E

Harper's Bazaar (Chile) - - Beauty Bazaar -

n los deportes siem­pre me he ca­rac­te­ri­za­do por te­ner po­cas ca­pa­ci­da­des y ca­si na­da de ta­len­to na­tu­ral. A di­fe­ren­cia de los atle­tas ge­né­ti­ca­men­te do­ta­dos, soy quien pa­sa por al­to mi­lla tras mi­lla, vuel­ta tras vuel­ta, no lu­cién­do­me por mis ta­len­tos, sino por mi de­ter­mi­na­ción. Por­que eso sí que ten­go: per­se­ve­ran­cia. En un mo­men­to con­mo­ve­dor, mi es­po­so –des­pués de ver­me ju­gar un par­ti­do de te­nis lar­go y sin dis­tin­cio­nes– en­fa­ti­zó: “Wow. Va­ya que lo in­ten­tas”.

Y re­sul­ta que es cues­tión de ge­né­ti­ca. Nues­tra bio­lo­gía es, en al­gún pun­to, nues­tro des­tino, co­mo Freud fa­mo­sa­men­te ex­pli­có. Los ge­nes en nues­tras cé­lu­las nos di­cen si na­ci­mos pa­ra vo­lar ha­cia la me­ta o su­frir en el pro­ce­so. Con la ex­cep­ción de ge­me­los idén­ti­cos, ca­da per­so­na tie­ne un có­di­go irre­pe­ti­ble, he­re­da­do de nues­tros pa­dres, crea­do de al­re­de­dor de 25,000 ge­nes reuni­dos en 23 pa­res de cro­mo­so­mas en ca­da cé­lu­la de nues­tros cuer­pos. Y di­chas cé­lu­las de­ter­mi­nan có­mo pro­ce­sa­rás la gra­sa y los car­bohi­dra­tos, o si tie­nes la ha­bi­li­dad de con­ver­tir rá­pi­da­men­te la gra­sa en múscu­lo, y de qué ma­ne­ra pue­des en­tre­nar me­jor tu cuer­po. Aun­que no po­de­mos cam­biar el ADN, es po­si­ble mo­di­fi­car nues­tra die­ta y há­bi­tos de ejer­ci­cio pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo la com­po­si­ción ge­né­ti­ca que nos to­có. DNAFit, la­bo­ra­to­rio in­glés en­fo­ca­do en deportes, ofre­ce una prue­ba que re­ve­la da­tos ge­né­ti­cos acer­ca de tu fi­sio­lo­gía, así co­mo en­tre­na­mien­tos y pla­nes die­té­ti­cos pa­ra con­se­guir un acon­di­cio­na­mien­to óp­ti­mo cor­po­ral y desem­pe­ño atlé­ti­co.

So­lo tu­ve que to­mar un po­co de sa­li­va de mi bo­ca y en­viar­la jun­to con 399 dó­la­res. Dos se­ma­nas des­pués, DNAFit me en­vió por co­rreo un in­for­me com­ple­to. Des­de una pers­pec­ti­va die­té­ti­ca, me con­fir­mó lo que ya sa­bía: no soy bue­na pro­ce­san­do car­bohi­dra­tos, soy in­to­le­ran­te a los lác­teos y ex­tre­ma­da­men­te sen­si­ble a la ca­feí­na. Otros he­chos fue­ron más sor­pren­den­tes. No soy bue­na ab­sor­bien­do vi­ta­mi­nas, an­ti­oxi­dan­tes y Ome­ga-3. En cam­bio, no ten­go pro­ble­ma en pro­ce­sar el al­cohol que, en can­ti­da­des mo­de­ra­das, pue­de te­ner un efec­to po­si­ti­vo en el co­les­te­rol HDL. Ge­nial. Al­go en lo que soy bue­na: ¡el al­cohol!

Na­da de eso fue del to­do re­ve­la­dor, pe­ro mi per­fil atlé­ti­co fue im­pre­sio­nan­te, in­clu­so pa­ra Craig Pic­ke­ring, exo­lím­pi­co, quien su­per­vi­sa el equi­po de deportes y cien­cia en DNAFit. Mi po­ten­cial ae­ró­bi­co es pe­li­gro­sa­men­te ba­jo. Es­to sig­ni­fi­ca, en cues­tión de ge­nes, que soy al­guien que tie­ne pro­ble­mas con so­lo su­bir una se­rie de es­ca­lo­nes. Sin em­bar­go, co­mo he en­tre­na­do du­ran­te dé­ca­das pa­ra re­ver­tir esa par­te de mi des­tino ge­né­ti­co, mi po­ten­cial ae­ró­bi­co ac­tual, com­pro­ba­do el año pa­sa­do en un la­bo­ra­to­rio de deportes, re­sul­ta en reali­dad bas­tan­te al­to pa­ra una mu­jer de mi edad.

“Pro­ba­ble­men­te has he­cho mu­cho tra­ba­jo de acon­di­cio­na­mien­to pa­ra lle­gar a ese pun­to”, di­jo Pic­ke­ring. Lo que es cier­to: na­do, corro o es­ca­lo al me­nos una vez al día. La prue­ba tam­bién re­ve­ló que mis múscu­los tra­ba­jan me­jor y se for­ta­le­cen más cuan­do hay mo­vi­mien­tos ex­cén­tri­cos; es de­cir, al mo­men­to en que el múscu­lo se es­ti­ra con pe­so. Si te en­cuen­tras ha­cien­do una fle­xión de bí­ceps, la ac­ción de ba­jar de mo­do len­to el pe­so es la par­te ex­cén­tri­ca del ejer­ci­cio. Así, el en­tre­na­mien­to de es­te ti­po ayu­da a pro­te­ger los li­ga­men­tos y ten­do­nes de al­gu­na le­sión, pa­ra lo que, debo con­fe­sar, que soy muy bue­na.

En apa­rien­cia, mi ta­sa de re­cu­pe­ra­ción es len­ta, es­to sig­ni­fi­ca que ne­ce­si­to des­can­sar en­tre ejer­ci­cios. Pic­ke­ring su­gi­rió que to­ma­ra 72 ho­ras de re­po­so en­tre ru­ti­nas de­man­dan­tes, lo cual me so­nó a un sa­cri­le­gio. Uso el de­por­te dia­rio co­mo un mé­to­do pa­ra man­te­ner­me en for­ma, pe­ro tam­bién co­mo me­di­ta­ción. Nun­ca to­ma­ría tan­to tiem­po de break. No es una bue­na idea, re­co­men­dó: “Si no eres na­tu­ral­men­te bue­na re­cu­pe­rán­do­te, in­cre­men­tas la in­fla­ma­ción, lo que con­lle­va más ries­gos de le­sio­nes”. La úni­ca ma­ne­ra de pro­bar la pres­crip­ción de Pic­ke­ring era ser su co­ne­ji­llo de in­dias. De­ci­dí se­guir sus con­se­jos y, lue­go, hi­ce to­do lo con­tra­rio du­ran­te un mes. Me ejer­ci­ta­ba to­dos los días has­ta el ago­ta­mien­to. For­ta­le­cía mis múscu­los con ejer­ci­cios vi­go­ro­sos con­cén­tri­cos e iso­mé­tri­cos, co­mo sen­ta­di­llas apo­ya­da en la pa­red. De­jé de to­mar mis vi­ta­mi­nas. Un día to­mé dos ta­zas de ca­fé y mi pre­sión se ele­vó a 150/90 –lo que, a ni­vel clí­ni­co, es hi­per­ten­sión–. Mi es­tó­ma­go se in­fla­mó y subí 2.5 ki­los, na­da de múscu­lo. El si­guien­te mes se­guí las re­co­men­da­cio­nes de Pic­ke­ring. Co­mí mu­chos ve­ge­ta­les cru­cí­fe­ros y sal­món, me ejer­ci­té uti­li­zan­do su pro­gra­ma –mo­vi­mien­tos ex­cén­tri­cos, con más re­po­so en­tre ejer­ci­cios–. Eli­mi­né el ca­fé. El re­sul­ta­do: co­rrí mis ki­ló­me­tros a rit­mo un mi­nu­to más rá­pi­do que an­tes. Mi pre­sión san­guí­nea dis­mi­nu­yó. Mi es­tó­ma­go se des­in­fla­mó.

Aun­que es im­por­tan­te con­si­de­rar que nues­tro ADN es un ti­po de ma­nual ins­truc­ti­vo pa­ra el cuer­po, tam­bién es ne­ce­sa­rio sa­ber que nues­tros ge­nes ne­ce­si­tan ins­truc­cio­nes de qué ha­cer. In­clu­so si sig­ni­fi­ca me­nos sen­ta­di­llas, más sies­tas y un pe­que­ño Mar­ti­ni to­das las no­ches. En mi ca­so, Pic­ke­ring di­jo: “Se­gún tu edad, se­xo y un nú­me­ro de otros fac­to­res, nun­ca po­drás ser Usain Bolt. Pe­ro sim­ple­men­te ten­drás que apren­der a vi­vir con eso”. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.