L

Harper's Bazaar (Chile) - - Escápate -

as ten­den­cias de lu­jo de hoy a ni­vel mun­dial son cla­ras: las per­so­nas pre­fie­ren las ex­pe­rien­cias so­bre las co­sas. Es­to jue­ga a fa­vor de los via­jes de una gran ma­ne­ra, por­que es­tán dis­pues­tas a gas­tar su di­ne­ro en vi­ven­cias en vez de ro­pa, un nue­vo au­to u otras co­sas ma­te­ria­les. Via­jar es un vehícu­lo pa­ra vi­vir ex­pe­rien­cias que de otra for­ma se­ría muy ra­ro lo­grar. Lle­gar a un lu­gar nue­vo per­mi­te pro­bar dis­tin­tas co­sas, co­no­cer gen­te, to­do es­tá lleno de sor­pre­sas, emo­ción e in­clu­so tam­bién de­cep­cio­nes; eso es lo real­men­te emo­cio­nan­te de via­jar, que uno nun­ca sa­be qué es­pe­rar. To­do via­je es un lu­jo, por­que to­mar­se el tiem­po de ha­cer lo que uno quie­re ha­cer y des­cu­brir co­sas que ex­pan­den la men­te y en­tre­gan nue­vas pers­pec­ti­vas es al­go sin com­pa­ra­ción. Ade­más, es­tán esos lu­jos más pe­que­ños de apren­der, la ri­que­za de las ex­pe­rien­cias, los res­tau­ran­tes nue­vos, los vi­nos in­creí­bles y un sin­nú­me­ro de otras co­sas. Lo que yo ha­go es crear esas ex­pe­rien­cias pa­ra el con­su­mi­dor. Mu­chos de ellos se es­tán hos­pe­dan­do en el ho­tel, pe­ro otra gran can­ti­dad de per­so­nas que nos vi­si­tan son lo­ca­les. No­so­tros nos preo­cu­pa­mos de crear ex­pe­rien­cias no­ve­do­sas, ya sea en co­mi­da, bar, el Fas­hion Show que tu­vi­mos ha­ce po­co en San­tia­go, o even­tos de mú­si­ca, co­mo el de Bill­board, tam­bién aquí en la ca­pi­tal chi­le­na. En W San­tia­go siem­pre hay al­go pa­san­do, y po­ne­mos un gran én­fa­sis en crear ex­pe­rien­cias que se sien­tan lo­ca­les y que con­ti­nua­men­te cam­bien. Crear ex­pe­rien­cias lo­ca­les pa­ra ca­da ho­tel es igual de fas­ci­nan­te, co­mo lo es desafian­te, por­que no po­de­mos re­pli­car las mis­mas vi­ven­cias al­re­de­dor del mun­do. Ca­da lo­ca­ción es­tá di­se­ña­da de for­ma com­ple­ta­men­te in­di­vi­dual; ca­da W es un re­fle­jo to­tal de la cul­tu­ra, las nor­mas cul­tu­ra­les y la geo­gra­fía. To­ma­mos esas his­to­rias y las re­in­ter­pre­ta­mos de una for­ma atre­vi­da y van­guar­dis­ta. Sin em­bar­go, hay cier­tos pun­tos co­mu­nes en ca­da uno de ellos. Pri­me­ro, la en­tra­da sen­ci­lla y aco­ge­do­ra. Lue­go, un pi­so en par­ti­cu­lar don­de nos cen­tra­mos en la ener­gía del lu­gar. Se sien­te co­mo un li­ving, el lu­gar cen­tral ro­dea­do por res­tau­ran­tes y bar, un lu­gar que in­vi­ta a pa­sar tiem­po ahí. La idea es tam­bién ge­ne­rar ex­pe­rien­cias que in­vi­ten a re­unir­se, con­ver­sar y com­par­tir. Sa­bes que en cual­quier W, sea don­de sea que es­té, ten­drás esa cons­tan­te: vi­vir una ex­pe­rien­cia de ener­gía y emo­ción, com­ple­ta­men­te úni­ca. Por ejem­plo, en Ba­li crea­mos una sui­te es­pe­cial con es­tu­dio de gra­ba­ción, por­que sa­be­mos que la in­dus­tria mu­si­cal es muy pro­ta­gó­ni­ca allá. Ese es so­lo un ejem­plo de las ex­pe­rien­cias no­ve­do­sas que aún es­tar por ve­nir. ■

El tra­ba­jo de Ing­ham se en­fo­ca

en crear ex­pe­rien­cias úni­cas pa­ra el con­su­mi­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.