L

Harper's Bazaar (Chile) - - Beauty Bazaar -

a im­por­tan­cia de to­mar ocho va­sos de agua al día pa­ra una piel ra­dian­te y lu­mi­no­sa es un da­to que co­no­ce­mos des­de ha­ce tiem­po. Por lo tan­to, re­sul­ta nor­mal asu­mir que lo que te be­ne­fi­cia por den­tro, tam­bién lo ha­ce por fue­ra. Y así lo pen­sá­ba­mos has­ta que nos en­te­ra­mos de la ob­se­sión­co­rea­na­po­run­ré­gi­men­wa­ter­less,que­se­tra­tae­sen­cial­men­te de abs­te­ner­se de apli­car so­bre la piel pro­duc­tos que con­ten­gan agua. Lo­que­su­ce­dees­que­cuan­does­pues­taa­ni­vel­tó­pi­co,es­ta­sus­tan­ciano es si­nó­ni­mo de hi­dra­ta­ción.

Es pro­ba­ble que las cre­mas y los hu­mec­tan­tes en tu ar­se­nal de be­lle­za con­ten­gan 70 por cien­to de H2O, de­jan­do po­co es­pa­cio pa­ra agen­tes cla­ve co­mo an­ti­oxi­dan­tes y vi­ta­mi­nas, que tra­tan y nu­tren la piel. Ob­ser­va la lis­ta de in­gre­dien­tes de tus hu­mec­tan­tes y ve­rás que ca­si siem­pre, el agua o aqua es­ta­rá en­lis­ta­da co­mo el pri­mer ac­ti­vo, lo que sig­ni­fi­ca que el pro­duc­to po­see más de es­te lí­qui­do que cual­quier otro in­gre­dien­te. El pro­ble­ma es que se eva­po­ra, por lo que, al mo­men­to de co­lo­car so­bre la tez una fór­mu­la con ba­se en él, la hu­me­dad se vo­la­ti­li­za, lle­ván­do­se con­si­go los acei­tes na­tu­ra­les del cu­tis y de­ján­do­lo aún más des­hi­dra­ta­do. Uno de los mi­tos de be­lle­za más gran­des con­sis­te en ro­ciar una bru­ma fa­cial al mo­men­to de via­jar en avión. Los ba­jos ni­ve­les de hu­me­dad del ai­re den­tro de la ca­bi­na re­cha­zan la hu­me­dad de cual­quier su­per­fi­cie, in­clu­yen­do el cuer­po. Esa es la ra­zón por la que la ca­ra y las ma­nos se sien­ten se­cas des­pués de un lar­go vue­lo. Cuan­do es­to pa­sa, mu­chas mu­je­res co­me­ten el error de hi­dra­tar con un spray, pro­vo­can­do una ma­yor des­hi­dra­ta­ción a lar­go pla­zo. El doc­tor Ras­hi­mi Shetty, der­ma­tó­lo­go cos­mé­ti­co, ex­pli­ca: “Cuan­do los la­bios se sien­ten re­se­cos, la pri­me­ra reac­ción es hu­me­de­cer­los con sa­li­va. Sin em­bar­go, así se se­can aún más por­que di­cha se­cre­ción, al eva­po­rar­se, des­po­ja a la der­mis de sus hi­dra­tan­tes na­tu­ra­les”.

En­ton­ces, ¿por qué las mar­cas si­guen uti­li­zan­do agua en sus fór­mu­las? Pa­ra em­pe­zar, re­sul­ta más eco­nó­mi­co que los acei­tes y ex­trac­tos bo­tá­ni­cos. “Pa­ra crear un hu­mec­tan­te, el pro­duc­to de­be te­ner un mí­ni­mo de ba­se lí­qui­da”, ex­pli­ca el doc­tor Shetty. El agua es el sol­ven­te perfecto pa­ra com­bi­nar di­fe­ren­tes an­ti­oxi­dan­tes y vi­ta­mi­nas en una mis­ma fór­mu­la, ya que apar­te de ser más ba­ra­to, no irri­ta ni pro­du­ce aler­gias.

Es cier­to que nos in­tere­sa in­ver­tir en fór­mu­las pu­ras y po­ten­tes co­mo óleos fa­cia­les y sueros, pe­ro tam­bién bus­ca­mos sa­car­le el ma­yor pro­ve­cho a nues­tro di­ne­ro. Tan­to los acei­tes co­mo los se­rums con­tie­nen al­tas do­sis de in­gre­dien­tes sin di­luir, tan con­cen­tra­dos que es su­fi­cien­te apli­car unas cuan­tas go­tas. Es­tas sus­tan­cias na­tu­ra­les no se eva­po­ran; por el con­tra­rio, pe­ne­tran en la piel a un ni­vel más pro­fun­do que el agua, mis­ma que se que­da úni­ca­men­te en la su­per­fi­cie. Pién­sa­lo así: ja­más ro­cia­rías to­do el cuer­po con un buen per­fu­me. Com­pra­rías un body mist, más eco­nó­mi­co y que con­ten­ga un dos por cien­to de acei­te -y 98 por cien­to de agua, al­cohol, et­cé­te­ra- sa­bien­do que la esen­cia va a du­rar me­nos (o se va a eva­po­rar an­tes) que si hu­bie­ras apli­ca­do un eau de par­fum que con­ten­ga 15 por cien­to de acei­te (de­jan­do so­lo el 85 por cien­to del con­te­ni­do pa­ra in­gre­dien­tes co­mo el agua). A ma­yor ni­vel de agua en un pro­duc­to, me­nor se­rá la efi­ca­cia que ofre­ce­rán los in­gre­dien­tes di­lui­dos res­tan­tes.

Sin em­bar­go, an­tes de que te des­ha­gas de tus cre­mas a ba­se del lí­qui­do vi­tal, re­cuer­da que un ré­gi­men li­bre de es­te com­po­nen­te no es ap­to pa­ra to­das las mu­je­res. “Si al­guien con un pro­ble­ma de re­se­que­dad busca un sus­ti­tu­to de acei­te por­que vi­ve en un am­bien­te ai­ro­so con ba­jas tem­pe­ra­tu­ras y me­nos hu­me­dad, en­ton­ces yo op­ta­ría por un pro­duc­to que con­ten­ga ma­yor por­cen­ta­je de acei­te que de agua”, ex­pli­ca el doc­tor Shetty. “Pe­ro si es­toy tra­tan­do con un pa­cien­te con una piel ex­ce­si­va­men­te gra­so­sa y pro­pen­sa al ac­né, en de­fi­ni­ti­va pres­cri­bi­ría uno a ba­se de agua. Hay mo­men­tos en los que que­re­mos que al­gu­nos de los acei­tes se eva­po­ren. Más allá si de­ci­des o no adop­tar es­ta al­ter­na­ti­va de ru­ti­na de be­lle­za, to­ma ocho va­sos de agua al día. To­dos los ti­pos de piel se ve­rán be­ne­fi­cia­dos con es­to y es­ta­mos se­gu­ros de que los co­rea­nos es­ta­rán de acuer­do”. ■

Neal’s Yard Re­me­dies Wild Ro­se Beauty Balm.

Eli­za­beth

Ar­den

8 Hour Lip Pro­tec­tant

Stick.

Kiehl’s

Daily Re­vi­ving Con­cen­tra­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.