Ho­rós­co­po

Harper's Bazaar (Chile) - - Contenido -

En el me­dio de la lo­cu­ra de nues­tro día a día, mu­chas ve­ces sen­ci­lla­men­te que­re­mos de­te­ner­nos y res­pi­rar.

Por des­gra­cia, el dar­nos un mo­men­to de paz, re­la­ja­ción y co­ne­xión con no­so­tros mis­mos pue­de re­sul­tar muy desafian­te cuan­do se­gui­mos in­mer­sos en la ru­ti­na, las de­man­das la­bo­ra­les y el es­trés de la ciu­dad. Es por eso que bus­ca­mos dos lu­ga­res má­gi­cos, uno en la ca­pi­tal y uno cer­cano, que sir­ven como los re­fu­gios per­fec­tos pa­ra de­di­car­se unas ho­ras o días a re­ener­gi­zar­se, ins­pi­rar­se, y co­nec­tar­se con la ener­gía vi­tal que nos per­mi­te vi­vir una vi­da más pre­sen­te y apa­sio­na­da.

YOGASHALA

Yogashala, fun­da­da en 1996, es na­da me­nos que una de las pri­me­ras es­cue­las de yo­ga en Chi­le. Su fun­da­dor, Gus­ta­vo Pon­ce, pio­ne­ro de es­ta dis­ci­pli­na en La­ti­noa­mé­ri­ca, se for­mó en In­dia du­ran­te trein­ta años jun­to a los gran­des maes­tros de la dis­ci­pli­na, B.K.S Iyen­gar y Pat­tab­hi Jois, en­tre otros. Es­te pre­cio­so edi­fi­cio, con sus gran­des y lu­mi­no­sas sa­las, fue cons­trui­do es­pe­cial­men­te pa­ra la en­se­ñan­za per­so­na­li­za­da de to­dos los as­pec­tos del yo­ga, que in­clu­yen: meditación, re­la­ja­ción pro­fun­da, ali­men­ta­ción cons­cien­te, fi­lo­so­fía del yo­ga y pos­tu­ras te­ra­péu­ti­cas, res­tau­ra­ti­vas, y de desa­rro­llo de fuer­za y fle­xi­bi­li­dad.

A par­tir de es­te año, es­te cen­tro tam­bién co­men­zó a arren­dar sus sa­las a te­ra­peu­tas, coachs, y a to­da per­so­na con sen­si­bi­li­dad que quie­ra com­par­tir su ar­te y no ten­ga dón­de ha­cer­lo.

Con sus 22 años re­cién cum­pli­dos, Yogashala es­tá to­man­do un nue­vo im­pul­so con la re­no­va­ción de to­das sus ins­ta­la­cio­nes, cur­sos de for­ma­ción, cla­ses du­ran­te todo el día, de lu­nes a do­min­go, y la en­se­ñan­za de nue­vos mé­to­dos, como Yo­ga Hor­mo­nal, una prác­ti­ca re­vi­ta­li­za­do­ra que es­tá apor­tan­do gran­des be­ne­fi­cios a quie­nes lo prac­ti­can.

El pa­sa­do 4 de agos­to, ade­más, se dio co­mien­zo a la For­ma­ción In­te­gral Li­bre 2018-2020. Se le lla­ma “in­te­gral”, por­que abor­da ca­da uno de los pun­tos que tie­ne que ver con el yo­ga, tan­to pa­ra to­das las eda­des como eta­pas de la vi­da. Y “li­bre”, por­que da la po­si­bi­li­dad de par­ti­ci­par en los mó­du­los suel­tos agen­da­dos de aquí a los pró­xi­mos dos años y me­dio. Ca­da uno de ellos es con­ta­bi­li­za­do y pos­te­rior­men­te re­co­no­ci­do con un tí­tu­lo de Yogashala y de Yo­ga Allian­ce In­ter­na­cio­nal (al al­can­zar las 200 ho­ras de for­ma­ción). La agen­da com­ple­ta de cur­sos se encuentra en: www.yogashala.cl.

Da gus­to en­trar al cen­tro y en­con­trar­se con un oasis en pleno San­tia­go. Su jar­dín re­ple­to de bam­búes y

LA FOR­MA­CIÓN IN­TE­GRAL LI­BRE ABOR­DA TO­DOS LOS PUN­TOS DEL YO­GA.

con una her­mo­sa pi­le­ta con pe­ces de co­lo­res, in­vi­ta au­to­má­ti­ca­men­te a la des­co­ne­xión y la re­la­ja­ción. Su crea­dor, Gus­ta­vo Pon­ce, siem­pre es­tá pre­sen­te re­ci­bien­do a to­dos los es­tu­dian­tes e im­par­tien­do cla­ses jun­to a su gran equi­po de pro­fe­so­res.

CA­NAL OM

Ta­lla­do en las ro­cas azo­ta­das por las olas del mar, Ca­nal Om es un oasis de se­re­ni­dad, un cen­tro de well­ness pa­ra ha­llar ese re­la­jo que an­he­la­mos. Un lugar mís­ti­co ubi­ca­do dra­má­ti­ca­men­te en­tre el océano Pa­cí­fi­co y los aso­lea­dos An­des ofre­ce el en­torno ideal pa­ra des­can­sar, dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za y prac­ti­car yo­ga, si es que uno lo desea, por­que es op­cio­nal y es­tá in­clui­da en el pre­cio. Es el úni­co cen­tro de re­ti­ros en Su­da­mé­ri­ca que apa­re­ce en el li­bro Great Yo­ga Re­treats (Tas­chen), don­de des­ta­can los me­jo­res lu­ga­res al­re­de­dor del mun­do pa­ra re­la­jar­se, co­nec­tar­se con uno mis­mo y el en­torno, a la par con prac­ti­car la dis­ci­pli­na.

En­tre las ca­rac­te­rís­ti­cas del Ca­nal Om po­de­mos en­con­trar un gran sa­lón pa­ra desa­rro­llar va­rios ti­pos de dis­ci­pli­nas, una pis­ci­na de agua dul­ce, dos de agua de mar, una ti­na pa­ra 10 per­so­nas con agua sa­la­da ca­lien­te jus­to don­de las olas rom­pen, un sau­na pa­ra 15 per­so­nas con vis­ta al mar, un ja­cuz­zi, una re­la­jan­te sa­la de ma­sa­jes, dos co­me­do­res, una can­cha de te­nis y mu­chas otras co­sas pa­ra una des­co­ne­xión to­tal.

Es­tá a so­lo dos ho­ras y me­dia de San­tia­go y se encuentra jus­to en­tre dos pin­to­res­cos pue­blos cén­tri­cos de nues­tro país: Pi­chi­dan­gui y Los Vi­los. Pa­ra más in­for­ma­ción pue­des vi­si­tar el si­tio web ofi­cial: www.ca­na­lom.cl n

Arriba: Yogashala, un re­fu­gio pa­ra el al­main­mer­so en el me­dio de San­tia­go.

Una de las her­mo­sas vis­tas del Ca­nal Om.

Ca­nal Om es un cen­tro de well­nessque ha si­do re­co­no­ci­do por el li­bro Great Yo­gaRe­treats.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.