LA VOZ PE­RI­FÉ­RI­CA DE DIAMELA ELTIT

A fi­nes de sep­tiem­bre, la escritora fue la quin­ta mu­jer chi­le­na en ob­te­ner el Pre­mio Na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra. Des­de Nueva York, re­pa­sa una se­rie de tó­pi­cos so­bre el Chi­le ac­tual, el rol de la mu­jer y sus vi­sio­na­rios diag­nós­ti­cos de la so­cie­dad mun­dial.

Harper's Bazaar (Chile) - - Portada - Por Ja­vie­ra Moraga · Fo­tos To­más Das­kam

Alos 69 años Diamela Eltit fue dis­tin­gui­da con el Pre­mio Na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra. La no­ti­cia la re­ci­bió a tra­vés de una lla­ma­da telefónica, ya que du­ran­te la se­gun­da mi­tad del año la escritora re­si­de en Es­ta­dos Uni­dos, don­de dic­ta cla­ses de es­cri­tu­ra crea­ti­va en la Uni­ver­si­dad de Nueva York. Diamela es­tá con­ten­ta; fi­nal­men­te su obra y ta­len­to lo­gra­ron tras­cen­der al tí­pi­co y co­no­ci­do círcu­lo li­te­ra­rio, del cual ella sue­le res­tar­se, no so­lo por con­si­de­rar que fun­cio­nan más bien co­mo una “pan­di­lla”, sino por­que ella siem­pre ha si­do una escritora a la que le gus­ta mo­ver­se en la pe­ri­fe­ria.

Tam­bién ha di­cho que ella es­cri­be co­mo al­go per­so­nal y ur­gen­te, no pa­ra ga­nar­se pre­mios. Sin em­bar­go, y a di­fe­ren­cia de mu­chos es­cri­to­res, y so­bre to­do de las mu­je­res, en los úl­ti­mos años ha si­do re­co­no­ci­da y su obra ha co­men­za­do a ca­lar en es­tu­dian­tes que han he­cho gran­des aná­li­sis de sus es­cri­tos en for­ma­to de te­sis. Lo pro­pio han rea­li­za­do los crí­ti­cos li­te­ra­rios a ni­vel mun­dial, quie­nes ven en su es­cri­tu­ra un gran ta­len­to. Ade­más, en 2013 la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton com­pró sus do­cu­men­tos (ma­nus­cri­tos, fo­to­gra­fías, car­tas) pa­ra es­tu­diar­los.“Mis ar­chi­vos son muy pre­ca­rios, con li­bre­tas, blocks y car­tas que es­tán más cer­ca de ser ca­chu­reos”, di­jo en ese en­ton­ces a la pren­sa Eltit, res­tán­do­le im­por­tan­cia a la com­pra. Unos años an­tes, en 2010 ha­bía ga­na­do el Pre­mio Jo­sé Do­no­so y en 2017 ob­tu­vo el Pre­mio Mu­ni­ci­pal de Li­te­ra­tu­ra de San­tia­go.

Lo cu­rio­so es que la obra de Eltit es po­co leí­da en Chi­le, y has­ta des­co­no­ci­da pa­ra la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos. Pe­ro a la luz de la his­to­ria, no hay que ex­tra­ñar­se, ya que el ga­lar­dón li­te­ra­rio, crea­do

“Las pro­pias mu­je­res son las re­pro­duc­to­ras de de­sigual­dad,

apren­den a sub­yu­gar­se, lo apren­den a tra­vés

de la fa­mi­lia, la es­cue­la, el tra­ba­jo,

en fin, to­das las ins­ti­tu­cio­nes es­tán allí pa­ra ‘cons­truir’

de­sigual­dad”.

en 1942, ha re­caí­do so­lo en cua­tro au­to­ras: Ga­brie­la Mis­tral en 1951, Mar­ta Bru­net en 1961, Mar­ce­la Paz en 1982 e Isa­bel Allen­de en 2010.Tal vez en es­ta opor­tu­ni­dad ella fue la ele­gi­da por­que a tra­vés de su obra mues­tra un espacio de re­fle­xión so­bre la so­cie­dad chi­le­na. Ella fue va­lien­te y un gran apor­te en la dé­ca­da del 70, don­de la cen­su­ra y la dic­ta­du­ra no pe­mi­tían mu­cha di­fu­sión de na­da re­la­cio­na­do a la cul­tu­ra. Eso es lo que hoy la ha ca­ta­pul­ta­do a ser vis­ta co­mo un tes­ti­mo­nio vi­vien­te de una so­cie­dad que­bra­da y de­sigual. No hay que olvidar que fun­dó jun­to a Lotty Ro­sen­feld, Raúl Zu­ri­ta, Juan Cas­ti­llo y Fer­nan­do Bal­cells el Co­lec­ti­vo de Ac­cio­nes de Ar­te (CA­DA), el cual per­mi­tió vi­si­bi­li­zar a los cir­cui­tos ar­tís­ti­cos ba­jo la dic­ta­du­ra. Ade­más, en la épo­ca del ma­yo fe­mi­nis­ta chi­leno y del mo­vi­mien­to Me Too y Ni Una Me­nos, ella emer­ge co­mo una fi­gu­ra que ha he­cho importantes con­tri­bu­cio­nes al fe­mi­nis­mo.

¿Dón­de te en­con­tra­bas cuan­do te en­te­ras­te del pre­mio?

Es­ta­ba le­yen­do los tex­tos de los es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de Nueva York, cuan­do re­ci­bí la lla­ma­da de la Mi­nis­tra de Cul­tu­ra, Con­sue­lo Val­dés. En­ten­der que me ha­bían otor­ga­do el pre­mio me to­mó unos días, no fue al­go au­to­má­ti­co, por­que sen­ci­lla­men­te no me ha­bía pues­to en ese lu­gar.

¿Crees po­si­ble real­men­te que se pue­da re­pa­rar esa asi­me­tría que exis­te en­tre hom­bres y mu­je­res en la li­te­ra­tu­ra?

Pien­so que la de­sigual­dad en to­dos los ór­de­nes de la vi­da que ro­dea a las mu­je­res es una cues­tión que tar­da­rá, en el me­jor de los ca­sos, un si­glo en ni­ve­lar­se. O más. Mu­cho más. El te­ma cen­tral es el po­der, la do­mi­na­ción y aho­ra el ca­pi­tal. Las pro­pias mu­je­res son las re­pro­duc­to­ras de de­sigual­dad, por­que apren­den a sub­yu­gar­se, lo asi­mi­lan a tra­vés de la fa­mi­lia, el co­le­gio, el tra­ba­jo, en fin, to­das las ins­ti­tu­cio­nes es­tán allí pa­ra “cons­truir” de­sigual­dad. Sin la co­la­bo­ra­ción de las pro­pias mu­je­res alie­na­das por el apren­di­za­je que se ha na­tu­ra­li­za­do en ellas, es­te es­ce­na­rio so­cial se­ría im­po­si­ble.

¿Te sien­tes una escritora out­si­der? ¿Có­mo se vi­si­bi­li­za al­guien que es­tá siem­pre en el mar­gen?

Me he man­te­ni­do en con­tac­to con el me­dio li­te­ra­rio a lo lar­go de mi vi­da, pe­ro no he for­ma­do par­te de gru­pos ce­rra­dos que pre­ten­den te­ner una ver­dad li­te­ra­ria que de­ben ino­cu­lar, pro­mo­ver y pe­da­go­gi­zar en otros es­cri­to­res. Esas prác­ti­cas se trans­for­man en ca­ma­ri­llas y con­du­cen a la ex­clu­sión de los de­más. Se unen pa­ra ge­ne­rar po­der y ejer­cer­lo, des­de lue­go, pa­ra el gru­po mis­mo. En lo par­ti­cu­lar, ten­go gran­des ami­gos del mun­do li­te­ra­rio, pe­ro res­pe­to en ellos la di­ver­si­dad, y la au­to­no­mía de sus in­te­li­gen­cias.

¿Cuá­les han si­do tus au­to­res fa­vo­ri­tos a lo lar­go de tu vi­da?

Juan Rul­fo, des­de lue­go. Tam­bién me gus­tan mu­cho los tex­tos de la psi­coa­na­lis­ta Me­la­nie Klein, Mi­chel Fou­cault a quien leo des­de los años se­ten­ta, Mar­ta Bru­net, Mi­jaíl Ba­ku­nin, Karl Marx, Ro­sa de Lu­xem­bur­go... es un po­co in­ter­mi­na­ble.

¿Có­mo de­fi­ni­rías la ac­tua­li­dad de las letras chi­le­nas y las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes? Per­so­nal­men­te, me con­mue­ve sa­ber que hay más de 150 poe­tas ma­pu­ches edi­tan­do y re­ci­tan­do en el mun­do.

En la cul­tu­ra ma­pu­che hay poe­tas ya muy con­so­li­da­dos, co­mo Eli­cu­ra Chihuai­laf, Gra­cie l aH u in ao­yJaim eH ue­nún.Esim­port an­te có­mo han per­vi­vi­do a los in­ten­tos de asi­mi­la­ción y la in­com­pren­sión en torno a sus mo­dos de vi­da en­cla­va­dos en una len­gua y en una di­men­sión sim­bó­li­ca fun­da­da en su re­la­ción ex­cep­cio­nal con la na­tu­ra­le­za.

Apo­yas­te el mo­vi­mien­to “Ni Una Me­nos”, pe­ro no sien­tes la mis­ma fuer­za por la cam­pa­ña Me Too. ¿A qué se de­be es­to?

Des­de lue­go que Me Too ha si­do po­si­ti­vo por­que pu­so en evi­den­cia al­go que su­ce­día en el in­te­rior de los mun­dos me­diá­ti­cos o en las al­tas

es­fe­ras so­cia­les o po­lí­ti­cas. Eso es­tá bien, pe­ro me pa­re­ce ne­ce­sa­rio con­si­de­rar que pre­ci­sa­men­te por pro­ve­nir de lo me­diá­ti­co ad­quie­re vuel­tas y vuel­tas, y las ver­sio­nes cam­bia­rán tan­to co­mo sea ne­ce­sa­rio. Lo me­diá­ti­co se fun­da en la ac­tua­li­dad y en lo fu­gaz, se ha­ce mer­ca­do. Pe­ro yo pien­so tam­bién en los mi­llo­nes de mu­je­res aco­sa­das en los tra­ba­jos frá­gi­les, sin po­si­bi­li­dad de sa­lir de esas amós­fe­ras por­que de­pen­den de sus sa­la­rios siem­pre in­su­fi­cien­tes. El Ni Una Me­nos es ur­gen­te, por­que de­nun­cia el ase­si­na­to de mu­je­res fun­da­men­tal­men­te por par­te de pa­re­jas o ex­pa­re­jas.

¿Por qué no te gus­ta la pa­la­bra “Pa­triar­ca­do”?

Pien­so que el “Pa­triar­ca” co­mo el je­fe de fa­mi­lia y el pro­vee­dor eco­nó­mi­co, se ter­mi­nó. Hoy el 72% de los ni­ños na­cen fue­ra del ma­tri­mo­nio, un 40% de los ho­ga­res son en­ca­be­za­dos por una mu­jer je­fa de ho­gar, los na­ci­mien­tos son de­cre­cien­tes. En ese sen­ti­do leo que en lo mas­cu­lino co­mo sis­te­ma ra­di­ca el po­der y las es­tra­te­gias de do­mi­na­ción. Pe­ro los pa­triar­cas, tal co­mo los co­no­ci­mos, es­tán de­bi­li­ta­dos. Pe­ro no la cons­truc­ción de gé­ne­ro y sus me­ca­nis­mos de do­mi­na­ción y se­gre­ga­ción.

EL TER­CER OJO

¿Có­mo des­cri­bi­rías el pulso que has re­co­gi­do en las sa­las de cla­ses al­re­de­dor del mun­do? Ten­go el pri­vi­le­gio de cir­cu­lar por es­pa­cios muy eli­tis­tas en uni­ver­si­da­des co­mo Cam­brid­ge en In­gla­te­rra o la Uni­ver­si­dad de NuevaYork,lo que me per­mi­te cons­ta­tar la dis­po­si­ción a man­te­ner­se en un cam­po mi­no­ri­ta­rio co­mo es la es­cri­tu­ra li­te­ra­ria. Pe­ro hay que con­si­de­rar tam­bién co­mo un gran pri­vi­le­gio mi tra­ba­jo por más de 30 años en la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca Me­tro­po­li­ta­na (UTEM) co­mo pro­fe­so­ra ti­tu­lar. Allí, en ese lu­gar que es­tá for­ma­do por un por­cen­ta­je no me­nor de alum­nos que vi­ven en la pe­ri­fe­ria, me con­tac­to con una mul­ti­tud de es­tu­dian­tes in­te­li­gen­tes, me­ri­to­rios en el sen­ti­do más real de la pa­la­bra. Es en la UTEM don­de des­can­sa mi ma­yor fi­lia­ción emo­cio­nal al mun­do aca­dé­mi­co.

¿En qué fe­nó­meno so­cial, cul­tu­ral o de otra ín­do­le es­tás in­tere­sa­da hoy; ideas que sien­tes que pue­den ins­pi­rar tus fu­tu­ros es­cri­tos o re­fle­xio­nes so­bre el mun­do ac­tual?

Me pa­re­ce im­pac­tan­te la de­re­chi­za­ción del mun­do has­ta ni­ve­les fran­ca­men­te pe­li­gro­sos. En Chi­le, me ha im­pre­sio­na­do la emer­gen­cia de la ul­tra­de­re­cha tan­to “des­de arri­ba” co­mo un ti­po de fas­cis­mo po­pu­lar. Creo que son sig­nos que hay que mi­rar con aten­ción, por­que pue­den cre­cer, ex­pan­dir­se has­ta ge­ne­rar un ti­po de vio­len­cia fun­da­do en un na­cio­na­lis­mo mi­li­ta­roi­de, ab­sor­to.

Tam­bién ha­blas de que en Chi­le la ma­yor pes­te so­cial es la de­sigual­dad, ade­más de ase­gu­rar que nues­tro país es un la­bo­ra­to­rio neo­li­be­ral. ¿Por qué crees que no he­mos po­di­do lo­grar em­pa­re­jar y cons­truir una cla­se me­dia más igua­li­ta­ria, más po­de­ro­sa?

Pien­so que es­te ci­clo eco­nó­mi­co-po­lí­ti­co se­rá lar­go. Es al­go glo­bal y apun­ta a una con­cen­tra­ción de ri­que­za de una mag­ni­tud alu­ci­nan­te por par­te de unos po­cos due­ños del mun­do. Es esa eco­no­mía la que go­bier­na al mun­do y lo con­du­ce ha­cia la pro­fun­di­za­ción de un pro­yec­to de­pre­da­dor, trans­for­man­do las vi­das tra­ba­ja­do­ras en una ma­si­va zo­na de irre­le­van­cia. Por otra par­te, hay que in­te­rro­gar a las iz­quier­das que no han de­te­ni­do la co­rrup­ción,más aún se han ser­vi­do de ella y es­tá la te­rri­ble pul­sión de eter­ni­zar­se en el po­der ol­vi­dan­do sus pro­pios prin­ci­pios. Ni­ca­ra­gua es un ejem­plo te­rri­ble de ex­ce­so de tiem­po en el po­der, de ne­po­tis­mo y re­pre­sión ha­cia el pue­blo que que­ría “li­be­rar”. Son esas prác­ti­cas las que in­cli­nan más aún la ba­lan­za ha­cia ese la­do tan, pe­ro tan des­fa­vo­ra­ble pa­ra la ma­yo­ría de las per­so­nas, don­de ca­da vez cre­ce más una de­lin­cuen­cia pro­du­ci­da por la de­sigual­dad, mien­tras la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos so­bre­vi­ven de ma­ne­ra inevi­ta­ble con deu­das usu­re­ras que en­ri­que­cen a las com­pa­ñías más gran­des.

En enero de 2012, pu­bli­cas­te en el dia­rio The Cli­nic una co­lum­na que ha­bla­ba de las “Re­ga­lías Má­xi­mas” de Ka­ra­di­ma. Es­cri­bis­te: “El le­ga­do de Ka­ra­di­ma a la Igle­sia de cin­co obis­pos y de otras ‘re­ga­lías má­xi­mas’ pa­re­ce aho­ra una ver­da­de­ra bom­ba de tiem­po”. Y así fue. ¿Por qué lo vis­te de esa for­ma a pe­sar de to­dos los an­cla­jes que te­nía Ka­ra­di­ma, que ade­más lo tu­vie­ron has­ta aho­ra con pri­vi­le­gios?

Si­go pen­san­do que Ka­ra­di­ma te­nía el exac­to ti­po de ca­ris­ma que ca­rac­te­ri­za a los je­fes de sec­tas y, tal co­mo ocu­rre en esos es­pa­cios, el to­mar se­xual­men­te a sus in­te­gran­tes (he­chi­za­dos, con­ven­ci­dos, su­mi­sos) es un mo­do más de po­der y de con­trol del lí­der. Pe­ro el quie­bre en su in­te­rior abrió un espacio iné­di­to por­que se tra­ta­ba de éli­tes que te­nían sa­be­res y po­de­res y los ejer­cie­ron. Las víc­ti­mas de es­ta sec­ta pro­ve­nien­tes de sec­to­res so­cia­les al­tos pu­die­ron ser oídos pe­se a los em­pe­ños de la mis­ma Igle­sia. La igle­sia de El Bos­que se des­plo­mó y las éli­tes que te­nían allí su ni­cho se re­ti­ra­ron. Así, el en­torno Ka­ra­di­ma que­dó de­ma­sia­do ex­pues­to, mar­ca­do a fue­go. El Pa­pa fue ri­di­cu­li­za­do en su vi­si­ta a Chi­le po­nién­do­le al Ob­si­po Ba­rros, más que re­cha­za­do por su co­mu­ni­dad co­mo su pa­la­dín. Na­da de es­to hu­bie­rra su­ce­di­do si los abu­sos hu­bie­sen ocu­rri­do en una pa­rro­quia de la pe­ri­fe­ria, don­de las víc­ti­mas ca­re­cen de po­der.

Otra de las co­sas que me gus­ta de esa co­lum­na es que de­ve­las­te que fue Ve­ró­ni­ca Miranda, cu­yo es­po­so Ja­mes Ha­mil­ton fue por 20 años víc­ti­ma de abu­so de Ka­ra­di­ma, quien precipitó la caí­da de uno de los es­pa­cios pa­rro­quia­les más va­lo­ra­dos por la al­ta bur­gue­sía lo­cal. Es al pa­re­cer esa per­se­ve­ran­cia fe­me­ni­na la que ter­mi­nó por de­rri­bar­lo. ¿Qué pien­sas de que una mu­jer ha­ya bo­ta­do un im­pe­rio co­mo es­te?

Sí, lo hi­zo, pe­ro su lu­gar, co­mo sa­be­mos, que­dó en la opa­ci­dad to­tal.

RE­CON­CI­LIA­CIÓN NO, JUS­TI­CIA SÍ

¿Có­mo crees que po­drían re­sis­tir los jó­ve­nes de hoy a ese neo­li­be­ra­lis­mo y con­su­mis­mo ex­tre­mo?

No lo sé. Pien­so que el Ma­yo Fe­mi­nis­ta es un signo muy po­si­ti­vo. Se cum­plie­ron 20 años de la de­ten­ción de Pi­no­chet en Lon­dres. Me gus­ta mu­cho esa afir­ma­ción que di­jis­te de que en reali­dad

no tu­vi­mos de­mo­cra­cia real has­ta que Pi­no­chet fue de­te­ni­do en Lon­dres, y que fi­nal­men­te la dic­ta­du­ra con­clu­yó tras su re­torno a Chi­le, dos años más tar­de. So­mos un país muy frá­gil, ¿no es así?

En reali­dad siem­pre he pen­sa­do que la dic­ta­du­ra en su sen­ti­do más am­plio, con­si­de­ran­do los años más des­bo­ca­dos y la ex­ten­sión del po­der de Pi­no­chet en la pri­me­ra lí­nea de la ins­tu­cio­na­li­dad del país, ter­mi­nó fi­nal­men­te con su pri­sión en Lon­dres. Eso im­pli­ca que fue­ron 25 años en to­tal. Y des­pués de eso, he­mos vi­vi­do es­ta lar­ga tran­si­ción que no ter­mi­na­rá mien­tras no se re­dac­te una nueva Cons­ti­tu­ción.

Si­gues sos­te­nien­do que la dic­ta­du­ra con­ti­núa en la “psi­quis” de los chi­le­nos. ¿Có­mo se ve eso?

Sí,ese de­seo de or­de­nar­lo to­do,de je­rar­qui­zar­lo to­do, de pro­du­cir “al­tos man­dos”, esa ma­nía por obe­de­cer.

Pien­sas más en jus­ti­cia que en re­con­ci­lia­ción. ¿Crees po­si­ble una jus­ti­cia que aún no en­cuen­tra los cuer­pos de los de­te­ni­dos des­apa­re­ci­dos? Es co­mo que fal­ta lo vi­tal, el ele­men­to esen­cial.

En reali­dad lo que ocu­rre es que se es­ta­ble­ció un pac­to de si­len­cio que re­sul­ta si­nies­tro e in­hu­mano. Pe­ro lo que ex­pre­sé fue que no pue­de dic­ta­mi­nar­se una re­con­ci­lia­ción por una es­pe­cie de de­cre­to. Lo que me pa­re­ce ne­ce­sa­rio es la jus­ti­cia. La re­con­ci­lia­ción es­tá li­ga­da a pre­su­pues­tos re­li­gio­sos. No creo en ella. El pun­to pa­ra mí es la jus­ti­cia. Hay de­te­ni­dos des­apa­re­ci­dos y los res­pon­sa­bles por las des­apa­ri­cio­nes y crí­me­nes tie­nen que ser juz­ga­dos y con­de­na­dos. Esa es una ta­rea pen­dien­te pre­ci­sa­men­te por par­te de la jus­ti­cia.

¿Qué pien­sas de las nue­vas tec­no­lo­gías? Al­go men­cio­nas­te so­bre Fa­ce­book, que se ase­me­ja a un ins­tru­men­to light de do­mi­na­ción y que mues­tra có­mo el neo­li­be­ra­lis­mo ha pe­ne­tra­do en la so­cie­dad.

Los tiem­pos po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos que re­du­cen a las per­so­nas a me­ra fuer­za de tra­ba­jo pre­ci­sa­men­te pro­mue­ven la fal­sa fan­ta­sía del yo. Pe­ro el yo que pro­mue­ven es desecha­ble, útil pa­ra el mar­ke­ting que seg­men­ta el con­su­mo, pa­ra los sis­te­mas de es­pio­na­jes glo­ba­les. n

“Hay que in­te­rro­gar a las iz­quier­das que no han de­te­ni­do la co­rrup­ción, más aún se han ser­vi­do

de ella y es­tá la te­rri­ble pul­sión de eter­ni­zar­se en el po­der ol­vi­dan­do sus pro­pios prin­ci­pios”.

La escritora Diamela Eltit pa­sa la mi­tad de su año en NuevaYork, don­de da cla­ses de li­te­ra­tu­ra en la NYU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.