mo muy mal”.

Sa­li­mos del spa y am­bas nos sen­ti­mos res­tau­ra­das, y ella ha de­ci­di­do no vol­ver a aga­rrar su ce­lu­lar por el res­to del día. “Se tra­ta de apro­ve­char la tec­no­lo­gía pa­ra crear una in­ter­ac­ción más ba­lan­cea­da con ella”, di­ce. “Sé el que man­da, no el es­cla­vo de la má­qui­na”. n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.