E

Harper's Bazaar (Chile) - - El Look -

l di­se­ño, el lu­jo y la ar­te­sa­nía se en­tre­mez­clan en la his­to­ria de la re­co­no­ci­da jo­ye­ría da­ne­sa fun­da­da en 1982. Des­de sus ini­cios, el ob­je­ti­vo de Pan­do­ra fue ofre­cer pie­zas tra­ba­ja­das a mano, con di­se­ño con­tem­po­rá­neo y a pre­cios ac­ce­si­bles. Y hoy, se han con­ver­ti­do en la elec­ción de mi­les de mu­je­res que bus­can ex­pre­sar su in­di­vi­dua­li­dad y es­ti­lo per­so­nal. Sus par­ti­cu­la­res charms, por ejem­plo, per­mi­ten crear una pul­se­ra pro­pia, con to­dos aque­llos que más se re­fie­ran a los gus­tos y mo­da per­so­nal. Es­ta pie­za es tan per­so­na­li­za­da que pue­de cam­biar to­dos los días, con­tar con más o me­nos charms, to­do pa­ra acom­pa­ñar los di­ver­sos mo­men­tos cla­ve de la vi­da.

To­do co­men­zó en un mo­des­to am­bien­te en Co­pen­ha­gue, don­de el or­fe­bre Per Ene­vold­sen y su es­po­sa Win­nie co­men­za­ron a idear el pro­yec­to de lo que más tar­de se con­ver­ti­ría en Pan­do­ra. Des­de sus ini­cios, siem­pre via­ja­ron a Tai­lan­dia en busca de ins­pi­ra­ción y de jo­yas pa­ra im­por­tar; hoy, la fa­bri­ca­ción de las pie­zas si­gue lle­ván­do­se a ca­bo en ese país.

Ca­da ge­ma, perla y pie­dra es cui­da­do­sa­men­te es­co­gi­da y to­do es fa­bri­ca­do a mano pa­ra man­te­ner un tra­ba­jo ar­te­sa­nal in­com­pa­ra­ble. Es­tas pie­dras bri­llan­tes son lue­go ubi­ca­das en va­rios ori­fi­cios có­ni­cos ca­si al ni­vel de la su­per­fi­cie, to­do a tra­vés de un cui­da­do­so pro­ce­so ma­nual. Los ma­te­ria­les per­te­ne­cen a ar­te­sa­nos ex­per­tos en Tai­lan­dia, don­de com­bi­nan téc­ni­cas tra­di­cio­na­les y mo­der­nas pa­ra crear pie­zas con to­ques mo­der­nos, pe­ro que tam­bién man­tie­nen un clá­si­co en­can­to. “Nues­tra jo­ye­ría se ha vuel­to muy com­ple­ja y de­ta­lla­da de­bi­do a que pre­ten­de­mos re­crear el as­pec­to y sen­sa­ción de jo­ye­ría fi­na uti­li­zan­do téc­ni­cas de ter­mi­na­ción a mano”, ex­pli­ca el di­se­ña­dor de Pan­do­ra, Lee Ant­hony Gray, des­de sus ofi­ci­nas en Co­pen­ha­gue. Gray es el en­car­ga­do de es­co­ger ca­da nue­va co­lec­ción de di­se­ños pa­ra lue­go ser ma­nu­fac­tu­ra­das ba­jo los más al­tos es­tán­da­res de ca­li­dad y lu­jo. Ca­da co­lec­ción es úni­ca; son sus pro­pias to­na­li­da­des, pie­dras y pro­ce­so de fa­bri­ca­ción. “Nos de­di­ca­mos a re­fi­nar, ex­traer y com­bi­nar nues­tras téc­ni­cas pa­ra fa­bri­car jo­ye­ría con ca­da co­lec­ción”, cuen­ta Grey. Mu­chas de sus co­lec­cio­nes son ins­pi­ra­das en la na­tu­ra­le­za y en los cuen­tos de ha­das, to­do re­in­ter­pre­ta­do, por su­pues­to, pa­ra ir a la par con la épo­ca ac­tual. El charm bra­ce­let es, sin lu­gar a du­das, uno de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.