EL MUN­DO DE SO­FIA D

En el pa­sa­do Fes­ti­val de Can­nes, So­fia Cop­po­la se al­zó con la Pal­ma de Oro co­mo di­rec­to­ra por The Be­gui­led. Es la se­gun­da mu­jer que lo lo­gra en la his­to­ria, des­pués de la ru­sa Yu­li­ya Soln­tse­va, en 1961. Dos gran­des rea­li­za­do­ras es­cri­ben pa­ra Har­per’s Baz

Harper's Bazaar (Chile) - - Agenda - Por Ma­nue­la Bur­ló Mo­reno

ebu­tar en cual­quier ti­po de dis­ci­pli­na crea­ti­va sien­do la hi­ja de... siem­pre es una pre­sión des­co­mu­nal pa­ra el ar­tis­ta en cues­tión y, a su vez, in­ci­ta ip­so fac­to al es­pec­ta­dor al di­cho­so pre­jui­cio. Si a eso le aña­di­mos que ta­les pun­tos sus­pen­si­vos co­rres­pon­den a uno de los me­jo­res ci­neas­tas del mun­do (Fran­cis Ford Cop­po­la), pa­ra qué ha­blar. Sin em­bar­go, ella se en­car­gó rá­pi­da­men­te de qui­tar­nos esos pre­jui­cios de la ca­be­za cuan­do es­tre­nó su primera pe­lí­cu­la, la bri­llan­te e hip­nó­ti­ca The Vir­gin Sui­ci­des (1999, adap­ta­ción de la no­ve­la del mis­mo tí­tu­lo de Jef­frey Eu­ge­ni­des). Uno de esos fil­mes que no pa­san inad­ver­ti­dos. Se in­ter­na en tu men­te y via­jas a lu­ga­res in­hós­pi­tos, pe­ro sin de­jar de re­sul­tar fa­mi­lia­res, co­mo es el ca­so de esa eta­pa tan com­pli­ca­da de la pu­ber­tad a la ado­les­cen­cia. So­fia hi­zo un su­til y cer­te­ro re­tra­to de es­tas cin­co her­ma­nas per­te­ne­cien­tes a una aco­mo­da­da y re­li­gio­sa fa­mi­lia es­ta­dou­ni­den­se, con una ele­gan­cia y de­li­ca­de­za pas­mo­sas. Con tan so­lo 26 años, ex­hi­bió una ma­du­rez y una sen­si­bi­li­dad muy po­co ha­bi­tua­les. Con mé­ri­tos pro­pios con­si­guió que el ape­lli­do de su pa­dre de­ja­ra de ha­cer­le som­bra y mos­tró al mun­do su voz pro­pia y su mi­ra­da per­so­nal. Su au­tén­ti­co se­llo. El se­llo So­fia Cop­po­la, va­lo­ra­do y res­pe­ta­do en la pro­fe­sión, y fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra una nue­va olea­da de ci­neas­tas que la te­ne­mos co­mo re­fe­ren­te. Ella vino pa­ra que­dar­se. Así lo de­mos­tró con sus si­guien­tes pe­lí­cu­las. La deslumbrante Lost in Trans­la­tion (2003), un re­la­to iró­ni­co y hu­mano, que per­mi­tía con­tem­plar lo ab­sur­do y mun­dano de una so­cie­dad en la que man­te­ner el equi­li­brio se con­vier­te en un de­por­te de ries­go. Era un de­li­cio­so re­tra­to de la re­la­ción en­tre dos des­co­no­ci­dos que tie­nen en co­mún mu­chas más co­sas de las que pen­sa­ban. La so­le­dad co­mo mo­tor de la his­to­ria. Un ho­tel de To­kio y sus con­cu­rri­das ca­lles. Una es­tu­pen­da ban­da sonora pa­ra

es­cu­char­la­sin pa­rar (cuan­do sue­na el te­ma Too Young, de Phoe­nix, la pe­lí­cu­la ya te ha con­quis­ta­do) y ex­qui­si­tos per­so­na­jes in­ter­pre­ta­dos ma­gis­tral­men­te por Scar­lett Johans­son y Bill Mu­rray (es­ta­re­mos eter­na­men­te agra­de­ci­dos a So­fia por res­ca­tar­lo). Lue­go le se­gui­ría Ma­rie An­toi­net­te (2006), una arries­ga­da pro­pues­ta en la que dio ca­bi­da a lo ro­co­có con lo más es­nob del mo­men­to, mez­clan­do en el ves­ti­dor de la mis­mí­si­ma rei­na fran­ce­sa, en­car­na­da por la ma­ra­vi­llo­sa Kirs­ten Dunst, ves­ti­dos de épo­ca con za­pa­ti­llas de­por­ti­vas Con­ver­se. En 2010 lle­ga­ría So­mew­he­re, pro­ba­ble­men­te su tra­ba­jo más per­so­nal, en el que de nue­vo re­cu­rre al sen­ti­mien­to de so­le­dad co­mo pie­za clave pa­ra hil­va­nar una his­to­ria con­tem­pla­ti­va. En este ca­so, la so­le­dad del éxi­to, in­ter­pre­ta­da por Step­hen Dorff y la ado­ra­ble Elle Fan­ning. Tres años des­pués ro­dó The Bling Ring, la cual se en­cuen­tra ba­sa­da en un ar­tícu­lo de la pe­rio­dis­ta Nancy Jo Sa­les so­bre una se­rie de ca­sos reales de ro­bos en ca­sas de los fa­mo­sos en Holly­wood. Una bue­na crítica so­bre la es­tu­pi­dez hu­ma­na, en una so­cie­dad en la que las apa­rien­cias eran la clave pa­ra este gru­po de ado­les­cen­tes que se lle­gó a co­lar en las man­sio­nes de Pa­ris Hil­ton y Lind­say Lohan. Y, por fin, en la pa­sa­da edi­ción del Fes­ti­val de Can­nes ate­rri­zó con su nue­vo tra­ba­jo: The Be­gui­led (La se­duc­ción), con un po­de­ro­so re­par­to en­ca­be­za­do por Ni­co­le Kid­man. Con este tra­ba­jo se al­zó con el pre­mio a la Me­jor Di­rec­ción, sien­do la se­gun­da mu­jer en ga­nar en es­ta ca­te­go­ría en di­cho fes­ti­val. Des­pués de tan es­tu­pen­da fil­mo­gra­fía, ¿có­mo no ren­dir­se a los pies de So­fia? n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.