S

Harper's Bazaar (Chile) - - Agenda -

ean Len­non con­ver­sar, res­pec­to de la fi­lo­so­fía de su ma­dre al edu­car­lo, que ella te­nía una ma­ne­ra de pen­sar bas­tan­te pos­mo­der­na, pos­hip­pie y pos­fe­mi­nis­ta. “Era muy li­be­ral y siem­pre me tra­tó co­mo un in­di­vi­duo. Nun­ca me di­jo que no hi­cie­ra al­go, ex­cep­to un cor­te de pe­lo al es­ti­lo mohi­cano o un ta­tua­je. Así que hu­bo muy po­cos lí­mi­tes. Creía que los ni­ños eran in­di­vi­duos y que no de­bían ser tra­ta­dos co­mo una cla­se su­bor­di­na­da”.

A sus 84 años, Ono –can­tan­te, ar­tis­ta, ac­ti­vis­ta y pro­tec­to­ra del le­ga­do de su di­fun­to es­po­so (y pa­dre de Sean), John Len­non– se en­cuen­tra go­zan­do de una no­ta­ble re­va­lo­ri­za­ción de su ca­rre­ra tar­día. Su obra, al­gu­na vez di­fa­ma­da co­mo un con­glo­me­ra­do de in­so­por­ta­bles bro­mas neo­da­daís­tas y mú­si­ca im­po­si­ble de es­cu­char, aho­ra es va­lo­ra­da co­mo ‘ele­va­da’. Sus pro­yec­tos de ar­te con­cep­tual –fil­mes, ins­ta­la­cio­nes, hap­pe­nings y pie­zas de ac­tua­ción, tal co­mo su tra­ba­jo Cut Pie­ce, de 1964, en el que in­vi­ta­ba a los es­pec­ta­do­res a cor­tar tro­zos de su ro­pa con ti­je­ras–, hoy son vis­tos co­mo in­no­va­do­res. Sus ál­bu­mes y gra­ba­cio­nes, que sue­len huir de las me­lo­días y es­truc­tu­ras de las can­cio­nes tra­di­cio­na­les que co­no­ce­mos, son con­si­de­ra­dos re­vo­lu­cio­na­rios. In­clu­so sus en­tre­cor­ta­das “ins­truc­cio­nes” afo­rís­ti­cas, fa­mo­sa­men­te com­pi­la­das en li­bros co­mo Gra­pe­fruit, su obra se­mi­nal de 1964, han si­do pro­cla­ma­das co­mo an­te­ce­so­res de los tuits.

Ha­ce dos años, el Mu­seo de Ar­te Mo­derno (MoMA) de Nue­va York ex­plo­ró al­gu­nos de los pri­me­ros es­fuer­zos de Yo­ko en la mues­tra One Wo­man Show, 1960-1971 (en 1971, la úni­ca ma­ne­ra en que pu­do te­ner una ex­po­si­ción en el MoMA fue crean­do una campaña de pu­bli­ci­dad fal­sa, que pro­mo­vió en dia­rios lo­ca­les, uti­li­zan­do una ima­gen de ella mis­ma en­fren­te del edi­fi­cio mien­tras sos­te­nía una gran le­tra “F”. Ese ac­to fue co­no­ci­do co­mo Mu­seum of Mo­dern [F]art).

Mien­tras a ca­si to­do el mun­do le to­mó dé­ca­das apre­ciar­la co­mo una ver­da­de­ra ar­tis­ta, Sean, quien hoy tie­ne 41 años, co­men­zó a ad­mi­rar a Ono a muy temprana edad. “No sé cuán­do me di cuen­ta de que ‘Oh, ma­má se de­di­ca al per­for­man­ce art o es una ar­tis­ta de van­guar­dia, y pa­pá es­ta­ba en una ban­da lla­ma­da The Beatles’. So­lo re­cuer­do ha­ber­me per­ca­ta­do de que, cuan­do él mu­rió, su mú­si­ca real­men­te le lle­ga­ba a mu­cha gen­te”, re­cuer­da. En di­ciem­bre de 1980, lue­go de que John fue­ra ase­si­na­do de un dis­pa­ro fue­ra del Da­ko­ta, el edi­fi­cio de de­par­ta­men­tos en el que vi­vían en el Up­per West Si­de de Man­hat­tan, “la gen­te co­men­zó a re­unir­se al ex­te­rior”, cuen­ta Sean, que te­nía cin­co años cuan­do es­to ocu­rrió. “Fa­ná­ti­cos se ins­ta­la­ron por me­ses en Cen­tral Park y can­ta­ban Gi­ve Pea­ce a Chan­ce y te­mas de The Beatles. Es pro­ba­ble que mi co­ne­xión con la mú­si­ca co­men­za­ra en aquel en­ton­ces”, se­ña­la. “Pe­ro los rit­mos de mi ma­dre fue­ron con los que en ver­dad cre­cí. No me de­te­nía a pen­sar si se tra­ta­ba de al­go con­ven­cio­nal o no. Cuan­do hi­zo Sea­son of Glass –ál­bum es­cri­to tras la muer­te de John y en cu­ya por­ta­da se veía una ima­gen de sus len­tes sal­pi­ca­dos de san­gre– “me im­pre­sio­nó la idea de lo que son el ar­te y la com­po­si­ción de can­cio­nes. Nos uni­mos más tras el ase­si­na­to, así que fui tes­ti­go de su lu­cha, y en el pla­zo de unos po­cos me­ses la vi con­ver­tir ese es­fuer­zo en ar­te. En ese ins­tan­te des­cu­brí que el ar­te es una for­ma de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.