En el mundo de Pa­tri­cia Ready

Pa­tri­cia Ready lle­va el arte en su ADN gra­cias a los co­no­ci­mien­tos que le dio su pa­dre. Ha si­do ge­ne­ro­sa con Chi­le fun­dan­do una de las ga­le­rías más com­ple­tas de la es­ce­na na­cio­nal y pro­fe­sio­na­li­zan­do la ca­rre­ra de cien­tos de ar­tis­tas quie­nes han lle­ga­do a

Harper's Bazaar (Chile) - - Contenido - Por Ja­vie­ra Moraga Fo­tos Pa­tri­cio Rojas

Pa­tri­cia Ready tie­ne un es­pa­cio in­dis­cu­ti­ble en el arte con­tem­po­rá­neo chi­leno. Un es­pa­cio ga­na­do cen­tí­me­tro a cen­tí­me­tro. Un lu­gar que se ha for­ja­do ella mis­ma re­co­rrien­do du­ran­te tar­des en­te­ras ta­lle­res de ar­tis­tas, ob­ser­van­do cui­da­do­sa­men­te ca­da obra en la que ellos han ido de­jan­do un pe­da­zo de su vi­da, con­ver­san­do de sus ago­bios y ale­grías, y agen­dán­do­les fu­tu­ras ex­po­si­cio­nes que se pla­ni­fi­can con dos años de an­ti­ci­pa­ción. Se ini­ció “tí­mi­da­men­te” –co­mo ella mis­ma re­co­no­ceen 1981 co­mo ga­le­ris­ta en la Pla­za Mu­la­to Gil de Cas­tro. De eso ya han pa­sa­do más de 35 años. Hoy di­ri­ge una ga­le­ría, que ade­más de lle­var su nom­bre, es la prue­ba con­cre­ta de lo le­jos que ha lle­ga­do. Ubi­ca­da en la ca­lle Es­poz, no so­lo es una de las más ele­gan­tes de Vi­ta­cu­ra, el lu­gar es­tá di­se­ña­do pa­ra con­te­ner el arte; tie­ne una in­fra­es­truc­tu­ra que per­mi­te ha­cer dos ex­po­si­cio­nes men­sua­les, con una sa­la prin­ci­pal de 500 me­tros cua­dra­dos y una sa­la grá­fi­ca de más de 100 me­tros cua­dra­dos pa­ra fo­to­gra­fías y me­dios. Tie­ne vi­si­tas guia­das al pú­bli­co y a co­le­gios, es­pe­cial­men­te a los más vul­ne­ra­bles, ya que la ga­le­ris­ta es­tá con­ven­ci­da de que son los ni­ños los que de­ben apren­der des­de pe­que­ños el len­gua­je del arte pa­ra que la so­cie­dad cam­bie. Ade­más, es una de las ru­tas obli­ga­da de mu­chos co­lec­cio­nis­tas ex­tran­je­ros que agen­dan una ho­ra pa­ra ad­qui­rir una obra de nues­tros ar­tis­tas na­cio­na­les, quie­nes ca­da vez se apre­cian más en el mundo, no por ca­sua­li­dad vie­nen cu­ra­do­res del MoMa a mi­rar las obras de los ar­tis­tas que re­pre­sen­ta Ready. La fór­mu­la del éxi­to de es­ta res­tau­ra­do­ra de pro­fe­sión es úni­ca e irre­pe­ti­ble, co­mo lo son cier­tas obras de arte. Pa­tri­cia Ready tie­ne un ta­len­to in­na­to pa­ra des­cu­brir ar­tis­tas jó­ve­nes, pe­ro so­bre to­do una gran sin­to­nía pa­ra dar a co­no­cer los nue­vos len­gua­jes que se han ido to­man­do el mundo del arte.

Ex­pe­rien­cia. Ofi­cio. Vi­sión. Lo cier­to es que el arte es­tá en su ADN. Se ins­ta­ló allí, des­de pe­que­ña en ella, y ja­más la ha aban­do­na­do. “Mi pa­pá era una per­so­na sú­per especial; a pe­sar de que­dar huér­fano qui­so que no­so­tros tu­vié­ra­mos una edu­ca­ción per­fec­ta. Él per­dió a sus pa­dres a los nue­ve años y es­tu­vo a car­go del her­mano ma­yor, pe­ro se dio cuen­ta de que siem­pre iba a es­tar a su som­bra, así que es­tu­dia­ba de no­che y tra­ba­ja­ba de día. Lue­go cuan­do se ca­só con mi ma­dre se preo­cu­pa­ron de in­cen­ti­var, tan­to mi vo­ca­ción co­mo la de mis her­ma­nos por el arte. Es­tu­dia­mos piano y teo­ría en el Con­ser­va­to­rio. Con mi úni­ca her­ma­na es­tu­dia­mos ba­llet con pro­fe­so­ras ru­sas, que nos ayu­da­ron a des­cu­brir el cuer­po co­mo vehícu­lo de ex­pre­sión. En mi ca­sa era re­cu­rren­te el pa­seo fa­mi­liar pa­ra ir a los an­ti­cua­rios y a los re­ma­tes, don­de nues­tro pa­dre nos en­se­ñó a mi­rar la ma­te­ria­li­dad de los ob­je­tos y ob­ser­var en de­ta­lle la obras de arte. En un re­ma­te es­ta­ba el es­cri­to­rio de Ber­nar­do O’Hig­gins y me sen­té en el lu­gar y veía el cua­dro an­ti­guo de Ra­fael Co­rrea y de Pe­dro Li­ra y mi pa­dre re­pe­tía: “mi­ren los ob­je­tos”. Así apren­dí a co­lec­cio­nar y pen­sé que la ver­dad es que me gus­ta­ría se­guir vi­vien­do con es­tos ob­je­tos, se­guir­los vien­do y es así co­mo ten­go mis pre­fe­ri­dos. Des­de ese en­ton­ces que­dé con esa fas­ci­na­ción por los mer­ca­dos de las pul­gas, los an­ti­cua­rios y las ca­sas de re­ma­te. Ca­da vez que via­jo re­co­rro y ca­mino mu­cho. Son há­bi­tos y sen­si­bi­li­da­des que ten­go des­de muy chi­ca y que ya son par­te de mi his­to­ria”, cuen­ta la ga­le­ris­ta.

Ca­sa­da con el em­pre­sa­rio Juan Car­los Ya­rur, quien la apo­ya en sus em­pren­di­mien­tos re­la­cio­na­dos con el arte, Pa­tri­cia Ready es pro­mo­to­ra del tra­ba­jo de ar­tis­tas jó­ve­nes, el que rea­li­za a tra­vés de la Cor­po­ra­ción Arte+, don­de a tra­vés de be­cas apo­ya a ar­tis­tas vi­sua­les jó­ve­nes y emer­gen­tes pa­ra que pue­dan pro­du­cir su obra tran­qui­la­men­te y así in­ser­tar­se en la es­ce­na del arte na­cio­nal. “Me

gus­ta mu­cho des­cu­brir y pro­mo­ver lo nue­vo, lo fres­co, lo di­fe­ren­te y es­toy muy fo­ca­li­za­da en eso, me in­tere­sa que la ga­le­ría ofrez­ca una bue­na pla­ta­for­ma de ex­hi­bi­ción don­de el pú­bli­co que nos vi­si­ta pue­da ver di­fe­ren­tes ma­ne­ras de ex­pre­sión y de co­mu­ni­ca­ción. En mi ga­le­ría da­mos la po­si­bi­li­dad a di­fe­ren­tes ar­tis­tas de que cues­tio­nen el arte a tra­vés de sus ex­po­si­cio­nes y de al­gu­na ma­ne­ra ten­sio­nen su len­gua­je, in­no­ven y pre­sen­ten nue­vas pro­pues­tas”, ex­pli­ca con una pa­sión asom­bro­sa. Es por eso que la Ga­le­ría Pa­tri­cia Ready tie­ne un plus so­bre otras: siem­pre es­tá ex­plo­ran­do. “En la ga­le­ría te­ne­mos bas­tan­tes jó­ve­nes emer­gen­tes y eso es lo que me en­can­ta, ver otros len­gua­jes, de re­pen­te te abu­rre ver siem­pre lo tí­pi­co, lo que ya to­do el mundo ha vis­to, me pa­sa en Eu­ro­pa que me gus­ta ir a las ga­le­rías más van­guar­dis­tas, emer­gen­tes, por­que en las fe­rias de arte lo que es­tá ocu­rrien­do es que es­tán lle­van­do ar­tis­tas con­sa­gra­dos y yo es­toy con­ven­ci­da de que esos es­pa­cios de­be­rían ser pa­ra los ar­tis­tas nue­vos. Hay que apo­yar­los. Pien­sa que los ar­tis­tas es­tu­dian una ca­rre­ra de cin­co años, en­tran a la uni­ver­si­dad con muy bue­nos pun­ta­jes, pe­ro có­mo em­pie­zan a mos­trar su obra. Eso es lo más di­fí­cil”, en­fa­ti­za es­ta mu­jer que se pue­de jac­tar de ha­ber des­cu­bier­to a más de cien ar­tis­tas que hoy es­tán con­sa­gra­dos en el mundo del arte na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal.

La lec­tu­ra de los nue­vos len­gua­jes. Lo sor­pren­den­te. Lo que tie­ne una mi­ra­da más allá. Ese es el mo­tor de Pa­tri­cia Ready. “So­lo a mo­do de ejem­plo, te cuen­to que en 2017 tra­ji­mos a la ga­le­ría lo que lla­ma­mos el “des­em­bar­co del arte pe­ruano con­tem­po­rá­neo”, se tra­tó de tres ex­po­si­cio­nes tre­men­da­men­te di­fe­ren­tes. Por un la­do, tu­vi­mos a los her­ma­nos Mar­ti­nat, que nos pre­sen­ta­ron un cam­po de adies­tra­mien­to ca­nino con más de cien ven­ti­la­do­res con po­le­ras que se al­za­ban con el vien­to; ha­bía es­cul­tu­ras y es­truc­tu­ras que nos in­vi­ta­ban a re­fle­xio­nar so­bre la re­pre­sión, la edu­ca­ción y los mass me­dia. La se­gun­da ex­po­si­ción, que ocu­pó la sa­la grá­fi­ca, fue la del ar­tis­ta Gian­car­lo Sca­glia, quien nos pre­sen­tó con sus pin­tu­ras e ins­ta­la­ción una pro­fun­da re­fle­xión poé­ti­ca en torno a un he­cho his­tó­ri­co tre­men­da­men­te dra­má­ti­co ocu­rri­do en Li­ma a prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do”, ex­pli­ca. Su­ce­de que el ar­tis­ta se ob­se­sio­nó con la is­la ubi­ca­da fren­te a la Bahía de Li­ma en la que en 1920 se le­van­tó la cár­cel “El Fron­tón”. Un re­cin­to pe­ni­ten­cia­rio tris­te­men­te cé­le­bre por el mo­tín que en 1986 hi­cie­ron los sen­de­ris­tas pre­sos y que fue bru­tal­men­te aplas­ta­do por la Fuer­za de Ope­ra­cio­nes Es­pe­cia­les de La Ma­ri­na. Co­no­ce­dor de la his­to­ria, Sca­glia se pro­pu­so pin­tar el pai­sa­je de la is­la, sin em­bar­go, una vez ahí, el pa­no­ra­ma de­sola­dor, y los ves­ti­gios de los 118 pre­sos muer­tos cam­bia­ron su ob­je­ti­vo. Allí, en­tre los es­com­bros, Sca­glia mon­tó su ta­ller. Los hue­cos que de­ja­ron las ame­tra­lla­do­ras de los mi­li­ta­res en las pa­re­des es­ta­ban in­tac­tos y Gian­car­lo los aso­ció a las es­tre­llas. De es­ta ex­pe­rien­cia sur­gie­ron pai­sa­jes pin­ta­dos al óleo, así co­mo es­cul­tu­ras e ins­ta­la­cio­nes rea­li­za­das con pie­dras y cas­que­tes de ba­la.También cu­brió las pa­re­des con las hue­llas de las ba­las con pin­tu­ra lá­tex ne­gra, lue­go ex­ten­dió un pa­pel especial so­bre la su­per­fi­cie ob­te­nien­do enor­mes pla­nos ne­gros con pun­ti­tos blan­cos, que alu­den a las es­tre­llas. “Fue ma­ra­vi­llo­so ver có­mo un ar­tis­ta abor­da un te­ma do­lo­ro­so y lo su­bli­ma en el arte”, ex­pli­ca Pa­tri­cia Ready emo­cio­na­da. Co­mo ter­ce­ra mues­tra An­drés Ma­rro­quin uti­li­zó los es­pa­cios ex­ter­nos de la ga­le­ría y pre­sen­tó una ins­ta­la­ción de

LA OBRA WER­KEN DE BER­NAR­DO OYAR­ZÚN, QUE RE­PRE­SEN­TÓ A CHI­LE EN LA 57º BIENAL DE VENECIA, FUE VENDIDA POR LA GA­LE­RÍA PA­TRI­CIA READY A UN CO­LEC­CIO­NIS­TA EU­RO­PEO.

más de 20 es­ca­le­ras de cons­truc­ción re­co­lec­ta­das en los su­bur­bios de Li­ma, la ins­ta­la­ción ju­ga­ba con el ob­je­to de la es­ca­le­ra co­mo res­to ar­queo­ló­gi­co y co­mo ele­men­to de com­po­si­ción es­cul­tó­ri­ca. “Fue­ron tres mi­ra­das tan di­fe­ren­tes, tan ri­cas y di­ver­sas una de otra. Me sien­to muy or­gu­llo­sa de ha­ber he­cho po­si­ble que ese pro­yec­to se pre­sen­ta­ra en Chi­le”, di­ce Pa­tri­cia Ready.

Pe­ro así co­mo traen ex­po­si­cio­nes a Chi­le pa­ra que el pú­bli­co vea co­sas di­fe­ren­tes, ella también es una de las gran­des em­ba­ja­do­ras del arte a ni­vel in­ter­na­cio­nal y se preo­cu­pa con gran pa­sión de mos­trar el tra­ba­jo de los ar­tis­tas chi­le­nos en el mundo. “Pa­ra eso tra­to de par­ti­ci­par en las me­jo­res fe­rias de arte in­ter­na­cio­nal. Es así co­mo du­ran­te el pri­mer se­mes­tre de 2018 es­ta­re­mos en Ar­co Ma­drid en Es­pa­ña, en Ar­tLi­ma en Pe­rú y Ar­teBA en Bue­nos Ai­res, también es­ta­mos pos­tu­lan­do a otras fe­rias pa­ra el se­gun­do se­mes­tre, siem­pre con la idea de vi­si­bi­li­zar a nues­tros ar­tis­tas y mos­trar lo que Chi­le pue­de ofre­cer al mundo”.

Y cuan­do en­cuen­tra ta­len­to Pa­tri­cia Ready es muy per­sis­ten­te. Es lo que le pa­só con el ar­tis­ta Ber­nar­do Oyar­zún. “Lo se­guí mu­chos años, me lo tra­ta­ba de ‘po­lo­lear’ co­mo se di­ce en buen chi­leno, pe­ro él ex­po­nía en lu­ga­res pú­bli­cos y no lo­gra­ba con­ven­cer­lo de ha­cer­lo en la ga­le­ría. Fi­nal­men­te ac­ce­dió, por­que acá el ar­tis­ta mues­tra lo que él quie­ra mos­trar, la ga­le­ría es abier­ta y res­pe­tuo­sa”. Pues bien, en el pa­be­llón que re­pre­sen­tó a Chi­le en la 57ª Bienal

de Arte de Venecia (2017) la obra de Ber­nar­do Oyar­zún, ba­jo la cu­ra­du­ría del ar­tis­ta y ex mi­nis­tro de Cul­tu­ra pa­ra­gua­yo, Ti­cio Es­co­bar, bri­lló con co­lo­res pro­pios. “Mil más­ca­ras de madera ro­dea­das de ca­si sie­te mil ape­lli­dos ma­pu­che que se pro­yec­tan y cir­cu­lan en lu­ces led en una sa­la os­cu­ra”, ex­pli­ca Pa­tri­cia quien no du­dó un ins­tan­te en es­tar pre­sen­te en Venecia y apo­yar al ar­tis­ta que ella re­pre­sen­ta a tra­vés de su ga­le­ría. “Te ju­ro que nun­ca he vis­to un ar­tis­ta sa­lir más en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, en to­das las re­vis­tas y ca­tá­lo­gos del mundo. Y de re­pen­te me lla­man de va­rias par­tes de Eu­ro­pa y me di­cen que es­ta­ban in­tere­sa­dos en com­prar la obra. Y la ven­di­mos a un co­lec­cio­nis­ta eu­ro­peo. Fue un gran or­gu­llo y una no­ti­cia ma­ra­vi­llo­sa pa­ra Ber­nar­do”.

Y co­mo es­ta ga­le­ris­ta tie­ne un ra­dar úni­co in­da­ga­mos so­bre qué es lo vi­tal de la es­ce­na del arte na­cio­nal emer­gen­te. “Pri­me­ro ten­dría­mos que de­fi­nir qué es arte emer­gen­te pa­ra po­der con­tex­tua­li­zar la pre­gun­ta. El arte emer­gen­te es aquel tra­ba­jo que es­tá re­cién co­men­zan­do, que se ca­rac­te­ri­za por un dis­cur­so nue­vo, fres­co, y di­fe­ren­te, que de al­gu­na ma­ne­ra trae ai­res nue­vos a la es­ce­na, se le vin­cu­la prin­ci­pal­men­te a ar­tis­tas jó­ve­nes en­tre 25 y 35 años. No­so­tros tra­ba­ja­mos con va­rios ar­tis­tas emer­gen­tes, den­tro de los cua­les te pue­do nom­brar a Pa­tri­cia Do­mín­guez, Ja­vier To­ro Blum y Mi­guel So­to, es­tos ar­tis­tas que bor­dean los 30 años años es­tán desa­rro­llan­do un in­tere­san­te tra­ba­jo, los tres han te­ni­do la po­si­bi­li­dad de es­tu­diar fue­ra de Chi­le, y pe­se a que via­jan mu­cho es­tán desa­rro­llan­do su obra en nues­tro país, los tres son in­no­va­do­res y muy ge­nui­nos en su len­gua­je”, ex­pli­ca. Fi­nal­men­te, pa­ra Pa­tri­cia Ready el arte cum­ple una fun­ción de iden­ti­dad país. “Cuan­do un ar­tis­ta crea una obra de arte de al­gu­na ma­ne­ra y po­co a po­co va crean­do un len­gua­je pro­pio y úni­co, con ese len­gua­je el ar­tis­ta nos va ha­blan­do y trans­mi­tien­do su ma­ne­ra de ver y per­ci­bir el mundo, ese len­gua­je es su for­ma ín­ti­ma de co­mu­ni­car­se, de trans­mi­tir­nos su pro­pio mundo in­te­rior y ese mundo in­te­rior es­tá con­di­cio­na­do por el con­tex­to so­cial y po­lí­ti­co en el que es­tá in­ser­to ese ar­tis­ta”, ase­gu­ra. Y nom­bra co­mo ejem­plo a Ali­cia Vi­lla­rreal y a Fer­nan­do Prats, que son ar­tis­tas que han crea­do to­do su cuer­po de obra a par­tir de la geo­gra­fía de Chi­le y co­mo re­sul­ta­do es­ta ha­bla de la iden­ti­dad de país.

Otro es­la­bón con el cual Pa­tri­cia Ready también con­tri­bu­ye a la iden­ti­dad país es La Pa­ne­ra, la re­vis­ta que di­ri­ge Su­sa­na Pon­ce de León que na­ció con la idea de ofre­cer a la co­mu­ni­dad un me­dio que pue­da in­for­mar y di­fun­dir el arte y la cul­tu­ra en to­das sus ex­pre­sio­nes. Ac­tual­men­te tie­ne una cir­cu­la­ción de 20.000 ejem­pla­res los que se dis­tri­bu­yen a tra­vés de los prin­ci­pa­les cen­tros y es­pa­cios cul­tu­ra­les de la ciu­dad. Es­tá pre­sen­te en las bi­blio­te­cas de las uni­ver­si­da­des de Har­vard, Stan­ford, Te­xas (Aus­tin), Min­ne­so­ta y To­ron­to y del Ibe­ro-Ame­ri­ka­nis­ches Ins­ti­tut (Berlín). Ade­más la Bi­blio­te­ca Kan­dinsky del Cen­tro Pom­pi­dou de Pa­rís, la Bi­blio­te­ca de la Na­tio­nal Ga­llery de Lon­dres, de los mu­seos Ta­ma­yo en Mé­xi­co, Thys­sen-Bo­ne­mi­za y Rei­na So­fía de Ma­drid y de la In­ter­na­tio­ne­lla Bi­blio­te­ket de Es­to­col­mo.

La ga­le­ris­ta di­ce que na­die se pue­de per­der el ca­len­da­rio 2018 con mues­tras que vie­nen de di­fe­ren­tes par­tes de Chi­le y del ex­tran­je­ro de ar­tis­tas emer­gen­tes, otros re­cién sa­li­dos de la uni­ver­si­dad, en me­dia­na ca­rre­ra y con­sa­gra­dos, siem­pre en la lí­nea de ar­tis­tas in­no­va­do­res, ca­pa­ces de dar una vuel­ta de tuer­ca al dis­cur­so del arte. “Par­ti­mos el año con dos mues­tras muy emer­gen­tes. Por un la­do en la sa­la prin­ci­pal es­ta­rá Mi­guel So­to, un ar­tis­ta ori­gi­na­rio de Pun­ta Are­nas que vie­ne lle­gan­do de Lon­dres de ha­cer una maes­tría en es­cul­tu­ra en la Ro­yal Co­lle­ge. Pre­sen­ta­rá una se­rie ins­ta­la­ti­va muy di­fe­ren­te a lo que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ver en Chi­le. En la Sa­la Grá­fi­ca se pre­sen­ta­rán tres ar­tis­tas re­cién egre­sa­dos de la Uni­ver­si­dad Fi­nis Te­rrae, que fue­ron se­lec­cio­na­dos por un equi­po que des­ta­có la in­no­va­ción de las pro­pues­tas”. n

LA GA­LE­RIS­TA TIE­NE UN TA­LEN­TO IN­NA­TO PA­RA DES­CU­BRIR AR­TIS­TAS JÓ­VE­NES Y DAR A CO­NO­CER LOS NUE­VOS LEN­GUA­JES DEL MUNDO DEL ARTE.

2

1

4

4 y5 Tie­ne un gran ta­len­to pa­ra com­bi­nar obras mo­der­nas con pie­zas de arte em­ble­má­ti­cas.

5

Obras de des­ta­ca­dos ar­tis­tas na­cio­na­les ador­nan su ca­sa, co­mo es­ta in­com­pa­ra­ble pie­za de arte ci­né­ti­co que se lu­ce so­bre una re­pi­sa con fo­to­gra­fías de sus se­res que­ri­dos y mo­men­tos im­por­tan­tes de su vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.