C

Harper's Bazaar (Chile) - - El Look -

on el pa­so de los años, Har­per’s Ba­zaar cons­tan­te­men­te ha pon­de­ra­do el sig­ni­fi­ca­do de la pa­la­bra ‘ele­gan­cia’. “La ele­gan­cia es in­ne­ga­ble”, fue el dic­ta­men de Dia­na Vree­land (que re­to­mó de Co­co Cha­nel), mien­tras que Car­mel Snow la des­cri­bió co­mo “buen gus­to, con una piz­ca de atre­vi­mien­to”. En una co­lum­na pa­ra la edi­ción de ma­yo, 1964 de Ba­zaar, la al­gu­na vez ‘cis­ne’ de Ca­po­te, Gloria Guin­ness, pro­pu­so al­go que la ele­gan­cia era “un obsequio de la na­tu­ra­le­za”. Y más tar­de, en sep­tiem­bre de 1992, Ba­zaar nos im­plo­ró en­trar a di­cha era con en­tu­sias­mo.

En mar­zo de ese año, Liz Til­be­ris, la nue­va editora de Ba­zaar, lle­gó a la re­vis­ta pro­ve­nien­te de Vo­gue Reino Uni­do. La hi­ja de un ci­ru­jano of­tal­mo­ló­gi­co na­ció en Al­der­ley Ed­ge, en Ches­hi­re, In­gla­te­rra, a las afue­ras de Man­ches­ter. Til­be­ris no pa­re­cía es­tar a la al­tu­ra: usa­ba un cor­te es­ti­lo bob pre­ma­tu­ra­men­te gris y una ta­lla 14 –un de­ta­lle que la pren­sa bri­tá­ni­ca fre­cuen­te­men­te men­cio­na­ba–. Aun­que ella se de­lei­ta­ba con esos in­ten­tos de bur­la y, por for­tu­na, nun­ca se vio afec­ta­da por ellos. Ade­más, era en ex­ce­so in­gle­sa. Cuan­do es­ta­ba en el pro­ce­so de mu­dan­za a Nue­va York con su es­po­so, An­drew, y sus dos hi­jos, le pre­gun­tó a su pu­bli­cis­ta, Su­san Ma­grino, có­mo po­día ac­tuar más es­ta­dou­ni­den­se. Es­ta le di­jo que co­men­za­ra por no uti­li­zar la pa­la­bra ‘jolly’ (ver­sión in­gle­sa de ‘very’).

En to­tal, Til­be­ris es­tu­vo 22 años en la edi­ción bri­tá­ni­ca de Vo­gue, co­men­zan­do co­mo in­ter­na ba­jo el man­do de la mí­ti­ca editora de la re­vis­ta, Bea­trix Mi­ller, a fi­na­les de 1960, even­tual­men­te es­ca­lan­do en­tre los pues­tos has­ta lle­gar a la di­rec­ción de mo­da. En 1987, cuan­do la su­ce­so­ra de Mi­ller, An­na Win­tour, vo­ló a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra su­per­vi­sar Hou­se & Gar­den (pos­te­rior­men­te re­nom­bra­da HG en un es­fuer­zo pa­ra ca­ta­pul­tar el tí­tu­lo) de Con­dé Nast, Til­be­ris fue nom­bra­da editora en je­fe del tí­tu­lo en el que ya se en­con­tra­ba.

La es­ta­día de Win­tour en HG fue, en cuanto a di­se­ño, cor­ta. En 1988, des­pués de me­nos de un año en ese pues­to, fue de­sig­na­da pa­ra re­em­pla­zar a Gra­ce Mi­ra­be­lla co­mo la editora de la edi­ción es­ta­dou­ni­den­se de Vo­gue, la que Win­tour in­fun­dió de in­me­dia­to con un vi­gor más ju­ve­nil y sen­si­bi­li­dad. El anun­cio de la ci­ta de Til­be­ris con Ba­zaar en enero de 1992 sir­vió co­mo pre­sa fá­cil pa­ra la pren­sa, ali­men­ta­da por la no­ción que las an­ti­guas co­le­gas in­gle­sas es­ta­ban a

Es­ta pá­gi­na: Lin­da Evan­ge­lis­ta, fo­to­gra­fia­da por Pa­trick De­mar­che­lier pa­ra la edi­ción de sep­tiem­bre, 1992. Pá­gi­na opues­ta: Ka­te Moss, fo­to­gra­fia­da por De­mar­che­lier pa­ra la edi­ción de di­ciem­bre, 1992.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.